Interstella 5555 The 5tory of the 5ecret 5tar 5ystem

Pocas personas dimos crédito a lo que veíamos cuando en 2003 dos personalidades tan diferentes como el duo de Techno/House francés Daft Punk y un genio del anime como Leiji Matsumoto, unían sus fuerzas para dar vida a uno de los proyectos, sino más innovadores, al menos de los más aventurados de la historia del entretenimiento audiovisual. Con el título de Interstella 5555 The 5tory of the 5ecret 5tar 5ystem, el álbum “Discovery” de Daft Punk publicado dos años antes servía para dar vida a la extraña historia de la abducción de un grupo musical extraterrestre que es llevado a La Tierra para triunfar en las listas de ventas de todo el mundo.

Más tarde, la formación descubre que ellos no han sido los únicos en sufrir este tipo de raptos y que su captor hizo lo mismo en el pasado con otros grandes genios de la música a los que bautizó con nombres como Mozart o Louis Armstrong, de los que se deshizo cuando su agotamiento físico les impidió seguir actuando. Sin embargo no estarán solos, puesto que uno de los fans de la formación, captó la señal de auxilio lanzada por el batería del grupo poco antes de quedar inconsciente y se desplazará al planeta Azul con la intención de devolverles la libertad.

Afortunadamente, las restricciones que al guión le otorgan las peculiaridades de la cinta, como pueda ser el orden de las canciones del álbum primigenio o el hecho de que los protagonistas no articulen una sola palabra que no pertenezca a una de las canciones de Daft Punk, lejos de suponer un lastre le dio al trabajo un aire realmente sorprendente.

Pese a ocuparse sólo de los diseños y de algunas tareas de supervisión, el estilo personal de Leiji Matsumoto se hace presente en todo momento con la temática espacial y la omnipresente protagonista femenina de sus obras. Por un lado se trata del creador de obras maestras como Captain Harlock, Galaxy Express 999 o Queen Millenia. Auténticos referentes de la ciencia ficción animada con los que Matsumoto logró su pasaporte a la gloria en el mundo del anime, utilizando como argumentos los unos personajes perfectamente hilvanados física y psicológicamente hablando y unas tramas sobrecogedoras en las que el mundo que conocemos y el universo convergían de una forma casi mágica.

A este respecto siempre me ha gustado comparar estas maravillas con un título al que, con el debido respeto, no considero otra cosa aparte de una simple basura como es Gundam Seed. ¿En qué se quedan las dos series (Ovas al margen) que la componen si les quitamos los openings y los endings así como la increíble cantidad de merchandising editado por Bandai? ¿Tal vez en una panda de niñatos idiotas y con problemas mentales, que se pasan el día actuando como unos histéricos, mientras van viviendo una serie de acontecimientos sin el menor sentido y en los que se sabe a la perfección que pase lo que pase el protagonista se sale con la suya? Detalles como ésos son los que, a mi juicio, diferencian a maestros como Matsumoto de aquellos que sólo buscan la comercialidad de sus obras. Aunque a este respecto también hay otro detalle sobre el que me gustaría llamar la atención como, por ejemplo, en el otro de los principales alicientes de InterStella 5555, su protagonista.

Cierto es que siempre realiza el mismo dibujo para reproducirla como es el una mujer cuya cautivadora belleza se construye a través de una figura estilizada, pelo largo ondulado y rubio bajo el que se asoman unos ojos rasgados de mirada triste, vacía, melancólica y dulce capaz de enamorar y cautivar a cualquier hombre digno de llamarse así. ¡Cuánto tendrían que aprender alguno de los muchos que sólo recurren al fanservice y otras argucias similares con se pretende atraer al público masculino a costa de la voluptuosidad de las mujeres que intervienen en un guión, en vez de con algo tan simple y a la vez tan efectivo, como es la calidad.

En ese sentido Matsumoto se parece mucho a otro de mis autores favoritos como es Mitsuru Adachi; genio donde los haya del melodrama juvenil, que con los mismos diseños repetidos una y otra vez en series como Miyuki o Touch, consiguió construir alguno de los entornos más bellos y nostálgicos de este género. Incluso en casos como el mío no es difícil encontrar testimonios que avalen que sus historias fueron capaces de poner una tierna nota de luz y color y, por qué no decirlo, nostalgia, a todos los que disfrutamos de las peripecias de sus personajes cuando entrábamos en la adolescencia.

Volviendo a lo que nos ocupa, y con la intención de mencionar ya algunas curiosidades, lo cierto es que ni el grupo secuestrado ni sus miembros tienen nombre, aunque una vez llegados a nuestro planeta y convertidos en humanos, su despiadado productor los bautizará como “The Crescendolls” y llamará Octave al teclista (32 años) , Baryl al batería (20), Arpegius al guitarrista (27) y Stella a la bajista (24).

No hemos de olvidar tampoco que Daft Punk no es un duo convencional. Se trata de dos auténticos “frikis” del Techno que actúan siempre disfrazados de robots y que, lógicamente, no quisieron perder la oportunidad de compartir algo de protagonismo con los cuatro alienígenas de la película… y de perder contra ellos en la que es, con diferencia, la escena más divertida de la producción.

Por último, en los últimos compases de la cinta, uno de los guardias se pone a ver un partido disputado entre las selecciones de Francia y de Japón, el clara alusión al mundial que iba a disputarse un año más tarde en tierras orientales, en el que finalmente la lógica de la supremacía futbolística de los Zidanes y compañía, por entonces vigentes campeones del mundo, se imponía a la débil pero luchadora selección japonesa por 2 goles a 1.

El producto final es sin lugar a dudas magistral y supone una de las sorpresas más agradables de cuantas nos ha ofrecido la factoría Toei, que tan pocas alegrías nos está dando en la presente década a los que antaño fuimos fans de la marca al grito de “Kame Hame Ha”.

Nota: 7.5

8 comentarios el “Interstella 5555 The 5tory of the 5ecret 5tar 5ystem

  1. Hola Stella.

    Lo siento pero te he editado el comentario. Existen muchas formas de hacerse con Interstella 5555, como por ejemplo visitar youtube en donde se encuentra subido en su totalidad, utilizar la mula o comprarse en DVD original.

    Este blog se realiza sin ánimo de lucro y lo único que pretendo con él es facilitar algo de información sobre las series que veo y sobre alguna que otra cosilla que caiga en mis manos. No quiero que se convierta en un mercadillo.

    Espero que lo entiendas.

    Un saludo.

  2. Oh la la… hace años vi el vídeo completo en un programa llamado “Sputnik” (del Canal 33 catalán; equivalente a La 2) y flipé en colores.
    Por un lado Daft Punk, que por entonces era una de mis debilidades, y por el otro Matsumoto. Una combinación perfecta, hipnótica…

    Descubrí a Matsumoto (y de paso el manga) a los seis años gracias a un VHS perdido que, a día de hoy, no recuerdo cómo fue a parar a mis manos. Tampoco recuerdo cómo salió de ellas (no lo encuentro por ningún lado).
    De hecho tenía dos VHS manga; el de Matsumoto, nada más ni nada menos que “Capitán Harlock”, y otro titulado “Alas doradas” (http://www.imdb.com/title/tt0416781/). Este segundo era una especie de plagio cutre de Mazinger Z, pero de pequeño me emocionaba mogollón.

    “Capitán Harlock” me quitaba el sueño. Siempre sentí debilidad por las aventuras espaciales y éste ofrecía una carga emocional pocas veces vista. Tan sólo en las magistrales Lady Oscar y Candy… que eran cursis pero tenían su miga; especialmente Lady Oscar (por cierto, Jacques Demy rodó una extraña pero nada desdeñable versión con actores reales a finales de los 70).

    Por suerte, la tv catalana compró los derechos en 1985/86 (justo antes de Doctor Slump y bastante antes que Dragon Ball)
    y pude complementar la historia iniciada en el VHS, que debía ser el episodio piloto.

    Desde entonces no he visto a Harlock por ningún lado.
    Soy un completo ignorante en Manga y Anime. Gracias a tu blog, que me desentierra profundos recuerdos casi olvidados, he descubierto que la saga galáctica de Matsumoto va mucho más allá de Harlock. ¿Podrías recomendarme las obras imprescindibles? Me imagino que encontrarlas será difícil, no?

  3. ¡Ostrás! Pero quillo, que te has remontado a los “inicios más iniciales” del blog xD. Dios, hace tantos años que hice esta review que de no ser porque tuve que resubir una serie de imágenes casi ni me acordaría. Además, ahora me curro algo más las reviews ^^.

    A lo que iba, de Matsumoto las imprescindibles aparte de Harlock son las que puse. Es decir, Galaxy Express 999, de la que Canal + en sus inicios emitió sus primeros episodios y nada se volvió a saber de ella, y Queen Millenia, que fue emitida en Tele5 con el nombre de Exploradores del Espacio.

    Sobre encontrarlas… pues me consta que de la primera se subtitularon la OVA y sus películas. De la serie ya… (además eran 113 episodios). Y de la segunda… pues ya sabes. Están los típicos montajes DVD + VHS y no son tan difíciles de encontrar. Pero oficialmente hablando, y por desgracia, me temo que a día de hoy nah de nah.

    En fin, los catalanes sufrís las autopistas cada vez que queréis desplazaros 10 km en coche. Pero al menos tenéis de consuelo el que habéis disfrutado de mucho más anime que el resto. Porque para que te hagas una idea, yo no me enteré de cómo acababa Dragon Ball hasta que Antena 3 se hizo con sus derechos, ya que Telemadrid se rajó y no siguió emitiéndola.

    Un saludo.

  4. Síiiií, me remonté hasta los inicios de tu blog 😀

    …y, al ver éste y otros artículos, flipé en colores.

    Te doy toda la razón en lo que comentas sobre TV3 y Canal 33, su segunda cadena. La primera cumple con creces su función de cadena pública emitiendo programas “serios” (debates, entrevistas bien planteadas y telediarios harto competentes… no todo es de color rosa, pero me atrevería a decir que está por encima de la media) y de entretenimiento nada chabacano. Canal 33 se encarga de la programación infantil (muy depurada y apoyada fundamentalmente en manga y series didácticas de factura catalana como el famoso Pocoyo) y de contenidos más especializados como pueden ser documentales, 60 minutos y programas varios sobre música, literatura, gastronomía…etc.
    Y no trabajo para ellos, eh? 😉 Se nota que allí hay mucho trabajo invertido y vale la pena resaltarlo de vez en cuando.

    A lo que vamos, que me voy por las ramas. ¿Exploradores del espacio? Ahora que lo comentas, ya decía yo que alguna mañana de resaca había visto Capitán Harlock (o más bien un serial de la factoría Matsumoto) en Tele 5… ¡Que lástima no haberla seguido con más rigor!
    Bueno, muchísimas gracias por la información; me pondré manos a la obra y revisaré mercadillos físicos y virtuales.

    Saluti!

  5. ¡Ostrás! Pues por ridículo que parezca no sabía que Pocoyó tenía como origen Canal 33. Joder, pero si el Pato ha sido mi ídolo desde que trabajé en un periódico de mi provincia en 2006 y me enseñaron una imagen un día que estaba de guardia. ¡QUÉ COSA TAN PEPINA DE DISEÑO T______T!

    Y sí, sin lugar a dudas esos recuerdos resacosos eran de Queen Millenia porque la emitían precisamente los sábados por la mañana xD.

    Un saludo.

  6. El partido de fútbol entre Japón y Francia me parece más bien un guiño a que es una película franconipona (Daft punk Francia, Leiji Matsumoto Japón) y a Francia es de los mayores amantes de anime.

  7. Pingback: Shelter, el Matrix de Porter Robinson | Drakenland / El lobo zamorano

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s