Mi Top 10 de Anime

Dice un viejo dicho popular que lo prometido es deuda y vaya si lo es. Hace tiempo, uno de los lectores de este blog, Djevel, me propuso hacer un ranking con mis diez animes preferidos y, como hombre de palabra que soy, me comprometí a confeccionarlo en algún momento en el que gozase de un poco de tranquilidad y tiempo libre.

Finalmente, meses después de mi promesa y con alguna que otra duda acerca de si habré o no acertado en esta particular clasificación, os ofrezco la lista de los que para mí son las diez mejores obras de la historia del anime. No es por lo tanto nada científico u objetivo, ni dispongo de un tiempo material que me haga poder reflexionar como se merecen algunas de ellas no obstante, aquí tenéis los títulos que como otaku llevo tatuados en mi corazón.


1. Monster

Todo lo que pueda decir de ella es poco. De hecho, nunca he llegado a descartar el hacerle una review retrospectiva ante su extraordinaria e indiscutible calidad ajena a toda clase de modas o manías pasajeras. Monster es la historia de Kenzou Tenma, un neurocirujano japonés residente en un hospital de la República Federal de Alemania cuyo talento es utilizado con fines comerciales para salvar la vida de clientes pudientes y famosos. Esta política llevará a hacer que un obrero moribundo que requería su atención fuese marginado en beneficio de otro de los adinerados pacientes que le asignaban.

Este hecho creará en Tenma una enorme crisis ética, moral y personal que le llevará a desobedecer al director de su hospital y negarse a operar a un importante político en beneficio de un niño al que le han disparado en la cabeza. El pequeño se salvará, pero la dirección del hospital decide apartarlo de la plantilla con todo lo que ello conlleva, como por ejemplo la ruptura de su compromiso matrimonial. Ante su desgracia, el doctor llora desesperado ante el cuerpo del pequeño al que ha salvado, suplicando a voz en grito que ojalá muriesen las personas que acababan de destruir su vida… Al día siguiente los directivos del hospital aparecerán muertos.

Tenma no podía saberlo, pero su talento en el campo de la medicina sirvió para salvar a un monstruo de cuyos crímenes directamente se le culpará una y otra vez. Por ello, rechazado y renegado por los suyos y perseguido por la justicia, el valiente neurocirujano se verá obligado a vivir en la clandestinidad y a traicionar su Juramento Hipocrático para acabar con la vida del mismo ser al que en su juventud libró de la muerte. Aunque ¿será capaz de anteponer su instinto de médico a la necesidad de acabar con una vida humana?

Nada más puede decirse, sólo 36 tomos y 74 episodios de puro magnetismo y buen hacer narrativo. Un guión apasionante, tensión máxima, multitud de saltos y giros argumentales, personajes tan enigmáticos como fascinantes y un rigor histórico, geográfico y político fuera de toda duda, son las claves de la que a mi juicio es la mejor historia jamás contada en el mundo del manga o del anime. Un clásico entre los clásicos que todo otaku debería disfrutar a lo largo de su vida. El mejor anime de la historia.

2. Last Exile

Pongamos que a un estudio como GONZO DIGIMATION le da por celebrar su décimo aniversario con la sana intención de crear el mejor anime de la historia; añadamos una calidad técnica sin igual; sumemos un guión tierno, mágico y trepidante; terminemos con una OST de las que simplemente pasan a la historia… y tendremos esta magistral serie televisiva.

Así era Last Exile, un anime de 2003 con generosas similitudes con el legendario Skies of Arcadia de Dreamcast, que en tono Steampunk nos ponía en la piel de Claus y Ravie (esta última siempre ha generado polémica por la falta de criterio a la hora de transcribir su nombre), dos carteros aéreos que en el transcurso de uno de sus encargos se encontrarán con una inesperada sorpresa en forma de niña cuya apariencia angelical es la clave de toda una maraña de conspiraciones alrededor de la nave “Exile”… Tintes épicos, un desarrollo embriagador y un dulce a la par que triste final fueron las claves de esta obra de arte que GONZO no fue jamás capaz de reeditar con posterioridad.

3. Fushigi no umi no Nadia

Conocida en España como “El misterio de la piedra azul”, este anime contaba la historia de Nadia, una joven africana que escapa del circo en el que trabajaba y que pide la ayuda de un inventor de aeroplanos parisino llamado Jean para que le ayude a volver a su localidad natal, Tartesos, en uno de sus aparatos. Éste accede y proceden a abandonar la capital francesa, aunque los planes no saldrán como creían y acabarán perdidos en mitad del Mediterraneo, aunque una misteriosa nave acuática saldrá a su rescate. De este modo, ambos se verán inmersos en una espectacular aventura en la que se revelará la verdadera naturaleza del ser humano y del destino de la protagonista, en cuya aguamarina se encuentra nada menos que la llave que contiene los misterios de la antigua Atlántida.

En honor a la verdad, se trataba de un plagio descarado de Tenku-no Shiro Rapyuta , pero GAINAX supo hacer de esta revisión de “20 leguas de viaje submarino” todo un clásico de la animación japonesa que llegó a España de la mano de Tele 5 en 1992. La historia enganchaba y el estudio nipón hizo gala de multitud de efectos que más tarde utilizaría en su, a mi juicio sobrevalorada, Neon Genesis Evangelion. Un hecho que convirtió a esta serie en uno de los título de referencia en su tiempo. Una lástima que las posteriores creaciones del estudio tirasen por tierra todo el buen nombre que creaciones como ésta. Como dato curioso en cuanto a su repercusión, Disney “se inspiró” en ella para crear su particular visión de esta historia llamada “Atlantis”.

4. FullMetal Alchemist

¿Es posible compaginar calidad argumental con comercialidad? BONES demostró que sí. Basta tener en tus manos un guión como el de Hiromu Arakawa, unos personajes de un carisma indiscutible y grupos como “L’arc en ciel” a cargo de su OST. Edward y Albert Elric son dos hermanos que tras perder a su madre intentan resucitarla mediante los poderes de la alquimia. Sin embargo su experimento sale mal y merced a la ley del intercambio equivalente, Ed pierde su brazo y su pierna mientras que Al se ve condenado a vivir con su alma sujeta a una armadura.

Una pareja insólita, mucha acción, miles de sorpresas y un final abierto causado por un manga inconcluso fueron las principales señas de identidad de este título que supuso uno de los mayores fenómenos de fans de la presente época y que más rumores han generado a lo largo de los últimos tiempos. Lástima que la posterior película no invitase precisamente al optimismo sobre la calidad de posteriores producciones relacionadas con la peculiar pareja de alquimistas.

5. Death Note

¿Y si el poder de un dios de la muerte (Shinigami) estuviese inmerso en un cuaderno en el que bastase escribir un nombre para acabar con la vida de una persona? Con esta sugerente pregunta, Death Note sedujo a los otakus de todo el mundo planteando un particular duelo de genios entre Light Yagami, el hijo de un jefe de la Policía japonesa que es el portador de uno de estos cuadernos, y L, el misterioso detective encargado de desenmascararlo y meterlo en prisión.

Un estudio como Madhouse al frente, una colosal banda sonora y un espectacular fenómeno de fans a sus espaldas respaldan el monumental éxito que la fórmula provocó en todo el mundo. Una pena, que cierto acontecimiento desarrollado poco después de la mitad de la historia tirase por tierra el que, sin lugar a dudas, ha sido uno de los argumentos más apasionantes jamás planteados en anime alguno.

6. Great Teacher Onizuka

Posiblemente el mejor spin-off jamás realizado. Con Pierrot al frente y apenas publicidad fuera de las fronteras del Imperio del Sol Naciente Onizuka es un ex-pandillero que se recicla en la sociedad como un profesor de secundaria.

Su carácter es garrulo, estúpido, impulsivo y gañán, pero al más puro estilo Sidney Poitier (en resultados, no en formas) será capaz de cautivar y hacerse con los corazones de los alumnos más conflictivos de su instituto e irá atravesando por las más divertidas situaciones que desembocarán en un “delictivo final” merced, cómo no, a no disponer en aquel momento de un desenlace en la trama desarrollado en el manga original.

Uno de los mejores y más carismáticos protagonistas jamás creados y un anime divertido y adictivo donde los haya que ningún aficionado a estas lides debería perderse.

7. Touch

Imaginemos que se puede hacer un guión sin necesidad de recurrir a efectos especiales que camuflen sus carencias. Imaginemos una tierna historia de amor que con el baseball de trasfondo es capaz de cautivar y de despertar la melancolía y la nostalgia en cualquier tipo de espectador. Imaginemos un manga que pese a conservar el estilo y el diseño de otros personajes ya concebidos por su mangaka (Adachi) cautiva por su ternura y amabilidad y no por sus supermujeres. No hace falta imaginarlo, su nombre es Touch.

Kazuya y Tatsuya son dos hermanos gemelos. Mientras el primero es un estudiante modelo, atractivo y codiciado por las mujeres de su instituto, el segundo es vago, torpe y sin ningún tipo de talento conocido. Sin embargo los dos están enamorados de la misma chica, Minami, que desde su más tierna infancia ha sido compañera de confidencias, juegos e intimidades.

Sin embargo, la repentina muerte de Kazuya podrá de golpe a su hermano en el punto de mira. Tatsuya, que siempre ha vivido a la sombra de su gemelo se verá en la obligación de culminar los sueños y metas que dejó sin alcanzar. Por otro lado, es consciente de que el corazón de Minami siempre le ha pertenecido pero ¿será la sombra de su hermano lo suficientemente alargada como para truncar su felicidad?

Con el nombre de “Bateadores” y con “César, Carlos y Bárbara” como protagonistas, Tele 5 estrenó casi por la puerta falsa y con una deplorable promoción la adaptación animada de este manga en el año 1992 y, pese a no gozar apenas de promoción alguna, logró hacerse un hueco en el corazón de los otakus que hoy rondamos los 25 años.

Amores imposibles, reflexiones sobre la naturaleza humana de los sentimientos y una ilimitada ternura acicalada con ciertos toques de humor fueron las señas de identidad de esta pequeña maravilla que me permito el lujo de recomendar a todos aquellos que tengan la osadía de dejarse seducir por una de estas obras hechas en los tiempos en los que el anime era mucho más que un simple arte.

8. Macross

Sería una misión ciertamente imposible la de definir con cierta exactitud lo que supuso este título y toda la repercusión que, con posterioridad tuvieron los hechos en ella narrados. La historia trata sobre una fortaleza interdimensional llamada Macross y que los humanos construirán con tecnología alienígena como última esperanza ante la invasión de los Zentradi que ocurrirá durante 2009.

La superioridad de los extraterrestres es patente y sólo los guerreros alojados en el poderoso ente militar son capaces de plantarles cara merced a las valquirias, unas naves capaces de transformarse en robots de combates y en una especie de híbridos entre ambos estados. En este contexto se desarrollará paralelamente el triángulo amoroso formado el inexperto Lynn Minmei y el temerario Hikaru Ichijyo con la idol Misa Hayase que culminará de un modo tan agridulce como inolvidable.

Los otakus españoles pudimos disfrutar de ella en 1990 con acento mejicano, casi 8 años después que en Japón, y bautizada como Robotech; la serie que aglutinó a ésta y a otras dos series más camufladas con el nombre de “generaciones”.

Podría parecer un título más, pero no es así. Escenas como las de Lynn arrojando miles de misiles en el espacio mientras presencia en la pantalla de su valquiria el triunfo de su amada Misa en el concurso de Miss Macross o el valiente sacrificio de Hikaru han sido reconocidas durante muchos años como todo un clásico en la animación japonesa. Un factor al que, unido a su originalidad y al inmenso merchandising de videojuegos que generó la convierten a mi juicio en merecedora de estar en el ranking. Aunque eso sí, una pena que sus secuelas no estuviesen precisamente a la altura.

9. Dragon Ball

Llegados a este punto, me gustaría hacer un pequeño inciso para referirme a uno de estos animes que, con la mano en el pecho y con un estricto respeto a la verdad, eran escandalosamente malos, pero incluso así fueron capaces de cautivar el corazón de millones de otakus que incluso más de 15 años después del final real de la serie, siguen consumiendo sus productos y comentando las aventuras y peculiaridades de sus personajes.

Hablo, cómo no, de Dragon Ball,la obra cumbre de Akira Toriyama que narraba la vida de Son Goku, un niño-mono que se transformaba en gorila las noches de luna llena y que tras la muerte de su abuelo vivía solo en una montaña. Sin embargo, su encuentro casual con una adolescente alocada llamada Bulma cambiará por completo su vida que, a partir de ese momento, girará en torno a la búsqueda de las siete bolas mágicas. Un tesoro que, una vez reunido, permitía invocar a un dragón que satisfaría cualquier deseo que se plantease.

A lo largo de la historia veremos a Goku entrenarse, crecer y madurar mientras se enfrenta a villanos de todo tipo y condición; desde los malvados coroneles del ejército “Red Ribbon” hasta el demonio en persona. Entre medias asistíamos a tres diferentes torneos mundiales de artes marciales cuya misión era la de dilucidar al mejor luchador del mundo y que terminarán, tras el último de ellos, por coronar a nuestro héroe como el campeón… y ya de paso salvar a la humanidad.

Dragon Ball terminaba con el matrimonio de Goku con Milk, una violenta chica de carácter problemático al que se le dio el desafortunado nombre de “Chichí” en castellano y que se encontraba comprometida con él desde su niñez. La historia pudo haber acabado ahí; un final digno y coherente a una trama que evidentemente no daba más de sí. Sin embargo las presiones de la juguetera Bandai consiguieron una continuación de la serie a la que se le añadió la coletilla de “Z”. Ante la ausencia de ideas, Toriyama decidió darle un inesperado giro a los acontecimientos. Son Goku no era un humano, sino un “saiyajin” que se encontraría con los otros tres supervivientes de su raza, entre los que se encontraba el nuevo protagonista de la serie: Vegeta.

A partir de ese instante los disparates se suceden por doquier. Los personajes de su anterior entrega, salvo Bulma, pierden toda su importancia y empiezan a crearse más y más “superenemigos” sin sentido a la par que se van incorporando al elenco de combatientes a los hijos de Goku y Vegeta, que consiguen en muy poco tiempo ser incluso más fuertes que sus padres. Evidentemente, en esta continuación la apuesta fuerte se produjo en beneficio de la espectacularidad de los combates y no en la creación de las leyendas y mitos que hicieron grande a su primera parte.

Tras haber alargado la serie hasta el límite de lo grotesco, creado toda clase de excusas para dotar de personajes a los lamentables videojuegos de “banpresto” y tocado fondo con la disparatada saga de Bu, Toriyama decidió no seguir con el proyecto y el estudio Toei decidió continuar con “GT”, de cuya calidad me ahorraré exabruptos. Dragon Ball en ningún momento fue un anime de calidad, pero le descubrió a medio mundo un género llamado manga y en el que posteriormente continuarían con enorme pasión. Valga como ejemplo el hecho de que Planeta reconocía vender semanalmente unas 100.000 unidades de su “Serie Blanca” (DB) y 150.000 de la “Serie Roja (DBZ).

También hay que señalar que fue el primer gran anime multilingüe en España. Goku habló catalán, valenciano, vascuence, gallego y castellano merced a su difusión en las televisiones autonómicas. Sin embargo, y como dato curioso, conviene recordar que cadenas como Telemadrid no terminaron de emitir su final jamás, debido posiblemente a las protestas de las asociaciones de padres que en aquellos momentos se produjeron por la violencia de alguna de sus escenas y los guiños al humor picante que en ocasiones planteaba. De este modo, la mayor parte de los castellanoparlantes tuvimos que esperar varios años hasta que Antena 3 se hizo con sus derechos de emisión y completó las aventuras del luchador más popular de la historia en perfecto español. Un cúmulo de circunstancias que convirtieron este título en la iniciación de miles de otakus y que incluso a día de hoy sigue despertando el interés de sus primeros tiempos.

10. Ranma ½

Y para cerrar nada menos que la obra cumbre de Rumiko Takahashi. Un manga que, como en el caso anterior, no puede ni remotamente ser considerado como una obra de calidad, pero que supuso todo un hito para muchos de los que en aquel momento nos estábamos iniciando en este difícil y en no pocas ocasiones ingrato mundo del manga.

Ranma es un especialista en artes marciales que vive con su padre, Genma, apartado del mundo y entrenándose como un loco para perfeccionar sus técnicas de combate, hasta que un día, en su periplo por China, terminará por caer en un manantial que le hará convivir el resto de su vida con una maldición: la de que cada vez que le moje la cabeza el agua fría se convertirá en mujer, mientras que necesitará agua caliente para volver a su estado inicial. Su padre por su parte, sufrirá unos efectos similares al transformarse en Panda.

De vuelta a Japón, Genma se alojará en el dojo Tendou, propiedad de su viejo amigo y condiscípulo Shun, con el que había pactado un matrimonio de conveniencia entre su vástago y sus hijas. De este modo, Ranma se verá inmediatamente prometido con Akane, una chica-chicazo de gran fuerza y pericia que desde el principio siente una anima adversión por su futuro marido. Aunque los sentimientos pueden variar mucho a lo largo de una historia.

Creo recordar que un buen amigo mío definió en su momento a esta serie como el perfecto caos. Un grupo de personajes sin sentido que con cualquier excusa terminan por enfrentarse entre ellos en un combate de artes marciales, acaban y todo vuelve a la “normalidad” sin que lo que haya acontecido en el capítulo anterior tenga repercusión alguna sobre lo que está por venir.

A lo largo de 38 tomos de manga todo es así. Aparecen nuevos luchadores, se les da un papel, en algunos casos una maldición y se revuelven entre ellos con la simple intención de hacer reír. Eso era ni más ni menos Ranma ½. Ofrecer una historia sin demasiadas pretensiones pero divertida y original como pocas.

Actualmente podríamos incluso decir que se trata de una serie mala. La trama apenas tiene un planteamiento, nudo o desenlace a lo largo del tiempo. Son siempre narraciones cortas que acaban al poco de comenzar y al término de la última página del cómic, la sensación de vacío es casi absoluta.

El anime ni siquiera concluía este último. Finalizaba cuando la madre de Ranma abandonaba el dojo Tendou sin haber encontrado señales de su marido y de su hijo a los que debería cortarles la cabeza en el caso de que este último no hubiese alcanzado un nivel aceptable como guerrero y para seguir conociendo en desarrollo de los acontecimientos era necesario recurrir a las OVAs.

La serie televisiva fue estrenada por Antena 3 en 1993 y su emisión se compaginó con la otra gran apuesta anime de aquel año de la por entonces cadena del Grupo Z, Sailor Moon. Su doblaje sigue siendo, incluso a día de hoy, toda una demostración de cómo no se debe adaptar o traducir una serie.

Al margen de diálogos incoherentes y voces en ocasiones chirriantes, si hay algo que definió a la versión en castellano fue su incoherencia. Valga como ejemplo que una de las protagonistas pasaba de ser “Dinai-Wan”, a ser “Federica” y más tarde “Kaori”. Ciertamente el hecho de que la traducción se hiciese del francés justificó, que no excusó, este lamentable trabajo. Aunque ello no ocultó la sensación de que España seguía sin ser un destino de referencia a la hora de exportar las obras maestras creadas en el Imperio del Sol Naciente.

Mención aparte merece el Manga. Planeta empezó a editarlo en edición facsimil y poco después canceló su publicación. Posteriormente editó hasta el tomo 17 y dejó la obra inconclusa. Por ello, hubo que esperar casi diez años hasta que Glenat procedió a publicar por completo la obra hasta su tomo número 38, aunque el resultado a mi juicio dejó bastante que desear en cuanto a su calidad real.

Es verdad, objetivamente no merecería estar en un ranking de animes de calidad, pero a veces el valor sentimental de una obra va mucho más allá de su majestuosidad. Ranma me acompañó durante muchas mañanas antes de preparar mi mochila e ir al colegio. Sus historias absurdas dieron pie a cientos de inolvidables conversaciones a lo largo de mi vida. Y sus líos amorosos me hicieron carcajear hasta muchos años después de haberle perdido la pista.

30 comentarios el “Mi Top 10 de Anime

  1. Yo habría dado otro orden, por lo original en todo sentido….quitando el Ki, aura, cosmos, Ken y cuanta cosa rara…el primer lugar en anime actual debiese ser para Death Note, luego en segundo por ser la saga mas vista, mas completa de un ser, obviamente Dragon Ball…y creo que falto en la lista varios mas (se que son tus top 10 pero….) ejemplo: Evangelion…..saludos, buenos animes…

  2. Es que, como ya dije inicialmente, es un ranking puramente personal y, como tal, totalmente subjetivo. Evangelion es una serie a la que hay que reconocerle indiscutiblemente su importancia en la historia del anime, pero ciertos arreglos al final de la misma y un desenlace que, honestamente, era realmente absurdo (Shinji y Asuka como los nuevos Adán y Eva y toda la maraña de complicaciones que había de por medio en la trama) me hicieron descartar la idea.

    Por lo demás, puse Dragon Ball como novena porque no era un anime demasiado bueno. Otra cosa fue el fenómeno de fans que llegó a generar. De hecho, creo que nunca me hubiese metido en el mundo de la animación japonesa de no ser por ella.

    Un saludo.

  3. Sabia que tu top 10 seria interesante, gracias por ponerlo ^^

    Por mi parte, si tuviera que hacer yo un top 10, también me costaria horrores, pero hay varias de ellas que sin duda alguna también estarian allí (Monster y Last Exile sin duda). Hay algunas que no las conocía, como la de Nadia, y otras que nunca llegué a ver, como Macross.

    Y coincido con que a veces la carga emocional que te transmite y que te inculca un anime puede ir mucho más allá de la majestuosidad o calidad misma de la obra en cuestión.

    Un top 10 muy interesante de nuevo, ahora que lo has puesto parte de mi curiosidad ha estado satisfecha, pero estoy ansioso por ir leyendo tus reviews sobre otros animes (si es que pones, sino tranquilo, no quiero presionar xDDD)

    Gracias de nuevo ^^

  4. De nada hombre, que para eso estamos ^^.

    Si algún día te pica la curiosidad sobre Macross la tienes en castellano (aunque con acento del otro lado del Atlántico) dentro de la serie Robotech. Hoy puede parecer cutre, pero en su momento fue toda una revolución.

    Sobre Nadia, bueno siempre ha habido división de opiniones sobre ella, pero en lo personal lo considero uno de los animes que me marcaron, aunque siempre me quedará la duda sobre lo que pasaría si la volviese a ver ahora, pasador 15 años desde que la vi por primera vez. Tal vez algún día lo compruebe.

    Por lo demás, le volveré a dar caña al blog. A ver si para mediados de la próxima semana tengo lista una nueva review (que este finde me voy a ver a mi novia ^^).

    Y por cierto, gracias a ti Djevel por leerme ^^.

  5. Hola Dath, disculparás mi poca experiencia para comentar, pero creo que tu Top 10 de anime ha sido uno de los más justos que he podido ver. Será talvez que yo también tengo a algunos animes en mi corazón y para siempre, y por tanto no serán olvidados por nosotros los otakus. Claro está, hablo de Ranma 1/2, que a mi parecer fue un trabajo de mala calidad pero que logró lo que muchos dibujos vistos después no lograron: hacerme olvidar que estamos en una realidad cruel y que con tan solo ver 25 minutos de programación existe la carcajada fresca y relajante de aquel que quiere olvidarse de todo lo demás. Vivir locura tras locura, amando ocultamente sin ser o no correspondido, creyendo y siguiendo un sueño para ser mejor cada día, enfrentando las trivialidades de la vida para finalmente volver a repetir ciclicamente todo a la mañana siguiente.
    Para mí, eso fue Ranma 1/2. Personajes entrañables que volveré a ver cuando la nostalgia me gane y que sin duda los disfrutaré como si fuese la primera vez.

  6. Pingback: Top 10: Los mejores momentos de la historia del videojuego « Drakenland / El lobo zamorano

  7. Pingback: Las peores videojuegos basados en animes « Drakenland / El lobo zamorano

  8. Pingback: Monster, el manganime que se atrevió a superar el estilo de Hitchcock « Drakenland / El lobo zamorano

  9. Pingback: FullMetal Alchemist, el estigma del pecado de aquéllos que intentaron derrotar a la Muerte « Drakenland / El lobo zamorano

  10. Pingback: Last Exile, la odisea de dos jóvenes pitolos que salvaron a la humanidad « Drakenland / El lobo zamorano

  11. Pingback: Ranma ½; la locura transformista de Rumiko Takahashi « Drakenland / El lobo zamorano

  12. Sí. Lo que pasa es que Cowboy Bebop es de Sunrise con todo lo que ello implica… Digamos que no se puede decir que sea una de estas obras que me gusten demasiado (por decirlo suavemente).

    Un saludo.

  13. Pingback: Fushigi no Umi no Nadia. El misterio que catapultó al estrellado a Hideaki Anno « Drakenland / El lobo zamorano

  14. Fantastic goods from you, man. Last Exile, Monster and Nadia were greats animes and your reviews are amazing. I can not wait to read much more from you. This is really a great web site.

  15. Pingback: The Vision of Escaflowne, el viaje místico de SUNRISE | Drakenland / El lobo zamorano

  16. Pingback: Macross, el desafío espacial a Toei | Drakenland / El lobo zamorano

    • Lamento tener que decir que no me gustaron nada ninguna de las dos. La primera la abandoné en el capítulo 9 y la segunda en el 3 y que conste que las cogí con ganas. Pero los años me han vuelto muy exigente.

      Un saludo.

  17. A mí me costó la vida seguir Steins;Gate, conozco a mucha gente que la dejó a la mitad porque costaba esfuerzo entenderla y los 12 primeros capítulos se presentan aburridos y monótonos, pero en cuanto pasas el aro de fuego, a partir del 12, es un no parar y acaba convirtiéndose en una obra maestra. Lo que parecían capítulos de transición o relleno, personajes sin la menor relevancia, todo se convierte en un elemento clave en la historia. Anímate a verla, si quieres, porque te aseguro que no tiene pérdida aquí servidora que la pone al nivel de joyas como FMA y Monster.
    En cuanto a Fate, ¿cómo es posible que dejaras la obra del gran Urobuchi? Vale, FSN no es muy allá, pero FZ es una de las grandes de los últimos años. Solo por la animación ya merece la pena.

  18. A pesar de que la entrada tiene ya sus años, no me puedo aguantar la curiosidad de preguntarte por cierta serie que, al ver tu top 10 de anime (que por lo que se puede leer eres como yo, amante del anime de antaño y considera la animación de hoy en día, salvo unas cuantas excepciones, poco más que mediocre y fanservicero a más no poder) dejas fuera de tu lista.
    Esa serie es en concreto Ginga Eiyu Densetsu (o LOGH, como quieran llamarlo).
    Si no es mucha molestia, me gustaría saber tu opinión sobre esta serie. Ah y ojo, no es que tu lista subjetiva de series este mal, de hecho todas esas series que has mencionado tienen su más que merecido puesto, tan solo quisiera saber el por qué has dejado fuera de tu lista a esta preciada joya.
    Un saludo y por cierto, excelente blog y excelentes reviews de anime. Estos son los tipos de blogueros que me gusta seguir.

    • Que conste que ya me la han pedido varias veces. El motivo por el que no está reseñada es esencialmente la falta de tiempo, la cantidad de títulos pendientes y que, además, este blog es algo especial. Pero se hará lo que se pueda. Espero que algún día pueda sacar algo de tiempo para hablar de series como ésa, pero por el momento me es imposible, aunque ya se verá.

      Un saludo.

  19. Muy buenas a todos/as,

    Yo en esto soy un pardillo integral y de lo poco que he visto, una peli que me emocionó y siempre me quedará dentro alma es la de “La tumba de las luciérnagas”.
    Igual os parece desfasado pero a mi estas temáticas me llegan mucho y la manera
    que está abordada la pelicula me rompió todos los esquemas.

    Saludos

  20. Todos los blogs de anime estan dirigidos o escritos por gente nacida en los 90, que se pasan el tiempo hablando de animes nuevos que no valen para nada y haciendo ver que son la pera. Ahí se nota la diferencia con los otakus que, como tú, han nacido en los 80 y recuerdan animes de antaño que les pegan mil patadas a los actuales. He visto algunos blogs de chavales cuya calidad es peor que la limpieza de los baños de las gasolinerias, y aunque seria mentir decir yo no veo ese tipo de anime, prefiero el clásico. Felicidades por el esfuerzo que pones en tus artículos y por recordarnos como debe ser el anime actual.

  21. Por fin encuentro un ranking que me deja satisfecho, Monster para mi ni siquiera es considerado un animé, yo lo considero una obra magistral insuperable, ya se lo he dicho a muchos ” después de Monster que sigue :/ ” nada ha podido estar a su altura y perdonen los fanáticos de Death note pero comparar ambas es un insulto.
    Ver a GTO me habla de alguien que realmente sabe muy respetuoso y bien logrado tu ranking felicidades.

    • ¿Aparte de Mononoke Hime y Okami Kodomo no Ame to Yuki? Pues por ejemplo Inukami (aunque es una mierda) o la película Jin-Roh, que está mucho mejor.

      Un saludo.

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s