The Sky Crawlers

Mi desesperación por encontrar algo bueno en este cada vez más insufrible mundo del anime estaba empezando a llegar a límites verdaderamente alarmantes así que decidí darte una oportunidad a The Sky Crawlers, el último film del director de las dos películas de Ghost in The Shell y que venía precedida por una avalancha de buenas críticas que le valieron optar al Japan Academy Prize de 2009, que finalmente se llevó Ponyo, y a participar en diversos festivales de cine como el de Venecia o el de Sitges. Así pues, y como dirían los romanos, alea jacta est. Veamos qué da de sí.

Ficha Técnica

The Sky Crawlers es un film de animación dirigido por Mamoru Oshii, basado en la novela homónima de Hiroshi Mori y producida en 2008 por el estudio Production I.G. Contó para sus diseños con Tetsuya Nishio y la música fue compuesta por Kenji Kawai. Finalmente fue estrenada el 2 de agosto de ese mismo año en Japón.

Tema central de la OST

  • Main Theme Opening, compuesto por Kenji Kawai

Historia

Yuichi Kannami es un piloto de combate perteneciente a la raza de los kildren (unos humanoides modificados genéticamente para vivir para siempre y conservar un aspecto de adolescentes) que llega a la base aérea de la compañía que lo ha contratado para suplir la baja de Kurita Jinroh, un empleado recientemente fallecido en extrañas circunstancias cuyo aparato, sin embargo, permanece impoluto y sin signo alguno de violencia.

Se pondrá a las órdenes de Suito Kusanagi, una oficial con mucha experiencia de pilotaje que parece mantener un misterioso vínculo de unión con su compañero muerto, aunque pronto descubrirá que no es el único secreto que guarda esta fumadora empedernida que incluso tiene una hija de la que dice que es su hermana.

Yuichi Kannami y Suito Kusanagi

No obstante en la compañía la verdadera preocupación es “The Teacher”, un antiguo empleado Kildren que, al contrario que los demás, sí es completamente adulto, y cuya maestría en el cielo está matando en combate a todos los que osan enfrentarse a él.

Análisis

Tras terminar de ver los 122 minutos del metraje original de The Cry Crawlers no me cabe la menor duda de que Mamoru Oshii se ha ido convirtiendo paulatinamente en la versión japonesa de la parodia de Pepe Navarro desarrollada por la productora “Minoría Absoluta” para su programa “La escobilla nacional”. Es decir, un personaje preso de un éxito pasado que lleva a todo lo que hace las máximas del formato que le dio fama y gloria aunque carezca del menor sentido y dé pie a toda clase de situaciones absurdas y ridículas. Con la diferencia de que el programa de Antena 3 es de humor, y esta película se supone que no.

Sé muy bien que decir que son una bazofia las dos adaptaciones de Ghost in the Shell perpetradas por este individuo es tal vez hasta ser generoso después de ver el repulsivo acabado final de las mismas, en las que Motoko Kusanagi era transformada directamente en un robot de desnudo fácil, cuyo singular atractivo físico convirtió en gays a toda una generación de Otakus heterosexuales, y cuya salud mental hacía que hasta el último gañán de los que en España se presentan a Eurovisión pareciese a su lado un catedrático de Física de la Materia Condensada. ¿Pero es que era necesario trasladar ese engendro intelectual a producciones como ésta?

Por si alguien no lo había notado, el párrafo anterior hace referencia al personaje de Suito Kusanagi, la protagonista femenina de la cinta que comparte con la anterior no sólo el apellido, sino también su repugnante aspecto físico. Es probable que alguno piense que estoy exagerando, pero no es un decir que algunos de sus primeros planos despertaron en mí no pocas veces la necesidad de mantener apretado el gatillo de un JoyPad y apretar el botón de disparo tal y como siempre lo hago cuando juego al Resident Evil, merced a su apariencia deforme en muchas de las tomas y a gestos cuya expresividad sugiere que es el único ser viviente sobre la Tierra capaz de ser empalada y de conducir al mismo tiempo.

¿Necesitáis más pruebas de lo del párrafo anterior?

Los protagonistas de esta historia pertenecen a una especie llamada “kildren”, es decir, humanos modificados genéticamente para conservar un aspecto infantil que les permitiese no morir nunca salvo que fuesen asesinados, lo que los convierte en perfectas máquinas de guerra. Cierto es que el propio autor de la novela, Hiroshi Mori, reconoció en alguna ocasión que la obra original en la que se basa esta historia suponía un reto muy difícil de versionar, por lo que no aceptó dar su visto bueno hasta que supo que Oshii iba a hacerse cargo de él. Independientemente de si este buen hombre estaba o no en aquel momento para pasar el control de alcoholemia o todo era fruto del marketing, lo cierto es que tanto la tarea del director como la del diseñador Tetsuya Nishio sólo puede definirse como patética. Ni Yuichi ni Kusanagi tienen una apariencia real de niños o de adolescentes y sólo en situaciones tan peculiares como la del prostíbulo seremos capaces de discernir a un adulto de los miembros de esta raza por algo que no sean las nauseas y la repugnancia que inspiran sus primeros planos.

Tampoco puede pasarse por alto la torpeza extrema mostrada en el guión de la trama. Crear una distopía es realmente complicado y requiere encontrar un equilibrio a partes iguales entre el suspense propio de este tipo de relatos y las necesarias dosis de historia alternativa que darle al lector para que se encuentre plenamente integrado con los personajes. Desconozco la calidad intrínseca de la novela original, aunque lo que está claro es que su adaptación al anime dista mucho de pretender que el espectador se entere de la situación geopolítica en la que se encuentran así como la génesis de esta extraña raza de pilotos. Se trata simplemente de transmitir el mensaje de la desesperación de una lucha eterna que sólo la muerte es capaz de frenar, aunque sea de cualquier manera y el comportamiento de algunos personajes se mueva entre lo aleatorio y lo absurdo.

Inicialmente, The Sky Crawlers nos propone el juego que en 1940 propusiese al mundo Alfred Hitchcock, en su magistral Rebeca, de tener que reconstruir progresivamente la vida y el recuerdo de un fantasma que ha muerto para aclarar las circunstancias que rodearon su vida y lo llevaron a un inexorable y cruel final. Sin embargo, el batiburrillo de ideas y la falta clara de un objetivo fijo se hacen valer y la cinta va dando tumbos de un lugar a otro sin ningún tipo de sentido, como bien demuestran las relaciones sexuales completamente absurdas que practican los personajes, que se intercalan con constantes sinsentidos como el de crear toda clase de ramas argumentales alternativas que no llevan a ninguna parte o querer crear mitos como el de “The Teacher” sin que en ningún momento dé lugar a la comprensión de su presencia o del dilema existencial que sugiere la necesidad de un ser invencible en la vida.

Tal vez, el único aspecto por el que destaca este título es por el de la discusión propuesta sobre los riesgos de la excesiva infantilización de la sociedad, un problema muy dado en los argumentos propios de toda clase de mangas y videojuegos tan conocidos como Evangelion o Final Fantasy VIII, en el que niñatos que a duras penas saben luchar contra su acné se ponen a salvar al mundo como si de generales del Ejército se tratasen, pero que empieza a tener cierta implicación en las sociedades occidentales que evolucionan a la perpetuación del estatus de niño y de no asumir responsabilidades propias del adulto que todos estamos destinados a ser. Pero no debemos llevarnos a engaños, puesto que The Sky Crawlers no propone la menor reflexión real, plantea un problema y sigue con el metraje como si nada ocurriese. En otras palabras… rellenar 122 minutos de cualquier manera y con un final tan intrascendente como el resto del film que, al menos, no recurre al truco fácil de la complacencia.

Carátula de The Sky Crawlers: Innocent Aces para Wii

Técnicamente hablando estamos de nuevo ante un prodigio de Production I.G. con toda una exhibición de espectaculares CGs y de impactantes combates aéreos que sólo pueden definirse como magistrales en cuanto a su ambientación y recreación. Pero es ahí donde acaba todo lo bueno que sin bromas puede decirse de este anime.

Más interesante sin embargo es su videojuego para Wii con el sobrenombre de “Innocent Aces” y que fue programado en 2008 por Namco-Bandai. Un simulador de combate aéreo que, afortunadamente, elude preservar cualquier parecido con la basura animada que lleva su mismo nombre, para mostrarse como un simulador de vuelo a la antigua usanza en el que tendremos que elegir tanto nuestro avión como la munición a utilizar para cumplir las misiones que cuidadosa y meticulosamente se nos irán explicando sobre un mapa perfectamente detallado y en el que tendremos que hacer uso de toda clase de argucias como pilotos. Una apuesta verdaderamente válida para los usuarios de Wii, a pesar de que gráficamente parece un juego de la primera etapa de la generación de los 128 bits, que estos días pueden encontrar en su punto de venta habitual.

En resumen, una trama soporífera, personajes que inspiran al espectador la necesidad imperiosa de disparar a sus pantallas, una OST que eleva a un enjambre de mosquitos al nivel de una orquesta sinfónica y un videojuego mediocre que al lado de la pelicula en la que se basa parece el Ocarina of Time son los argumentos que convierten a The Sky Crawlers en la joya que todo retrete sueña con albergar algún día en su interior, y cuyo simple visionado provoca suicidios masivos de neuronas, lo que también lo convierte en una alternativa válida para todos aquellos que quieran practicarse el seppuku y no encuentren a nadie que les corte la cabeza. Algo sin duda bastante más agradable que soportar cinco minutos seguidos de esta monstruosidad.

NOTA: 1

20 comentarios el “The Sky Crawlers

  1. Pensaba que por fin habías conseguido ver algo bueno, y lleno de optimismo, me voy rápidamente a ver la nota, y me encuentro con un 1.

    No he podido evitar partirme xDDDDDDD

    En fin, el panorama del año pasado fue desolador, y este año va por el mismo camino…

    Como siempre se dice, lo bueno queda en el pasado.

    PD: Has probado de ver Kino no Tabi, Kaiba (una fumada que te encanta o la odias, y yo soy del primer grupo) o la excelentísima Mushishi?? Creo que estas series te serán un soplo de aire fresco y un poquito más de esperanza sobre el anime.

  2. El problema que tengo con Kino no Tabi es que la tengo desordenada ^^U. Vamos, que el primero va seguido del noveno y éste del cuarto y así. Siempre he oído hablar maravillas de ella, aunque desafortunadamente nunca he encontrado demasiado tiempo para verla. Es de las que duermen el sueño de los justos hasta que de verdad me anime a terminarla.

    De Kaiba lo que vi no me gustó y Mushishi sí que la estoy viendo junto con Black Lagoon (de hecho leí tu review 😉 ). Pero si no he hablado de ninguna de ellas hasta ahora es porque las versiones de las mismas que están en mis manos están en formato MP4, lo que me obliga a verlas en el ordenador en lugar de hacerlo cómodamente en el salón de mi casa con mi reproductor. Eso se traduce en que lo hago de una forma mucho más lenta de lo que suelo hacer con las series que tengo en DVD o .avi y como no se me da demasiado bien pasar de un formato a otro, pues esperan pacientemente a que las termine. (Te aseguro que puedo pasarme diez horas seguidas sentado y escribiendo sin parar ante el ordenador, pero me cuesta horrores hacer lo propio con cinco minutos de anime en mi monitor).

    Acabo de escribir un par de reviews más que saldrán los próximos días, pero me parece que lo que voy a empezar a hacer es homenajear a mis series preferidas y pasar olímpicamente de todo lo que se está haciendo este año, porque salvo cuatro chorradas todo es una puta m%$&/& xD.

    Un saludo.

    PD: ¡QUEREMOS MÁS CAWING >_________________<!

  3. Discrepo con un 99% de tu review xD. Sólo coincido con que los combates aéreos son geniales, pero precisamente es lo que menos me gustó de la peli, pues es algo que no me atrae nada “^_^

    Por lo general no soy mucho de anime, prefiero el manga de largo, pues la animación japonesa suele aplanarlo todo en la misma línea y diluir bastante el carácter de la obra original. Es por eso que te recomendaría que sólo te miraras animes originales, que no estuvieran basados en ninguna otra obra, por ejemplo: Tengen Toppa Gurren Lagann.

    En cuanto al juego, es normal que sea bueno, pues está desarrollado por Project Aces (los de Ace Combat), así que es como si fuera una entrega más camuflada bajo el nombre de Sky Crawlers.

    A mí la película me gustó mucho, lamento que tú no hayas podido disfrutarla “^_^

  4. Cómo se nota que nos conocemos desde hace poco Jerometa. Mira cómo califiqué a TTGL en mi balance de 2007 xD. Ah, y todavía recuerdo otra frase mía de aquí:

    Por favor, originalidad no significa hacer una P$%& M)”•$% con dos porros de más como TTGL”

    De hecho no tiene su correspondiente review porque le tengo aprecio a La Femera y sigo queriendo estar en su blogroll ;P.

    Créeme, esto poco o nada tiene que ver con que sea o no un guión original. Monster estaba basada en un manga y fue a mi juicio el mejor anime de la historia. Es simplemente que todo lo que sale últimamente de Japón es una patata y echo en falta aquellos tiempos en los que todo lo relacionado con ese país era un claro sinónimo de calidad.

    Un saludo.

  5. Es que en mi caso llevo jugando a videojuegos, viendo anime y leyendo manga desde que nací, y a lo largo de los años me he ido volviendo mucho más exigente. Para que te hagas una idea disfruté mucho de todas las generaciones de consolas hasta la llegada de la PS2. Fue a partir de entonces cuando perdí la pasión por los videojuegos ya que el mercado se saturó de secuelas y de proyectos muy poco innovadores. De hecho hasta que en mis manos no cayó una 360, tenía casi por completo abandonado ese mundillo ya que siempre era todo igual.

    Con el anime… bueno, es que estoy escribiendo un post sobre ello… pero creo que se puede decir que desde 2005 esto ha decaído mucho… demasiado… y la sensación de desazón no es sólo mía. Disfruto mucho con el manga, el anime y los videojuegos, el problema es que me gusta disfrutar de los títulos buenos, originales y divertidos y toda esa combinación de factores no la termino de ver en ninguna obra reciente. Tampoco te voy a negar que durante el último año mi carácter se ha vuelto muy agrio incluso para mí, pero de eso no voy a hablar.

    Es simplemente una cuestión de principios. Si algo me parece fantástico lo digo y argumento el porqué. Si algo me parece realmente malo, lo digo, lo razono y no me importa que se me critique o se me aplauda por ello, porque en eso precisamente reside la credibilidad de lo que quiero transmitir, que todo lo que digo lo hago porque verdaderamente lo creo así… Y porque además me gusta hacer que la gente se entretenga y se divierta ^____^.

    Además… parece mentira que una fan de Konata cuyo ávatar e imagen para enviarle un correo es la de nuestra otaku preferida… Me diga que parece que no disfruto con nada… Si sólo con ver a mi pequeña de cabello azul pierdo el poco sentío que tengo *______*.

    ¿La prueba?

    https://drakenland.wordpress.com/2007/09/20/lucky-star/

  6. Joder, al final voy a arrepentirme de haber dropeado Lucky Star, porque me vi 5 capitulos y me parecieron exageradamente frikis e insufribles xDD

    Y este finde pondré algo más de Cawing, palabra!

  7. Sobre Lucky Star a ver si me explico, no es que sea el anime del milenio, pero es realmente divertida y yo por lo menos la disfruté muchísimo, especialmente por cosas como ésta, que es por cierto mi tono en el móvil (en momento del final). No es una serie de grandes pretensiones, simplemente pretende hacer pasar un buen rato y por lo menos conmigo lo logró Djevel ^_____^.

    Ah, y estaré al tanto de la novedad de este finde ;).

  8. Para empezar, decir que en general estoy contigo. La película se me hizo muy lenta, demasiado lenta. Esto solo lo salvaba los combates aéreos. Pero tampoco creo que se merezca un 1, yo le daría un 4.
    Creo que la idea no está mal (es decir, la idea del libro xD) pero no bien tratada.

  9. Yo la vi en el cine y me encantó.

    De hecho me gustó tanto que cuando vi la peli de oferta en el JW de Madrid me pillé el Blu-Ray sin dudarlo.

    Pero lo que digo siempre, mola leer todo tipo de opiniones y además tu review es muy divertida. xD

  10. “Es que en mi caso llevo jugando a videojuegos, viendo anime y leyendo manga desde que nací”

    ¿Y dónde está la diferencia? yo también llevo toda la vida con esto y no me disgusta un 95% de todo lo que sale actualmente xD.

    Tal vez deberías buscarte otra afición y reservar tu tiempo en anime/manga/videojuegos sólo para las obras que sepas con mucha certeza que te van a gustar. Es que vamos, no me imagino yo si todo el tiempo que dedicara a esto me dejara disgustada casi siempre :S

    Aunque coincido contigo en el tema del anime, no lo hago ni en el manga ni en los videojuegos.

    En fin, que yo no digo que tus opiniones sean erróneas ni mucho menos, lo que digo es que hasta el momento sólo sé que te gusta Lucky Star y Odin Sphere, sin embargo, podría hacer una lista bastante larga de cosas que te disgustan -.-

    • Cuando uno critica algo lo hace con todas sus consecuencias, para bien o para mal. El problema que existe con prácticamente toda la prensa especializada relacionada con esos temas (especialmente en los videojuegos) es que sus anunciantes son en su mayoría las empresas cuyos productos analizan, lo cual se suele traducir en notas demasiado altas y en muy poca objetividad real a la hora de valorar los títulos. Todavía recuerdo aquellas Hobby Consolas y Superjuegos de los noventa en las que un juego regular tirando a malo podía suponer un 85 de nota, y hasta que dejé de comprármelas, a principios de la década pasada, la cosa no había cambiado demasiado.

      Tres cuartos de lo mismo les ocurre a las actuales revistas on-line. No hay demasiados problemas para conseguir un juego y analizarlo, pero sí que los hay cuando intentas conseguir primeras imágenes de un juego en desarrollo o quieres asistir a un evento (no me gusta esa palabra, pero para entendernos) de importancia como pueda ser el E3. Ahí tienes que estar a bien con ciertas marcas y si les tocas demasiado las narices puede que se cansen de ti con todo lo que ello conlleva. Es ahí donde cobran importancia los blogs, porque mis videojuegos, mis animes y mis mangas me los pago yo, y eso es lo que me da independencia para decir que son una mierda si lo considero oportuno.

      Yo ya he dicho que la inmensa mayoría de las producciones japonesas de la actualidad son realmente malas y así lo hago ver. Cuando veo algo que considero bueno, como por ejemplo Summer Wars o casi todas las obras de Shinkai (sin ir más lejos un post más abajo de Bayonetta tienes un 9 a Kanojo to Kanojo no Neko) pues lo digo y ya está. En otras palabras, adoro el anime, el manga y los videojuegos… pero los buenos. Y como de esos hay más bien poco… pues digo que lo que hay es una mierda y cuando encuentro algo bueno lo digo sin más. Pues leer otras reviews mías como las dedicadas a Kanon, Death Note o Jigoku Shoujo por poner alguno de los casos que me vienen a la cabeza si crees que lo único que sé hacer es poner malas notas. Pongo buenas notas a lo que lo merece, a lo que a mi juicio no… pues evidentemente no. Además, me parece que eres la única que ha posteado que no ha comprendido todavía que en el fondo la intención de esta entrada es satírica.

      Un saludo.

  11. Estoy totalmente de acuerdo en lo que comentas sobre el descenso de calidad generalizado en animes y demás, Dath. De hecho, yo dejé de ver anime hace un año ya (¡cómo pasa el tiempo!) porque simplemente me desesperaba. Cuando encontraba alguna serie que se dejaba ver (algunas incluso buenas), siempre terminaba con un final desastroso. Vamos, lo que yo llamo el “típico final japonés”. Y si no, eran directamente malas como el cáncer.
    No diré que no haya visto cosas buenas en esos últimos tiempos (o mejor dicho, cosas que me hayan gustado). Pero es cierto que acabé abandonando una afición que me gustaba y me sigue gustando, por esa razón.

    Por cierto, Yo Lucky Star fui incapaz de verla. Aguanté un par de capítulos y le prendí fuego al dvd. xD
    Sin embargo me encantó Gurren Lagann. Dath, en serio, haz la review. Prometo no expulsarte del rincón de los links de la Femera xDD. Además, seguro que me echo unas risas.

    PD: No hay nada que divierta más que hacer una crítica destructiva. Y si encima se lo merecen, ya ni te cuento. xD

  12. Pingback: A letter to Momo, o cómo destruir Production I.G en menos de dos horas | Drakenland / El lobo zamorano

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s