Sword of the Stranger

¿Y si en una etapa en la que los estudios de animación pareciesen empeñados en hacer renunciar a los otakus a su pasión surgiese un producto cuya calidad no hubiese pasado de mediocre en épocas de bonanza pero que en la actualidad podría considerarse como un obra maestra ante la total falta de talento en los lamentables tiempos que nos toca vivir?

Ciertamente ésa fue la primera y constante pregunta que atormentó mi mente a lo largo de las casi dos horas de metraje de Sword of the Stranger; la esperadísima película de BONES que trajo en ascuas a los japonófilos de medio mundo y que supuso inmediatamente una pieza de deseo de los fansubs españoles que, casi devotamente, procedieron a lanzar su particular versión con toda clase de loas y artificios, entre ellos por supuesto mis compañeros del WNFB. Pero ¿está de verdad a la altura de la expectación creada? ¿En serio merece la pena? Descubrámoslo.

ADVERTENCIA: La película analizada está destinada exclusivamente a un público adulto debido a sus escenas de extrema violencia en la que se incluyen torturas, asesinatos, sangre y mutilaciones con lo que ningún menor de edad o persona sensible debe verla salvo bajo su propia responsabilidad.

Sigue leyendo

Brave Story

Tras esa horrible y tortuosa labor, a un tiempo, de sufrir aquella lamentable ocurrencia que se dio en llamar Gin-iro no Kami no Agito, pocas esperanzas tenía depositadas en el otro gran proyecto cinematográfico producido por GONZO DIGIMATION en 2006 y con el que definitivamente el estudio confirmó su decadencia dentro del primer plano del mundo del anime. Veamos si realmente, la calidad del producto mereció o no su fracaso comercial pese al peso del nombre asociado al mismo y su más que acertada campaña de marketing.

Sigue leyendo

Gin-iro no Kami no Agito

 

Similar en su trayectoria a una montaña rusa y con pocas dudas acerca de su poco tino a la hora de adaptar guiones al anime, GONZO DIGIMETION se vio inmerso, tras finalizar su portentoso Last Exile, en una espiral de mediocridad y decadencia que le llevó a recibir las más duras críticas acerca de la excentricidad de sus series y su más que cuestionable capacidad narrativa, camuflada en una avalancha de aburridos y estridentes efectos especiales que sólo conseguían marear al espectador.

Tal vez por ello, y con el fin de recuperar los fans que paulatinamente había ido perdiendo, el estudio nipón decidió dar el salto a la gran pantalla con dos películas estrenadas a lo largo de 2006 y que supusieron todo un órdago a los otakus de cuyo resultado todavía hoy sufre las consecuencias. La primera de estas cintas fue Giniro no Kami no Agito (銀色の髪のアギト) y vio la luz el 7 de enero de aquel año. Pero ¿alcanzó realmente la calidad esperada?

Sigue leyendo