Kaze Tachinu, ¿el canto del cisne de Hayao Miyazaki?

Kaze Tachinu

- Sabía que volveríamos a vernos, muchacho japonés. - Señor Caproni, juraría que ésta es la pradera donde nos vimos por primera vez. - Así es, el reino de nuestros sueños. – A mí me ha parecido el Infierno. - No del todo, aunque en cierto modo es lo mismo. ¿Qué tal te ha ido esta última década? ¿Has dado lo mejor de ti? - Sí, aunque luego todo se vino abajo. - Porque se destruyó un país, pero ahí están tus cazas, los Zeros. Son hermosos, un trabajo excelente.Ninguno de ellos regresó. - Porque no tenían adónde volver. Los aviones son sueños hermosos, pero también malditos. El cielo los engulle tarde o temprano…. Una persona te ha estado esperando. - Nahoko.- Ha estado esperando pacientemente todo este tiempo a que tú volvieras. - Cariño… debes vivir.

Lo confieso. Ésta me la guardaba para cuando hubiese que celebrar que ya soy, con todas las letras, graduado en Derecho. La podía haber redactado a comienzos del verano y no lo hice. Decidí esperar a poder decir que ya soy oficialmente un jurista con todas y cada una de las letras de esa palabra para hacerlo. No obstante ahora viene la segunda parte, el convertirme en abogado pasando, valga la redundancia, por la nueva pasantía. Es decir, que a mis años, quién lo diría, volveré a ser un becario. Pero qué más da, estoy contento, mis sudores me ha costado llegar hasta aquí y no me me ocurría una mejor manera de compartir mi felicidad con vosotros que analizando la obra que pone punto y final a la trayectoria del que muchos consideran “el mejor”. No obstante, era perentorio mantener en secreto que iba a caer y eso me dejó en un serio apuro cuando intenté explicar la razón por la cual consideraba que el cierre de Ghibli no era tan grave, especialmente cuando me tenía que referir a… “El Viento”.

En los aspectos personales, me refugio en lo intelectual por no poder hacerlo en lo deportivo. Que nadie me malinterprete, no sigo la LFP por el mero cansancio que me producen los intereses extradeportivos y políticos que rigen y emponzoñan el fútbol en España, así como el descarado amaño de algunos partidos. Pero lo de tener que aguantar a Casillas en la portería del Madrid después de que por su culpa hiciésemos el ridículo en el Mundial y de que hasta el último mono se ría del equipo por sus cantadas… y que con todo nadie tenga los arrestos necesarios para mandarlo a freír puñetas es algo que me pudre los intestinos por no decir algo mucho más fuerte. Aunque claro, me queda el consuelo de compensar la acidez estomacal que me genera la existencia del TopoR, con la que me provoca el ver las imágenes de Piqué haciendo el indio en la Diada 2014 y que demuestran mi teoría de que Copito de Nieve no murió sino que simplemente transfirió su alma al estilo Orochimaru y se mete goles en propia.

Olvidándome de especímenes autóctonos de la fauna ibérica metidos a futbolistas, estos días he estado fundamentalmente en Valladolid disfrutando de sus fiestas, lo que he combinado con los preparativos del máster, el clásico avituallamiento de libros más grandes que yo, algún que otro arreglo en el coche y aprovechar en general los últimos días de asueto que tengo antes de empezar a dar el callo. Aunque, como inmediatamente se verá, escribir cosas como esta entrada podría considerarse cualquier cosa menos descansar puesto que no es de las más extensas que he creado, pero la complejidad de algunos temas me ha obligado a esforzarme. Fuere como fuere, llega el momento de descorchar a mi manera la botella de champagne y comprobar si el lustro que llevo esperando nuevo material por parte de mi autor preferido ha merecido o no la pena.

Sigue leyendo

Toei Animation, la compañía que convirtió al anime en un fenómeno global

Toei Animation

Te quiero. Supongo que no es ninguna novedad que empiece algo dirigido a ti con esta expresión. Es la misma que llevo diciéndote desde que te conocí hasta hoy, que suscribo hoy y que repetiré una y otra vez hasta que me muera. Eres lo que más amo y lo que más me importa en el mundo y lo sabes. Pero este día es la mayor de las alegrías porque es tu cumpleaños y, dado que aunque esto lo escribo yo en realidad es tuyo, quería que hubiese un pequeño regalo en forma de entrada como siempre. Sé que esto no vale absolutamente nada, y que ojalá supiese hacer algo mejor y más bonito, pero no puedo. Sólo valgo, y no mucho, para hacer cosas como ésta.

He intentado poner todo mi cariño y mi amor en ella. Es un tema que conozco bien, pero ello no quiere decir que no me haya tenido que comer la cabeza para escribirlo y que no me tuviese que documentar rigurosamente para aclarar algunas de mis dudas. De hecho casi no he salido de casa en dos semanas con vistas a tenerlo acabado para hoy. Lo he repasado tantas veces que se me han tenido que colar necesariamente erratas, y conseguir algunas imágenes o elaborar ciertos GIFs me ha costado mucho más de lo que puede parecer a simple vista. Además he tenido que recortar un poco su duración porque me di cuenta de que me estaba excediendo y que no todo lo que comentaba sería de tu interés. Con todo, es con mucha diferencia la entrada más extensa de este blog.

También añadiré que pensé en hacerla sobre Ghibli y que desestimé la idea por considerar que en la bitácora la inmensa mayoría de sus películas están reseñadas y que, en el fondo, no sería más que repetir lo ya dicho. Aunque hubiese interesante desde el punto de vista periodístico teniendo en cuenta la tormenta desatada hace unos días con el anuncio de su “reestructuración”, que es el eufemismo que utilizamos los juristas cuando no queremos hablar de cierre total con simple supervivencia de una gestora para los Derechos de Autor, que es lo que ha ocurrido. Fuere como fuere, en 2010 te hice una entrada sobre FullMetal Alchemist, en 2011 una combinación sobre Nausicaä y Fushigi Yuugi, en 2012 un breve análisis sobre las dos Constituciones Japonesas, en 2013 otro sobre el Derecho Penal en Japón y hoy, el tema elegido es el que fue posiblemente el estudio de animación más importante de la historia del Imperio del Sol Naciente en el ámbito de la televisión. Por ello, y con el máximo amor que un hombre pueda sentir hacia una mujer, moltes felicitats.

Sigue leyendo

The Last Story, el desembarco de Sakaguchi en Wii

The Last Story

- I can still remember the day when the Empire’s meaningless war came and tore my life apart. The knights, Zael. They stood there laughing as the butchred my family. Right in front of my eyes. – I Know that, but that doesn’t mean you… - I had to get my revenge. So I search and then I found out who commanded the army that murdered my family. It was a man named Asthar. - No. - He is not different for the rest of them. Those murders who took everything from us. I used to talk about it, remember? I said I get everything back one day. Right, Zael? And to do that, I need this. Or rather, the unlimited power it holds. Don’t you get it? I used you, and everyone else as pawns to get my revenge.

Como dije en mi anterior entrada, hasta que me llegue el nuevo ordenador que no me ha quedado más remedio que comprar, tengo que trabajar en uno bastante antiguo. Ello me lleva a tener que emplear el triple de tiempo que antaño utilizaba para hacer lo mismo que hago ahora, lo que ha tenido como consecuencia el no poder actualizar la bitácora tanto como me gustaría. Aunque afortunadamente tomé la precaución de guardar todas las imágenes que tenía ya seleccionadas de este videojuego muy poco antes de que mi portátil decidiese que ya había pasado demasiado tiempo entre nosotros.

El caso es que no era difícil saber que una de las reviews que iban a caer estaría dedicada a este The Last Story. Aunque no dijese que estaba jugando a él, me despedía todas las noches en Twitter con su canción principal y lo cierto es que si había analizado el Xenoblade Chronicles, lo lógico es que éste gozase también de una pequeña entrada. En el fondo las peculiaridades del mercado de Wii hicieron que ambos programas unidos a Skyward Sword y Pandora’s Tower fuesen imbuidos de un aura mítica por parte de los usuarios de esta consola que vieron en estos cuatro juegos algo similar a lo ocurrido con SNES y sus famosa tetrarquía de action-RPG traducidos al castellano.

Por lo demás, sólo diré que haciendo honor a la famosa frase de Delibes que afirmaba que Castilla eran nueve meses de invierno y tres de infierno, la estepa castellana es ahora mismo lo más parecido a un horno a presión gigante que pueda imaginarse, con unas temperaturas terribles en Valladolid y Zamora y un poco más llevaderas en Salamanca. Algo que a un ser de frío, lluvia, viento y nieve como yo le es especialmente difícil de llevar, aunque no tenga más remedio que sobreponerme. Así pues, sin más preámbulos, pongámonos en harina y desentrañemos los secretos de esta particular apuesta de MistWalker que revolucionó a los usuarios de Nintendo hace apenas un par de años.

Sigue leyendo

Macross, el desafío espacial a Toei

Macross

En el año 1999 un gigantesco objeto se estrelló contra La Tierra. Éste resultó ser una nave espacial de 1.200 metros de largo en la que no se detectó la presencia de vida extraterrestre a bordo, aunque su avanzada tecnología superaba con creces a cualquiera que existiese en el Planeta, lo que demostraba la existencia de civilizaciones alienígenas que utilizaban el espacio exterior como su campo de batalla. Este hecho dio lugar a la creación del Gobierno Mundial de las Naciones Unidas que prevalecía a los intereses de cada nación, aunque esta fundación no fue sencilla y tuvo que soportar toda clase de pequeñas guerras que se declararon alrededor de todo el mundo. Pero a pesar de esto, el Ejecutivo aprobó la reparación de la nave espacial, y ésta avanzaba de forma constante. Con el tiempo llegó la paz una vez más y gracias al esfuerzo colectivo de la Humanidad, la ruinosa embarcación sideral renació como la gran fortaleza espacial Macross. Diez años han pasado desde su llegada cuando…

No podía faltar. Hoy es el segundo día del año más importante de la bitácora y una review de características especiales era necesaria. Es irrelevante el estar hasta arriba de trabajo y de exámenes, con la tensión al máximo y sin margen de error alguno. Di mi palabra y estirando el tiempo como si de un chicle se tratase he conseguido terminar la presente review dándole la apariencia y el tamaño que un día tan especial como hoy exigía. Algo que he logrado a costa, para qué os voy a engañar, de robarle horas al sueño, aunque lo que no me mate a mí a estas alturas…

Estoy muy contento y esperanzado. Mi equipo, el Real Madrid, ha ganado por fin la Décima Copa de Europa tras muchos años sin conseguir éxitos continentales y a ello se ha unido vuestro apoyo. A lo largo de este mes he recibido infinidad de mensajes de ánimo con este dificilísimo tramo final de curso que sin duda me ayudará a hacerle frente a estos temibles exámenes que me tienen en un sinvivir que se prolongará hasta más o menos julio. De cualquier modo lo importante es esto. Que he sido capaz de hacerlo todo: cumplir con esta bitácora dedicada a “mi reina” en este tramo tan asfixiante y hacerle una review con la que decirle una vez más que la quiero, y a la que también le deseo suerte con los exámenes, aunque no la necesita.

Ya sabéis, insisto, que en esta fecha y por motivos que no vienen al caso, hago siempre una reseña de un título importante para mí o que me marcó a lo largo de mi vida. En 2010 se la dediqué a Monster. En 2011 la afortunada fue Ranma ½. En 2012 cambié de tercio abordando un videojuego de SNES, Final Fantasy VI, y el año pasado la elegida fue Touch. Ahora, la siguiente en la lista es Macross. Una producción a la que definí en su día como una de las que integraban mi Top 10 de Animes y que más tarde o más temprano tenía que tener una reseña en este blog. Por ello, y sin más dilaciones, os invito a adentraros en el interior de una fortaleza espacial que llevó nuestros sueños de jóvenes otakus a un lugar tan fascinante y misterioso como los confines del Sistema Solar. Espero que disfrutéis de la estancia. Sigue leyendo

Skyward Sword, vuelo de Link y caída de Zelda

Skyward Sword

First, she created Fi. She made the spirit that resides in your sword to serve a single purpose: to assist her chosen hero on his mission. Her second plan… was to abandon her divine form and transfer her soul to the body of a mortal. She made this sacrifice, as you have likely guessed, so that the supreme power created by the old gods could one day be used. For white the supreme power of the Triforce was created by gods, all of its power can never be wielded by one. Knowing this power was her last and only hope, the goddess gave up her divine powers and her immortal form. You’ve probably figured it out by now, haven’t you, Link? You are the chosen hero, and I, Zelda…

No hacía falta ser un adivino para darse cuenta de que tras publicar una review de Wind Waker, Skyward Sword tenía forzosamente que caer, aunque como ya me harté a decir en su día, no es ni remotamente mi juego preferido de la saga. No obstante, y como adelanté en la entrada anterior, me encuentro en los compases finales de la carrera y este juego se me antojaba perfecto para hacer una entrada de transición de cara a cuando tenga más tiempo libre y pueda dedicarme a analizar en serio los animes que tengo pendientes.

Por lo pronto diré que me siento muy contento. He terminado el Trabajo de Fin de Grado y ahora sólo queda aprobar el resto de asignaturas para proceder a presentarlo, lo cual no es precisamente una tarea baladí. Pero tengo otros motivos de sobra para estar animado y es que por fin, tras doce años, volvemos a estar presentes en la final de la Champions. A ver si ahora no la cagamos para variar en el último momento (como ocurrió cuando tiramos la Liga precisamente ante el Valladolid), que hay ganas de celebrar la Décima y varias han sido las temporadas en las que nos hemos quedado a las puertas.

La siguiente entrada será la sorpresa de finales de mayo de todos los años. Me está costando mucho trabajo redactarla debido a la cantidad de materia que me queda por estudiar y a la avalancha de prácticas de estos últimos días, pero si quisiese vivir para siempre, no me habría metido en su momento a estudiar Periodismo ni desde luego estaría haciendo Derecho. Pero no sigamos perdiendo el tiempo hablando de mí y adentrémonos en los secretos que la última de las entregas para consolas domésticas de la franquicia del elfo vestido de verde nos tiene reservados.

Sigue leyendo