Wind Waker, navegando sobre las ruinas de Hyrule

Wind Waker

- But you… I want you to live for the future. There may be nothing left for you… But despite that, you must look forward and walk a path of hope, trusting that it will sustain you when darkness comes. Farewell… This is the only world that your ancestors were able to leave you. Please… forgive us. - W-Wait! You could… You could come with us! Yes, of course… We have a ship! We can find it. We WILL find it. The land that be the next Hyrule! - So… Ah, but child… That land will not be Hyrule. It will be YOUR land!

Sabía que tenía que escribir esta entrada aunque no entendía el porqué. Es cierto que acabo de terminarlo, pero normalmente no suelo hablar de este tipo de cosas en este blog. Pero el caso es que éste era, precisamente, el juego que me estaba pasando cuando recaí en aquella depresión hace unos años por los motivos que ya sabes y que hizo que nos volviésemos a encontrar. Por eso, no quería ni tocar el disco. Soy supersticioso y pensaba que estaba maldito a pesar de que lo poco que había visto de él era extraordinario.

Así que me encontraba una semana antes de volver a clase muerto de aburrimiento en mi habitación cuando, sin más, me dio por poner la Wii, añadirle el mando de la GameCube y acabarlo. Y como diría Cervantes en ésas estaba cuando un día, hablando por Twitter, se me ocurrió que tal vez te podría interesar que hablase de algún juego de la saga The Legend of Zelda, por lo que me puse a teclear y lo uno llevó a lo otro. Necesitaba hacer un post para San Valentín y aquí lo tienes.

Sé que el amor que siento por ti no te va a sacar de tu situación, ni puede conseguir que vuelva esa sonrisa cálida y tierna que la maldita adversidad ha borrado de tu rostro, pero aquí estoy. Si tú sufres yo sufro y si tú caes, yo caigo contigo. He estado a tu lado siempre, incluso cuando has creído que no era así. Y no podía dejar escapar un día como éste sin decirte lo que ya sabes. Eres mi vida, mi luz, mi mar y mis estrellas y por encima de todo, mi reina. Te quiero mucho más que a nada en el mundo y siempre lo haré. Vuelve a sonreír por favor.

Sigue leyendo

Master System, la convidada de piedra de los 8 bits

MasterSystem

Debo ante todo disculparme debido al aparente abandono que impera en torno al blog, pero tal y como he señalado tanto por Twitter y Facebook como en anteriores entradas, me encuentro en pleno curso y, por lo tanto, los libros y las prácticas ocupan la práctica totalidad de mi tiempo, por lo que me es muy difícil encontrar un momento de asueto para ponerme delante del ordenador y escribir algo ajeno al trabajo del día a día. Además, a ello se le han sumado un par de nuevas bajas en relación a las series que quería analizar. Es verdad, tenían un gran renombre a sus espaldas pero, con total honestidad, eran tan malas que no merecían ni siquiera una review en tono irónico sobre sus muchos y muy reiterados desmanes. Lo que en cierto modo hizo que tuviese que replantearme los títulos que iban a ocupar la bitácora hasta la llegada de las Navidades.

Por ello, mientras intentaba hacerme con nuevos proyectos sobre los que escribir, empecé a jugar para relajarme del estrés de los exámenes parciales a los videojuegos que tengo de mi vieja pero indestructible Sega Master System II y lo uno llevó a lo otro. Casualmente, me sorprendió comprobar cómo todas las personas con las que hablaba guardaban un recuerdo realmente entrañable de ella, muy alejado de la imagen que en su día se había proyectado en torno a su escaso tirón comercial, y que, curiosamente, era en la actualidad una de las máquinas más demandadas y solicitadas en el mercado del videojuego retro.

Así pues, decidí que el próximo reportaje que haría, sería para homenajear a la que fue mi primera consola y que lleva más de veinte años a mi lado. Un regalo, cortesía de sus Majestades de Oriente en las Navidades de 1992 y que supuso el primer gran sueño cumplido de mi infancia. Un tiempo en el que los videojuegos eran un lujo al alcance de muy pocos, en el que la afición a los mismos no estaba precisamente bien vista en términos sociales y en los que el simple hecho de leer descripciones someras de cartuchos que se vendían a precio de oro en cualquier tipo de revista, tuviese o no que ver con aquel universo, era lo mejor que podía llegar a pasarnos. Por lo tanto, intentaré contar de un modo lo más ameno posible la historia de este producto, algunas de sus anécdotas más interesantes y, naturalmente, sus títulos más importantes, siendo éste el primero de una serie de artículos dedicados a las consolas de mi vida y que, espero, sean de vuestro agrado. Aunque la primera gran pregunta que abrirá la presente entrada es particularmente lógica.

Sigue leyendo

Kingdom Hearts: Birth by Sleep. De Spin-off secundario a bandera de una saga

Kingdom Hearts Birth by Sleep

He oído tu voz. Atravesó la oscuridad que me rodeaba y, a solas, seguí el sonido de un mar de luz para llegar hasta aquí… junto a ti. Me diste algo cuando más lo necesitaba. Una segunda oportunidad. - ¿Hice eso? - Pero ahora debo volver a dormirme. - ¿Estás triste? - ¿Te importa si me quedo aquí, contigo? - Claro, si así te sientes mejor. - Gracias”

Estos días he permanecido un tanto desconectado. La razón es tan sencilla como que poco antes de acabar el artículo sobre el Derecho Penal Japonés que redacté por el cumpleaños de “mi reina” los ojos me empezaron a escocer debido al tiempo que había permanecido pegado a la pantalla para terminarlo y por haber tenido que recurrir a unos textos en inglés y en francés con una letra liliputiense que casi me destroza la vista. Por ello, me dediqué a descansar durante unos días sin acercarme a nada electrónico para recuperarme, y ya de paso para que me dejase de doler la cabeza, que entre tanto código en otros idiomas me iba a estallar.

Como os podréis imaginar, eso se debió a que la realización de la entrada sufrió un retraso y fue por culpa mía. En una minicrítica a una novela on-line que envié por correo electrónico, mencioné en ella a la descripción de Aqua en este Kingdom Hearts: Birth by Sleep. Pero el caso es que aquel día, cuando me fui a la cama, pensé que tal vez a la persona a la que va dedicada esta bitácora le levantaría el ánimo verme escribir tonterías sobre su saga preferida, que es por supuesto esta franquicia. Así que cogí el UMD del juego y decidí pasármelo cuanto antes para así tener una review lo más rápidamente posible, ya que es ahora cuando la necesita.

Esto se tradujo en que tuve que sacar 30 horas de donde no tenía y se me amontonó el trabajo. Tal es así que había finalizado las tres historias el día nueve, pero acabé tan mareado tras el intento de reportaje que tenéis debajo de éste que hasta el día trece no pude ponerme con el episodio final. No obstante, bien está lo que bien acaba y por fin he podido concluir esta reseña que espero que os guste tanto a vosotros como a ella, a la que espero que le sea de su agrado aunque no sea un especialista en el tema.

Sigue leyendo

Tactics Ogre, el golpe sobre la mesa de los Battle-RPG para SNES

Tactics OgreSo arrogant you are… For One So Small. - Be Gone, this is the World of Men. You have no place Here! - This is true, I am… no man, I am a god! - What god could be so foul? You are an Ogre! - An Ogre… - False Words Speaks he. Destroy you him. Our foe thie man-fool is. Naught Else. - Who’s there!? - The Hour Chimes. Hatreds old reborn. The Ogre Battle wage you now”.

Quiero ante todo disculparme por la falta de actualizaciones que sufre la bitácora en comparación que las que tuvo en relación al mismo momento temporal, el verano, en años anteriores. Pero como ya he dicho en ocasiones anteriores, ahora mismo lo único que me importa es el bienestar de “mi reina” y todo lo demás es algo completamente secundario para mí hasta que tenga la plena seguridad de que se encuentra totalmente recuperada. También aviso, como ya lo hice en esa entrada que acabo de borrar, de que me encuentro preparando una entrada para el día 10 de agosto, por ser ése el más importante para este blog.

El problema con el que tengo que lidiar es que estoy tratando un tema relativamente complejo que me está llevando más tiempo del que me gustaría y que, lamentablemente, no me permitirá acabar mi “Medio Senbazuru” para ese día, aunque supongo que nada pasará si lo muestro unos días más tarde. Y es que, puede que tenga soltura a la hora de crear grullas de papel, pero unirlas mediante una cuerda es algo mucho más difícil de lo que inicialmente creí. Intentaré de todas formas analizar algún anime entre medias, pero lo cierto es que nada puedo prometer al respecto.

De cualquier forma hay que avanzar y hoy he decidido abordar el análisis del Tactics Ogre. Un juego de una relativa importancia sentimental para mí y con el que siempre he tenido una peculiar historia en cuanto a la pronunciación de su nombre. Si bien, la forma correcta de reproducirla sería “Tactics Ougar” en inglés, o bien “Takutikusu Ouga” como lo haría un japonés, lo cierto es que me pegaron el pronunciar “Tactics Ogr” pronunciando la última palabra en francés con una “e muda” al final, como posteriormente se verá en el unboxing que adjunto. Por lo tanto, y con la simple aclaración de que las pantallas que muestro son de la versión de PSP que obra en mi poder, procedamos a desentrañar sus más ocultos e intrincados secretos.

Sigue leyendo

Jeanne d’Arc, la incursión Steampunk de Level-5 en PSP

Jeanne d'Arc PSP

Jeanne! That was amazing! Where did you learn to wield a sword? - I didn’t learn… I’ve never even held a blade before. I don’t know where the strength came from… This armlet. And that voice…

Sí, lo sé, debería estar actualizando con una mayor asiduidad el blog, pero saber cómo se encuentra “mi reina” es para mí un motivo más que suficiente como para no tener excesivas ganas de escribir. Tal es así que se me pasó el cumpleaños de Dany, y mira que para que se me olvide a mí algo así… (Feliz cumpleaños, y mis más sinceras disculpas, por cierto). Sin embargo, con todo, me apetecía volver a comentar un videojuego. Algo que no hago desde mi infructuoso encontronazo con Lufia y que viene a probar no sólo las numerosas desavenencias que, en los últimos tiempos, mantengo con las tendencias de la que es mi otra gran pasión al margen del anime, sino la desgana que muchos de ellos me inspiran al poco de comenzarlos y que me lleva a abandonarlos.

Pero independientemente de esto, reconozco que tenía ganas de dedicarle un pequeño homenaje a la que es, sin duda, una de mis consolas preferidas: la PSP. Tal vez uno de los mejores y más potentes sistemas portátiles de entretenimiento digital jamás creados y, a mi sincero entender, el más infravalorado, desaprovechado y ninguneado por parte de unas desarrolladoras que, por alguna razón y como si de una Game Boy del siglo XXI se tratase, la trataron como si de una miniversión de PS2 se tratase.

Por ello me apetecía darme un capricho como era el de jugar a un título que, no sólo encajase con la temática de este blog, sino que además se hubiese caracterizado por otorgarle algo de dignidad a esta handheld… y no encontré otro mejor que este Jeanne d’Arc de Level-5, que reunía en el UMD que lo contiene, todas las virtudes que busco en un producto de estas características como son su calidad y su inspiración nipona. Algo que unido a sus sensacionales secuencias de animación hicieron que finalmente me hiciese con él. Desentrañemos el resultado final del conjunto.

Sigue leyendo