Porco Rosso

Esta película es la historia de un cerdo valeroso llamado Cerdo Rojo que lucha contra los piratas del aire por su honor, por su dama adorada y por sus bienes. La historia tiene lugar en el Mediterráneo, en la época en que el hidroavión era el señor de los mares.

Nunca ocultaré que el comienzo de una review es siempre para un humilde servidor el paso más difícil de dar. De hecho, son continuos en mí los dilemas acerca de la frase con la que debo empezar, la línea más correcta a tratar, los datos a emplear… Pero reconozco que ésta es la primera vez que voy a efectuar un análisis con una amalgama tan grande de conceptos e ideas tan grande en mi cabeza que no sé por dónde empezar.

Tal vez sería bueno comenzar señalando que cuando comencé a escribir este blog sabía que más tarde o más temprano tendría que realizar un artículo relacionado con el estudio productor de películas más importante de Japón y claro estaba que el primero de ellos iba a estar lógicamente dedicado a una dirigida por Hayao Miyazaki.

Sin embargo, analizar la trayectoria de este genio dentro de Ghibli resulta uno de los ejercicios más complejos que redactor alguno pueda afrontar en el campo del anime debido a sus anteriores trabajos, su ideología política o su particular estilo narrativo que hicieron variar a base de bandazos los esquemas narrativos de sus guiones a lo largo de varias décadas de carrera. Por ello, después de mucho tiempo de reflexión, he elegido a Pòrco Rósso (Kurenai no buta 紅の豚) como la primera película a analizar pero no por su calidad sino por ser en sí misma un autorretrato en el que Miyazaki nos descubría en 1992, los sentimientos, ideas y experiencias profesionales y tal vez biográficas que habían marcado su vida.

Ésta es la historia de Marco Porcellino, un piloto de hidroaviones, héroe de la aviación italiana de la primera guerra mundial, que tras abandonar el ejército de su país decide ganarse la vida como un cazarrecompensas llamado Pòrco Rósso que persigue, captura y mata a toda clase de piratas y bandidos aéreos en una Italia dominada por el fascismo y flagelada por el implacable látigo de una salvaje crisis económica que sume al país en el hambre, el paro y la inflación galopante.

En ese contexto, y cercanos ya a una más que probable nueva guerra europea, la experiencia y extraordinaria efectividad de Pòrco en el combate hará que el gobierno de Mussolini se muestre interesado en reclutarlo para su ejército, hasta el punto de movilizar a su propia policía secreta para capturarlo. Sin embargo sus intenciones distan mucho de colaborar con los planes del Duce ya que, como él llegará a afirmar la que sin duda es una de las frases más célebres de la historia del anime: “Prefiero ser un cerdo a ser un fascista” ya que Marco convive con una maldición que lo transformó en el pasado en un animal porcino.

Sin embargo, su honor y su leyenda quedarán destruidos por Donald Curtis, un piloto estadounidense que tras abordarlo después de un combate, abate y destruye su hidroavión del que aparentemente no quedará apenas rastro después de la lucha. Curtis piensa que lo ha matado y así lo creen muchos de los antiguos compañeros de Marco, pero no es así.

Porco y Curtis

Con los restos del fuselaje de su hidroavión y los ahorros de toda su vida, Pòrco se dirigirá a casa de un mecánico amigo suyo para proceder a su reparación. Allí es donde conocerá a Fio Piccolo, una chica de 17 años que compensa su juventud con unas dotes poco comunes para la mecánica y la ingeniería aeronáutica.

Inicialmente nuestro héroe no confiará demasiado en ella, pero cuando se convierte en testigo directo de su genialidad y buen hacer, no dudará en cederle no sólo la posibilidad de reparar y mejorar su aparato sino hasta de ser su copiloto. Con ella y el nuevo hidroavión que diseñará específicamente para él, Pòrco se lanzará no sólo a recuperar su honor sino a luchar por el amor de Ginna, una mujer cuya fascinante belleza y embriagadora voz ha enamorado a los pilotos del Adriático, aunque ella, incluso después de haber enviudado tres veces, sólo piensa en su amigo de la infancia y en el único hombre en el que realmente confía… Marco.

Ginna y Fio

Obviamente, esta peculiar fusión de elementos narrativos va mucho más allá de lo meramente anecdótico y algunos expertos en Miyazaki han llegado a afirmar que tras esta cinta se esconde una auténtica autobiografía política y profesional del director encubierta en muy diversos elementos que intentaré describir de un modo más o menos general.

El primero de los aspectos que sorprende de esta película es que salvo el hecho de que el protagonista ha sido convertido en cerdo, el guión prescinde de elementos fantásticos y transcurre en el mundo real. Es más, no sólo es que la trama esté perfectamente localizada en el espacio y en el tiempo, sino que la atmósfera es tan sumamente sugerente como la Italia fascista.

Miyazaki nunca ocultó la influencia que Europa había tenido en su carrera. Para él Japón, que había perdido la Segunda Guerra Mundial cuando él era tan solo un niño, no era un modelo de referencia a seguir como tampoco lo eran los Estados Unidos, que había sido el país que había derrotado al suyo llegando incluso a utilizar armas nucleares contra él. Por ello, desde sus comienzos sus diferentes referencias intelectuales estuvieron siempre vinculadas al viejo continente.

Tampoco podemos olvidarnos de que a pesar de que la ecología y el pacifismo han sido dos de las grandes obsesiones del director estrella de Ghibli, su pensamiento hasta hace poco menos de diez años fue declaradamente comunista. Es ahí donde encontramos la clave del comportamiento de Pòrco, su militante antifascismo y el color elegido para el hidroavión que pilota.

En este aspecto tampoco podemos olvidar que Italia fue aliado de Japón en las dos Guerras Mundiales y ambos sufrieron suertes similares en ambas contiendas. En la primera fueron dos potencias vencedoras que sin embargo resultaron ignoradas por sus aliados a nivel económico y especialmente colonial. De ahí por ejemplo que formasen parte del mismo eje en la segunda confrontación en la que además compartieron sistemas políticos caracterizados por el nacionalismo a ultranza, el expansionismo imperial y el autoritarismo. Por lo tanto, la cercanía histórica y política de ambas naciones en aquel tiempo y la particular ideología del genio japonés, justifican la elección del país trasalpino en su etapa fascista como emplazamiento ideal para el desarrollo de la trama..

Aunque sin duda, el otro de los grandes rasgos de identidad que me parecen realmente reseñables de Pòrco Rósso es el de que por primera y tal vez única vez Miyazaki logró equilibrar sus facetas como director televisivo y cinematográfico.

Hasta ese momento se había movido entre extremos en sus creaciones para el cine como denotan películas como Laputa Castle in the Sky, influida claramente por sus obras para la pequeña pantalla, o bien Kaze no Nausicaa, con una ruptura radical en cuanto a temáticas, formas y estilos narrativos. Incluso se había desmarcado de ambas tendencias con para abordar un estilo más comercial e infantil como el que se puede apreciar en “Mi vecino Totoro”.

De este modo, por un lado la transformación de Marco en un cerdo y la parte aventurera del personaje, equilibran la balanza con el otro contrapeso que se delata por ejemplo en las habituales aglomeraciones de personajes que acaban “explotando” en mitad de una perfecta representación del pasado que durante tantos años se pudieron ver en animes como Sherlock Holmes y en todos en los que fue la mano derecha de Takahata.

Tal vez por ello es por lo que resulta tan especial de este film ya que fue el último en el que se pudo ver, al menos de un modo tan claro, estos últimos hábitos de los que hizo gala en sus inicios televisivos y los sustituyó por sus ya habituales disertaciones filosóficas sobre la armonía del hombre con el medio ambiente y la naturaleza perniciosa de la guerra.

Tampoco puedo evitar referirme a otro de los aspectos más sangrantes que vienen a mi memoria cada vez que recuerdo esta película y fue el de que puso de nuevo en evidencia la tremenda ignorancia que hasta hace muy poco tiempo existió respecto a este campo en España, puesto que a pesar de que en el VHS distribuido en su momento por MangaFilms se dejaba bien claro que se trataba de un Film de “Hayao Miyazaki”, no fueron pocas las veces que escuché y leí que su director era ni más ni menos que “Monkey Punch” (El creador de Lupin III). Aunque, en honor a la verdad, encontrar una referencia periodística medianamente rigurosa respecto al trabajo de Ghibli hasta el siglo XXI es prácticamente una misión imposible.

Centrándonos ya en el argumento, Pòrco Rósso es cuanto menos una película engañosa ya que si bien en un principio la trama parece apuntar a un film de aventuras, la realidad es que conforme avanza el guión y aumenta la introspección psicológica en los personajes, abandona poco a poco estos rasgos para convertirse en toda una amalgama de géneros que abarcan desde el melodrama hasta la comedia romántica. De hecho, se trata más bien de una cinta inclasificable en la que por encima de las circunstancias, el carácter bribón de la mayor parte de los personajes termina por imponerse a cualquier otra consideración lógica.

Tal vez aquí es donde encontramos el principal fallo de esta historia, ya que la mayor parte de sus incógnitas quedan sin resolver, tal vez para darle al espectador la libertad de decidir qué fue de cada uno de los personajes o bien para enfatizar el aire misterioso que siempre envolvió la relación platónica entre Marco y Ginna.

No está demás añadir que tampoco es que los momentos míticos destaquen por su abundancia. Cierto es que no son pocas las escenas emotivas que el alguna que otra ocasión pondrán un nudo en nuestras gargantas, pero tal vez se echa en falta alguno de los instantes legendarios, ya sea por su capacidad para excitar o para conmover al espectador, que las sucesivas creaciones de Miyazaki contendrán en mayor o menor medida a partir de ella.

Esto último unido a una animación espectacular para su tiempo, pero bastante normal a día de hoy, y una OST mediocre y que pasa inadvertida a lo largo de todo el metraje, hace de Pòrco Rósso una magnífica película, imprescindible para cualquier aficionado al manga que se precie pero que en ningún caso se le puede considerar como una de las mejores de la historia, a pesar de que equilibró como ninguna otra a los dos Hayao Miyazaki del anime, y que supuso unos de los hitos históricos más importantes de la distribución de material de Ghibli en España, que por primera vez recibió un trato digno en su lanzamiento en vídeo y cuyo VHS algún que otro otaku de veintitantos, entre los que me encuentro yo, conserva como oro en paño en la estantería de su habitación. Por ti Marco, por la amistad… Brindo a tu salud.

Nota: 8

18 comentarios el “Porco Rosso

  1. Sin duda alguna Porco Rosso (o Kurenai no Buta) marcó un hito en nuestro país muy importante. A pesar de que todo el mundo pensó que era “una peli de Disney que han hecho en Japón”, era la primera vez que se hacía un lanzamiento de una cinta japonesa con una calidad que hasta ese momento sólo las de Disney habían conseguido. Un doblaje muy aceptable y una campaña de márketing bastante potente cuyos efectos aún se notan hoy en día. Nada que ver con esos subproductos que encontrabas en los videoclubs y que básicamente se reducían a Ranma, Urotsukidoji y cosas del pelo.

    De todas formas, más que Porco Rosso, de la factoría Miyazaki la que más me gustó (y que ví en el cine) fue la princesa Mononoke.

  2. Pues gracias por recordarme el nombre en japonés del anime, porque se me había olvidado por completo, pero como nunca es tarde si la dicha es buena… arreglado ^^.

    Sobre lo que dices, hablaré en su momento del que fue para mí el caso más cantoso de ignorancia hacia una película de Ghibli que se hizo en España, aunque no quiero adelantar acontecimientos. Lo que sí recuerdo perfectamente de lo que cuentas es que la gente se alquilaba Urotsukidoji por tratarse de un Hentai, más que como una película de terror sobrenatural.

    Era muy curioso preguntar por aquella época a chavales que no tenían NPI de anime y que sin embargo la conocían, y además te respondían siempre con la dichosa escena de la polla en el hospital. Realmente fue uno de los animes más horribles que jamás se han editado en España, pero todo hijo de vecino lo vio por lo que ya he dicho antes, sus escenas de sexo.

    Aunque más divertido era después leer informes redactados por psicólogos que colocaban decían paridas del anime en base a Urutsukidoji como si todo el género fuese como esa basura, pero en fin. De verdad que menudo país éste en el que vivimos.

    Ah se me olvidaba. Mi peli preferida de Ghibli es Hauru no Ugoku Shiro (Howls moving Castle) pero ya veré si me animo o no a hacer una review este año.

    Un saludo :P.

  3. Je, veo que lo de la escenita de Urotsukidoji es “patrimonio nacional”. xDD
    Sobre Porco Rosso, la tengo en la lista de pendientes desde que me la recomendó un amigo. A ver si me animo a verla ahora que me has mostrado un poco lo que hay detrás de ella.

  4. Porco Rosso era para mí, hasta que la vi hace poco, una especie de fantasma. Sabía que existía y había leído sobre ella aquí y allá (y por eso sabía que era una buena película). Pero no la encontraba en ninguna parte. Creo que sólo ha sido editada en VHS, y en la era de los Dvd’s, eso es de la prehistoria xD (Aunque a decir verdad, los Dvd’s de Ghibli que se editan aquí en España dejan bastante que desear, pero bueno…)

    Como no la encontraba por ninguna parte, acabé recurriendo… a Youtube. Sí, como lo leéis xD Está entera aunque bastante fragmentada, en japonés con subtitulos en inglés. Y a pesar de la pantalla pequeña, la calidad no muy decente (aunque tampoco mala, por suerte) y todo lo demás, a mí me llegó. Coincido en que es una de las películas de Miyazaki menos fantásticas. Y creo que debe ser uno de los pocos japoneses, -sino el único- capaz de representar la cultura europea sin cometer errores garrafales (he visto mangas que dan auténtica pena).

    También noté ese aire canalla que tienen todos sus personajes en esta película. A pesar de que todos son buenos en el fondo y Miyazaki no deja de lado la inocencia que caracteriza a muchos de sus protagonistas, también se insinúan muchas otras cosas que en otros filmes ni remótamente puedes vislumbrar.

    Ah, otra cosa: sinceramente, pienso que la banda sonora no es en absoluto mediocre. De hecho, creo que de todas las que Joe Hisaishi a compuesto, es una de las mejores.

    Saludos! ^u^

  5. Pues fíjate Elder, que este fin de semana me encontré por casualidad un especial sobre el estudio Ghibli que me compré en el pleistoceno y que al hablar de esta película, también se refería a que quedaba muy por encima de Akira y que las “Urotsukidolleces” xDD.

    Y sobre lo que comentas Anne creo que efectivamente no se ha publicado en DVD, aunque no estoy seguro. Yo la tengo en VHS desde que mangafilms la editó en 1996 y desde entonces le he dado siempre una caña de mil demonios, aunque no me esperaba que estuviese en Youtube. De hecho, creo que lo que dices demuestra que lo de ese portal y el tema del copyright es de traca. Se ponen tiquismiquis con un opening y sin embargo no te dicen nada por subir una película o una serie entera. IM-PREZIONANTE o_O.

    Y tienes toda la razón, los personajes que aparecen en la película son todos unos bribones pero… por algo son piratas.

    Un saludo y bienvenida a este blog :P.

  6. Cuando las webs como Youtube tienen éxito, empiezan a hacer cosas muy raras ^^U Lo cierto es que (pa’ que nos vamos a engañar XD) a mí que estuviera allí la peli entera me vino de perlas. Y no es la única peli de Studio Ghibli que está colgada entera enterita…

    Gracias por acogerme! Te enlazo de vuelta (y aprovecharé para hacerte un poco de publicidad por algún foro friki… xDD)

  7. q lindo… recuerdo cuando la vi por primera vez *—-* chananan…

    Hata ahora ninguna pelicula de Ghibli me a dejado mal, todas exelentes y bellas, aunque mi favorita sigue siendo neko no ongaeshi 😀

    muy buen post en todo caso y saludos 😀

  8. Jo, yo recuerdo que esta peli la pasaban mucho por el plus, y creo que debí tragarme todos los pases que pude xDDDDDDDDD

    Una película que me gustó mucho y de la que siempre tendré buenos recuerdos.

    PD: Por cirto, confirmo que no está editada en DVD en España. Si no, la tendría xDDDDD

  9. Uff, pues a mí la de Neko fue precisamente de las que menos me gustó de Ghibli Nami. Es que cuando no está la mano de Miyazaki de por medio, sus creaciones pierden bastante. No obstante, mucha gente comparte contigo esa opinión :P.

    PD: Pues menuda envidia me das Logard porque el plus fue en su momento el canal que más apostó por el anime y anda que no emitió ni nada pocos peliculones. Incluso se atrevió con unos cuantos episodios de Galaxy Express 666. Todo un lujo ^^.

  10. Pingback: ¡Feliz Navidad y a por el 2009! « Todos tenemos un precio menos en nuestro blog

  11. Pingback: Mononoke Hime (La Princesa Mononoke) « Drakenland / El lobo zamorano

  12. Pingback: Hauru no Ugoku Shiro ( Howl’s Moving Castle, El Castillo Ambulante ) « Drakenland / El lobo zamorano

  13. Para mi la mejor pelicula de este genial director que es sensei Hayao Miyazaki.

    El colorido de esta pelicula es espectacular y esta muy bien trabajado los fondos. Recuerdo que en algun documental decian que habia ganado premio/s por eso.

    La banda sonora tal como dice Anne es sublime.

    Sobre que la peli fuera dirigida por Monkey Punch, no habia leido nada al respecto. Lo que conozco ya que soy tambien fan, es que en la tercera temporada de Lupin III trabajo como director Hayao Miyazaki junto con otro.

    Por cierto la campaña de marqueting fue impresionantemente decepcionante. Recuerdo la ciudad llena “por tratarse de un manga” de carteles de “proximamente en el cine Porco Rosso” y aun estoy esperando que la proyecten T_T.

    Hace tiempo que editaron en DVD las pelis de Miyazaki y por desgracia se olvidaron de esa…

  14. Pues lo de Monkey Punch fue como lo de Otomo dirigiendo Perfect Blue, como decían en ciertos carteles publicitarios. Vamos, que como en España nadie sabía nada de anime se decían cosas de oídas y pasaba lo que pasaba. Pero qué le vamos a hacer.

    Un saludo.

  15. Pingback: On Your Mark « Drakenland / El lobo zamorano

  16. Solo quería decir que esta película ha significado demasiado para mi, además de marcar mi vida a lo largo del tiempo. Todo lo que me ha ocurrido me acuerda a esta película, y tengo planes para construir el S-21 de control remoto, ya conseguí los planos y luego que logre construirlo, sera un sue~o hecho realidad…

  17. Pingback: Mimi wo Sumaseba; de cuando Ghibli intentó que Yoshifumi Kondo fuera uno de los grandes « Drakenland / El lobo zamorano

  18. Pingback: Omoide no Marnie, el comienzo del Hiatus de Ghibli | Drakenland / El lobo zamorano

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s