Una nueva Alma Máter

Decía Aristóteles que gracias a la Filosofía se comportaba de la manera que el resto de sus congéneres sólo acataban por miedo a la Ley. Y así es. Se suponía que antaño las leyes eran una garantía de derechos y de libertades que velaban por el bien común y se convertían en auténticos pilares de la sabiduría y del buen hacer que llevaba a un Estado a ser digno de llamarse de tal manera. Lástima que la situación de la Justicia y la legislación española diste tanto de aquella admirable máxima del genio griego que llegó a adoctrinar al mismísimo Alejandro Magno…

Como ya habréis podido comprobar durante estos días últimamente apenas estoy actualizando con entradas relacionadas con el anime y tardo bastante en aprobar los comentarios del blog así como en contestarlos, pero tengo una muy buena razón para ello: como ya os dije anteriormente hice la prematrícula para volver a estudiar y desde hoy y durante los siguientes cuatro años seré un alumno más de Derecho en la Universidad de Salamanca. Sin embargo, y pese a la satisfacción y el alivio que me produce poder estudiar la titulación que quiero en el lugar en el que ansiaba hacerlo, comprobaréis que cuando escribo estas líneas no lo hago precisamente con placer, sino con un inmenso dolor.

Sigue leyendo

Dungeons and Dragons. Del rol de tablero a videojuegos de culto por obra de Capcom


Ciertamente, desde la redacción de mi dossier sobre la saga Streets of Rage de SEGA, sabía que más tarde o más temprano sería el momento de hacer lo propio con la compañía que, en justicia, más innovó e investigó todo lo posible el mundo del Beat’em up hasta hacer de él un género de referencia en el mundo del videojuego, casi olvidado a día de hoy, pero de una enorme importancia a finales de los 80 y a principios de los 90: Capcom.

Por supuesto que, a su debido tiempo, homenajearé como se merece a Final Fight y a sus secuelas, aunque hoy, por estos motivos que sólo el corazón puede llegar a comprender, he creído oportuno hablaros de dos de mis títulos preferidos que corrieron sobre ese prodigio llamado CPS-2 que tantas alegrías nos dio durante tantos años a los amantes del género arcade.

Estoy hablando ni más ni menos que las dos adaptaciones de Dungeons & Dragons (Dragones y Mazmorras) que con tanta maestría abordó la compañía japonesa y que hizo gastar incalculables fortunas a todas las pandas de amigos que, en torno a las mismas, veían no sólo reproducirse un juego de rol plenamente creíble, sino que incluso permitía conectar hasta cuatro amigos simultáneamente convirtiéndose, de esta manera, en una de las experiencias jugables más enriquecedoras de todos los tiempos. Así pues, y con la intención de dedicársela a Andresito para que gobierne con justicia en su nueva dictadura, he aquí una pequeña reseña de dos de los mejores juegos en dos dimensiones jamás creados para recreativa, que forman parte de mi vida y que me gustaría invitaros a que también tuviesen un pequeño hueco en la vuestra.

Sigue leyendo

Ai Jaf A Litel Problem

¡AL FIN MI MADRE SE PIRÓ DE CASA! Sí, por fin tengo mi kelly libre para dejar los pantalones colgando de la lámpara, hacer pesas en el salón, jugar a la consola hasta quedar convertido en un engendro putrefacto con conjuntivitis delante del televisor, organizar orgías salvajes de éstas que elevan tu nivel de peligrosidad hasta las seis estrellas en la escala GTA mientras sigo planeando concienzudamente mi golpe de estad… digooooo, mi paseo campestre con los ancianitos de la parroquia…

Todo iba viento en popa. Seguía manteniendo luchas mentales con los patos del Parque de la Marina por aquello de que me miran mal, podía quedarme 18 horas sentado en la Avenida de Santa Clara hasta quedar clínicamente muerto sin encontrar una sola tía que no me hiciese plantearme la asexualidad, y el puto calor que hace estos días en Zamora siguió haciendo que me entrasen ganas de cambiar mi domilicio fiscal al congelador de mi cocina, con la vaga esperanza de morir convertido en un palito de merluza Capitán Pescanova, en vez de hacerlo como una salchicha Oscar Mayer… Aunque esto último me hizo tomar de nuevo contacto con… ¡mi más grande y portentosa habilidad! Un logro digno de pasar a posteridad como una de las más grandes gestas de todos los tiempos sólo comparable con las grandes victorias de Alejandro Magno y la batalla final del Señor de los Anillos.

Así pues, damas y caballeros. A únicamente un clic de distancia en el “Continue Reading”. El hecho que partirá la historia en dos en A.J.M y D.J.M…

Sigue leyendo

Kseniya Simonova: la historia de una herida abierta con forma de arena

Sí, es verdad, casi todos habréis visto este vídeo. Kseniya Simonova era una artista de dibujos con arena de 24 que alcanzó la fama con un trabajo que incluso a día de hoy sigue despertando admiración en mí, tal y como lo hizo cuando Internet convirtió a esta muchacha en una estrella internacional con este trabajo que le hizo ganar la versión ucraniana del “Tienes Talento” y que recreaba una historia de amor truncada por la ocupación NAZI de Ucrania que fue incluso capaz de hacer que el jurado llegase incluso a derramar lágrimas al comprobar la fuerza y emotividad del relato del que eran testigos.

Por ello, y a sabiendas de que se sale completamente de la temática de este blog, me gustaría compartir con vosotros no sólo esta obra de arte en forma de narración audiovisual, sino también una explicación a lo que veis. En otras palabras, el porqué de la vela encendida, de los aplausos y de la emoción. Ésta es pues, mis queridos amigos, una breve pero intensa narración de una guerra.

Sigue leyendo

Top 10: Los videojuegos de mi vida

A lo largo de muchos de estos Domingos he compartido con vosotros reviews que, en mayor o menor medida, intentaban aportar mi visión, equivocada o no, de algunos de los títulos que consideraba imprescindibles y que para bien o para mal marcaron de un modo u otro la historia del videojuego. Sin embargo, después de la review de Kingdom Hearts, pensé en que había llegado el momento (inspirado en un reto de EPI en el que no participaré pero que considero particularmente interesante) de hacer un nuevo Top en el que, con mucha brevedad, hiciese un repaso a los diez juegos que marcaron mi vida olvidándome por completo de los aspectos técnicos y centrándome únicamente en los emotivos.

Así pues, espero que sepáis disculpar la falta de rigor y de exhaustividad en esta entrada y me permitáis compartir con vosotros… algo de mí. Un pequeño recorrido por mi vida en forma de videojuegos que tal vez no sean los mejores, ni los más grandes pero sí aquéllos de los que guardo un mejor recuerdo y que me gustaría invitaros a que de una manera u otra formasen también parte de vuestra vida. Comencemos.

Sigue leyendo