Illusion of Time, el juego que popularizó los RPG para consola en España


No te preocupes, porque te buscaré. No importa el tiempo que me lleve. Cientos o incluso miles de años. Iré a tu encuentro. Cuídate… Cierra tus ojos… Vámonos a la Tierra…”

Como ya dijimos la pasada semana en la review de The Story of Thor, hablar de RPGs en el mercado europeo era hacerlo sobre un género francamente minoritario que nunca había sido de relevancia fuera de los límites del mercado japonés y que solían llegar en perfecto inglés a un país como España, en el que ni siquiera sabemos hablar castellano sin perpetar diez atentados terroristas por frase contra la R.A.E.

En éstas estábamos cuando Nintendo decidió dar un golpe sobre la mesa y emprender una iniciativa cuanto menos novedosa como fue la importación de un videojuego de estas características, completamente traducido a la lengua de Cervantes y con una edición que hoy llamaríamos  “de coleccionista”. Un hecho sin precedentes con el que obtuvo un gran éxito en ventas que, sin embargo, no revalidó con el mediocre Secret of Evermore, ni se materializó en el asentamiento del género del RPG japonés que no se produjo hasta la llegada del majestuoso y omnipotente Final Fantasy VII, ya en los tiempos de la PSX.

Con todos vosotros, ésta es la historia de cómo Nintendo intentó hacerse definitivamente con el mercado europeo de la mano de lo mejor que tenía su SNES, los RPGs editados bajo el sello de Enix.

Sigue leyendo

Monster, el manganime que se atrevió a superar el estilo de Hitchcock


“Düsseldorf, West Germany in 1986. One day, Dr. Kenzou Tenma ignored his boss’s order and executed humanitarian rescue of a man’s child. That’s how this horrible story begins…”

Pocos eran los que a mediados de los 90 se hubiesen atrevido a pronosticar que un creador aparentemente desconocido como Naoki Urasawa sería capaz de concebir una obra que traspasaría los límites de un mercado como el del manga y el anime en Japón, para convertir a Monster en uno de los iconos audiovisuales más universales y de mayor calidad de finales del siglo XX y principios del XXI. Pero así fue.

Confieso que la primera vez que escuché hablar de él, no fueron precisamente buenas las impresiones que en mí generó. Por aquella época Planeta editaba sus colecciones en formato “Biblioteca Manga” y la forma en la que este producto dio el salto a nuestro país distaba mucho de ser la adecuada. Sin embargo, tras el lanzamiento del anime decidí darle una oportunidad… y la opinión que me merece fue ampliamente expuesta cuando redacté el Top sobre mejores animes de la historia.

Evidentemente, terminé de disfrutar de ella mucho antes incluso de que este blog existiera. Sin embargo, una creación de tal calidad merecía un homenaje por mi parte y éste por fin ha llegado. Puedo decir sin temor a equivocarme que es la entrada más extensa que jamás he redactado y en la que más empeño he puesto, con lo que recomiendo su lectura pausada y calmada, muy especialmente en el apartado del análisis.

Por lo demás, por supuesto que este trabajo va dedicado a todos vosotros, pero… os confieso que realmente sólo he tenido en la cabeza a una persona mientras lo confeccionaba… alguien para la que creo que esta serie también es especial ya que me hizo ver que había cometido un error al identificar a cierto personaje en un momento clave, y a la que quiero decirle… que por favor lea este reportaje cuando ya haya terminado los exámenes y no antes, dado que en estos días se está jugando mucho. Por favor, trabaja como sabes y aprueba con nota.

A la gente que me da fuerza para echarle huevos al día a día. A aquéllos que con su generosidad comentan mis entradas a sabiendas de su extensión. A todos los que con vuestro calor me disteis el valor para volver a ser un periodista cuando sólo sentía pena y lástima hacia mí. A todos los que aliviáis con vuestra presencia la increíble pena que padece día a día mi corazón… En definitiva… a todos los que habéis logrado con vuestra amistad y buena fe que pueda hacer realidad cosas como esta entrada… Aquí tenéis… la historia del más cautivador de los monstruos.

Sigue leyendo

Doblemente decepcionado con Vodafone

Muchas han sido las vueltas que le he dado en mi cabeza a la pregunta sobre cómo es posible que mi querida imagen de Konata con cara de sueño haya acabado viéndose tan sumamente mal en el flamante LG GT505 que la tienda Vodafone en la que lo compré me vendió como una auténtica joya. Se suponía que era un móvil con GPS, Wi-Fi, una buena cámara de fotos y la mejor alternativa para todos aquellos que, como yo, no estamos dispuestos a contratar eso que se ha dado en llamar “tarifa de datos” para hacernos con un “Smart Phone”. Sin embargo, la realidad objetiva es que es el teléfono que menos me ha durado y lo que es peor; sin que sepa demasiado bien el porqué. Aunque me hubiese dado con un canto en los dientes si ésa hubiese sido la única “alegría” que en los últimos meses me ha dado esta compañía de móviles.

Sigue leyendo

The Story of Thor: Hikari wo Tsugu Mono ( Beyond Oasis )

Muy difícil fue siempre la posición de los usuarios de Mega Drive en relación a los de la SNES en todo aquello que tenía algo que ver con los RPG. Por aquel entonces la 16 bits de Nintendo poseía en su catálogo no sólo al todopoderoso The Legend of Zelda: A Link To The Past, sino todo un arsenal de verdaderos bombazos de la talla de Chrono Trigger o el colosal Final Fantasy VI, que decantaron la balanza en lo que a este terreno se refiere a favor de la sucesora de la Famicom.

Sin embargo, y en contra de lo que pudiese parecer, SEGA plantó cara a su más directa competidora con toda clase de Action-RPG alternativos que fueron lanzados en el territorio PAL y que, si bien no lograron alcanzar los niveles de su rival, consiguieron plantar una más que loable oposición a la hegemonía de Nintendo y que, al igual que Illusion of Time, Secret of Evermore o Terranigma, llegaron perfectamente traducidos al castellano.

La particular trilogía de Mega Drive la compusieron Soleil, con un estilo puramente “Zeldaico”, Light Crusader, con el particular estilo arcade y socarronería de Treasure, y el juego que nos ocupa. Una ambiciosa apuesta que exprimió a tope el potencial técnico de la consola que se dio en llamar “The Story of Thor” o “Beyond Oasis”, como fue bautizado en Estados Unidos. Ésta es su historia.

Sigue leyendo