Ai-Ren

No son muchas las veces que he intentado llevar a la práctica la review de un manga. De hecho, confieso que la simple lectura de un cómic, sea del tipo y la calidad que sea, ha terminado normalmente por aburrirme y, en no pocas ocasiones, ha terminado por constituir para mí un remedio ideal con el que combatir el insomnio.

Sin embargo, llevaba mucho tiempo con la asignatura pendiente de disfrutar con una de las obras a las que Reboot, compañero tanto de foro(s) como de blogosfera(s), dedicó cerca de dos años de su vida y que se me antojaba necesario leer debido a las buenas críticas que había cosechado en diferentes blogs y comunidades on-line.

Inicialmente, pensé en adoptar el formato convencional que uso para las reviews de anime, pero dada la complejidad del argumento y que algunas de los detalles de la trama no me han quedado del todo claros, me limitaré a dar únicamente algunos detalles del argumento y mis impresiones sobre la obra general.

Argumento

Podríamos decir que Ai-Ren cuenta dos historias. La principal es la tierna historia de amor entre Yoshimuzi Ikuru, un joven al que no lo queda demasiado tiempo de vida, y Ai la mujer artificial que, como todas las de su clase, se les concede a pacientes en estado terminal con el fin de darles un apoyo psicológico que les haga más llevadero los últimos momentos de su existencia.

No se termina de explicar demasiado bien qué son exactamente las Ai-Ren, o mejor dicho, qué eran. Se les supone antiguos seres humanos modificados genéticamente cuya vida terminó y que inicialmente fueron resucitados con otros propósitos como el de, por ejemplo, el de practicar el terrorismo suicida. Lo que sí queda claro es que la personalidad que se les ha implantado hace que quieran al enfermo al que han de cuidar “más que a nada en este mundo”, pero tras un proceso como éste, su esperanza de vida apenas sobrepasa los diez meses.

Ikuru ha vivido desde su más tierna infancia consciente de que va a morir debido a un problema genético que le transmitió su madre, y pasa el tiempo obsesionado con la idea de la muerte, por lo que a través de interminables momentos de soledad y dolor, intenta imaginarse el cómo será ésta así como, especialmente, intentar comprender el aparente sinsentido que su existencia representa. Ai por su parte es una chica de dulce e inocente, de cara redonda, facciones suaves y sonrisa encantadora a la que le encanta dibujar, tocar el piano y cultivar tomates y que quiere a Yoshizumi, pero que es consciente de que su vida acabará en breve.

Por lo tanto, ésta será la historia de dos personas que con el fantasma de la muerte a sus espaldas aprenderán a disfrutar de la vida en toda su plenitud y a tener, el uno en el otro, una razón por la que luchar y enfrentarse al dolor y a la angustia que los tortura.


Ikuru (izquierda) y Ai (derecha)

La segunda es, a mi juicio, bastante peor y es la que constituye el toque Seinen de este manga. En ella se cuentan los pormenores de la extinción de la raza humana en La Tierra, víctima de la degeneración genética que ha sufrido y, especialmente, de su propia estupidez. Éste será el contexto en el que se desarrolle el romance entre Ikuru y Ai y es, con diferencia, la parte más espesa y compleja de la historia y que hasta en algunos momentos me ha resultado un tanto desagradable.

Llegados a este punto, es el momento de hablar de una de las SIXES (humanos que han alcanzado su máximo estado de perfección) Nagi Haruka, que se encargará de ser la “maestra” de Ikuru cuando éste no era más que un ser inútil conectado a máquinas que le permitían vivir. Junto a ella aprenderá a desenvolverse en el mundo real, a llevar una vida normal y, por qué no decirlo, a saber que existe un sexo diferente al suyo. Sin embargo, se trata de una mujer cuya inteligencia constituye un tesoro demasiado ansiado para cualquier facción beligerante…

Por último, es conveniente mencionar a Kilit el líder los “Hito”, de aspecto atractivo y de voz dulce y musical, que inicialmente se presenta como la cabeza visible de los humanoides enviados en tiempos remotos a colonias espaciales y que han seguido una línea evolutiva diferente a la de los terrícolas. Su objetivo aparentemente es el de conquistar el planeta para los de su raza, aunque más tarde sabremos que él representa algo muy similar a la idea de Dios en el sentido más estricto de la palabra.


Nagi (izquierda) y Kilit (derecha)

Detalles técnicos

Ai-Ren es un manga de 1999 consistente en cinco tomos desarrollados por Yutaka Tanaka, editados por Hakusensha y publicados originalmente en la revista Young Animal y más tarde en la colección “Jet Comics”. Su traducción al castellano corrió a cargo de Reboot, quien, como ya he dicho antes, dedicó prácticamente dos años de su vida a la traducción en solitario de este Seinen.

Su trabajo sólo puede definirse como profesional. Es increíble comprobar el cuidado puesto en cada una de las viñetas y bocadillos. Algunos de ellos de extraordinaria dificultad a la hora de eliminar el texto original y que él resolvió con absoluta maestría, especialmente en algunos contrastes derivados de los juegos de luces. Y por supuesto, con detalladas y constantes notas del traductor a pie de página. Aunque por supuesto, también dejó lugar para su toque personal, con pequeños detalles que no voy a revelar pero de los que os muestro dos de los que consideré más divertidos.

Análisis

Si habéis leído la review hasta este punto descubriréis que son pocas las cosas que me quedan por añadir aparte de algunas impresiones muy generales sobre la obra y lo que ésta y sus personajes son capaces de transmitir.

En líneas generales, la historia es una reflexión sobre la vida y la muerte basada en el romance de dos seres destinados a tener una corta existencia terrenal y que encuentran, el uno en el otro, un motivo y una esperanza para seguir adelante. Aquí es donde encontramos el primero de los grandes puntos fuertes de este manga, su ternura. De hecho, demostrarla es tan sencillo como mirar la dulce sonrisa de Ai. Pero todo va mucho más allá de una simple viñeta. Es la inocencia y la bondad natural con la que se desenvuelve lo que hace de ella un personaje tan adorable. La trama, de hecho, está llena de toda clase de pequeñas pinceladas que sirven todas ellas para hilvanar una personalidad, única y capaz de conmover al lector desde un primer momento.

Son también de destacar los momentos subidos de tono en el guión. De hecho, algunas de sus escenas son prácticamente hentai, aunque ninguna de ellas llega a serlo totalmente. Esto es algo perfectamente comprensible dado que, Tanaka es el creador de diversos guiones H del que el más famoso ejemplo es Virgin Night. Por lo tanto, a lo largo de la trama se sucederán las situaciones picantes y los desnudos integrales, expresados algunos de ellos con una sensualidad y un erotismo que ya quisieran para sí algunas de las obras maestras del género pornográfico del anime.

No me gustaría, sin embargo, dejar pasar por alto lo desagradable que me resultaron los momentos más Seinen del relato. Los retales de ciencia ficción son demasiado grotescos y su complejidad argumental es tal que requiere una lectura detallada, pausada y atenta, si se quiere entender, al menos en parte. De hecho, hay ciertos aspectos que no me han terminado de quedar demasiado claros, como por ejemplo el de qué o quién es exactamente Kilit, si realmente están luchando o no contra los Hitu o el papel que desempeña y el destino que le aguarda a Camalo Caralem, la Secretaria General de la Asociación Internacional del Hemisferio Sur, de la que no hablé en el apartado referente al argumento. En ese sentido, esta mezcla de romance tierno y desesperado con la guerra y la aniquilación de la raza humana, me ha recordado curiosamente a otra de las obras de referencia del Seinen, Saikano.

El último de los detalles que quiero resaltar, es el de la composición de las imágenes. Las reflexiones sobre temas trascendentes como puede se el de la muerte, están recreadas con toda clase de juegos de planos y de luces (muy similares, aunque salvando las distancias, a los usados en el cine por Orson Welles) que sucedidos uno tras otro consiguen transmitir todo un retrato psicológico de la parte más oscura del alma de los personajes. Especialmente genial considero la escena con la que finaliza el capítulo 42, que consiguió dejarme sin aliento.

Nada más puedo hacer, concluida esta review, aparte de recomendar encarecidamente el trabajo de Reboot y el de animarlo a seguir, aunque sea sólo de cuando en cuando, a seguir dándonos unas traducciones de esta calidad y con la que tan buenos momentos hemos pasado junto a él. ¿Os animáis a conocer a la pareja formada por Ikuru y por Ai?

Nota: 7.5

7 comentarios el “Ai-Ren

  1. Pues muchas gracias Elder. Es que ya que Reboot se incorporaba a animesps, había que darle la bienvenida de alguna manera y éste es mi granito de arena.

    A ver qué tal le queda Itoshi no Kana.

    Un saludo y gracias por tu comentario :P.

  2. Uf, buena review. Me alegro que fueras capaz de entender todo el contexto de la historia paralela. Mi tiempo me llevó el masticarlo, despedazarlo y hacer que entrara todo en aquellas minúsculas viñetas.

    Yo creo que las dos historias son seinens. La segunda, por bizarra y apocalíptica, es obvio, pero la primera yo creo que también y te explico: No creo que el trasfondo de amor a la vida y coraje ante la muerte lo pueda asimilar un chaval jóven, al contrario, es un tema más maduro que la visión apocalíptica de usurpación de la hegemonía humana. Además que me gusta mucho por el tema que toca, tan poco de moda hoy en día: La esperanza.

    Y coincido plenamente contigo, los últimos capítulos son de apretar los dientes. Imagínate la cantidad de veces que me los habré leído y se me sigue haciendo un nudo en la garganta.

    En cuanto a Itoshi no Kana… Es TAN diferente. Hay también un toque aleccionador de típica fábula, pero quizás se centra más (al menos en los cuatro primeros capítulos) en la curiosa relación imposible entre los dos personajes. Los últimos capítulos del primer volumen dejan más de lado esta faceta y se mete más en otras cosas, pero como no entiendo ni papa, tendré que seguir esperando a que los de Solaris saquen la traducción.

    Un saludo 😉

  3. Sí, la verdad es que la parte del romance es también Seinen debido a su temática, lo que pasa es que es mucho más asimilable que la otra historia, que ésa sí que es para volverse loco con su dificultad ^^U.

    Joder, lo que dan de sí el google y sus curiosos algoritmos de búsqueda. Y pensar que conocí tu blog por pura casualidad gracias a él. Menuda maravilla me encontré gracias a eso ;P.

    Pues lo dicho Reboot, que muchísimas gracias por traducir esta joyita y a darle caña a esa Kana :P.

    Un saludo.

  4. Hola a todos, hace poco terminé de leer el manga de ai-ren, coincido con reboot con respecto a que se trata de un seinen pero más orientado a un publico un tanto más maduro, creo que de haberlo leído a los 15 o 16 años no me habría llegado de la misma forma que lo hizo ahora(24). He compartido el link con algunos amigos, aún no se cuantos lo habrán leído, pero es una historia que vale la pena leer y con la que podemos aprender muchas cosas.
    A Reboot le doy las gracias por este trabajo de traducción y de reajustes gráficos para que no perdieran sentido los chistes o las distintas situaciones y diálogos, como diseñador, sé lo complejo que es retocar el trabajo de otro para agregar cambios.
    Y a Dath por el análisis de la obra que me aclaró algunos cabos que habían quedado sueltos.

    Muchas gracias ^^

    Nikoz

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s