Los mejores videojuegos basados en animes

Tras haber batido el record de los records a la hora de reventar las salas de urgencia de los hospitales españoles por aparatos digestivos estropeados tras hacer un repaso por toda la crème de la crème de las excreciones videojueguiles relacionadas con el mundo del anime, ha llegado el momento de relajar vuestros estómagos ofreciéndoos un revulsivo en forma de ranking con lo contrario. Esas diez joyas del entretenimiento digital que, con nombre de manga y con una mayor dificultad intrínseca a la hora de encontrarlos que “El Dorado”, han dormido durante años el sueño de los justos sin que, en algunos casos, llegasen a salir del Imperio del Sol Naciente

Éstos son, posiblemente, los únicos que se dejen jugar durante más de diez segundos sin que la consola que los haya acogido terminase saliendo por la ventana.

10.- Go Go Ackman 3 para SNES

Incluso a sabiendas de que más de uno pensará que me he vuelto loco (vaya novedad) no todo lo que produjo Banpresto era merecedor de que redujesen a sus programadores a átomos con una motosierra, como demostraron merecerlo en ponzoñas como Power Rangers The Movie y demás engendros que producen arcadas con su mera mención.

Y es que, aunque parezca que debió ser porque se les cayó en su momento una foca monje en la cabeza, estos fabricantes de bombas fétidas en forma del videojuego idearon a finales de 1995 un juego que… ¡hasta se podía jugar! Se trataba de la tercera entrega de Go Go Ackman para SNES. Un título del género de plataformas que adaptaba al nivel de la por entonces moribunda 16 bits de Nintendo la serie del mismo nombre y que ofrecía buenos gráficos, una jugabilidad más o menos fluida y un enorme número de enemigos en pantalla.

En otras palabras, un videojuego que sin ser una maravilla, y sin llegar a los gloriosos límites de Super Mario World o Donkey Kong Country, ofreció una de las experiencias más divertidas de su momento a los usuarios nipones de la Super Famicom.

9.- Dodge Ball – Kuy Kid para Mega Drive

Los más viejos del lugar recordarán una serie emitida a principios de los 90 en Tele5 que fue bautizada como “Bola de Dan” y que trataba de un niñato medio psicópata llamado Dan que jugaba a una versión en flipado de Balón Prisionero en la que se llevaban armaduras, se destrozaban montañas, se tiraban desde acantilados y demás esquizofrenias con las que un psicólogo estaría frotándose las manos con la cantidad de madres con las que podría empichonar (como decimos en mi terruño) para llenar su consultas.

Por supuestísimo de las mamarrachadas de este macaco pelirrojo, posiblemente nacido de los amores entre Ozora Tsubasa y Taro Misaki, DIGOOOO, y Sanae, no os voy a hablar, pero sí que lo haré de su espectacular versión de Mega Drive en la que se recreaba de un modo vibrante y fluido el frenetismo del deporte descrito en el anime, con considerables dosis de arcade. Un videojuego de graficos efectistas (tanto en la recreación de los personajes como en sus tiros ) y sonido cañero que, al contrario de lo ocurrido con las entregas para otras plataformas, se mostraba ideal para todos los amantes de las partidas en forma de pachangas. Un título chivado, por cierto, (aunque para otra consola) por Andresito.

8.- Ranma ½: Chougi Rambuhen para SNES

Después de haber llevado los límites de la infamia hasta unos extremos que sólo la llegada de tele-excrementos como Gran Hermano fueron capaces de superar, los chicos de Rumic Soft tomaron buena nota de las demasiadas imbecilidades que cometieron sus colegas de Atelier Double y crearon este juego que, desgraciadamente, no llegó a occidente.

En él nos mostraban por fin el juego de Ranma que todos sus fans reclamaban. Un arcade de lucha en 2D creíble, con un plantel de luchadores que en esta ocasión sí contaba con personajes verdaderamente claves en la trama, un modo historia, otro TAG, unos gráficos decentes y una mínima jugabilidad con la que incluso se podían hacer combos.

Ciertamente, si tenemos en cuenta que en Bakuretsu Rantohen era necesario pulsar un botón para saltar, el reto de superarlo no era excesivamente arduo. Tampoco es que este juego estuviese a la altura de grandes como los Street Fighter II, especialmente debido a su lentitud, pero al menos se podía jugar, cosa que no se puede decir del 99% (tirando por lo bajo) de los títulos que salían en aquella época (bueno, y en la actual también…) basados en manga y anime.

7.- Berserk: Millennium Falcon Hen Seima Senki no Sho para PS2

Nunca he sido capaz de leerme más de tres páginas seguidas de Berserk. Francamente su protagonista, Gatsu, me parece un chimpancé lobotomizado, con un olor que deja a una fosa séptica al nivel de una fragancia de Channel y que se enfrenta una y otra vez a criaturas capaces de hacer vomitar más que cualquier biografía de los personajes que populariza “La Noria”.

Su aparición en la 128 bits de SEGA (Gut’s Rage) provocó autoinmolaciones en más de una Dreamcast, entre las cuales se encuentra la mía. Por ello Sammy decidió en esta ocasión intervenir y dejar que Yuke’s Media Creations tuviese mucho menos protagonismo. Con ello se consiguió una mayor integración del juego con las escenas de la historia y un “gameplay” mucho más fluido y jugable. ¿El resultado? Pues un clon del Devil May Cry que tiraba más a lo que iba a ser el God of War, con la décima parte de gracia pero con alguna cosilla de interés como el modo Berserk, que le daba algo de gracia. Otro título al que, desde aquí, he de agradecer a Andresito por su recomendación.

6.- Macross: Scrambled Valkyrie para SNES

No cabe ninguna duda de que SNES es uno de los sistemas clave a la hora de entender el mundo del entretenimiento electrónico y que plataformas, RPGs y juegos de lucha en general deben mucho de lo que fueron o son a esta consola. Aunque también el tristemente olvidado género de los matamarcianos o shmups gozaron de un ingente número de clásicos en esta plataforma como el Super Aleste o los míticos R-Type, que protagonizaron una de las más apasionantes pugnas de la historia del entretenimiento electrónico con los Thunderforce.

En medio de esta voragine de maravillas, Macross: Scrambled Valkyrie aterrizó en 1993 en Super Famicom para darles a los fans japoneses de la exitosa serie de la fortaleza interdimensional una continuación argumental a lo ocurrido en la película “Macross: Do You Remember Love?”.

El título nos permitía adoptar las tres formas de las valquirias de la serie, es decir, robot, nave e híbrido y elegir entre Hikaru, Maximilian y Milia como pilotos con los que debíamos masacrar a innumerables hordas de Zentraedis que se movían entre oleadas de exhibiciones de Ghost Layering repartidas en 16 megas de pura adrenalina condensada en un cartucho. Imprescindible.

5.- Bleach DS 2nd: Kokui Hirameku Chinkon Uta para NDS

Otra de las sagas megacomerciales que han sido víctimas de la voracidad del merchandising indiscriminado ha sido sin lugar a dudas Bleach. Por más que lo intento, no soy capaz de recordar sin arcadas el tremendo asco que me inspiraron todas sus apariciones para PS2 y su última entrega para NDS.

Sin embargo, en cuanto al predecesor de este último, Treasure creó una auténtica obra de arte de la lucha en 2D que permitía el enfrentamiento simultáneo de hasta cuatro jugadores y que mostraba de un modo verdaderamente sublime todo el repertorio de magias y Bankais de los protagonistas. De igual manera, permitía utilizar la pantalla táctil para activar potenciadores de diversos tipos (fuerza, resistencia, etc) y la física con la que se había dotado a los movimientos facilitaba la ejecución de toda clase de combos que, en algunos casos, sobrepasaban los 100 golpes. Aunque no cabe duda de que este título es realmente un clon del Yu Yu Hakusho para Mega Drive.

4.- Magic Knight Rayearth para Saturn

Cuando echo la vista atrás y leo las críticas que durante años se le hicieron a la Sega Saturn, me doy cuenta de que está claro que en España hemos confundido durante muchos años el ser un hooligan con el ser aficionado a los videojuegos. Sí, es cierto, la 32 bits de SEGA no gozaba de la capacidad técnica para las 3D de la PSX, sin embargo su dominio en las 2D fue abrumador y en ellas gozamos de una impresionante cantidad de clásicos de los que compañías como Treasure o Capcom encontraron un terreno particularmente fértil a la hora de desarrollar maravillas como las conversiones de CPS-2 por parte de la segunda, o Silhouette Mirage en el caso de la primera.

Creado por Rieko Kodama, uno de los pocos nombres femeninos asociados a los videojuegos en Japón y que había trabajado en “naderías” como Alex Kidd, Shinobi, Sonic y algunos Phantasy Star, este action-RPG recreaba fidedignamente, mediante una efectiva fusión de sprites y vídeos, los momentos más intensos del anime del mismo nombre de las Clamp, en el que debíamos manejar simultáneamente a las tres protagonistas (Hikaru, Umi y Fuu) y combinar sus habilidades para salir de situaciones tan dispares como rescatar a los heridos en un incendio, salir de un calabozo a la vez que se burlaba la vigilancia de sus guardas, y por supuesto acabar con jefes finales.

La fidelidad al guión original fue tan escrupulosa como magistral (incluso con la misma versión en inglés del opening como intro) y su calidad tal que, pese a haber salido a mediados de 1995 en Japón, no fue hasta la Navidad de 1998 cuando este título gozó de una distribución en Estados Unidos merced a Working Desings, que apostó por él en un momento en el que los usuarios de Sega esperaban a la Dreamcast para resarcirse del fracaso de su anterior consola.

3.- Dragon Ball Z Tenkaichi 3 para PS2 y Wii

Como ya he dicho en multitud de ocasiones, ni Stalin se merecería morir torturado con cualquiera de las monstruosidades que salieron con el nombre de Dragon Ball. Todas sin excepción de título o plataforma fueron una puta b… bueno, ésta no. Sí, el único juego que se salva de la quema es este Tenkaichi 3. Una recreación a base de Cel-Shaded de toda la espectacularidad de la serie original, con todos y cada uno de los personajes aparecidos en ella, reproducidos hasta el último detalle en cuanto a sus golpes, y lo que es más inquietante… de forma jugable.

Eso es a grandes rasgos este título. Todo un espectaculo visual para la 128 bits de SONY (más tarde adaptado a Wii) totalmente fiel a su original y que, cómo no, tuvo como sucesores a un detritus como el Raging Blast que fue, literalmente, cambiarle el título y la carátula. Increíble pero cierto.

Conviene recordar, por cierto, que pese a que todos ellos están distribuidos en occidente por Atari, que juntó sus nombres, Budokai es una saga creada por Dimps que opta por un combate prácticamente bidimensional y que, tras su tercera entrega, aparece dos veces como Shin Budokai y acaba con Infinite World. Tenkaichi es otra saga independiente desarrollada por Spike en la que controlamos al luchador en tercera persona.

2.- Yu Yu Hakusho: Makyo Toitsusen para Mega Drive

Con 11 personajes seleccionables y todo un alarde de efectos visuales tan contundentes para su tiempo como lo fueron el line-scrolling y el Scroll Parallax para los fondos, Treasure creó el que posiblemente fue el mejor juego de lucha en 2D jamás programado para Mega Drive (y uno de los mejores de todos los tiempos) en el que con una CPU de apenas 16 bits, consiguieron juntar hasta 4 jugadores en el mismo tatami, perfectamente detallados, con unos decorados sensacionales, movimientos intactos y una jugabilidad a prueba de bombas.

Sencillamente un título imprescindible para todo seguero que se precie y que nadie debería dejar escapar en el caso de poder hacerse con él. No hay palabras lo suficientemente dignas. Sólo es posible descubrirse ante su genialidad jugándolo hasta destripar hasta el último de sus secretos.

1.- Macross: Do you remember love? para Saturn y PSX

Si bien Scrambled Valkyrie se colocó por méritos propios en este ranking, su precuela argumental (y secuela en la realidad) programada por Scarab para Saturn y PSX bien merece el puesto de honor. Nunca hasta ese momento nadie hubiese podido concebir un matamarcianos (o shmup) cuyo contenido diese de sí nada menos que 2 CDs, que contuviese escenas de animación de tal calidad, y que hiciese gala de semejante nivel técnico.

Posiblemente estamos ante el mejor de su género en cuanto a scroll horizontal se refiere de aquella generación, con permiso de Einhander y de Thunderforce V. Todo un despliegue de efectos visuales en el que los enemigos superaban en fluidez de movimientos a los de su anime primigenio, disparábamos misiles a todo aquello que osase vivir, podíamos alternar, por supuesto, entre las tres posiciones de nuestra valquiria y las indicaciones de nuestros compañeros, al más puro estilo Star Fox, nos acompañaban a lo largo de todo el juego. Un título, sin duda, para recordar.

Así que finalmente lo hemos conseguido y hemos logrado configurar una lista que llegase a los diez títulos. Es posible que muchos penséis que algunos de los cinco que señalé inicialmente son realmente mediocres, pero es que es lo mejor que hay. Los fans de los animes han sido por regla general carnaza de truños y así como para el primer ranking tuve que desestimar muchos nombres, para este casi he tenido que mendigarlos. No obstante, los cinco últimos son verdaderas obras maestras y recomiendo encarecidamente jugar con todos ellos, especialmente con los que hemos tenido la suerte de que nos llegasen oficialmente a Europa.

14 comentarios el “Los mejores videojuegos basados en animes

  1. Pingback: Mas Que Consolas » Blog Archive » Los mejores videojuegos basados en animes « Drakenland / El lobo …

  2. El juego de Nodame Cantabile de la DS está muy bien también y el de Fate de la PSP de pegarse está mejor que la serie (que ese juego está basado en la serie que a su vez lo estaba en los otros juegos). Y si me pusiera a pensar igual sacaba algún título más, pero sí, es cierto que casi siempre son zurullos los juegos que eran de anime

  3. Pues sí que tiene buena pinta el Zenki: Vajura Fight. Las consolas de NEC siempre han sido una asignatura pendiente para mí, porque salvo para el archiconocido Castlevania Chi no Rondo y para la historia de los juegos Hentai para consola, desconozco buena parte de su catálogo. Aunque me estoy poniendo de forma seria con ella ;).

    De lo de lo que nos llegaron a colar… Todavía recuerdo aquel mítico “Grandia llegará a España traducido al castellano para Saturn” de la Hobby Consolas. Al final los usuarios PAL tuvimos que esperar a la versión de PSX distribuida por Ubisoft, muy inferior técnicamente y con tres años de retraso. Una auténtica lástima :(.

    Y sobre la mención a tu blog, pues es obligada por tu sabiduría en el arte de matar marcianos :P. Ah, la versión del Do you remember love? para PSX es clavada a la de Saturn, aunque con otra portada. Lo que pasa es que… llámame raro, pero los matamarcianos en la consola de SONY daban un aire tan extraño que nunca me terminaron de llenar. En ese sentido siempre he sido muy claro, el mando de la 32 bits de Sega era muy superior para jugar tanto a matamarcianos como a juegos de lucha en 2D. Palabra de alguien que se atrofió el pulgar de su mano izquierda por culpa de la dureza del primer Dual Shock con el Street Fighter Alpha 3.

    Respecto al juego de Nodame de DS Wish, ahora que lo dices recuerdo haber leído buenas críticas en tu blog, pero al no haberlo jugado en persona no lo recordé. Aunque mira, tomo buena nota de lo de Fate para PSP después del buen sabor de boca que me dejó Fatal Fake.

    Un saludo.

  4. El de Ackman es divertido, pero si tienes ocasión de hacerte con el Tenkaichi 3 de Wii, te recomiendo que le des una oportunidad. Más que nada por eso de tener que hacer los movimientos con el mando y el nunchaku. Se sale :P.

    Un saludo.

  5. Pues tienes razón, me había dejado en el tintero al U.N. Squadron (Area 88) de la CPS >____<. Cuando era pequeño llegué a odiar ese juego por lo difícil que era, y eso que fue uno de los más extendidos de su tiempo en bares y recreativas. Ahora ya no me parece que sea tan complejo… pero cuando tenía 12 años era un mundo para mí.

    Buen título aunque inferior, al menos a mi juicio, a otros grandes de la época (más o menos) como por ejemplo el Axelay. Si me hubiese acordado de él, posiblemente estaría en el ranking. No obstante ya veré cómo me las apaño para hablar de él más adelante :D.

    Un saludo.

  6. No estoy de acuerdo con dos de los juegos que has puesto. Aunque he de decir que varios de los que has puesto ni los he tocado.
    Hablo del Bleach. Obra de arte? para mi nada mas que pasable.No me gusta sus sistema de lucha y el modo historia sin mas. Para la ds y basado en anime mil veces mejor el Jump Ultimate Stars. Un online adictivo y miles de personajes con sus especiales.

    Y los tenkaichi nunca llegaron a gustarme. De Dragon Ball me quedaria con uno que si te digo la verdad ahora mismo no recuerdo el nombre ni la plataforma. Supernintendo quizas. Yo este tipo de juego los prefiero en 2d y nada de inventos raros de primera persona.

  7. Digamos que el Bleach 2 de DS sigue el esquema del Yu Yu Hakusho, lo que implica una física muy particular y completamente diferente a la de los juegos de lucha convencionales en 2D. Para entendernos, la idea es que si tú en un juego normal puedas llegar a los 20 ó 30 hits combinando movimientos con specials, en éste pudieses sobrepasar los 100 con cualquiera. Y si eso lo extrapolamos a 4 luchadores simultáneamente… el juego se transforma en una orgía de diversión. Aunque por supuesto para gustos colores :P.

    El Jump Ultimate Stars decidí no ponerlo porque me parecía un clon del Smash Bros, y ése fue precisamente el motivo por el que tampoco incorporé FullMetal Alchemist Dream Carnival. Con lo que no hubiese sido justo para ambos.

    Sobre Tenkaichi es cierto que hay división de opiniones, pero para mí fue el único de la saga que se salva de la quema, aunque por supuesto es completamente respetable que haya personas que no opinen lo mismo. Eso sí, espero que el DB al que te refieres no sea el monstruoso Dragon Ball Z 2: Super Battle que llegó hasta a editarse en recreativas en España.

    Un saludo.

  8. Me sumo a la opinión de Kirkis: Dragon Ball Advance Adventure es una maravilla. Me lo descubrieron en EPI, lo compré en un mercadillo y estoy encantado de la vida 🙂

    Buah, de la lista me quedo con Dodge Ball de Mega Drive (glorioso) y Magic Knight Rayearth para Saturn.
    El Bleach 2 para DS lo cogí con cierta ilusión; pero todavía no me ha enganchado… aunque es justo decir que le he dado pocas oportunidades.

  9. Es que EPI ha descubierto toda clase de joyas como, por ejemplo, Darksiders o Murasama que no han gozado en otros medios que el tratamiento que se merecen. De hecho, si los leo es porque tienen el gran mérito de decir la verdad sobre los videojuegos, o al menos lo que sinceramente piensan y de ahí que su criterio sea siempre de fiar. Pues nada, cuando termine todos los juegos que tengo pendientes… el DB caerá fijo ;).

    Un saludo.

  10. Pingback: Ranma ½; la locura transformista de Rumiko Takahashi « Drakenland / El lobo zamorano

  11. Pingback: Macross, el desafío espacial a Toei | Drakenland / El lobo zamorano

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s