Nana

Nana (ナナ) de Ai Yazawa es la historia de dos mujeres sin ninguna similitud aparente entre ellas cuyos caminos se cruzarán accidentalmente en el tren que las trasladaba desde sus respectivos lugares de nacimiento a Tokio en el año 2000. Pronto descubrirán que ambas se llaman “Nana” (Siete en japonés) y que compartirán en el futuro algo más que un apartamento (Curiosamente numerado como el 707) y buenas migas. No en vano Hachi (Apodo que recibe Komatsu y que utilizan para diferenciarla de la otra) llegó a afirmar que “Si Nana hubiese sido un hombre, habría sido el amor de mi vida”.

El manga (perteneciente al género Josei) lleva 18 tomos publicados y continúa siendo serie abierta, mientras que el guión lleva dos adaptaciones cinematográficas a sus espaldas. El anime, del que nos encargaremos de analizar, ha sido adaptado por el estudio MADHOUSE y se compone de 47 episodios que cuentan la primera parte de la trama.

Personajes:

Nana Osaki: Es una de las dos protagonistas de la historia. Cuando era niña su madre la abandonó para fugarse con un hombre y quedó a cargo de su abuela que la cuido hasta su muerte cuando ella tenía 15 años. Gracias a Nobu empezará a socializarse y a contactar con otras personas con sus mismas inquietudes musicales, entra las que destacará Ren, del que se enamorará perdidamente (Ése es el motivo por el que tiene tatuada una “Flor de Ren (Loto)” en su brazo izquierdo). Junto a él formará el grupo punk Black Stones, o Blast como es conocido por sus fans. Poco después Ren la abandona para integrarse en la formación Trapness para lo que deberá trasladarse a Tokio. Más tarde, irá tras él. Tiene 20 años y bajo su apariencia fuerte e insensible, se esconde una mujer herida y con un gran miedo a la soledad, por lo que quiere crear “su propio jardín” con la gente que le rodea.

Nana Komatsu: Es la otra de las protagonistas de la historia y recibe el apodo de “Hachi” (Ocho en japonés) para distinguirla de la otra. Se trata de una chica que podría definirse como infantil, pija y supersticiosa, así como simpática y bobalicona, lo que hace que los de Blast la traten como si fuese su mascota. No tiene habilidad para controlar sus gastos y cada poco tiene que pedirle dinero a su familia, ya que sus trabajos no suelen durar demasiado. Su atractivo físico no pasa desapercibido para los hombres, que ven en ella a una chica fácil a la que llevarse a la cama ante su falta de voluntad para negarse al sexo. Un buen ejemplo de ello es que mantuvo una relación sentimental con un hombre casado que la abandonó tras mantener con ella algunos encuentros sexuales. Al principio de la serie tiene como pareja a Shouji, un estudiante de arte de su misma localidad natal que reside en Tokio por motivos profesionales, aunque la relación no tardará en romperse.

Yasu: Dejó una prometedora carrera como abogado para ser el batería de los Blast. De hecho, su afición por la marca de cigarrillos negros (que no tabaco negro) Black Stones le dio nombre al grupo. A lo largo de la serie desempeña el papel de manager de la formación y su figura representa en cierta forma la de un hermano mayor para Nana, de la que ha estado enamorado toda su vida. Mantuvo en el pasado una relación sentimental con Reira, la vocalista de Trapness, con la que cortó poco tiempo después de empezar a salir con ella.

Nobu: Es el guitarrista de los Blast y se le podría considerar como el primer amigo que Nana tuvo en su vida. De hecho fue la persona que le presentó a su pareja, Ren al que admiraba profundamente en su juventud. También es el miembro más inocente de la banda y su costumbre de actuar de forma correcta le traerá más de un problema, máxime cuando intente estrechar su relación con Hachi. Comparte piso con Shin y es el heredero de una importante cadena hotelera, aunque su vida es la música y no desea asumir sus responsabilidades.

Shin: Es el bajista de la banda, no posee estudios y disimula su corta edad, tan sólo 15, con toda clase de piercings y de tintes en su pelo. Su músico preferido es precisamente Ren y el tremendo parecido que mantiene con éste último hará que Nana lo acepte en su banda. Como ya hechos dicho antes es el compañero de piso de Nobu, aunque su carácter es muy diferente. De hecho, su fuente de ingresos es la prostitución, que ejerce con mujeres. Mantendrá una relación con Reira debido a un rasgo de identidad común…

Reira: Es la cantante del grupo Trapness y, para muchos, la responsable de su éxito. Su delicadeza y belleza física así como su suave tono de voz hacen que muchos la consideren una auténtica princesa del Rock. En realidad parte de su sangre es norteamericana (al igual que sucede con Shin) aunque este dato se ocultó para asegurar su éxito en Japón (país en el que los mestizos no tienen nacionalidad japonesa). Contratará los servicios de Shin con la excusa de obtener satisfacción sexual, aunque lo que realmente buscaba era la compañía de un amigo, aunque es cierto que en más de una ocasión se plantea mantener con él una relación sentimental. Sin embargo su verdadero amor es Takumi, motivo por el cual todas las relaciones que ha mantenido a lo largo de su vida (como la de Yasu) no tienen futuro.

Takumi: Líder de los Trapness y autor de la mayor parte de las letras que interpreta el grupo. Un hombre mujeriego y sin ningún tipo de escrúpulos a la hora de conseguir lo que quiere. De hecho Nana llega a decir de él, al principio del episodio 32, que sólo a un hombre tan sumamente posesivo como él se le pudo llegar a ocurrir un nombre con un significado como el de su grupo. Su relevancia en la historia es mínima hasta que le presentan a Hahi en una fiesta. A partir de ese momento comienzan una relación con la que cambiará todo el curso del guión.

Ren: Es el bajista de los Trapness, aunque sus inicios se encuentran en los Blast. Lleva un candado al cuello que Nana le puso en el pasado para que se pareciese a Syd Vicious en la película de los Sex Pistons y para simbolizar que era suyo. Su capacidad para la interpretación y la composición lo convierten en uno de los mejores músicos de Japón, algo que no pasará desapercibido para Takumi que le propondrá irse a Tokio para formar para de la banda que lidera, los Trapness. Mantiene con Nana una relación turbulenta con toda clase de altibajos, que se agudizarán a raíz de la creciente enemistad que surge Takumi y su novia a causa de Hachi.

Naoki: Es el batería de los Trapness, aunque muchos lo conocen sencillamente como “El rubio”. De él no trasciende gran cosa salvo la que se trata de un hombre alegre y dicharachero que siempre está bromeando y que no pierde la ocasión de aparecer con poses “Super Deformed” para darle toques de humor a casi todos los documentos en los que participa, especialmente en los más tensos. Posee también mucho éxito entre las mujeres, aunque ciertos comportamientos suyos dan a entender que también posee mucha pluma.

Openings:

En el caso de Nana, tanto los openings como los endings están todos ellos interpretados por las cantantes ANNA (que pone la voz cantante a Nana) y por OLIVIA que hace lo propio con Reira

  1. Primera apertura: Rose Interpretada por ANNA inspi’ NANA (BLACK STONES)
  2. Segunda apertura: Wish Interpretada por OLIVIA inspi’ REIRA (TRAPNEST)
  3. Tercera apertura: Lucy Interpretada por ANNA inspi’ NANA (BLACK STONES)

Endings:

  1. Primer Final: A little pain Interpretada por OLIVIA inspi’ REIRA (TRAPNEST)
  2. Segundo Final: Starless Night Interpretada por OLIVIA inspi’ REIRA (TRAPNEST)
  3. Tercer Final: Kuroi Namida Interpretada por ANNA inspi’ NANA (BLACK STONES)
  4. Cuarto final: Winter Sleep Interpretada por OLIVIA inspi’ REIRA (TRAPNEST)

Análisis:

La primera impresión que tuve cuando me hablaron por primera vez de Nana no fue precisamente positiva. Jamás había soportado los guiones de Ai Yazawa y a los entornos marginales en los que suele ambientar sus mangas y desde luego no soy precisamente aficionado al Josei. Sin embargo, tal fue el fenómeno despertado en Internet por esta serie que no tuve otro remedio que verla. Una vez terminados los 47 episodios, que forman lo que no es más que la primera parte de la historia, la impresión que me queda no puede ser más irregular.

Inicialmente la historia comienza de un modo bastante parsimonioso, con la presentación de las dos Nanas y sus respectivas historias personales. Posteriormente se empiezan a suceder los conflictos, reencuentros, desengaños y pasiones que sirven para hilvanar todo culebrón que se precie y que tan buenos resultados suele reportar… hasta que la historia se le va de las manos a Yazawa. El conflictivo romance de Hachi con Takumi hace que poco a poco ésta se distancie de Nana hasta que prácticamente rompen relaciones. A partir de ese momento la historia estará protagonizada por esta última (Osaki) mientras que Komatsu realizará alguna que otra aparición esporádica y hará las veces de personaje secundario.

Este último detalle echa por tierra el buen trabajo realizado en los 25 primeros episodios en los que el contraste y la complicidad existente entre las dos Nanas y sus problemas personales consiguen fascinar al espectador y engancharlo a la historia. Tampoco puedo ocultar mi antipatía por Hachi. Lo que inicialmente puede pasar como una chica ingenua y víctima de hombres sin escrúpulos, se convierte finalmente en una tontorrona cuyo comportamiento es el de una chica fácil de llevarse a la cama y con total disposición a actuar de modo incorrecto y hasta me atrevería a decir que “inmoral” a pesar de ser consciente de ello.

Tal vez es esta última palabra entrecomillada la clave de todo. Personalmente encuentro muy desagradable las atmósferas decadentes en cuanto a ética y moral se refiere y me cuesta mucho solidarizarme con los personajes que la integran. Un buen exponente de lo que digo lo encontramos, por ejemplo, en Ren que se niega a usar preservativo para mantener relaciones sexuales con Nana, de modo que esta última se ve obligada a tomar la píldora. Tampoco el comportamiento de Shin me parece un modelo de virtud, ni siquiera en el contexto de la prostitución ,y si entramos en el debate de lo que representa un ser tan despreciable como Takumi, este párrafo puede alcanzar dimensiones quijotescas.

La calidad técnica es todo lo aceptable que un manga de Yazawa y sus personajes espigados, sobrecargados de pendientes y perforaciones y con toda clase de gestos “Super Deformed” para darle un toque de humor a las secuencias. Tampoco es que Madhouse se haya caracterizado jamás por grandes alardes en este terreno, con lo que “simplemente” gozaremos de un dibujo nítido y de excelente realismo en sus fondos, aunque sin destacar especialmente en ningún aspecto…

Mención aparte merece la OST. El hecho de tener como tenor de fondo la lucha entre un grupo de Pop-Rock como Trapness y otro de Punk como Blast hace que nos encontremos ante una de las bandas sonoras más impactantes de la presente década y, probablemente, de la historia del anime. Mis temas preferidos son sin duda “Wish” y “Starless Night”, los singles que dan vida al segundo Opening y Ending respectivamente de la serie.,

Por último, no está de más hablar del final. Como en tantos otros animes, Nana se llevó al campo de la animación cuando el manga continuaba editándose, lo que obligó a adoptar toda serie de estrategias para entretener a los fans que permitiesen avanzar a la historia mientras éstos se encontraban entretenidos. Los recurdos van desde los socorridos episodios de relleno hasta los recopilatorios (denominados en el anime con el número del capítulo anterior y al que se le suma 0.5. Sin embargo cuando se da un caso como éste hay muchas formas de darle un final a una serie, la elegida para Nana no fue la correcta.

Si bien es cierto que en algunos títulos como Great Teacher Onizuka, la idea de darle un final abierto en que se da a entender que todo seguirá igual que siempre puede dar un buen resultado, pero en otros como éste el producto final es simplemente desastroso: La acción se traslada a la actualidad, y vemos a todos los personajes con siete años más, aunque tan sólo uno de los interrogantes de la historia queda aclarado.

Incluso si finalmente se anima la segunda parte de la trama, la forma de concluir el anime es a todas luces desacertada, con diez episodios planos y sin calidad alguna que alargan la serie hasta un agónico final que deja al espectador frío, indiferente e incluso con una cierta sensación de haber perdido el tiempo siguiendo la historia principal.

No obstante, hay que reconocerle a Nana el intento de contar una idea diferente y que sin la intención de gustarle a todo el mundo. Una apuesta valiente a la que hay que reconocerle el mérito de ser tal cosa, aunque no haya logrado convencerme.

Nota: 7

5 comentarios el “Nana

  1. Menuda review, Dath. Está curradísima.

    Aunque no pueda estar de acuerdo en cosas como el final, o en el parecer sobre Hachi (ya que para mí aunque sea rematadamente estúpida y se deje utilizar por los tíos a sabiendas de que no la quieren más que para un polvo, en el fondo me cae bien).

    En lo que te doy la razón es en que la ost es sin duda asombrosa. Es desde luego algo que no puede dejar a nadie indiferente porque jugar con diferentes estilos musicales en la misma serie y hacer incluso que sean relevantísimos y hasta rivales en un mismo nivel, no debe de ser tarea fácil, y no es lo mismo ponerlo en un manga dibujadito y contándolo y que ya cada uno se lo medio imagine, a poderlo escuchar realmente por un buen trabajo y una gran dedicación en lo que a eso se refiere.

    Bueno, creo que después de esto y lo que ya puse en mi blog, no me queda más que decir por el momento. A no ser que de repente creemos un debate xD

    Bye bee!

  2. mmm…. llegue a tu blog buscando informacion de nana que acabo de empezar a ver primero tengo que decir que una reseña muy detalla eh informativa jajaj
    y segundo si en el episodio 3 con la historia de como y por que
    me estoy aburriendo a muerte quiere decir que deberia de dejar de verla antes del ep. 25? y estoy de acuerdo contigo con hachi esa chica es desesperante jajaj

  3. Hola Morrigan

    Es que los primeros episodios son más bien “pilotos” (de prueba). Sólo sirven para ponerte en situación y poco más. A partir del 6 más o menos es cuando empieza la historia de verdad y bueno… tiene altibajos. A mí en algunos momentos me gustó bastante hasta que llegó el episodio 24, en el que la serie empieza a flojear al menos para mí.

    La decisión de seguir viéndola o no es tuya, ya que aunque a mí no me gustó excesivamente, conozco a mucha gente que la considera una obra maestra. Por ejemplo, si quieres contrastar mi opinión, y ya que también está por aquí, te recomiento que le eches un vistazo a lo que escribió Wish al respecto que además desglosó la serie por capítulos.

    Espero haberte servido de ayuda y encantado de conocerte 🙂

  4. Pingback: Death Note « Todos tenemos un precio menos en nuestro blog

  5. Pingback: Bakemono no Ko. Hosoda a hombros de gigantes para sucederse a sí mismo | Drakenland / El lobo zamorano

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s