Cuando toca luchar por alguien a quien quieres… significa que es el momento de pelear

Photobucket

Como ya dije en su momento la despedida de este blog era sólo temporal y aquí tenéis la prueba. Pues sí, un mes más tarde me vuelvo a pasar por aquí. Advierto de antemano de que ya llevamos dos y que en el caso de que exista una tercera… puedo asegurar que no habrá una cuarta. Pero mi retorno está motivado por tres motivos.

El más insustancial es el de que tengo que hacer una review de Beck que publicaré próximamente ¿Por qué? Pues porque lo he prometido y no os podéis imaginar lo que detesto faltar a mi palabra.

El segundo es para compartir una cierta alegría personal por lo bien que me están yendo las cosas a nivel profesional:

  • Soy por fin Licenciado en Periodismo.
  • Estoy trabajando en el medio que siempre quise desde que comencé en este mundillo.
  • En él hago lo que me gusta: Reportajes
  • Antes de él hubo un montón de periódicos que me ofrecieron trabajo, entre los que destaca especialmente “La Nueva España” de Oviedo, a la cual estuve a puntito de ir este verano. A Alberto Menéndez, muchas gracias por depositar la fe que pusiste en mí, pero hay oportunidades que sólo pasan una vez en la vida y la que tengo en mis manos la voy a aprovechar a tope.
  • Curiosamente, el 100% de los currículums que dejé en Salamanca se convirtieron en trabajos. Yo ya no tenía motivos para aceptarlos y los rechacé, pero en verdad me agradó que hubiese tantos medios de la ciudad “enemiga” de Valladolid que me tendiesen la mano cuando se lo pedí y me gustaría darle las gracias muy especialmente al “Adelanto” que hizo una apuesta prácticamente a ciegas por mí.

Y la tercera eres tú. Simplemente es para decirte en público por última vez que estás a tiempo de mandarme a freír puñetas. A lo largo de todo este tiempo has pensado cosas como que no te tomo en serio, que odio a la gente nacida donde tú lo hiciste o que tendría que esperar mucho tiempo, que “hay mujeres más interesantes que tú”. Bien, pues te lo voy a decir en público: sé que mis posibilidades de que las cosas salgan como quiero son del 2… como mucho del 3%… y me da igual. Jamás en mi vida he dado una causa por perdida por muy imposible que pareciese. ¿Por qué? Pues porque ésas eran las posibilidades que existían según “L” el de Death Note de que Light fuese Kira o, por ejemplo, ésas fueron las probabilidades que decían que tenía de tener un futuro hace unos años.

Pues sí, sabes muy bien lo que he tenido que pasar para ser un periodista. He esperado pacientemente nueve años para cumplir mi sueño y he aguantado lo que no está escrito. El tiempo es mi aliado, siempre lo ha sido y confío en él y por eso me da igual esperar.

Como ya te he dicho te doy esta última oportunidad para echarme de tu vida, ya que si no lo haces, haré que día a día te sientas como una princesa, no habrá una sola noche en la que te vayas a la cama sin escuchar un “te quiero”, no pararé de hacerte reír con mis bobadas, de enseñarte secretos tan estúpidos como fascinantes… En definitiva quiero hacerte tan feliz como tú me has hecho a mí.

Ya te dije que necesito luchar, por eso no me importa esperar. Échame de tu vida o de lo contrario no pienso parar hasta que tú y yo acabemos juntos. ¿Y Sabes por qué? Perquè t’estimo petita marmota i ets la dona que més he estimat en la meva vida. Pensa si et compensa o no estar amb algú com jo (¿Lo he escrito bien?).

En fin. Tras el mal rato que a buen seguro le habré hecho pasar cuando lea esto… a los demás sólo os diré que lo siento por este momento en plan “Lo que necesitas es amor”, pero es que no me gusta callarme que quiero a alguien y bueno, es que ella es encantadora, extremadamente inteligente, tiene una sonrisa embriagadora, le gustan mucho los niños, es lo más bueno que os podáis imaginar y, aunque ella no lo reconozca, es simplemente preciosa y tiene un pelo en el que, como diría la canción, una rosa es una estrella en el cielo.

Sí vale, que a vosotros qué os cuento, pero decidme: si no lucho por alguien así ¿Es que acaso merece la pena entonces luchar por algo?

Por eso elegí la foto que veis. Me esperan tiempos un tanto inciertos, pero en momentos como éstos hay que ponerse los guantes, sacar la espada y blandirla y si peleé ferozmente en su momento por ejercer la pasión de mi vida, el periodismo… ¿creéis que no lo voy a hacer por alguien a quien amo incluso quiero más que a mi vocación?

Sed bienvenidos a la tercera singladura de este blog. Espero que dure.

PD: Ah y lo que siempre os digo, si la palmo poned una Konata negra en vuestro escritorio por mí.