Ima, Soko ni Iru Boku (Now and then, Here and There)

Años han pasado ya desde que un usuario de la ya desaparecida Spanishare, le descubriese al panorama otaku español de una serie desconocida para el gran público llamada Ima, Soko ni Iru Boku (今、そこにいる僕) también conocida con el nombre de “Now and There Here and There”. Por entonces, y pese a las buenas puntuaciones otorgadas por los usuarios de webs como Animenfo, no consideré oportuno verla y la que muchos definían como una obra maestra incomprendida e infravalorada se encontraba destinada a acabar llenándose de polvo en una de las esquinas de mi habitación entre los muchos DVDs que tengo sin ver.

Sin embargo, cuando bloggers de referencia para mí y de la talla de Reboot o Wish hablaron auténticas maravillas de este anime, fue para mí una obligación cuanto menos moral el de echarle un vistazo y juzgar si a mi juicio está o no a la altura de su fama. Desgraciadamente, mi sensación tras acabar de ver su último episodio es la de una enorme decepción.

La historia nos pone el la piel de Shu, un joven estudiante de Kendo que tras acabar uno de sus entrenamientos, conoce por accidente a una niña de enigmática belleza llamada Lala-Ru. Pese negativa inicial de la extraña chica a hablar con él, el protagonista consigue entablar una conversación con ella, aunque poco durará su alegría. Para su sorpresa, delante de sus ojos aparecerá de la nada un contingente de soldados que pretenden secuestrarla. Shu intentará impedirlo, pero en el forcejeo y para su sorpresa, serán teletransportados a una gigantesca fortaleza llamada Hellywood gobernada por un lunático llamada Sir Hamdo y cuyo objetivo es el de conquistar el mundo. Poco antes de perderla, tras su fallido combate, Lala-Ru le pedirá ayuda a Shu, quien armado sólo con su modesto bokken tendrá que plantarle cara al sádico líder militar.

Personajes

Shuzo Matsutani (Shu): Es el protagonista de la historia. Un joven estudiante de kendo que se verá involucrado por accidente en el secuestro del ente conocido como Lala-Ru. Se trata de un personaje de espíritu alegre y noble cuyo lema es el de que mientras haya vida hay esperanza. Su habilidad para el combate irá creciendo conforme avanza la serie, lo que no le impedirá demostrar en los momentos más duros una nobleza y gallardía impropios en una persona de su edad. Un buen ejemplo de ello será el de su negativa a azotar a dos compañeros suyos por estar desarmados a pesar de haberlo maltratado.

Lala-Ru: A lo largo de la historia no se explica demasiado bien qué o quién es este personaje. Se le podría definir como un ente con millones de años a sus espaldas cuya personalidad se encuentra firmemente marcada con el estigma de la tragedia que ha marcado su vida: ser el motivo de las disputas entre diferentes facciones que se disputaban el control que ejerce sobre el agua merced a un llamativo colgante azul que siempre lleva en su cuello. En el desarrollo de la serie, Shu es en cierta forma el encargado de custodiarlo.

Nabuca: Cuando era tan solo un niño, los soldados de Hellywood atacaron su pueblo y lo tomaron como prisionero. Rápidamente ingresó en las filas del ejército de la fortaleza y se le prometió que una vez que el tiránico Hamdo “ganase su guerra”, él podría volver a su casa. Ése será el motivo por el que desde esa fecha muestre un coraje y una valentía al luchar que le harán merecedor del respeto de la mayor parte de sus compañeros. Al principio de la serie, se trata del típico soldado que cumple órdenes sin preguntarse el porqué. Sin embargo, su combate contra Shu sembrará en él las dudas sobre su papel en la vida y especialmente sobre la rectitud de sus actos.

Tabool: Es el único superviviente que queda con vida del pueblo en el que nació Nabuca y, tal y como sucede con él, está integrado en el ejército de Hellywood. Sin embargo, su carácter es muy diferente al de su paisano. Se trata de un hombre violento y especialmente conflictivo que tras el pretexto de volver a su casa, oculta que su verdadera meta en la vida está la de dominar algún día la fortaleza. La llegada de Shu a la fortaleza alterará más incluso su personalidad. Un hecho que en no pocas ocasiones le recuerdan.

Sara Ringwalt: En una de las escaramuzas de las tropas de Hellywood que tenían como objetivo el de localizar a Lala-Ru, confundirán a esta chica norteamericana con la niña de los cabellos azules y la secuestrarán. Su belleza no pasará desapercibida para los líderes de las tropas de Hamdo y poco después de que conozca a Shu en la celda en la que se encontraba prisionera, servirá para satisfacer sexualmente a los soldados de la fortaleza. Esta práctica también tiene como objetivo el de que se quede embarazada para así aumentar en número de acólitos a la causa del militar demente.

Boo: Es un niño de procedencia claramente africana y desempeña el papel de un novato que comparte barracón de Nabuca. Sin embargo, y al contrario que su admirado amigo, es incapaz de disparar un arma y son constantes las escenas en las que se limitará a apuntar con una pistola mientras es incapaz de contener los tembleques que le produce los nervios de tener un arma con la que matar a alguien. Y es que en su caso, él, aunque nunca lo reconoce explícitamente, está en contra del ejército al que pertenece.

Sis: Aparecerá en la segunda parte de la historia. Se trata de una de las habitantes de Zari-Barth y su misión en la vida es el albergar a los niños huérfanos de la ciudad y a los perdidos por el desierto para darles un lugar en el que crecer. Su carácter es optimista, aunque riguroso y estricto a un tiempo con “sus niños” a los que no duda en dar capones cada vez que realizan algo incorrecto. Más tarde, será toda una guía espiritual para Sara y le ayudará a superar su estancia por la inhumana reclusión a la que fue sometida.

Elamba: Es el otro de los protagonistas de la fase que transcurre en el poblado de Zari-Barth. Al contrario que Sis, con la que mantiene constantes roces y disputas, se trata de un hombre de carácter violento y testarudo que ha consagrado su vida a asesinar a Hamdo. Un hecho que lo irá convirtiendo progresivamente en un demente tan peligroso como él en su empeño por defender su ciudad y acabar con Hellywood. Es también un enemigo declarado de Lala-Ru e intentará usarla en sus planes.

Abelia: Podríamos definirla como la jefa de Estado Mayor del ejército de Hellywood y la máxima responsable de las operaciones bélicas desarrolladas en nombre de Hamdo. Su carácter es frío, inhumano y calculador y su único objetivo es la salida adelante de la fortaleza. Un buen ejemplo de ello son las expediciones que realiza tras las batallas a poblados de gente indefensa con la intención de reclutar niños y secuestrar a mujeres fértiles que den hijos que engrosen sus filas. Respecto a su carácter se trata de una persona cuya admiración y devoción a su líder es total, lo que en no pocas ocasiones le hace olvidar los constantes malos tratos a los que la somete.

Sir Hamdo: Todo un compendio de las características del arquetipo clásico del demente. Su única ansia es dominar el mundo y su carácter de hombre sádico y cruel contrasta con sus constantes pataletas de crío que le hacen llorar por cualquier cosa. Sin embargo, en sus planes se interpone la escasez de agua, que en Hellywood es valorada como un auténtico tesoro. Por ello, su máxima prioridad es la de secuestrar a Lala-Ru y hacerse con su misterioso pendiente con el que intentará conseguir todos los litros del líquido elemento que le permitan consumar sus planes.

Análisis

“La fragilidad y fugacidad de estos diezmil millones de años es lo que me hace quererlos hasta la aflicción”. Ésta es la traducción que los chicos de Go Fansub propusieron como correcta para el letrero con el que se inicia cada uno de los trece episodios de los que se compone este “Ima, Soko ni Iru Boku? creado por Pioneer Entertainment en 1999. Sin embargo este prometedor comienzo se trunca tan sólo a los diez minutos de comenzar.

Es ahí donde encontramos el primero de los grandes errores de la serie: su premisa inicial. Cierto es que en otros títulos, como pueda ser Saikano, funciona la estrategia de presentar un primer episodio que apunta a un desarrollo aparentemente normal e intrascendente hasta que en un momento determinado se rompe repentinamente el esquema narrativo para desarrollar una historia que poco o nada se asemeja a lo que más tarde se verá. Sin embargo, en Now and Then, Here and There esta idea falla desde el comienzo.

El motivo fundamental es que el secuestro de Shu y Lala-Ru, a partir del que transcurrirá la historia real, lejos de integrar la trama con la narración inicial, rompe radicalmente con ellas. Con ello, la sensación general que al menos a mí me inspiró fue la de un pequeño “cojeo” constante en el guión que no termina de solucionarse ni siquiera en el final.

Tampoco es que se pueda decir que los malvados estén precisamente bien creados. Nunca he ocultado mi repulsa al maniqueísmo como forma de dibujar al “malvado” mediante rasgos que denotan simplemente que se comporta mal “porquesí”. A mi juicio ésta es una forma bastante infantil y poco afortunada de desarrollar psicológicamente a un personaje del que simplemente se espera que se le odie. Sin embargo, un antagonista debe tener motivos que vayan más allá que en de demostrar constantemente que es un enfermo mental y lo que es peor, que hay gente que le hace caso y sigue sus dictámenes.

Respecto al desarrollo en sí, simplemente no me ha gustado. Las escenas abusan demasiado de la crueldad con la idea de conmover al espectador, con lo que no faltarán momentos realmente impactantes (que en su momento apuntó Wish) como son la explotación infantil, los abusos sexuales y la tortura.

En ese sentido hay que reconocerle a Now and There, Here and There un cierto mérito a la hora de no querer contar una historia almibarada y llena de momentos fáciles y dulces. Las situaciones retratadas son especialmente duras y no cabe la menor duda de que consiguen hacer reflexionar al espectador en momentos tan interesantes como la fuga de una de las protagonistas. Sin embargo, estos escasos momentos contrastan con otros en los que los personajes actúan sin un criterio demasiado definido, incluso en uno de los episodios se limitan a huir de una planta carnívora sin un mayor aparte a la historia aparte de un simple relleno. Mientras, algunos de los puntos del guión no se aclaran o se justifican. Un buen ejemplo puede ser el de la existencia de más fortalezas como Hellywood.

Otro de sus fallos, reside en que, con el debido respeto que siempre me inspira un bokken, una espada de madera no un arma con la que nadie, y menos un niño más bien torpe en el arte del kendo, pueda competir contra soldados perfectamente entrenados y provistos de armas de fuego. Tampoco ha conseguido suscitar mi interés la relación entre Lala-Ru y Shu. Éste último le presta su ayuda exclusivamente porque se la pide, pero es que en el transcurso de los acontecimientos, tanto los diálogos como las situaciones me han dejado una enorme sensación de frialdad y la de una relación forzada entre los personajes “forzada por el guión”.

Argumentalmente acaba de cualquier manera y dando la sensación de haber perdido el tiempo. Ni siquiera se informa de la ubicación geográfica de los hechos. Un aspecto en el que algunos, como ErGuiri, apuntan a un desarrollo en África, mientras que otros la sitúan incluso en el futuro. Yo me posiciono en un término medio y apuesto por la posibilidad de que se desarrolle en el sudoeste asiático o en el norte de África, dado que los soldados, salvo en casos como el de Boo, son reclutados en pueblos cuyos habitantes poseen rasgos característicos de las tribus árabes como son el turbante, el pelo negro y la piel oscura.

No puedo explayarme mucho más. Me sienta mal situarme a la contra de lo que opinan tantas personas en relación a una serie de la que me esperaba tanto. Pero este anime me ha decepcionado y honestamente no encuentro palabras, buenas o malas, que decir sobre este anime aparte de lo que habéis leído. Sólo me queda remitiros a los blogs que he mencionado con anterioridad si queréis contrastar mi opinión.

Nota: 2.5

5 comentarios el “Ima, Soko ni Iru Boku (Now and then, Here and There)

  1. Es cierto que tiene defectos graves de script y que le sobran minutos como a todas las series. Pero dentro de lo que hay está bastante bien. Es corta y amena.

    Tienes razón cuando apuntas a las roturas del guión pero tampoco se separa tanto. Y sí, tiene muchas fantasmadas, como buen anime que se precie.

    Espero que al menos Denno Coil te esté gustando más xD

  2. Juas, Reebot, no pierdes oportunidad nunca, qué crack eres.

    Entonces, Dath, tras leer tu post con detenimiento (anoche lo miré MUY por encima) me da que el cinco se lo has puesto un poquito por lástima, que te daba cosa ponerle un cate teniendo en cuenta que hay series mucho peores, a pesar de que le hayas encontrado tanto fallo y no te haya gustado la serie.

    A ver si la próxima serie que te pongas a ver te deja un mejor sabor de boca, así te olvidas un poco de ésta. Y no te sientas mal porque no te haya gustado aunque a nosotros sí, que para algo están los gustos personales de cada uno, hombre, que si fuéramos todos iguales y a todos nos molase lo mismo sería aburridísimo, ¿no te parece?

    Pd. Siguiendo la doctrina de Reboot-sama: si quieres ver animalitos simpáticos ponte con Arashi no Yoru ni.

  3. Es que sintiéndolo mucho Wish yo no suspendo a una serie de la que vosotros habléis bien. Son normas de la casa XD.

    Y sobre lo de Denno Coil, pues es que otra de mis máximas es que nunca hablo de una serie (salvo de Lucky Star) que no haya terminado. Ahora, aunque no te lo creas, con lo que estoy es con Ai-Ren, que Doña Wish me puso los dientes largos con el post que hizo en su blog (que llevaba diciendo desde Semana Santa que empezaba con ella ya por fin me he puesto) :P.

    Un saludo.

  4. A mí me pareció muy interesante, aunque con muchos puntos colgando, y es cierto que en el diseño de personajes se apeló al estereotipo malo-bueno.
    El final era un poquitín predecible, aunque yo me creí por un momento que Lala Ru y Shu quedarían como unos Adán y Eva del futuro.

  5. Sí, la verdad es que es una hipótesis bastante válida y creo que hubiese sido una forma bastante correcta de acabar la historia (aunque ello la hubiese convertido en un clon de Evangelion).

    En mi caso, el final me dejó una cierta impresión de “intrascendencia”. Algo así como si todo lo que hubiese pasado en el fondo no hubiese servido más que para dejar las cosas más o menos como estaban con respecto a los dos protagonistas.

    Es difícil de explicar sin dar spoilers con lo que simplemente dejaré esa idea ahí pero me chocó esa forma de acabar. Sobre todo en relación a Shu, que no parece en absoluto afectado por lo que ha vivido.

    Un saludo.

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s