Gin-iro no Kami no Agito

Similar en su trayectoria a una montaña rusa y con pocas dudas acerca de su poco tino a la hora de adaptar guiones al anime, GONZO DIGIMETION se vio inmerso, tras finalizar su portentoso Last Exile, en una espiral de mediocridad y decadencia que le llevó a recibir las más duras críticas acerca de la excentricidad de sus series y su más que cuestionable capacidad narrativa, camuflada en una avalancha de aburridos y estridentes efectos especiales que sólo conseguían marear al espectador.

Tal vez por ello, y con el fin de recuperar los fans que paulatinamente había ido perdiendo, el estudio nipón decidió dar el salto a la gran pantalla con dos películas estrenadas a lo largo de 2006 y que supusieron todo un órdago a los otakus de cuyo resultado todavía hoy sufre las consecuencias. La primera de estas cintas fue Giniro no Kami no Agito (銀色の髪のアギト) y vio la luz el 7 de enero de aquel año. Pero ¿alcanzó realmente la calidad esperada?

 Argumento

300 años han pasado después de un holocausto en el que unos fallidos experimentos realizados en la Luna destruyesen el satélite terrestre y acabasen con lo que hasta entonces había sido la civilización humana. El mundo actual se encuentra dividido en dos facciones enfrentadas: los humanos de la ciudad militar de Ragna y los bosques habitados por plantas mutantes que aspiran a acabar con los pocos rastros del hombre que todavía quedan. Entre ambas se edificó la llamada Neutral City; un asentamiento creado por la mano del hombre y que aspira a poder paz entre las dos partes enfrentadas.

En este contexto uno de sus habitantes, Agito, encuentra por accidente, en el trascurso de una carrera, la fosa en la que descansa una joven llamada Toola que despertará inmediatamente de su letargo. Tras la conmoción inicial el protagonista de esta historia la lleva a su ciudad y rápidamente la integra en su entramado social. Sin embargo las suspicacias sobre su origen empiezan a aflorar y finalmente se revelará como la única superviviente de la humanidad anterior al holocausto y como la descendiente directa del científico que dio vida a las plantas que en la actualidad asuelan la tierra.

La noticia se extiende rápidamente y llega a oídos de Shunack, un antiguo miembro de Neutral City que ansía dominar el Estoc, el arma definitiva creada por el padre de Toola que servirá para darle una nueva oportunidad a la humanidad. Sabedor de su importancia, convencerá a los líderes militares de Ragna para enviar una ofensiva a gran escala a la ciudad y hacerse con la codiciada mujer.

Agito, Toola y Shunack

Finalmente logra su objetivo y todo parece perdido para aquellos que esperaban una solución pacífica al litigio que enfrenta a humanos y plantas. Sin embargo Agito, desesperado, decide entregarle su alma al bosque y convertirse en un híbrido entre ambas especies con poderes sobrenaturales que le permitirán incluso partir un robot en dos con un simple golpe de mano, pero… ¿serán capaces sus portentosas habilidades de derrotar a Shunack y a sus expertos soldados?

Análisis

Como resulta evidente tras leer el argumento, GONZO y su director Keiichi Sugiyama tuvieron en todo momento presentes a dos maestros del largometraje animado como son Katsuhiro Otomo y especialmente Hayao Miyazaki para imitar su particular estilo narrativo y cinematográfico. Con el conflicto entre los humanos y las plantas como telón de fondo, la comparación con Mononoke Hime es obligada aunque, si bien es cierto que la película que nos ocupa es una verdadera obra maestra de la técnica y de los procesos digitales de animación, cualquier intento de asemejar la calidad de ambas resulta simplemente un insulto al séptimo arte.

Miyazaki ya era todo un talento cuando concibió la obra que definitivamente lo convirtió en el nuevo dios de la animación japonesa de la era posterior a Tezuka. Su creación llegó a ser la segunda película más taquillera de la historia de Japón, por detrás únicamente de ET, y su magnificencia tal que llegó a hacer temblar a más de un ejecutivo de Buena Vista, que no quiso arriesgarse a que su estreno occidental boicotease a películas de Disney como Mulán.

El film de GONZO consiguió estrenarse en Estados Unidos el 24 de septiembre de 2006 con el título de “Origin: Spirits of the past”, pero su aceptación fue tan pobre que ni siquiera dio el salto al viejo continente. De hecho, la puntuación otorgada por los lectores de portales como animenfo apenas lograba pasar del seis de media.

Los personajes sólo pueden definirse como patéticas sombras de los originales del clásico de Ghibli. Si bien Ashitaka era un príncipe maldito que se veía obligado a abandonar su tierra natal y poner paz entre los humanos que arrasaban el bosque y los espíritus del mismo dispuestos a acabar con ellos, Agito es poco más que un histérico que busca desesperadamente la salvación de Toola aunque en muchas ocasiones no parece ser consciente del porqué. Cabe destacar que la maldición que persigue a ambos es similar y que los dos son conscientes de que el fin de su existencia puede llegar de un momento a otro. Sin embargo, Ashitaka es un hombre bueno y altruista que mira sin odio el contexto en el que se desenvuelve y desenvaina su espada frente a cualquier parte que obre con mala fe. Agito sólo sabe obsesivamente que tiene que salvar a Toola cual hombre sediento de deseo y cualquier otro trasfondo queda ahogado en un plano secundario.

Respecto a ésta y San, la mera ocurrencia de un duelo entre ambas sólo puede ser tildada de hilarante. San es una hembra que rezuma fuerza, espíritu salvaje y una enorme conciencia de sí misma y de la familia a la que tiene que proteger. Toola es mansa y débil, apenas conoce su papel en la trama y en alguna ocasión inspira la sensación de que toda su importancia reside en ser una chica dulce y atractiva pero sin el menor carisma o interés al margen del título nobiliario de protagonista.

Shunack es por su parte el único que podría soportar un cara a cara con su homólogo de la obra magna de Miyazaki como era Eboshi. Decidido a acabar con las plantas mutantes, el militar se muestra en todo momento seguro de sí mismo y de su importancia en la historia. Sin embargo ni incluso así es rival de la temible mujer que fue capaz de convertir prostitutas maltratadas en fieras guerreras capaces de enfrentarse a temibles samuráis. Esa capacidad de generar fe ciega en los suyos, así como la enorme fortaleza transmitida en cada uno de sus primeros planos hacen que, de nuevo, el duelo entre ambos se decante del lado del personaje de Ghibli.

Tampoco podemos olvidarnos del otro gran y descarado referente narrativo como es la mítica Akira de Katsuhiro Otomo, de la que han tomado la referencia de Tetsuo y su brazo mutante en la memorable escena final del estadio olímpico de Neo-Tokio. Agito tiene ciertos momentos en los que pierde el control de su cuerpo y los paralelismos entre los problemas que sufren ambos individuos son en ocasiones idénticos. Incluso su aspecto físico como superhumano es calcado. Pero entonces ¿qué es exactamente la película de GONZO?

En esta pregunta reside la clave de todo. Giniro no Kami no Agito no es absolutamente nada por sí misma y todo lo que en ella ocurre recuerda sospechosamente a otro largometraje de éxito relacionado con el mundo del anime. Nada sorprende y lo que es peor, nada engancha. La trama está tan mal narrada que todos los personajes que sirven para desarrollar el planteamiento desaparecen por completo en la segunda parte de la cinta. Las anécdotas son intrascendentes y el combate final dista mucho de parecer ni remotamente emocionante. Tal vez ello sea consecuencia de que estamos ante un “guión original” que no gozó de un manga previo, lo que, dicho sea de paso, siempre ha sido un enorme peligro de cara a las adaptaciones animadas.

Técnicamente es bello, increíble, soberbio, fascinante… las recreaciones de los paisajes poseen una nitidez difícil de encontrar en cualquier otra obra, la OST resulta embriagadora especialmente por temas como “Chouwa oto ~with reflection~” en el opening y “Ai no Melody” para el ending (ambos interpretados por KOKIA) y las Cgs son tan bellas que en ocasiones da la impresión de estar ante un verdadero “dragón-planta” que cobra vida ante nuestros ojos. Pero todo queda ahí.

Da la impresión de que GONZO no pudo sobreponerse al éxito de Last Exile y empezó a dar palos de ciego con guiones extravagantes y cada vez menos interesantes que desembocaron en toda clase de aberrantes experimentos animados que suplían con espectacularidad técnica unos argumentos carentes del menor atractivo o calidad. Unos lastres especialmente evidentes en este Giniro no kami no Agito que se presenta ante el espectador como un “quiero y no puedo”… un “me gustaría ser un producto de Ghibli pero no paso de ser una intro de mal gusto”.

NOTA: 3

7 comentarios el “Gin-iro no Kami no Agito

  1. Pingback: Brave Story « Todos tenemos un precio menos en nuestro blog

  2. Pingback: Last Exile, la odisea de dos jóvenes pitolos que salvaron a la humanidad « Drakenland / El lobo zamorano

  3. desconocía la existencia de esta película, sin querer la encontré y me encantó es una película bastante buena y además al parecer famosa, muy recomendable para quienes gustan de las historias del anime.

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s