Mimi wo Sumaseba; de cuando Ghibli intentó que Yoshifumi Kondo fuera uno de los grandes

.- ¿Por qué no miras el rostro? Si funciona… .– Un hada .- La luz brilla en el vidrio, ven aquí .– Sí. Una princesa .– Así es .- ¿Acaso están enamorados? .- Sí, pero viven en mundos diferentes. Él es el rey de los duendes y sólo cuando el reloj marca las XII ella deja de ser oveja. Pero él sale cada hora y la espera. El artesano que debió hacer esto debía tener el corazón roto .- Por eso ambos parecen tristes.

He perdido la cuenta de la cantidad de veces que, ya fuese Djevel o cualquier otro lector mediante un correo electrónico, me había pedido la realización de la review de esta película de Ghibli que por varias razones me negué siempre a analizar por muy diversas causas; todas ellas resumidas en las malas experiencias que los “apócrifos” del estudio me transmitían siempre, bien por las altas expectativas nunca satisfechas que sobre ellos depositaba, bien por la simple desidia del director de turno que o imitaba a Miyazaki o sencillamente hacía perder el tiempo al espectador con sus divagaciones.

Reconozco que Mimi wo Sumaseba pertenece al primer grupo de insatisfacciones. Con el honor de haber sido dirigida por el que en su momento fue considerado como el sucesor natural de Miyazaki, Yoshifumi Kondo, el film se me antojó desde siempre algo lento y carente de vida. Sin embargo… hace muy poco, la persona a la que más quiero en este mundo me pidió una opinión sobre algo que ella había hecho y me di cuenta de que tal vez sería un buen momento para hablar de esta cinta y no porque lo que ella hizo estuviese mal, sino porque creo que esconde un mensaje que este largometraje define a la perfección y con el que concluiré la presente reseña.

Así soy yo. Ya me conocéis y supongo que estáis curados de espanto con mis ocurrencias, por lo que dejémonos ya de introducciones y sumerjámonos en esta pieza para comprobar si es o no una obra maestra a pesar de haber nacido de un equipo humano dirigido por alguien diferente al gran gurú de la animación japonesa, con todo el riesgo que supone. Comencemos.

Sigue leyendo

Arrietty The Borrower (Kari-gurashi no Arietti); la resurrección de la pugna por suceder a Miyazaki

- Papá, sobre lo de esta noche… .- Hay un chico en la casa .- Sí lo he visto esta tarde .-No Arrietty .- Él no me vio a mí. Me escondí detrás de las hojas de laurel. Papá todavía podemos ir ¿verdad? .- Ni hablar, es demasiado peligroso .-Pero es sólo un niño. Papá he esperado esto durante mucho tiempo .- Los niños pueden ser incluso más crueles que los adultos .-Estaré bien .- Los niños deben acostarse temprano…

Los que me conocen desde mucho tiempo atrás saben que sobre Ghibli siempre he mantenido una postura ambigua. Por un lado juzgo las obras de Hayao Miyazaki como auténticas obras maestras del género de la ficción animada cuyos trabajos están a la altura de cualquier coloso de la industria del cine norteamericana y que pasará a la posteridad como el referente oriental por excelencia de la gran pantalla. Por otro están los “mini-Miyazaki”, apuestas más o menos esporádicas del estudio que les sirvieron para probar nuevos talentos pero que por regla general se han traducido siempre en estrepitosos fracasos de los que mucho me temo que no es necesario hacer mención en este blog.

Kari-gurashi no Arietti es uno de estos últimos y reconozco que de no ser por la persistencia de una antigua amiga de esta bitácora, Kosai, no habría dado mayor noticia de este film y me temo que tampoco me habría preocupado de su mera existencia en lo personal. También he de decir que tanto ésta como Takun hace aproximadamente un año que no dan señales de vida por lo que en primer lugar me gustaría decir que este análisis va dedicado a ellos, los compañeros del difunto blog Akibamaniacs de los que hace tanto tiempo que no sé nada. También vamos a dedicarle esta review a nuestra amiga Isabel quien, además, se hizo eco recientemente de la cinta en su bitácora y, qué narices, que se ha portado muy bien conmigo estos días, aunque como ya le dije en su momento… soy un caso perdido.

Así pues, sin más preámbulos y con cierto temor por culpa de unos antecedentes realmente desastrosos en cuanto a apuestas por sangre nueva de este portentoso estudio… Alea jacta est. Procedamos a analizar si está a la altura de los grandes o por el contrario pasa a engrosar la lista de estrepitosos fracasos a la hora de renovarse.

Sigue leyendo

Ai jaf a litel problem… CHUUUUUUUUUUUUUU

Para el que no haya pillado la coña, lo del “CHUUUUUUUUUUUUUU” es por lo que ocurría cuando presionabas el Start en el Resident Evil 2. En fin, no estoy para chistes, como ya sabéis, pero ya dije que lo prometido era deuda por lo que vamos a intentar cumplir lo que me propuse acerca de seguir escribiendo mis anécdotas culinarias y de cómo éstas me siguen convirtiendo día a día en el más reconocible miembro de la lista de los terroristas más buscados por mis vecinos.

Como ya sabéis los que me conocéis podré tener muchos dones pero arrastro dos defectos. El primero es que soy increíblemente despistado: me como las farolas por la calle, cuando hice el Camino de Santiago me caí en una cuneta por pensar en lo que no tenía que pensar y mis paraguas duran dos meses en mi poder antes de “desaparecer” sin más (¿¿¿???). El segundo… pasar a formar parte de los terroristas más buscados cada vez que intento sobrevivir a base de algo que no sean los Filipinos del Árbol y el chocolate del Mercadona. Es decir, ¡cuando me acerco a los fogones! O como dirían en los Simpsons, celebre su independencia volando una pequeña parte de su casa.

Sí es verdad, la primera parte parecía insuperable… pero no, no hay reto inalcanzable para un tío que se apellida Medina y que encima se pone como nombre Javier cuyo lema es… “aterrorizando comunidades de vecinos desde 1981” en aquel momento en el que con apenas cuatro meses se me cayó encima un mueble de cien kilos al gatear por la cocina y… ¡aparecí vivo en el único lugar en el que el invento tenía un agujero! Así pues… aquí tenéis, y en exclusiva… el cómo un tarado mental casi incendia su bloque de pisos… o la manzana entera… poco despúes de las Navidades.

Sigue leyendo

20th Century Boys; la involución de Naoki Urasawa

.- Mirad, ésta es nuestra base ¿vale? Vamos a crear un signo sólo para nosotros. -Se han ido. Qué susto. - ¡Esta marca será el signo de nuestro grupo! .- ¡Qué pasada! .- ¡Sólo los amigos de verdad! ¡Sólo los amigos de verdad conocerán este signo!

Soy perfectamente consciente de que estoy lejos de alcanzar un nivel óptimo en los textos que estoy escribiendo. Sé que repito un excesivo número de palabras y algunas de éstas contienen imperdonables erratas. No obstante, intentaré solucionar en la medida de lo posible y cuanto antes estos fallos para hacer de estas reviews algo útil para vosotros y en particular para la persona a la que va dirigido este blog; única manera que tengo de demostrarle lo muchísimo que la quiero.

Independientemente de esta pequeña reflexión, 20th Century Boys (20CB en adelante) había sido una asignatura pendiente que desde hacía años tenía en mi cabeza previsto analizar y a la que he decidido brindar al menos una pequeña reseña en mi blog a pesar de contar con un terrible handicap como es el de no gozar de una adaptación al anime que en cierta manera simplificase la elaboración de la presente review.

No obstante y pese a todo, finalmente he conseguido elaborar una pequeña reflexión sobre algunos de los aspectos más destacables de este manga de Naoki Urasawa, creador de esa obra maestra y punto álgido del manganime como forma de expresión cultural llamada Monster y que a día de hoy sigue siendo para mí el referente por excelencia del género en la actualidad. Pero dejémonos de dilaciones y analicemos si esta creación está o no a la altura del coloso al que tuvo el honor de suceder.

Sigue leyendo

Top 10: Mis canciones de anime preferidas

Un poco más entero que en fechas pasadas he decidido retomar la marcha de este blog debido a varias razones como son la de que para empezar soy discípulo de Doña Amelia Castresana, que lo primero que nos enseñó es la importancia de ser un hombre de palabra, hasta el punto de que ella debía ser un acto plenamente constitutivo de derecho. Dije que seguiría haciendo el blog hasta que comenzase el curso y no voy a dejar que el honor al que atribuyo el cumplimiento íntegro de mi palabra quede manchado por una depresión.

Segundo, el mensaje real de este blog es un “te quiero” y… no pienso dejar de expresarlo por muy triste y melancólico que esté. Y porque en tercer lugar hay un amigo al que le quisiera dedicar con todo el cariño del mundo una entrada como ésta. Se trata de Roy. ¿Y por qué? Pues porque es un tío estupendo. Fijaos qué cosa tan sencilla y genial a la vez. Es un muchacho fantástico y espero que también disfrute de este peculiar ranking musical. Uno con el que inicio una nueva etapa de reviews que empiezo hoy y que espero que sean de vuestro agrado.

Así pues, para empezar, algo en lo que podáis participar todos como es un ranking de canciones preferidas para ver si al menos soy capaz de descubriros algún tema que pueda incorporar a vuestra lista de favoritos y ya de puestos, que descubráis un poco mis gustos musicales, aunque ya los adelanto. Mucho Rock, algo de Techno y un poco de romanticismo por aquello de que, en fin, siempre he sido un sentimental.

Ah, y estad atentos a la entrada que habrá el 10 de agosto. Prometo que será realmente buena, o eso espero. Así pues, sin más dilación, comencemos.

Sigue leyendo