Skyward Sword, vuelo de Link y caída de Zelda

Skyward Sword

First, she created Fi. She made the spirit that resides in your sword to serve a single purpose: to assist her chosen hero on his mission. Her second plan… was to abandon her divine form and transfer her soul to the body of a mortal. She made this sacrifice, as you have likely guessed, so that the supreme power created by the old gods could one day be used. For white the supreme power of the Triforce was created by gods, all of its power can never be wielded by one. Knowing this power was her last and only hope, the goddess gave up her divine powers and her immortal form. You’ve probably figured it out by now, haven’t you, Link? You are the chosen hero, and I, Zelda…

No hacía falta ser un adivino para darse cuenta de que tras publicar una review de Wind Waker, Skyward Sword tenía forzosamente que caer, aunque como ya me harté a decir en su día, no es ni remotamente mi juego preferido de la saga. No obstante, y como adelanté en la entrada anterior, me encuentro en los compases finales de la carrera y este juego se me antojaba perfecto para hacer una entrada de transición de cara a cuando tenga más tiempo libre y pueda dedicarme a analizar en serio los animes que tengo pendientes.

Por lo pronto diré que me siento muy contento. He terminado el Trabajo de Fin de Grado y ahora sólo queda aprobar el resto de asignaturas para proceder a presentarlo, lo cual no es precisamente una tarea baladí. Pero tengo otros motivos de sobra para estar animado y es que por fin, tras doce años, volvemos a estar presentes en la final de la Champions. A ver si ahora no la cagamos para variar en el último momento (como ocurrió cuando tiramos la Liga precisamente ante el Valladolid), que hay ganas de celebrar la Décima y varias han sido las temporadas en las que nos hemos quedado a las puertas.

La siguiente entrada será la sorpresa de finales de mayo de todos los años. Me está costando mucho trabajo redactarla debido a la cantidad de materia que me queda por estudiar y a la avalancha de prácticas de estos últimos días, pero si quisiese vivir para siempre, no me habría metido en su momento a estudiar Periodismo ni desde luego estaría haciendo Derecho. Pero no sigamos perdiendo el tiempo hablando de mí y adentrémonos en los secretos que la última de las entregas para consolas domésticas de la franquicia del elfo vestido de verde nos tiene reservados.

Sigue leyendo

En la recta final

No me queda más remedio que daros las gracias de todo corazón. Ciertamente vosotros habéis hecho de este blog uno de los más influyentes de la blogosfera de habla hispana relacionados con la animación japonesa, a pesar de que mi intención desde 2010 jamás fue otra que la de reconquistar a “mi reina”. No me merezco tener lectores tan fieles ni tan abnegados como vosotros a pesar de mis continuas crisis y la falta de actualizaciones, aunque ambas cosas tengan una explicación lógica.

Sigue leyendo

Another, el color de la muerte de P.A.Works

Another

- ¿Has oído hablar de Misaki? De la clase 3 del noveno curso. - ¿Había alguien con ese nombre en la clase 3? - Pasó hace 26 años. Era popular desde el séptimo curso: inteligente, bonita y tenía una gran personalidad. Era querida tanto por los estudiantes como por los profesores. - Sí, al menos hay una persona así en todos los cursos. - Sin embargo, poco después de comenzar el noveno curso, Misaki murió. - ¿Qué? ¿Cómo? - Escuché que fue un accidente, así que todos se encontraban muy conmocionados hasta que, de repente, alguien lo dijo. - ¿Dijo el qué? - Él… señaló a la mesa de Misaki y dijo: Misaki está allí, no está muerta.

El género del terror ha sido siempre uno de los grandes olvidados dentro de este blog, y eso que ser del Barça y tener que jugar con Pinto en la portería en plena Champions aterrorizaría al más sádico de los Hitchcock. Con la honrosa excepción de Jigoku Shoujo, prácticamente ninguno de los animes de este género habían llamado mi atención por muchos y muy diversos motivos que iban desde la archialudida crisis de guiones que vivimos desde hace cerca de una década, hasta la mera vagancia, pasando incluso por un detalle tan sórdido como inconfesable como es el de que seré un periodista y un jurista temerario pero… soy un cagueta para esta clase de cosas.

Sin embargo y casi por accidente recordé que el padre de “mi reina” es aficionado al género de terror y que, precisamente por eso, pensé que sería una buena idea retomar esta clase de series, aunque fuese de un modo puramente testimonial, hablando de un producto relativamente reciente y de moda como lo es Another. Una apuesta de P. A. Works que entró por la puerta falsa y que ha terminado por convertirse en una obra de culto presente en casi todos los perfiles de Facebook y cuentas de Twitter especializadas en el tema, muy especialmente en Japón.

Por lo tanto, y pese a pertenecer a aquella infame y deleznable cosecha del año 2012, con la siempre declarada intención de agradar a mi reina y, por supuesto, de intentar escribir algo que sea interesante para el resto, procedo a abrir la caja de Pandora, temiéndome siempre lo peor y confiando en que, por una vez, mi intuición para desenmascarar los bodrios antes de verlos se equivoque…

ATENCIÓN: La serie analizada a continuación contiene escenas de violencia extrema que incluyen mutilaciones, asesinatos excepcionalmente crueles, ríos de sangre y muertes sádicas en general que pueden herir la sensibilidad del espectador, por lo que ningún menor de edad debe verlo excepto bajo su propia responsabilidad.

Sigue leyendo

Kill la Kill, destruyendo la tiranía de la moda de la mano de Trigger

Kill la Kill

Esta “Hoja-Tijera” se la dejó la persona que asesinó a mi padre, y ahora vas a decirme a quién le pertenece, Satsuki Kiryuin. - Dices que te llamas Ryuko Matoi. - Por supuesto. - ¡Eres la hija de Isshin Matoi! - Maldita, así que conoces a mi padre.Ya has perdido demasiada sangre Ryuko. - ¿No es eso lo que querías desgraciado? - A este paso te desmayarás en cinco minutos. - No lo digas tan tranquilo. ¡Volveremos a vernos Satsuki!

Era una obviedad. Empezar el año con un análisis de TTGL no podía tener más explicación que la de contextualizar una inminente review de esta serie que prácticamente desde sus inicios se había convertido en la gran referencia del género durante el último medio año. Pero lógicamente, era necesario que finalizase su emisión para poder emitir de este modo una opinión fundada sobre ella, aunque para tal fin fuese necesario esperar un tiempo que, en cierta manera, me ha obligado a tener la bitácora relativamente poco actualizada.

He de reconocer que estos días han sido para mí muy difíciles por varias razones que no vienen al caso. Trabajo, exámenes, prácticas y algún que otro sinsabor personal me han tenido un tanto alejado tanto de Internet como de las ganas de escribir. No obstante, a costa de hacer de tripas corazón y de ir economizando ratos libres y de robarle, para qué engañarnos, alguna que otra hora al sueño, he conseguido acabarla para hoy coincidiendo con el fin de su emisión en Japón.

De este modo y con esta entrada, nos metemos de lleno en el panorama de las novedades recientes de esta temporada relacionadas con la animación japonesa tras un periodo un tanto aleatorio en cuanto a las actualizaciones, que se han caracterizado por una cierta preferencia en cuanto a los videojuegos que, así, pasarán a un plano más secundario hasta la llegada del verano, para ser de nuevo el manganime la principal referencia temática de este blog. Pero dejémenos de soliloquios y procedamos a desmenuzar el producto que por fin tenemos entre manos.

Sigue leyendo

Omohide Poro Poro. El harakiri realista de Takahata

Omohide Poro Poro

- Taeko dime, ¿no piensas casarte? - ¿Eh? ¿Tan raro es estar soltera? - Bueno no, no quise decir eso pero… – Ahora hay cada vez más mujeres que trabajan. Muchas de mis amigas aún no se han casado ¿sabes? - ¿De verdad? - De verdad. – ¿En serio? – ¡Que sí! - Ya veo. - Es algo normal… Por cierto Toshio… ¿cuando ibas a la escuela… aprendiste en seguida a dividir fracciones?

Sé que me repito demasiado a la hora de empezar estas reviews… Pero es que siempre sucede lo mismo de un par de años a esta parte. Por más que intento encontrar un anime actual que sea mínimamente decente (o simplemente soportable) siempre termino igual de desesperado con cada nueva cosa que me recomiendan o que pruebo por mi cuenta. Es más, la última incorporación en sumarse a mi lista negra de títulos impresentables ha sido ese bodrio llamado Anohana, que consiguió hacer que cayese inconsciente ante el ordenador, incapaz de mantenerme despierto cuando no había terminado ni el tercer episodio.

Eso quiere decir que hasta que avance el año, mi única posibilidad de poder seguir hablando de animación japonesa es tirar de clásicos, aunque eso redirige el problema hacia una sencilla pregunta como es la de “¿Cuáles?”. Así que me puse a pensar y a recopilar sugerencias y entre ellas caí en el poco cuidado y esmero que le he dedicado a mis muy queridos y adorados “apócrifos” de Ghibli. Un estudio cuya filmografía me propuse analizar en su totalidad y que este año es más noticia que nunca por la llegada a occidente de la que dicen, por enésima vez, que será la última película de Hayao Miyazaki, Kaze Tachinu. Pero eso es todavía adelantar acontecimientos.

Lo que sí es objetivo y demostrable es que desde La Tumba de las Luciérnagas, no había vuelto a abordar la trayectoria de Isao Takahata como director de cine y, en esta época de escasez de ideas, sus ocurrencias (fetos abortados que sobrevivieron en el cubo de la basura y se transformaron en largometrajes que, de no ser porque aparecía el dibujito de Totoro al comienzo, nadie que no padeciese algún tipo de parálisis cerebral podría aguantar más de cinco segundos seguidos sin acto seguido tirarse a las ruedas de un camión) se me antojan más que procedentes para ir ganando algo de tiempo hasta que llegue algo decente a mis manos. Así pues, sin más preámbulos, procedamos a descender a la fosa séptica de la animación japonesa para hablar de la simplemente vomitiva, Omohide Poro Poro.

Sigue leyendo