Wind Waker, navegando sobre las ruinas de Hyrule

Wind Waker

- But you… I want you to live for the future. There may be nothing left for you… But despite that, you must look forward and walk a path of hope, trusting that it will sustain you when darkness comes. Farewell… This is the only world that your ancestors were able to leave you. Please… forgive us. - W-Wait! You could… You could come with us! Yes, of course… We have a ship! We can find it. We WILL find it. The land that be the next Hyrule! - So… Ah, but child… That land will not be Hyrule. It will be YOUR land!

Sabía que tenía que escribir esta entrada aunque no entendía el porqué. Es cierto que acabo de terminarlo, pero normalmente no suelo hablar de este tipo de cosas en este blog. Pero el caso es que éste era, precisamente, el juego que me estaba pasando cuando recaí en aquella depresión hace unos años por los motivos que ya sabes y que hizo que nos volviésemos a encontrar. Por eso, no quería ni tocar el disco. Soy supersticioso y pensaba que estaba maldito a pesar de que lo poco que había visto de él era extraordinario.

Así que me encontraba una semana antes de volver a clase muerto de aburrimiento en mi habitación cuando, sin más, me dio por poner la Wii, añadirle el mando de la GameCube y acabarlo. Y como diría Cervantes en ésas estaba cuando un día, hablando por Twitter, se me ocurrió que tal vez te podría interesar que hablase de algún juego de la saga The Legend of Zelda, por lo que me puse a teclear y lo uno llevó a lo otro. Necesitaba hacer un post para San Valentín y aquí lo tienes.

Sé que el amor que siento por ti no te va a sacar de tu situación, ni puede conseguir que vuelva esa sonrisa cálida y tierna que la maldita adversidad ha borrado de tu rostro, pero aquí estoy. Si tú sufres yo sufro y si tú caes, yo caigo contigo. He estado a tu lado siempre, incluso cuando has creído que no era así. Y no podía dejar escapar un día como éste sin decirte lo que ya sabes. Eres mi vida, mi luz, mi mar y mis estrellas y por encima de todo, mi reina. Te quiero mucho más que a nada en el mundo y siempre lo haré. Vuelve a sonreír por favor.

Sigue leyendo

To The Moon, el amor eterno descrito por Kan Gao

To the Moon

- I don’t really know what it is. It’s some kind of a weird duck… beaver thing. - May I see it? It looks so strange…I wish I could win one myself… Here. - You know what… keep it, it’s yours. - Mine? -Yeah, I can always get another. I don’t like to brag, but I’m totally the best at that game! - Will you be here next year? -Yup. Will you? - Yes. - Same place, same time? - Yes, but what if you forget… or get lost? - Then we can always regroup on the Moon, silly!

Acabada ya la época de exámenes y con ganas de empezar ya el último cuatrimestre de la carrera, he aprovechado estos días de descanso para dedicarme a dos objetivos concretos. Uno fue el ir sustituyendo las galerías de imágenes del final de las entradas más importantes presentes en la bitácora haciendo la migración de ImagesHack a Flickr, cuyo resultado estético es evidentemente mucho mejor. El otro fue el de acabar de una vez algunos de los juegos que tenía pendientes como el The Legend of Zelda: Skyward Sword, Pokémon Blanco 2 ó 999 mientras encontraba series anime de calidad para hablar de ellas en los próximos meses a la par que ultimaba los temas que a lo largo de los mismos iba a tratar. Y uno de ellos es éste.

Ya dije en su día que la actualidad jamás imperaría a la hora de presentar videojuegos, puesto que de los únicos de los que se hablaría en esta bitácora serían aquellos sin fecha de caducidad. Títulos con la jugabilidad o con su historia como principales señas de identidad y en la que el apartado técnico no fuese sino una mera comparsa en torno a las dos cualidades principales que un programa de entretenimiento electrónico debe poseer: capacidad de entretener y de divertir.

Soy perfectamente consciente de que llego tarde para comentar un juego que lleva dos años cautivando a blogueros y youtubers de todo signo y condición, que aparcan sus diferencias para coincidir en lo evidente: que se trataba de una apuesta modesta pero increíblemente bella en su planteamiento, capaz de conmover incluso a los corazones más insensibles y poco empáticos en cuanto al sentimentalismo se refiere. ¿Serán acertadas sus impresiones, o serán sólo fruto de la enésima moda pasajera nacida en Internet?

Sigue leyendo

Hal, el amor prohibido entre un hombre y su recuerdo

Hal Anime

No lo podría expresar con palabras… El tiempo que pasé a tu lado fue tan feliz… Yo me iba a encargar de ti y, aunque no pude hacer nada, agarraste mi mano para que me quedara. Tu cálido calor… incluso ahora no consigo olvidarlo. Este mundo sin ti ya no me importa. Pero aunque duerma sin saber cómo empezó todo, al cerrar los ojos, siento tus recuerdos. Y sólo entonces, puedo decir que me encuentro bien.

Antes de nada, aclararé que con esta entrada estreno un nuevo procedimiento para ver las imágenes que será el que a partir de ahora utilizaré en todas las entradas. Dicho esto, y como ya dije en su momento, durante este mes no he procedido a actualizar al encontrarme terriblemente atareado por razones evidentes. La época de exámenes es sin lugar a dudas la más desagradable y tediosa en la vida del estudiante y enero y febrero son en ese sentido meses malditos. Aunque por fortuna tan mala época, llena de angustias y tensiones, llega siempre a su fin. Así terminadas ya las pruebas de este cuatrimestre y recuperado de tan agotador esfuerzo como el que he desempeñado a lo largo del curso, retomo durante estos días de descanso el trabajo en esta bitácora con intención de honrar a “mi reina” e intentar en cierto modo complacerlos a todos vosotros.

También diré que motivado por dicho cansancio, fueron muchas las dudas que tuve acerca de si empezar con una review de corte ligero o por el contrario escribir un reportaje en toda regla de una extensión relativamente aceptable, pero el peso de los controles hace todavía mella en mí y no he tenido más remedio que reducir mis expectativas conformándome con escribir una reseña de poca longitud, por lo que una obra de la duración y de las características de Hal se me antojaba perfecta para un momento como éste.

Reconozco que el título que nos ocupa llevaba mucho tiempo en mi punto de mira. Más o menos desde el día en el que procedí a analizar Shingeki no Kyojin, supe que más tarde o más temprano pasaría a analizarlo, aunque más por ser la otra producción completa que por el momento existe de Studio Wit que por la información que sobre ella existe en un idioma inteligible, lo que me invitó a pensar que tal vez se tratase de un proyecto de escasa entidad en el que no merecía la pena emplear el tiempo. Pero ¿es en verdad un título mediocre condenado merecidamente al olvido o por el contrario es una joya sometida al ostracismo por no comulgar con los estereotipos comerciales de la actualidad? A lo largo de los próximos minutos intentaremos arrojar algo de luz sobre éste y otros problemas análogos de esta peculiar historia de amor cibernético.

Sigue leyendo

Tengen Toppa Gurren Lagann, el taladro con el que Gainax perforó los estereotipos del anime

Tengen

La gente se pregunta ¿qué soy yo? ¿Qué es la vida? ¿Qué es el espacio? Morirán sin haber encontrado respuesta a estas preguntas. Tal es el destino de la Humanidad. Una vez vi un paisaje que inspiraba una modesta tranquilidad y una pequeña esperanza. Y cuando fue pisoteado, hubo un hombre que se alzó en contra. En su mano había esperanza; la esperanza de la evolución. Haciendo acopio de fuerzas, el hombre luchó y aprendió lo que era la desesperación. La gente se pregunta ¿por qué luchar? ¿Por qué matar?¿Por qué destruir? Morirán sin haber encontrado respuesta a estas preguntas. Tal es la dicha de la Humanidad. Estúpidos Humanos. Temblad ante mi poder ilimitado. Postraros ante un terror y una desesperación como jamás habéis conocido, ante el nombre del Rey Espiral. Yaced en las profundidades de la muerte, mi estúpida tribu. Tal es el destino de este planeta”

Dije desde el principio de esta bitácora que tal vez algún día analizaría esta serie, aunque de hacerlo lo haría en tono irónico, lo que en mi idioma significa con poco texto y párrafos plagados de sarcasmos con la clara intención de destrozarla de forma cruel y despiadada. Sin embargo, la avalancha de peticiones que he recibido a lo largo de 2012 y especialmente 2013 de gente que pedía a gritos una review seria sobre ella han conseguido que finalmente ceda a la presión y proceda a desmenuzarla como si de un gran título se tratase, y no como he procedido a hacerlo con algunas de las atrocidades que he reseñado a lo largo de los tiempos y con las que no merece la pena perder ni cinco segundos de una existencia.

En honor a la verdad, el año que dejamos atrás no fue finalmente tan malo en cuanto a series como lo habían sido los cuatro anteriores. Pero incluso así, el nivel general de sus producciones ha sido verdaderamente bajo y es lógico, como os podréis imaginar, que no prestase tanta atención a las novedades como hubiese sido deseable entre eso, la falta de tiempo y lo que es peor, la ausencia de ganas motivadas por lo evidente: a lo largo de estos días de Navidad, mi vida se está resumiendo en una palabra: estudiar. Aunque entre apuntes, trabajos y demás quehaceres he conseguido sacar algo de tiempo para elaborar esta pequeña reseña que ahora tenéis en vuestras manos.

Excuso decir que ésta es mi manera de felicitaros el año nuevo que, por alguna razón, presiento que va a ser fantástico y espero no equivocarme. La verdad es que afronto este 2014 con muchísima ilusión y espero que para todos vosotros sea también redondo, aunque es todavía pronto para vender la piel del oso cuando ni siquiera ha empezado la cacería. Así pues, vamos con lo que verdaderamente nos preocupa a todos como lo es la historia del peculiar par de “hermanos” que sacaron a la Humanidad de su cautiverio milenario en el subsuelo. Sigue leyendo

Un balance de 2013. Evolución del blog, nuevos proyectos, éxitos y fracasos

Se puede decir más alto (y sin el tradicional “hachazo en la cabeza” que le mete siempre a la “carapán” con la que me saca mi queridísimo móvil que el menor día va a recibir un cariñoso martillazo por ello y tal) pero no más claro. Steins;Gate es únicamente la última de las atrocidades que se suma a una larga lista de bazofias insufribles compuesta por títulos como Fate/Zero, Deadman Wonderland, To Aru Majutsu no Index, To Aru Kagaku No Railgun, Baccano o Angel Beats (segunda oportunidad) y otros crímenes contra la Humanidad que, en menos de ocho episodios, han sido capaces de transmitirme todo el sabor y el placer que se debe sentir al recibir, con sentimiento, una coz en la entrepierna, pero no algo que merezca ser publicado.

Sigue leyendo