Lucky Star

Desde el mismo momento en el que comencé a escribir este blog sabía que Lucky Star iba a ser una review obligada que más tarde o más temprano iba a abordar. Lo que nunca pensé es que la iba a empezar recordando la frase que un actor cómico del cine español, Antonio Ozores, llegase a decir en una entrevista cuando afirmó que los de su gremio estaban destinados a no ser reconocidos jamás, al no considerarse una labor tan noble como la de hacer reír como algo “serio”. Creo que nada define mejor el espíritu con el que pretendo abordar este análisis y el porqué, pese a que doy motivos por los cuales esta serie hasta podría llegar a haber suspendido, se ha llevado una nota tan alta.

Lucky Star es el nombre de una de las Yonkoma (“tiras cómicas” de cuatro viñetas) publicadas en la Kadokawa Shoten y firmadas por Kagami Yoshimizu que cuentan las peripecias de un peculiar grupo de amigas, encabezadas por una peculiar otaku cuyo nombre corresponde al de Konata Izumi, y cuyo principal rasgo característico es el de que sus diseños están caracterizados por el énfasis que se han puesto en los rasgos “Kawaii”.

Consta de 24 episodios y su adaptación al anime en 2007 corrió a cargo de Kyoto Animation (KyoAni) que pasó de ser un estudio de segunda fila y sin casi importancia, a ser el impulsor de los dos últimos fenómenos de fans en el Imperio del Sol Naciente como fue Haruhi Suzumiya no Yuutsu o la obra que en esos momentos nos ocupa.

Capítulos

01: La Chica veloz
02: Esfuerzo y resultados
03: Distintos tipos de persona
04: El problema de la motivación
05: Tirador famoso
06: Eventos veraniegos
07: Imagen
08: Aunque no esté yo, pasadlo bien
09: Esa sensación
10: Aspiración
11: Varias formas de pasar la Nochebuena
12: Vayamos al festival
13: Día delicioso
14: Bajo el mismo techo
15: Sin cambios drásticos
16: Tono
17: Bajo el Sol
18: Diez personas, diez colores
19: La esencia está en 2D
20: Las maneras de veranear
21: La Caja de Pandora
22: Kanata entre nosotros
23: Una línea delicada
24: Por anunciar

Opening

  • Motteke Sailorfuku” (Interpretado por las seiyu de las cuatro protagonistas: Aya Hirano, Kaori Fukuhara, Emiri Katou, y Aya Endo)

Personajes

Konata Izumi: Pese al carácter coral de Lucky Star, Konata es la protagonista de la serie. Se trata de una chica de escasa altura y de pelo azul a la que le encantan las caracolas de chocolate y que se pasa mañana, tarde y noche viendo animes, leyendo mangas y jugando a videojuegos, entre los que se encuentran incluso Eroges que su padre le compra debido a que es todavía menor de edad. De hecho entre los frikis tiene rango de chica legendaria.

Respecto a su personalidad se trata de una chica rematadamente vaga y siempre espera al último momento para pedirle sus apuntes a Kagami y, aunque le echan frecuentemente en cara su poco interés a la hora de hacer amigos, ella presume de haber entablado amistad mediante los MMORPG con más de cien personas.

Su punto fuerte reside en sus salidas frente a las situaciones planteadas por el guión. No existe un hecho lo suficientemente serio que no le permita poner una cara extraña, un gesto o una voz capaz de provocar la carcajada. Se trata de uno de estos personajes únicos e impredecibles capaces por sí mismos de sacar adelante una historia. Aunque naturalmente no es la única.

Kagami Hiiragi: Se trata de la mayor de las mellizas Hiiragi y la que muchos consideran como la más “tsundere“. Su función es la de ser una especie de contrapeso respecto a Konata ya que, al contrario que ésta, se trata de una estudiante modelo y aplicada y con una gran belleza física. Pese a todo tiene cierta tendencia a engordar, lo cual supone para ella un enorme trauma al que se le suma el de ser incapaz de ganarle a su amiga de pelo azul a ningún videojuego por más que se esfuerce.

Tsukasa Hiiragi: Es, por muy poco, la menor de las mellizas Hiiragi. Si bien su hermana es una estudiante modelo, ella es más bien una chica mediocre, tontilla y algo pasota respecto a los estudios. Su carácter es bastante más infantil e incluso es conocida dentro de su instituto por llevar una ropa interior llena de dibujitos al estilo de las niñas pequeñas. Le encanta mensajear con su teléfono móvil y Konata siempre la convence para hacer Cosplay por su enorme parecido con Akari, la protagonista de To Heart.

Miyuki Takara: Es la que cierra la pandilla. Algunos la consideran la más atractiva de todas, pese a las gafas que lleva por la incomodidad y el miedo que le inspiran el uso de lentillas. Con diferencia es la más inteligente y encantadora de las cuatro chicas y raro es el concepto científico o técnico que no sepa explicar con todo lujo de detalles ante el asombro generalizado de sus amigas. Junto a su madre, forma una de las parejas más divertidas jamás vistas en anime alguno aunque entre sus defectos se encuentra el de tener una dentadura propensa a las caries y un pánico a los dentistas.

Personajes Secundarios

Nanako Kuroi: Es la profesora de la clase de las cuatro protagonistas de esta historia y comparte no pocas similitudes con Yukari de Azumanga Daioh. Tiene 27 años y pese a su atractivo físico es una mujer soltera que pasa la mayor parte del tiempo conectada al Messenger y a los MMORPG a los que juega Konata, a la que abronca constantemente. De hecho pertenecen al mismo Guild, lo que le traerá no pocos problemas a esta última debido al carácter estricto y disciplinado que le exige su profesión.

Yui Narumi: Es la prima de Konata, aunque su relación entre ellas es tan estrecha que se llaman “hermana” la una a la otra. Su ocupación profesional es la de ser agente de tráfico, lo que no le impide realizar una conducción salvaje e imprudente cuando se encuentra al volante. Sus coqueteos con el alcohol son constantes lo que unido a la ausencia constante de su marido (Kiyoyata) por motivos laborales y sus juergas nocturnas hacen que no pocas personas piensen que está soltera. Como dato curioso, sus enormes pechos son una “fuente de esperanza para su hermana Yu, según Minami.

Soujiro Izumi: Como es fácil de deducir es el padre de Konata, del que ha heredado sus pestañas pobladas, su lunar en la cara y, por supuesto, su pasión por el manga y el anime. Su ocupación es la de ser un fotógrafo y siente no poca atracción por las menores de edad. De hecho, en el anime se llega a insinuar que su esposa, ya fallecida y cuyo nombre era “Kanata”, era de esa edad cuando contrajeron matrimonio. Mantiene con su hija una relación muy estrecha y la propia Konata le acusa de pegarse a ella como una lapa.

Yukari Takara: Es la madre de Miyuki. Su carácter es la viva definición del término “kawaii” y siempre aparece en escena sonriente y con los ojos cerrados. Es tan encantadora que incluso es capaz de mantener a los operadores de telemarketing más de una hora al teléfono porque simplemente le apetece hablar. Ella y su hija están profundamente unidas y son el fiel reflejo la una de la otra. Una de las anécdotas más divertidas al respecto es que Miyuki aprendió a leer porque su madre se dormía al leerle los cuentos que le contaba.

Yutaka Kobayakawa: Es la hermana pequeña de Yui y no aparecerá hasta la segunda parte del anime, en el que se trasladará a casa de Konata para ir su mismo instituto. Pero si bien es cierto que para la protagonista del anime su escasa talla física y sus pocas curvas no suponen trauma alguno, para ella se trata de un problema por el que se siente acomplejada dado que mucha gente le atribuye una edad inferior a la que realmente tiene. Al comenzar su etapa escolar hace muy buenas migas con Minami que se convertirá en su mejor amiga.

Minami Iwasaki: De carácter tímido y reservado rara es la vez que abre la boca para decir algo. De hecho su gran altura física intimida a no pocas personas aunque cuando se encuentra a solas con Yu-Chan se encuentra cómoda y a gusto. Hasta el punto de que frecuentemente se insinúa que su relación con la prima de Konata va más allá de la simple amistad. Entre sus traumas, no duda en reconocer que le obsesiona su poco pecho.

Patricia Martín: Pese a que su nombre y su apellido pueden llevar a engaños, se trata de una estudiante de intercambio de origen estadounidense que aprendió todo el japonés que sabe gracias a su afición al manga y al anime, lo cual hace que su forma de hablar cause relativa extrañeza entre sus compañeras. Trabaja junto a Konata en un bar de Cosplay y de diferencia de las demás en que posee una talla de sujetador muy superior a la de sus compañeras.

Hiyori Tamura: Es una de las chicas más extrañas de la historia. Se trata de una persona que pasa la mayor parte del tiempo haciendo dibujos manga de sus compañeras de clase y su estilo cuando aparece en la serie es ya casi profesional pese a que sus inicios fueron un tanto cuestionables. Sin embargo, su manía crear guiones Yuri con escenas explícitas protagonizadas por sus amigas, especialmente con Yu y Miname, hará que intente ocultar sus creaciones y que tenga numerosos problemas para esconder que piensa en sus amigas como en lesbianas.

Misao Kusakabe: Es una de las que menos protagonismo poseen. Sus principales características se resumen en que se deja influir demasiado por los animes que ve y en que es una auténtica adicta a la comida. La mayor parte de sus escenas consisten en comer y comer para demostrar que es incapaz de parar. Su otro gran defecto es el de que al estudiar sufre enormes dificultades para mantenerse despierta y la modorra termina por derrotarla.

Ayano Minegishi: La presencia de esta chica en esta sección se debe a su aparición en el opening, puesto que su papel en la serie es meramente anecdótico y de ella lo único que realmente trasciende es que no se separa un solo instante de Misao, de la que ha sido amiga desde su más tierna infancia. Como curiosidad, uno de los pocos aspectos sobre sus habilidades que se muestran es el de que se le dan muy bien las galletas, así como que dicen de ella que cuando se enfada inspira auténtico miedo a pesar de su aspecto dulce.

Lucky Channel

Ésta es una de las más agradables sorpresas que esconde Lucky Star y representa toda una parodia a los espacios, a mi juicio un tanto estúpidos, que incorporan series como Nana o Hikaru no Go para mostrarle a sus fans con un tono ñoño y bastante empalagoso toda clase de curiosidades sobre la serie de turno. Así pues, en esta sección nos esperan momentos absurdos, divertidos y tremendamente surrealistas que harán de él un momento único y muy esperado en cada uno de los epidosios. Y es que ¿alguien en serio se perdería cosas como piques entre las Seiyuus, reflexiones en voz alta sobre la precaria situación laboral de quienes hacen el espacio y, especialmente, el de no poder demostrar lo mal que se llevan?

Akira Kogami: Es la presentadora del espacio. En casi todos los episodios intenta mostrarse inicialmente como una muñequita encantadora que se dispone a mostrar los aspectos más “freaks” de la serie. Sin embargo, esta imagen desaparece casi de inmediato para dar la de una niñata egoísta, malcriada y amargada que surge cuando empieza a pensar en las personas que la explotan y en su nula popularidad entre los fans de la serie. Su obsesión es aparecer en el anime, pero siempre pasa algo para que no lo consiga hasta casi el último momento.

Minoru Shiraishi: Es el ayudante de Akira en el Lucky Channel y, al contrario que su displicente y no siempre bienintencionada compañera, es serio y disciplinado, sabe de qué va su trabajo y sobre todo cae bien. Un hecho que motiva sus constantes salidas en la serie, más allá de su espacio, como personaje secundario. Akira por su parte lo detesta y a la caída del telón suele proferirle toda clase de gritos e insultos que aguanta estoicamente. Posee un tono en el móvil que provoca la risa generalizada.

Daisuki Ono: Su duración en este espacio se limitará a dos episodios, que coincidirán con el momento en el que Akira crea que por fin ha conseguido librarse de Minoru. Se trata de un personaje que representa el arquetipo de galán apuesto y conquistador con las mujeres que se presenta como un compañero más compatible con Kogami pese a su enorme egocentrismo. Tras coincidir por primera vez en pantalla, sus respectivos Seiyuu se saludan puesto que trabajaron juntos en Air TV.

Análisis

Una vez entrados ya en este punto me remonto a la situación a la que me refería al principio para poder analizar con más corrección este anime. Inicialmente tuve mis reticencias hacia Lucky Star. No me había gustado Haruhi Suzumiya no Yuutsu y KyoAni nunca ha sido uno de mis estudios predilectos a decir verdad. Tan solo me atraían los diseños “kawaii” de las protagonistas y su increíble opening, del que no me cansaré de decir que es el mejor de los que he visto hasta ahora y del que destaca una impresionante capacidad para atraer fans.

Tampoco ayudó demasiado cierta controversia que provocó en determinados sectores del panorama otaku español que la acusaban de ser una serie intrascendente y sin argumento destinada únicamente a la comercialidad. Cierto es que desde el principio Lucky Star se presenta como un fenómeno de fans ante su público, como demuestra por ejemplo la multitud de personajes que representan un amplio abanico de personalidades con los que el espectador se puede sentir fácilmente identificado, a los que hay que sumarle los momentos extraordinariamente “freaks” que protagonizan como bien demuestran los endings de la serie.

Esto último tal vez merecería un capítulo aparte, puesto que efectivamente el anime no goza de ninguna sintonía fija para su final. Durante su primera parte se muestra simplemente una puerta cerrada detrás de la cual se encuentran las cuatro protagonistas destrozando un montón de temas clásicos en un karaoke, mientras que en la segunda se muestran imágenes reales de miembros del staff de la serie realizando toda clase de locuras que van desde dúos musicales hasta batallas de sables láser al más puro estilo Star Wars.

Estamos por tanto ante una obra de culto que se puede amar u odiar en relación según el espectador, pero a la que hay que reconocerle el incuestionable mérito de querer hacer algo diferente en un mundillo en el que prácticamente todo esta dicho acerca de cómo adaptar un manga a una serie de animación. Su principal rasgo diferenciador es que el punto fuerte que la fuerza de este anime recae sobre las protagonistas. Choca comprobar en ese sentido que apenas hay personajes masculinos en Lucky Star y que cuando éstos aparecen lo hacen en papeles muy secundarios.

Sin embargo el gran problema de esta serie se llama Azumanga Daioh, de la que toma claramente principio y origen. Tal y como sucede en la obra maestra de JC Staff el encanto del guión consiste en mezclar en un mismo escenario a una extraña pandilla de chicas en la que se juntan toda clase de personalidades de las que termina sobresaliendo una de ellas en particular, sobre la que recae la mayor parte del peso de la historia. Osaka por un lado y Konata por otro.

A ello hay que sumarle la presencia de la chica que conduce de forma temeraria, la profesora solterona, la lesbiana, la notas, la superdotada… El fantasma de Azumanga por tanto está continuamente presente dando la sensación de constante déjà vu y restándole puntos a Lucky por no tratarse de un guión verdaderamente original.

No podemos pasar tampoco por alto el de que el origen de ambas son las historias cortas y si bien es cierto que en la producción de JC Staff se le quiso dar una cierta coherencia en cuanto a la línea temporal de los acontecimiento (aunque a mi juicio de una forma no demasiado afortunada) en la de KyoAni esto se ha abordado de cualquier manera. En ocasiones los diálogos se muestran tremendamente pausados y la sensación de intemporalidad en muchas escenas es total. Es más, puedo asegurar que salvo en detalles de poca o ninguna trascendencia, apenas importa ver en orden los capítulos de la historia.

El gran elenco de personajes en el anime queda en mera anécdota. La mayor parte de las chicas del opening aparecen en torno al episodio 18 (esto incluso se reconoce en el Lucky Channel) con lo que sus personalidades no se definen bien y quedan totalmente desaprovechadas. En ese sentido hay que añadir que muchas de ellas se presentan a pares ante el espectador y muy difícil es ver por ejemplo a Misao separada de Ayano o a Yu de Minami. Aunque este último detalle es más bien anecdótico.

¿Y por qué toda esta cantidad de defectos que será imperdonables en otro anime carecen de importancia en la serie que nos ocupa? Pues por el motivo que señalé al principio de esta entrada: su única pretensión real es la de hacer pasar un buen rato y lo consigue. Ni más ni menos. Lucky Star va más allá de una simple historia. Es una unión de factores que, si bien por separado no aportan ninguna novedad, en conjunto hacen de ella un producto único en su género y que constituye probablemente el mejor de los animes de 2007. La cantidad de anécdotas capaces de provocar la carcajada y la versatilidad de Konata hacen que cada momento y cada escena sean únicos, aunque no sea más que por los gestos deformes y diálogos surrealistas de los que podremos disfrutar.

Otro detalle que he encontrado particularmente divertido (que también es de Azumanga, pero repito que da igual) es que encontramos en los diálogos sucesos de rabiosa actualidad en Japón. De ese modo se produce la tan admirada fusión entre anime y realidad que ha ascendido a la animación japonesa a una altura a la que sus rivales occidentales como Disney descubrieron que jamás podrían llegar. A lo largo de las conversaciones de la pandilla se habla de las últimas anécdotas de jugadores de Baseball, actores, famosos y otra clase de fenómenos de fans como Gundam o Da Capo.

Conscientes de ello, los chicos de KyoAni han incluido numerosos guiños a otras sus otras obras como puede ser la aparición del peluche de Bonta-Kun de Full Metal Panic? fumoffu, de imitaciones de Ayu de Kanon 2006 o de las chicas de Haruhi Suzumiya, que aparecen por cierto bastante más protuberantes que en la serie primigenia, especialmente en cierto anuncio…

Aunque no todo son risas. Por sorprendente que parezca también hay un sitio para la emotividad, y lo podremos comprobar en su episodio 22, en el que a duras penas pude contener las lágrimas cuando se aborda en profundidad la figura del personaje de Kanata y del porqué eligió a Soujiro como compañero. Y es que la sombra de Key es demasiado alargada, hasta para los animadores.

Respecto a la realización técnica, poco que decir. Bastante buena en la recreación de personajes y en sus gestos superdeformed, así como en las parodias de juegos como el escenario de Ryo en Street Fighter II. Por lo demás, alguna CG y especialmente unos cuidadísimos fondos con un cierto toque de acuarela. Algo que me ha recordado en lo personal a mi añorado SaGa Frontier 2, que utilizó unos efectos similares en la PSX y que tantos buenos ratos me hizo pasar. Sin duda, el mejor anime de 2007 (repito) y que de no haber existido Azumanga Daioh se hubiese llevado el 10.

Nota: 9

11 comentarios el “Lucky Star

  1. ¿Hice campaña promocional? Si yo solo me he dedicado a hacer gifs y firmas xDDD. Es que con los dibujos que tiene esta serie son facilísimos de hacer :3

    Sobre el parecido con Azumanga, es inevitable por la temática y porque ambos son mangas 4koma, lo que marca mucho.

    Aunque en el caso de Lucky, las protas me parece que tienen todas personalidades mucho más diferentes que las de Azu, que a mí siempre me han parecido todas más empanadas y paraditas. Además de que Azumanga no tiene los puntos de frikismo que alcanza ésta en algunos capítulos.

    PD: Tremendo análisis, aunque falta un personaje del Lucky Channel que me pareció brutal. Sí, solo sale en uno, pero quien iba a pensar que la seiyuu de Mikuru era así xDDDD

  2. Me refería a Gotou Yuuko, la seiyuu de Mikuru, que sale en el Lucky Channel 23. Ya digo que su aparición es breve xDD

    Y gracias por lo de las firmas y los avatares. Así da gusto ^^

  3. Hmmm, pues ahora no caigo en quién puede ser :S. Estuve por meter a Meito Anisawa pero finalmente pasé ya que no me gustaba demasiado como personaje y porque me hubiera forzado a incluir en él a Matsuri, Inori y Miki por ejemplo, de las que poco o nada se me ocurre qué decir.

    Sobre lo de Azumanga, pues es que me gusta más Lucky, lo que pasa es que he valorado el hecho de que aborda una temática que considero parecida. De todos modos, a mí me gustan todas las chicas de la serie de KyoAni mientras que de Azumanga sólo me gustaban Osaka y Chiyo-Chan.

    Por cierto, mil perdonaes porque había puesto Seiryu en vez de Seiyuu >____<.

    PD: Y tus firmas de Lucky eran alucinantes. Especialmente la de Konata con el dedo. Sin olvidarnos del de Konata acariciando la cabeza de Kagami como si ésta fuese un perrito. Casi me muero cuando lo vi. Dios, qué gozada ^^.

  4. Ostras, es verdad XDDDDD. Bueno, aparece en una de las capturas si te fijas. Voy a estar algo liado estos días, pero si encuentro un rato libre intentaré añadirla de algún modo, y aunque va a ser difícil que lo haga en menos de una semana, estará 😛

    Gracias por la info ^^.

  5. Yo como no he visto Azumanga, pues no puedo comparar.
    Aunque me parece que hace tiempo vi el primer capi de esa serie, y casi me quedo dormida. xD
    Pero seguro que Lucky es mejor, ¿ellos tienen a Kagami? ¿No, verdad?
    Pues ya está. xD

    Besos.

  6. Pingback: La carne es débil « Bienvenido a la Tierra de Draken

  7. Pingback: Top 10: Mis artistas preferidos de deviantART « Drakenland / El lobo zamorano

  8. Pingback: Top 10: Mis vídeos preferidos de Youtube « Drakenland / El lobo zamorano

  9. Pingback: Toei Animation, la compañía que convirtió al anime en un fenómeno global | Drakenland / El lobo zamorano

  10. Pingback: Himouto! Umaru-chan, la sucesora pacífica e incestuosa de Lucky Star | Drakenland / El lobo zamorano

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s