The Last Story, el desembarco de Sakaguchi en Wii

The Last Story

- I can still remember the day when the Empire’s meaningless war came and tore my life apart. The knights, Zael. They stood there laughing as the butchred my family. Right in front of my eyes. – I Know that, but that doesn’t mean you… - I had to get my revenge. So I search and then I found out who commanded the army that murdered my family. It was a man named Asthar. - No. - He is not different for the rest of them. Those murders who took everything from us. I used to talk about it, remember? I said I get everything back one day. Right, Zael? And to do that, I need this. Or rather, the unlimited power it holds. Don’t you get it? I used you, and everyone else as pawns to get my revenge.

Como dije en mi anterior entrada, hasta que me llegue el nuevo ordenador que no me ha quedado más remedio que comprar, tengo que trabajar en uno bastante antiguo. Ello me lleva a tener que emplear el triple de tiempo que antaño utilizaba para hacer lo mismo que hago ahora, lo que ha tenido como consecuencia el no poder actualizar la bitácora tanto como me gustaría. Aunque afortunadamente tomé la precaución de guardar todas las imágenes que tenía ya seleccionadas de este videojuego muy poco antes de que mi portátil decidiese que ya había pasado demasiado tiempo entre nosotros.

El caso es que no era difícil saber que una de las reviews que iban a caer estaría dedicada a este The Last Story. Aunque no dijese que estaba jugando a él, me despedía todas las noches en Twitter con su canción principal y lo cierto es que si había analizado el Xenoblade Chronicles, lo lógico es que éste gozase también de una pequeña entrada. En el fondo las peculiaridades del mercado de Wii hicieron que ambos programas unidos a Skyward Sword y Pandora’s Tower fuesen imbuidos de un aura mítica por parte de los usuarios de esta consola que vieron en estos cuatro juegos algo similar a lo ocurrido con SNES y sus famosa tetrarquía de action-RPG traducidos al castellano.

Por lo demás, sólo diré que haciendo honor a la famosa frase de Delibes que afirmaba que Castilla eran nueve meses de invierno y tres de infierno, la estepa castellana es ahora mismo lo más parecido a un horno a presión gigante que pueda imaginarse, con unas temperaturas terribles en Valladolid y Zamora y un poco más llevaderas en Salamanca. Algo que a un ser de frío, lluvia, viento y nieve como yo le es especialmente difícil de llevar, aunque no tenga más remedio que sobreponerme. Así pues, sin más preámbulos, pongámonos en harina y desentrañemos los secretos de esta particular apuesta de MistWalker que revolucionó a los usuarios de Nintendo hace apenas un par de años.

Sigue leyendo

La Batalla Final

La Batalla Final

Así es. Tal y como reza el título de este post estoy ante “La batalla final”. El último paso antes de ser graduado en Derecho. Hubo emoción hasta el final pero el caso es que por fin todas y cada una de las asignaturas de la carrera están aprobadas. He elegido, como no podría ser de otra manera en mí, un tema de Historia del Derecho y, aunque hubiese preferido explayarme bastante más (había que cumplir una serie de normas en cuanto a la extensión) estoy satisfecho con el resultado final. Ahora, sólo queda esperar, puesto que hasta el 9 de septiembre no sabré si obtengo o no el título.

Sigue leyendo

Patema Inverted, el mundo invertido de Yasuhiro Yoshiura

Sakasama no Patema

- “Patema, ¿le temes al cielo? - ¿El cielo? ¿Te refieres a lo que estás viendo ahora mismo? - Sí, a este cielo. - ¡Por supuesto que le tengo miedo! ¿Y tú, Age? - Hoy se ven las estrellas… así que se puede decir… que me gusta. - ¿Estrellas? - ¿No sabes lo que son las estrellas verdad? - Es lógico que no sepa nada de este mundo. - Dime, ¿quieres ver las estrellas? - ¡De ninguna manera! - Hazme caso, son preciosas. - ¡Sólo ver el cielo me da miedo! ¡Mucho miedo! - ¿No te importa que…? - Definitivamente… Son preciosas”.

Debo ante todo disculparme por haber tardado casi un mes en actualizar. Sé perfectamente que os dije que me encontraba liado terminando con la carrera y que el mes de junio, como os podréis imaginar, es especialmente delicado para mí debido a los exámenes, la cantidad de papeleo y, por qué no decirlo, el cansancio como consecuencia de todo lo anterior. En estos momentos estoy con la lengua fuera y la anterior reseña dedicada a Macross me dejó molido debido a que era la cuarta en extensión de todas las que había escrito. Mucha tensión, mucha teoría, muchos exámenes y muchos viajes que han hecho que de lo último que tenga ganas sea de sentarme delante del ordenador a redactar una nueva entrada.

Es por ello por lo que durante estos días mi prioridad ha sido relajarme, dormir un poco, recuperar la buena forma física a base de correr, tomarme un café con los amigos y, en general, recargar en cierta medida las pilas. Todavía me queda un poco para terminar y espero que vaya bien. Pero tampoco voy a andarme con bobadas, puesto que ha habido otro tema en el que he estado implicado al margen. Me asombra la realidad que estoy viviendo. Soy testigo de cómo mi país, gracias fundamentalmente a Cuatro y LaSexta, cae en manos de un demagogo de extrema izquierda cuya simple existencia en la vida pública es una amenaza, ya no sólo para el actual régimen sino para la viabilidad política, económica y social de España y no tengo reparos en afirmar que no voy a ahorrar esfuerzos a la hora de hacer todo lo necesario para defenestrarlo tanto a él como a su nauseabunda organización política de corte bolivariano, importándome bastante poco que por ello me hayan vuelto a etiquetar como “periodista de la caverna”. Pero eso sería meterme en asuntos políticos y mis intenciones son lejanas a ello.

Por último y por hablar de un tema candente y sangrante, diré que me siento avergonzado de ser español. Lo que hizo la Selección en el Mundial no se llama “Fin de Ciclo” sino “Vergüenza”. Salvo Xabi Alonso, ni uno de los que fueron a Brasil merecen seguir jugando al fútbol. Básicamente se dedicaron a cumplir el expediente, jugaron con menos bríos que los que se ven en los abueletes cuando juegan su “cartoncito” de los Domingos en el Club del Jubilado de turno, no quiero volver a ver a Casillas en portería alguna, Ramos merecía ser regalado con un lacito y me ahorro comentarios sobre Xavi, Costa y la actuación de Del Bosque, que por primera vez en mi vida me ha decepcionado con su amiguismo. Pero basta ya de desahogos y pongámonos de una vez con la primera review que desde hace casi seis meses le dedico a una película de animación y no a una serie o un corto.

Sigue leyendo

Macross, el desafío espacial a Toei

Macross

En el año 1999 un gigantesco objeto se estrelló contra La Tierra. Éste resultó ser una nave espacial de 1.200 metros de largo en la que no se detectó la presencia de vida extraterrestre a bordo, aunque su avanzada tecnología superaba con creces a cualquiera que existiese en el Planeta, lo que demostraba la existencia de civilizaciones alienígenas que utilizaban el espacio exterior como su campo de batalla. Este hecho dio lugar a la creación del Gobierno Mundial de las Naciones Unidas que prevalecía a los intereses de cada nación, aunque esta fundación no fue sencilla y tuvo que soportar toda clase de pequeñas guerras que se declararon alrededor de todo el mundo. Pero a pesar de esto, el Ejecutivo aprobó la reparación de la nave espacial, y ésta avanzaba de forma constante. Con el tiempo llegó la paz una vez más y gracias al esfuerzo colectivo de la Humanidad, la ruinosa embarcación sideral renació como la gran fortaleza espacial Macross. Diez años han pasado desde su llegada cuando…

No podía faltar. Hoy es el segundo día del año más importante de la bitácora y una review de características especiales era necesaria. Es irrelevante el estar hasta arriba de trabajo y de exámenes, con la tensión al máximo y sin margen de error alguno. Di mi palabra y estirando el tiempo como si de un chicle se tratase he conseguido terminar la presente review dándole la apariencia y el tamaño que un día tan especial como hoy exigía. Algo que he logrado a costa, para qué os voy a engañar, de robarle horas al sueño, aunque lo que no me mate a mí a estas alturas…

Estoy muy contento y esperanzado. Mi equipo, el Real Madrid, ha ganado por fin la Décima Copa de Europa tras muchos años sin conseguir éxitos continentales y a ello se ha unido vuestro apoyo. A lo largo de este mes he recibido infinidad de mensajes de ánimo con este dificilísimo tramo final de curso que sin duda me ayudará a hacerle frente a estos temibles exámenes que me tienen en un sinvivir que se prolongará hasta más o menos julio. De cualquier modo lo importante es esto. Que he sido capaz de hacerlo todo: cumplir con esta bitácora dedicada a “mi reina” en este tramo tan asfixiante y hacerle una review con la que decirle una vez más que la quiero, y a la que también le deseo suerte con los exámenes, aunque no la necesita.

Ya sabéis, insisto, que en esta fecha y por motivos que no vienen al caso, hago siempre una reseña de un título importante para mí o que me marcó a lo largo de mi vida. En 2010 se la dediqué a Monster. En 2011 la afortunada fue Ranma ½. En 2012 cambié de tercio abordando un videojuego de SNES, Final Fantasy VI, y el año pasado la elegida fue Touch. Ahora, la siguiente en la lista es Macross. Una producción a la que definí en su día como una de las que integraban mi Top 10 de Animes y que más tarde o más temprano tenía que tener una reseña en este blog. Por ello, y sin más dilaciones, os invito a adentraros en el interior de una fortaleza espacial que llevó nuestros sueños de jóvenes otakus a un lugar tan fascinante y misterioso como los confines del Sistema Solar. Espero que disfrutéis de la estancia. Sigue leyendo

Skyward Sword, vuelo de Link y caída de Zelda

Skyward Sword

First, she created Fi. She made the spirit that resides in your sword to serve a single purpose: to assist her chosen hero on his mission. Her second plan… was to abandon her divine form and transfer her soul to the body of a mortal. She made this sacrifice, as you have likely guessed, so that the supreme power created by the old gods could one day be used. For white the supreme power of the Triforce was created by gods, all of its power can never be wielded by one. Knowing this power was her last and only hope, the goddess gave up her divine powers and her immortal form. You’ve probably figured it out by now, haven’t you, Link? You are the chosen hero, and I, Zelda…

No hacía falta ser un adivino para darse cuenta de que tras publicar una review de Wind Waker, Skyward Sword tenía forzosamente que caer, aunque como ya me harté a decir en su día, no es ni remotamente mi juego preferido de la saga. No obstante, y como adelanté en la entrada anterior, me encuentro en los compases finales de la carrera y este juego se me antojaba perfecto para hacer una entrada de transición de cara a cuando tenga más tiempo libre y pueda dedicarme a analizar en serio los animes que tengo pendientes.

Por lo pronto diré que me siento muy contento. He terminado el Trabajo de Fin de Grado y ahora sólo queda aprobar el resto de asignaturas para proceder a presentarlo, lo cual no es precisamente una tarea baladí. Pero tengo otros motivos de sobra para estar animado y es que por fin, tras doce años, volvemos a estar presentes en la final de la Champions. A ver si ahora no la cagamos para variar en el último momento (como ocurrió cuando tiramos la Liga precisamente ante el Valladolid), que hay ganas de celebrar la Décima y varias han sido las temporadas en las que nos hemos quedado a las puertas.

La siguiente entrada será la sorpresa de finales de mayo de todos los años. Me está costando mucho trabajo redactarla debido a la cantidad de materia que me queda por estudiar y a la avalancha de prácticas de estos últimos días, pero si quisiese vivir para siempre, no me habría metido en su momento a estudiar Periodismo ni desde luego estaría haciendo Derecho. Pero no sigamos perdiendo el tiempo hablando de mí y adentrémonos en los secretos que la última de las entregas para consolas domésticas de la franquicia del elfo vestido de verde nos tiene reservados.

Sigue leyendo