Millenium Actress

Nunca me cansaré de decir que no ha habido hasta la fecha un hombre cuyas historias hayan producido en mí una amalgama de sensaciones tan diversas como Satoshi Kon, capaz de maravillarme con psico-thrillers de calidad excepcional como Perfect Blue a producirme sarpullidos como el que tuve gracias a Paprika. Por lo tanto, cuando cayó en mis manos Millennium Actress (千年女優) no fueron pocas las dudas que me entraron acerca de la conveniencia o no de verla y de hacer una pequeña reseña sobre ella en mi blog, aunque finalmente la curiosidad venció a mis recelos y me opté por darle una oportunidad.

La película cuenta la vida de Chiyoko Fujiwara, una normalucha y nariguda niña que tras ser descubierta por un cazatalentos se convertirá en una de las más cotizadas actrices de la posguerra japonesa. Sin embargo, el motivo por el que aceptará tal destino es el de encontrar a su único y verdadero amor, un joven rojo perseguido por la por las fuerzas de seguridad del imperio y a quien le ofrece refugio en su casa para conseguir evitar a sus perseguidores.

El muchacho, que revela ser un pintor de la isla de Hokkaido, se encuentra herido y de no haber sido por su encuentro casual con la niña muy probablemente hubiese muerto. Por ello, y tras conversar amigablemente con ella, le promete que algún día la llevará a su tierra a la vez que le regala una llave que según él “es la llave de lo más importante que existe”. Sin embargo, se marchará sin decir adiós. A partir de ese momento, Chiyoko dedicará su existencia a buscar infructuosamente a su primer amor con la única intención de descubrir, al menos, qué fue de él.

Nuestra historia comienza cuando Fijuwara ha cumplido ya los 70 años y un hombre llamado Genya Tachibana llama a su puerta para entrevistarla en compañía de su cámara, Kyoji Ida, para elaborar de esta forma un reportaje sobre su vida. Algo para lo que le traerá un objeto muy especial y que ella consideraba perdido para siempre, su llave.

Chiyoko Fujiwara, Genya Tachibana y Kyoji Ida

Sin embargo, y tal y como os podréis imaginar, lejos de contar una típica historia de Flash back, Kon nos sumerge de lleno en un relato en el que nos muestra la biografía de una actriz del único modo en el que ésta puede ser retratada con mayor fidelidad, un escenario. De este modo, en más de una ocasión nos costará distinguir los momentos en los que se recuerdan sus actuaciones más memorables con los de la propia acción de la cinta. De hecho, este peculiar estilo hará que ni Genya ni Kyoji se limiten a observar de lejos la acción y sean de hecho protagonistas directos de todo lo acaecido (incluso en escenas en las que aparecerán sus dos “caras temporales”.

No hay mucho más que decir de esta película aparte de que posee un guión correcto que huye de sentimentalismos fáciles y que intenta abordar, desde un punto de vista alternativo, la reproducción de la vida de una persona que puede entusiasmar y repeler a partes iguales. En mi caso confieso que su desarrollo me dejó ciertamente descolocado y pese a que ni su animación ni su OST levantaron en mí excesivo asombro, reconozco que la sucesión de los acontecimientos iba dejando en mí cierta sensación de indiferencia, pese al indudable interés que el guión poseía y el fascinante interrogante inicialmente planteado.

Tampoco puedo decir que me gustase mucho su falta de rigor histórico delatado en un hecho que, al margen de exclusivo o no del doblaje, constituye uno de los errores más groseros que se pueden cometer cuando se habla del Japón de la Segunda Guerra Mundial como es el de que los nipones jamás hablarían de Manchuria sino de Manchukuo. Un impresionante y gravísimo error que destroza toda la credibilidad en lo referente a ambientación histórica y que repercute en la nota final. En resumen, una cinta del montón que para un cierto público puede tener su interés pero que, reconozco, no ha conseguido convencerme.

Nota: 6.5

2 comentarios el “Millenium Actress

  1. Pingback: El balance del año. Feliz Navidad y próspero 2008 « Bienvenido a la Tierra de Draken

  2. Pingback: Perfect Blue, el proyecto underground del que nació Satoshi Kon « Drakenland / El lobo zamorano

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s