Jigoku Shoujo / Jigoku Shoujo Futakomori (Hell Girl)

Cógelo. Si de verdad deseas eliminar a tu enemigo has de tirar de la cuerda roja. Al hacerlo habrás firmado un pacto conmigo. Aquél del que deseas vengarte será enviado directamente al Infierno. No obstante deberás pagar un precio por dicha venganza, ya que cuando se condena a una persona, dos tumbas se cavan. Si aceptas el contrato, tu alma también caerá en el abismo infernal… Aunque eso será después de que mueras. El resto es cosa tuya…

El odio es una cualidad inherente a la naturaleza humana y, al igual que el amor, es sin lugar a dudas el sentimiento que ha llevado a más personas a la condenación eterna. Un castigo para el que no es necesario haber obrado mal en vida, sino simplemente ser la víctima de uno de los castillos de un ente llamado Jigoku Shoujo. Mediante una página web llamada “Correo del infierno”, cuyo acceso sólo es posible a las 12 en punto de la noche, aquellas personas cuyo rencor hacia alguien sea lo suficientemente poderoso podrán invocar a esta diablesa que conducirá a su enemigo hasta las más profundas entrañas del Averno.

El Modus Operandi varía sin embargo en función de las circunstancias. Normalmente envía un SMS a sus clientes en el que les indica que han sido admitidos para más tarde ponerse en contacto con ellos; en otras ocasiones se les aparecerá en el acto; a veces envía a sus subordinados a que investiguen a la persona en cuestión; incluso si se da el caso, puede llegar a rechazar la propuestas.

Una vez aceptado el caso, Ai Enma, verdadero nombre de Jigoku Shoujo, le ordenará a uno de sus sirvientes que se transforme en un muñeco de paja con una cinta roja atada al cuello. Éste le será entregado al solicitante al tiempo que se le advierte, mediante la fórmula anteriormente transcrita en rojo, de las terribles consecuencias que tendrá su decisión. Algo que no impedirá que en la mayor parte de los casos acepten pasar el resto de su vida en el infierno con tal de acabar con aquella persona que ha arruinado sus vidas o cuyas maldades han quedado impunes.

Pero ¿es posible que haya gente tan desesperada como para aceptar un castigo eterno, incluso por hacer justicia?¿Puede llegar a ser tan fascinante esta particular “chica infernal” como para que alguien firme semejante pacto?¿Quién se esconde detrás de su misterioso rostro? A lo largo de esta review intentaremos responder a éstas y otras muchas preguntas que sirven para construir la estructura de uno de los animes más sorprendentes y originales de los últimos años a pesar de ciertos fallos que ensombrecen el resultado final.

ADVERTENCIA: Estamos ante un anime exclusivamente dirigido a mayores de edad y algunas de sus escenas pueden herir la sensibilidad del espectador merced a su gran contenido violento, por lo que ningún menor debe verla salvo bajo su responsabilidad. Del mismo modo, conviene resaltar que la sección de personajes contiene numerosos spoilers sobre la trama, con lo que se recomienda no leerla hasta haberla terminado, salvo en el caso que simplemente se busque información.

Introducción:

Jigoku Shoujo (地獄少女) es una coproducción de los estudios Aniplex y Deen que consta de dos animes realizados respectivamente en 2005 y 2006 de 26 episodios cada uno y cuya popularidad llegó a tales extremos que la todopoderosa Kodansha publicó una adaptación al manga a cargo de la mangaka Miyuki Etou. A su vez existe una serie “Live action” de 12 capítulos basados en este título, un videojuego para Nintendo DS y una tercera entrega ya confirmada que llevará el nombre de Mitsuganae.

Su argumento consiste fundamentalmente en los diferentes trabajos que Ai Enma realiza junto con su equipo, aunque la primera de sus temporadas narra su lucha contra el periodista Hajime Shibata mientras que la segunda (con la coletilla en su nombre de Futakomori) ahondará más en el pasado de los personajes y en los hechos relacionados con un niño llamado Takuma Kurebayashi al que todo su pueblo culpa de las muertes desencadenadas a raíz del uso masivo del Correo del Infierno en la zona.

Capítulos

Jigoku Shoujo

01 Más allá del crepúsculo
02 La chica poseída
03 La base corrupta
04 El llanto inaudibleor
05 La Chica en la Torre
06 Una Ventana al atardecer
07 Tras la máscara
08 Relaciones en silencio
09 Una dulce trampa
10 Amigas
11 Corta la cuerda
12 Fragmentos
13 La chica del purgatorio
14 Más allá del callejón sin salida
15 La mujer de la isla
16 La noche del artista vagabundo
17 Paisaje de cristal
18 La chica encadenada
19 Muñeco de novia
20 Jigoku Shoujo vs Jigoku Shounen
21 Amable vecino
22 Lluvia de arrepentimiento
23 La luz del faro enfermo
24 La aldea del atardecer
25 Jigoku Shoujo
26 Hilvanar

Jigoku Shoujo Futakomori

01 Perdida en la oscuridad
02 Burbujas en la superficie
03 Mi querido Kei-chan
04 Secreto
05 La loca carrera al infierno
06 Donde pega el sol
07 Lazos
08 El falso correo del infierno
09 Hermano y hermana
10 Las vacaciones lluviosas de Sone Anna
11 El distante cuarto contiguo
12 La huella de la rueda negra
13 La tragedia de V
14 La pacifica orilla del lago
15 Por este país
16 Las aspiraciones de una mujer malvada
17 Mirada de silencio
18 Los recuerdos de aquella persona
19 El infierno de vapor-La posada del viajero
20 El album de una joven
21 Globo en la brisa
22 Nostalgia
23 Desconfianza
24 Cadena
25 Errantes
26 Tinte añil

Openings:

  1. Primer Opening: Sakasama no Chou, interpretado por SNOW
  2. Segundo Opening: Nightmare, interpretado por SNOW

Endings

  1. Primer Ending: Karinui, interpretado por Mamiko Noto
  2. Segundo Ending: Aizome, interpretado por Mamiko Noto

Personajes:

Ai Enma: Víctima de las estúpidas supercherías de la época que le tocó vivir, esta bella e inocente niña fue condenada a morir por los habitantes de su aldea que pensaban que al ofrecer en sacrificio a una joven de su aldea, gozarían durante siete años de buenas cosechas y de condiciones climatológicas favorables. Sin embargo, un niño llamado Sentarou la salvará y ocultará de sus fieros vecinos a los que convencerá de su muerte. Entre ellos dos empieza a surgir un amor que se materializa en un frustrado intento de fuga del pueblo en el que los lugareños descubrirán que Ai sigue viva y que ésa es posiblemente la causa del mal tiempo que durante seis años ha padecido la zona.

Enterrada viva junto a los cadáveres de sus padres con la ayuda del hombre al que amaba, juró con su último aliento odio y venganza hacia sus asesinos, lo que la transformó en un ser sobrenatural que destruyó el poblado. Una acción que llegó a oídos del Señor del Infierno, que la condenó a su vez a ejercer el papel de Jigoku Shoujo para expiar sus pecados y evitar que su familia errase eternamente por sus dominios.

Entre los datos más oscuros a su alrededor destaca el de no quedar claro si ha sido la única que ha ejercido este rol, dado que existen registros de esta enigmática mujer desde la era Edo e incluso de la Sengoku. Del mismo modo tampoco sabemos quién o qué es su misteriosa abuela, que siempre está hilando con una rueca detrás de una puerta y con la que mantiene una extraña relación a medio camino entre lo doctrinal y lo maternal. Como curiosidades, procesa sus encargos mediante un ordenador Macintosh Classic, se viste habitualmente de colegiala, en sus venganzas prefiere utilizar un kimono y acude a sus compromisos montada en su carro: Wanyuudou

Wanyuudou: Antigua parte del carro en el que una princesa huía de unos perseguidores que buscaban quitarle sus pertenencias para acto seguido violarla y acabar con su vida, esta rueda se convirtió en un demonio de fuego que vagaba por el mundo asustando a la gente (con la intención de pagar la frustración que le produjo el salirse de la carretera y no poder salvar a las personas que viajaban junto a él) hasta que encontró a Ai, que lejos de asustarse le propuso convertirse en su montura y formar parte de su equipo demoníaco de castigadores de almas como su montura.

Ren Ichimoku: Su forma primigenia era una la de una katana que sesgó la vida de miles de personas y que finalmente adquirió vida propia después de que, tras una sangrienta batalla, su último amo la dejase clavada en una piedra. Ai lo rescató y le dio un sentido a su vida. Desde entonces él es el seductor del grupo, es decir, el encargado de hacerse con el corazón de las mujeres para investigar los casos de los clientes del correo del infierno. También tiene la capacidad de hacer aparecer un ojo gigante en el lugar que quiera con el que poder espiar a quien sea necesario.

Hone Onna: Esta antigua geisha de indescriptible belleza e irresistible encanto para los hombres, se ganaba la vida vendiendo globos y trabajando para un burdel hasta que planeó huir de él. Fue entonces cuando su mejor amiga, con la que pensaba escapar, la traicionó e hizo que su amante acabase con su vida. Desde entonces Hone se transformó en un esqueleto capaz de proyectar una especie de holograma a su alrededor que reproduce el aspecto que tenía en vida y que utiliza para asustar con especial crueldad en las venganzas. A pesar de todo su éxito con los hombres es considerable, incluso en su papel de diablesa sigue conservando cierta coquetería humana y no soporta que le recuerden su edad.

Kikuri: A pesar de que nadie parece capaz de explicar de dónde ha salido, esta niña de aspecto vivaracho y modales más que cuestionables aparecerá sin más en Futakomori y su labor fundamental será la de incordiar y fastidiar a sus compañeros que, en más de una ocasión, verán dificultada su tarea por culpa de sus constantes imprudencias y cansina insolencia, especialmente hacia Hone, a la que llama una y otra vez “vieja”. Lo que nadie sin embargo parece saber es que ella es en realidad uno de los seres más terribles con los que se puedan topar.

Hajime Shibata: Marcado por la muerte de su bella exmujer, Ayumi, este periodista (que simultanea su faceta de articulista con la de paparazzi) empezará a escribir sobre la que él ha bautizado como “Jigoku Shoujo” con la intención de lograr una historia que le permita asegurarle a su hija Tsugumi un futuro digno con los derechos de la historia. Sin embargo, pronto se convertirá en el mayor enemigo de Ai e intentará por todos los medios frustrar los intentos de ésta por llevar a incautos al infierno. Más tarde escribirá un libro en el que recogerá los resultados de toda su investigación.

Tsugumi Shibata: Es la hija de Hajime pero en realidad ese dato se refiere a una circunstancia puramente legal. Su lejanía respecto a él es tal que en la mayor parte de las ocasiones se refiere a él como “Hajime-Chan” en vez de como “Padre” o simplemente “Papá”. Por alguna razón, cada vez que la chica infernal va a actuar, ella automáticamente percibe la víctima y el entorno que le rodea, lo que le permite a su padre conocer los objetivos del correo del infierno e intentar persuadirlos para que no lleven a cabo sus venganzas. Pero ¿qué es lo que auténticamente odia tanto del hombre que le dio la vida?

Takuma Kurebayashi: Apodado por todo su pueblo como el “hijo del demonio”, este niño vive solo en su casa después de que sus padres fuesen salvajemente asesinados por un hombre que desapareció ante sus ojos, lo que despertará no pocas sospechas. Su carácter introvertido y reservado le hará ser víctima de la ira de su pueblo, que lo culpará de la oleada de desapariciones que en realidad es fruto del uso compulsivo del Correo del Infierno por parte de los mismos vecinos que lo acosan y que más tarde comprenderán las dramáticas consecuencias de sus juegos.

Seiichi Meshiai: Asignado al caso conocido y temido popularmente como el del “niño del demonio”, este detective pronto descubrirá que Takuma no es más que un chivo expiatorio cuya mala fama sirve para encubrir el comportamiento de los habitantes del pueblo que están acabando los unos contra los otros merced a la confidencialidad y eficacia que les ofrece Jigoku Shoujo. Una conclusión a la que llegará después de estudiar pormenorizadamente un libro publicado por un tal… Hajime Shibata, aunque los lugareños no parecen muy predispuestos a colaborar precisamente con él…

Hotaru Meshiai: Hermana pequeña de Seiichi, esta chica es toda una heredera del olfato de sabueso de su familiar más directo. Algo por lo que llevará a cabo una investigación al margen de los cauces oficiales que la llevará hasta el mismísimo hogar donde se esconde Ai Enma, lo que la convertirá en el segundo ser humano que hablará directamente con su abuela y el primero en ver su rostro real. Esta visita exculpará definitivamente a Takuma cuando éste se vea metido en apuros conforme se sucedan los episodios, aunque no le esperan a su regreso sorpresas precisamente agradables.

Análisis

Admito que siempre he considerado particularmente aburridos los animes que cuentan con una historia narrada de forma discontinua. De alguna manera siempre he pensado que una de las virtudes de este género es la de narrar una historia en unos tiempos más o menos similares a los que concibió como naturales el autor del guión original, a pesar de ciertas tretas como los finales inventados o los rellenos que tanto ensombrecen el resultado final de una de estas adaptaciones.

De hecho, no parece difícil demostrar que el mostrar aventuras sueltas en cada uno de sus episodios es un estilo casi exclusivamente estadounidense, mientras que el que cuenta los hechos pertenecientes a una sola saga se encuentra mucho más identificado dentro del estilo oriental y en particular con el japonés. Pero dista mucho de mi intención real la de adentrarme en tan profundo y apasionante debate.

Jigoku Shoujo comienza siendo un anime de estructuras rígidas y desarrollo previsible: una persona atormentada por otra que termina por entrar en la página web, Ai acude a ella y le entrega el muñeco a la vez que le advierte sobre cómo se usa y sus consecuencias, el contratante padece dilemas morales y finalmente, y tras una situación más o menos tensa, “tira de la cuerda”, es entonces cuando Jigoku Shoujo entra en acción, no sin antes ponerse un kimono y subirse a Wanyuudou, tortura y mata junto a su equipo a la víctima, cuya alma suben a una barca que, guiada por ella misma, la llevará directamente al Infierno. Posteriormente se muestra la marca en el pecho que le ha aparecido al contratante y finalmente se enciende una vela con su nombre escrito que representa el tiempo que le queda hasta cumplir su parte del trato.

Naturalmente, seguir 26 episodios de esta manera no hubiese provocado otra sensación diferente a la del tedio, con lo que en la primera temporada decidieron darle una estructura coherente con la aparición en escena de Hajime que, a pesar de sus renqueantes comienzos, llegará a convertirse en un rival creíble para Ai, incluso cuando su rol termina por ser repetitivo y en muchas ocasiones innecesario en el desarrollo de la trama.

A pesar de que su presencia no llega a ser nunca del todo convincente, este personaje es, por contra, uno de los más estudiados respecto a su profesión que he llegado a ver en anime alguno. Estamos ante todo un compendio de lo que supone la profesión periodística y al que me remito encarecidamente para ilustrarle a aquellos que quieran saber, por algo más que habladurías, todos los secretos que oculta esta fascinante y a la vez terrible profesión que algunos, entre ellos el que escribe estas líneas, hemos elegido como forma de ganarnos la vida.

Así pues, con él podréis descubrir que no tenemos horarios fijos ya que nos pueden llamar a altas horas de la madrugada; rara vez nos pagan bien, lo que nos obliga a pluriemplearnos y a tener que sacrificar nuestra vida personal en beneficio de la profesional. Algo perfectamente ilustrado en el drama de Hajime respecto a su mujer. Es más, os habla un testigo directo de al menos en tres casos similares.

En ese sentido, no puedo hacer otra cosa que elogiar la tarea de asesoramiento del staff de la serie puesto que la primera vez que veo a un periodista verdaderamente bien retratado en un anime, a excepción de un detalle: los “plumillas” casi nunca nos dedicamos a la fotografía y no solemos llevarnos precisamente bien con los cámaras y los fotógrafos, que por algo rara vez pisan una redacción. Aunque bien es cierto que en el mundo de la prensa rosa… todo es posible.

El problema real comienza con Futakomori. En ella, tras los hechos acontecidos en la primera temporada, el Señor de los Infiernos decide darle una nueva oportunidad a Ai por muy poco convincente que esto llegue a resultar. De hecho, esta floja premisa tendrá como consecuencia la de que Ai empezará a actuar sin ningún tipo de oposición y las historias inconexas entre sí se sucederán hasta el episodio 21, en el que comenzará la auténtica historia por la que merece la pena su visionado. En el fondo, los únicos cambios reales que plantea podríamos dividirlos en dos aspectos fundamentales:

  • Por un lado, el considerable aumento en la sensualidad de las escenas mostradas, con multitud dedesnudos femeninos y amores mucho más eróticos y apasionados que los de su predecesora.
  • Por otro, el cambio de actitud del equipo de la chica infernal.

En relación a este último apartado, su predisposición a la tortura ya no es tan incondicional como antes y las dudas morales acerca de lo que están haciendo empezarán a hacerse constantes, especialmente cuando se encuentren casos que les recuerden el pasado que los llevó al Infierno cuando eran parte integrante del mundo de los humanos. Si se prefiere, Futakomori ahonda, a falta de un Némesis a la altura de Ai, en el pasado de sus compinches y, una vez descubierto el de todos, nos mostrará el auténtico final de la historia.

Tampoco puedo ocultar lo cansino que me ha resultado ver a un personaje tan carente de sentido como Kikuri. Por mucho que finalmente se explique quién es, su presencia no es más que un aporte desquiciante de insultos y “voces de pito” que terminan por ser tan soporíferas como irrelevantes. Todo un síntoma de la flojedad de una trama de la que puede decirse sin el menor pudor… que sobra.

Al margen de estas consideraciones, Jigoku Shoujo es posiblemente uno de los animes más hipnóticos de los últimos años. La triste y melancólica figura de Ai, fruto de su turbulento pasado, las frustraciones propias de la mujer que nunca llegó a ser, y su mirada tan angelical como inerte y temible, sirven para construir la personalidad de uno de los personajes mejor hilvanados que se pueden encontrar en serie de animación alguna.

Sin duda, gran parte de este éxito se lo debe a Mamiko Noto, cuya voz apagada y triste da vida no sólo al drama de este diablesa, sino a una de las canciones más estremecedoras que he llegado a disfrutar en todos mis años como otaku: Karinui. No obstante, no nos debemos llevar a engaños. Pese a que gozan de gran aceptación entre los aficionados al género, encuentro mediocres y hasta soporíferas el resto de piezas de la OST y muy especialmente Sakasama no Chou, que a mi entender compite con Wings of Words por el dudoso honor de ser uno de los peores openings de los últimos tiempos.

Para terminar, pocos defectos podemos sacarle a su animación, nítida y cuidada en todo momento pero que tal vez podría haber ido un poco más allá en el uso de las CGs o en la variedad de estilos a la hora de recrear los movimientos de Ai durante sus venganzas, y más concretamente en las ejecuciones y los traslados. Por todo ello, Jigoku Shoujo es una de las propuestas más originales e innovadoras de los últimos años que, por añadidura, nos presenta a un personaje que es, sin duda, uno de los referentes ineludibles de la animación de los últimos años. Aunque ciertos momentos de paroxismo en su guión, algunas incoherencias y una segunda parte para olvidar privan al conjunto global de la puntuación máxima.

NOTA: 8ow

29 comentarios el “Jigoku Shoujo / Jigoku Shoujo Futakomori (Hell Girl)

  1. Yo creo que sí sé lo que he hecho y buen ejemplo de ello son las entradas que te marcas siempre en el blog :p

    Jigoku Shoujo + Futakomori muy bien, pero con el final de la última, da mucho miedo lo que puedan hacer con la tercera temporada que está anunciada por DEEN.

  2. La historia pinta bien, sobretodo lo de la venganza que te ata para siempre y el personaje de Ai, pero me da la sensación de que es una historia más que llevada al anime pierde. No la he visto, así que quizá le de una oportunidad sólo para ver cómo es la animación.

    Y creo deberías contarnos cosas de tu trabajo entre review y review, Dath, porque si los horarios y las pagas no compensan mucho, algo muy bueno tiene que tener para tí si lo has elegido como futuro. Seguro.

    Nos leemos! ^u^

    Anne

  3. Es que para mí más que un trabajo es mi vida Anne. Yo si no escribo no soy nada y te puedo asegurar que estar en una redacción es para mí lo más grande que existe. Me encanta mi trabajo por la sencilla razón de que le dio un sentido a mi existencia y no te puedes ni imaginar lo que sacrifiqué en su momento para ser lo que soy, pero mereció la pena.

    Me siento muy orgulloso de desarrollar la profesión que desempeño, aunque tenga condiciones de proletario, y creo que sólo soy auténticamente feliz cuando encuentro una historia que puede ser interesante para el resto de la gente.

    Sobre detalles, pues no puedo hablar por varias razones, una confesable y otra que sólo saben las personas más cercanas a mí. La confesable es el tema de política de empresa. Uno tiene siempre que moverse con cuidado en este mundillo y si cometes alguna indiscrección al hablar de algo relacionado con tu medio, te puedes ir a la calle. La segunda me la guardo para mí :P.

    Pero bueno, si me pasa alguna vez algo gordo e interesante y me autorizan a contároslo, gustoso lo haré ^__^.

    Un saludo.

    PD: ¿Y luego preguntan por qué siempre me refiero a Logard como LOGARD-DIOS?. Eres mi ídolo tío, gracias por la info :_).

  4. L vdd la serie bastante buena

    gracias a quien puso este post y poner los nombres de los openings y endings

    domo arigato!!

    vi la serie y es muy buena a pesar de lo repetitivo de algunas cosas
    pero se puede ver mucho la cultura y forma de ser de los estudiantes japoneses y la indiferencia que siempre han mostrado los adultos hacia los jovenes, el desprecio que muchos ocultan.

    wena la serie la recomiendo –

    MaeD.

  5. Pues de nada ^^. Y sobre lo del desprecio a los estudiantes… bueno, de eso podríamos hablar largo y tendido. Digamos que una de las grandes asignaturas pendientes de Japón es integrar ambos mundos y ponerles ciertas barreras. Especialmente en los aspectos sexuales.

    Un saludo.

  6. hola me encanta hell girl es mi programa favorito y tengo 12 años
    espero que les guste a todos los que no lo vieron
    se los recomiendo es muy bueno y aunque lo miren pocos o muchos se lo recomiendo y mucho. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Que buenos dibujos y que buena historia!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    .:)
    ..:9
    …:)
    ….:}

  7. me gusto muxa esta serie apaser que llega a odiar tanto algunos monos pero valio la pena me gusto muxo.

    A parte de todo que justo cundo vi esta termine de ver DEATH NOTE.

  8. Pingback: ¡Feliz Navidad y a por el 2009! « Todos tenemos un precio menos en nuestro blog

  9. LEANLO NO SE VAN A ARREPENTIR DE HACERLO no soy fanatico del anime ni cerca pero creo que hell girl es un muy buen dibujo. concuerdo con el analisis del periodista, y ademas de ello se le puede agregar la buena filosofia que tienen los personajes de la serie a la hora de hablar del ser humano en general.
    no creo que sea un dibujo aburrido ya que las historias de sufrimiento de las personas que aparecen en la serie estan muy bien detalladas desde su comienzo hasta que tiran del hilo rojo y hace entender al que lo ve porque llegan a las desesperacion final que culmina con un intento fallido por ser feliz ya que tendran que vivir con el peso de saber que cuando mueran sufriran en el infierno eternamente. a pesar de que pasan cosas mucho peores en el planeta hell girl retracta bien como es el mundo en realidad, te hace ver la poca compasion y paciencia de algunas personas con otras tratando de llevarlas al infierno tal vez por algun incidente que hubo entre ellos que se lo puede considerer leve y asi mostrar lo miserable y egoista que puede ser el humano, aunque cuando esto pasa en la serie la persona “incompetente” que trata de enviar al infierno a otra por algo absurdo no termina cumpliendo su objetivo por lo que podemos ver que hay algo de justcia, cosa en la que no creo.
    adrian_rojolocura@hotmaill.com

  10. bueno pienso que la serie lleva un drama muy interesante tambien pienso q no es apto para personas que no lo vean con la problematica que conlleba, es interesante el saber como el ser humano puede llegar a tal grado de querer enviar a alguien al infierno pero al menos yo lo e pensado algunas veces pero hacerlo se necesita de muxo valor, cada personaje es interesante y necesitaria analisar un poco mas la vida que ha llevado cada uno de ellos pero de no ser posible tratare de ver sus motivos algo logicos, enma ai o hajime shibata no se ni a quien irle, cada quien su epoca cada quien su mundo.

    es interesante veanla.

  11. esta muy padre yo acabo de empezar está SERIE ME GUSTA MUCHO Y A VECES ME GUSTARIA SER COMO EMMA AI CREO SI NO ME EQUIVOCO VOI EN EL CAPITULO 11 O 12 LO ESTOY VIENDO TODOS LOS VIERNES POR ANIMAX Y A LAS PERSONAS QUE NO LES GUSTA EL ANIEM PERO SI ESTAN VIENDO ESTA PAGUINA LES RECOMIENDO KE LA VENA AUN KUANDO LA AKABO PERO ESKE ME GUSTARON LOS PRIMEROS KAPITULOS

  12. Pingback: Algunos cambios en el blog y otras cosas dignas de mención « Drakenland / El lobo zamorano

  13. Pingback: Top 10: Mis canciones de anime preferidas « Drakenland / El lobo zamorano

  14. Pingback: Mimi wo Sumaseba; de cuando Ghibli intentó que Yoshifumi Kondo fuera uno de los grandes « Drakenland / El lobo zamorano

  15. Pingback: Another, el color de la muerte de P.A.Works | Drakenland / El lobo zamorano

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s