Paprika

No voy a analizar esta película. No voy a desglosar ni sus personajes, ni los detalles de su argumento. Ni siquiera voy a dar más que cuatro imágenes.

Corría el año 1999 cuando la distribuidora mangafilms tuvo a bien distribuir en España una película anime que con el nombre de “Perfect Blue” se vendía como la última película de Katsuhiro Otomo.

Excuso deciros que ese fallo de marketing puso en aquel momento en evidencia a la más que deplorable distribución de anime que desde siempre hemos padecido en España. Aunque por otro lado, sirvió para popularizar el nombre de Satoshi Kon, el auténtico director de la película, que logró un éxito y un reconocimiento a nivel mundial que ni en sus mejores sueños hubiese imaginado.

Sigue leyendo

KareKano

A estas alturas de la vida, no está demás que a un servidor le recuerden que todavía está muy verde y que le debe hacer caso a sus intuiciones cuando éstas le piden que prescinda de ver series que desde un primer momento le dan mala espina y que no merece la pena terminar de ver por tratarse de un tiempo perdido que jamás recuperará.

Sigue leyendo

Lucky Star

Desde el mismo momento en el que comencé a escribir este blog sabía que Lucky Star iba a ser una review obligada que más tarde o más temprano iba a abordar. Lo que nunca pensé es que la iba a empezar recordando la frase que un actor cómico del cine español, Antonio Ozores, llegase a decir en una entrevista cuando afirmó que los de su gremio estaban destinados a no ser reconocidos jamás, al no considerarse una labor tan noble como la de hacer reír como algo “serio”.

Creo que nada define mejor el espíritu con el que pretendo abordar este análisis y el porqué, pese a que doy motivos por los cuales esta serie hasta podría llegar a haber suspendido, se ha llevado una nota tan alta.

Sigue leyendo

Haruhi vs Konata

Ahora que Lucky Star por fin ha acabado de emitirse en Japón, sus fans ya tenemos una base sólida para comparar las dos series estrella de Kyoto Animation y decidirnos por una u otra. Sin embargo, Internet es muy grande y ya Konata y Haruhi parece que han arreglado sus diferencias de una forma civilizada e inteligente. Es decir, a hostias:

Evidentemente gana quien tiene que ganar…

El motor sobre el que corren es el del Mugen, que como a buen seguro sabréis es una aplicación creada hace unos cuantos años y que permite la inserción de mods de toda clase de personajes de diferentes videojuegos, películas o series y que nos hizo pasar momentos inolvidables a los que ya tenemos unas primaveras a nuestras espaldas.

Naturalmente, y tal y como se ve en el vídeo, esto se traducía en que su fuerza y sus combos estaban completamente desequilibrados y que en unos casos los personajes estaban perfectamente reproducidos, como en el de Haruhi, mientras que en otros eran de vergüenza ajena, como con Konata.

Crear un Mugen personalizado requiere su tiempo y rara vez suele salir bien, por lo que si os pica la curiosidad os dejo uno que acabo de encontrar ya hecho con más de 120 personajes jugables, aunque desafortunadamente no están entre ellos nuestras dos heroínas preferidas. Está dividido en tres partes de las que las dos primeras ocupan 200 Megas mientras que la tercera sólo 53, con lo que si queréis descargarlo os recomiendo que empecéis por esta última dado que están subidos a Megaupload.

 

Byousoku 5 centimeter (5 Centímetros por Segundo)

No sé muy bien por qué estoy escribiendo esta review, ni tampoco sé si estoy analizando una joya que ha caído en mis manos o más bien estoy desahogándome con una persona que más tarde o más temprano me pueda leer. Sólo sé que empiezo a escribir esta entrada a las 00:40 horas de la madrugada del sábado al Domingo después de una semana de agotador trabajo y con un cansancio acumulado que casi me ha impedido salir de casa en todo el día.

Sin embargo, es la primera vez desde que abrí este blog que me he encontrado con algo que me ha llamado la atención y que verdaderamente merece la pena ser visto a mi humilde entender y parecer, por lo que le robaré unas horas al sueño para hablar en unas líneas muy generales sobre él.

Sigue leyendo