Sen to Chihiro no Kamikakushi (Spirited Away, El viaje de Chihiro)

Cierto, había prometido para hoy una review de Holw’s Moving Castle. Sin embargo, conforme la estaba redactando, no he tenido más remedio que rendirme ante la evidencia de que era estrictamente necesario hablar primero de la película que nos ocupa, más conocida en nuestro país como “El Viaje de Chihiro”, puesto que los giros argumentales y buena parte de los aspectos característicos de la versión libre que Miyazaki hizo del libro de Diana Wynne Jones toman principio y origen de esta obra.

Por ello, y sin que sirva de precedente, me vais a permitir que falte a mi palabra para ser de ese modo más fiel a la forma de pensar del genio de Ghibli para así poder transmitir en el siguiente análisis sobre él, toda la fuerza y la ternura que cada uno de sus fotogramas me sugieren. Pero dejemos a un lado los discursos y no hagamos esperar más a Chihiro y a su onírica aventura para rescatar a sus padres.

NOTA: Entrada dedicada con el máximo cariño, afecto y respeto a la familia de Cristina Martín de la Sierra, una niña presuntamente asesinada por una compañera de clase de 14 años, cuya presunta asesina, merced a las leyes del menor existentes en España, recibirá como máximo un castigo de 8 años de internamiento en un Centro de Menores en los que no estará privada de libertad y cuando sea mayor de edad pasará a un piso tutelado con todos los derechos habidos y por haber. Para que sus familiares calmen lo más pronto posible el terrible dolor que a buen seguro sienten,  para que de una vez en mi país esta clase de “presuntos” criminales paguen como criminales, no como menores de edad, y se derogue esa repugnante Ley del Menor que en la práctica sólo es una licencia para delinquir para aquellos que tengan menos de 18 años.

Ficha Técnica

Sen to Chihiro no Kamikakushi (千と千尋の神隠し) también conocida como Spirited Away o El Viaje de Chihiro es una película de fantasía del estudio Ghibli de 125 minutos de duración, escrita y dirigida por Hayao Miyazaki, producida por Toshio Suzuki y estrenada el 27 de julio de 2001 en Japón.

Historia

Chihiro Ogino es una niña de diez años que se encuentra triste porque se ve obligada a cambiar de ciudad, colegio y amigos por culpa del trabajo de sus padres. Cuando se encuentran en pleno viaje, su padre intenta atajar por un extraño túnel que conducirá a la familia a un extraño lugar muy similar a un parque temático, pero que se encuentra abandonado y, sorprendentemente, lleno de comida.

Mientras la pequeña explora el lugar, sus progenitores empiezan a comer todos los manjares que están a su alcance, y cuando vuelve a encontrarse con ellos, para su sorpresa, se los encuentra convertidos en cerdos. Pero ésa no es la única sorpresa que le aguarda ya que al caer la noche, unos misteriosos espíritus empiezan a poblar las instalaciones y rápidamente se abalanzan a por la niña, que se ve obligada a huir.

Chihiro, Haku y Yubaba

En éstas estaba cuando, tras darse cuenta de que el camino de retorno se ha convertido en un río, se topa con un misterioso muchacho llamado Haku, quién parece conocerla de algo. Él le ayudará a escapar, le dará de comer una baya para evitar que se volatilice del mundo en el que se encuentra y le dirá que debe pedirle trabajo a una anciana llamada Yubaba, que controla las fuentes termales en las que se encuentra el lugar.

Más tarde, tras encontrar a la mujer, ésta decide darle un empleo como ayudante de los baños, aunque previamente le otorgará un nuevo nombre robándole una serie de kanjis de la escritura del suyo en japonés hasta dejarlo en “Sen”. Chihiro está de esta manera a salvo pero ¿podrá devolver a la normalidad a sus padres y escapar del universo onírico en el que se encuentra?

Tema Central de la OST

  • “One Summer’s Day” compuesta e interpretada por Joe Hisaishi

Análisis

Si hay algo que mi trayectoria como analista me ha dejado claro a lo largo de los años es que Hayao Miyazaki es uno de los nombres que más respeto me merecen de los relacionados con el manga y el anime, aunque no porque sea un director famoso y mediático, sino porque hace exactamente lo que le da la gana y le importa francamente un carajo lo que opinen de él. De ahí, su más que merecida fama de hombre arisco y distante que compensa, sin embargo, con una sensibilidad y buen hacer admirable en sus creaciones en las que, buenas o malas, deja siempre una pequeña parte de él. Aunque sin duda, lo que me admira de él es lo que afirmaba Nico Rey del Teletridente de su obra para niños. La de que es un director que se pone a la altura de sus espectadores y los mira a los ojos, frente a frente, tengan la edad que tengan, haciendo que sus creaciones sean perfectamente asimilables para ellos, y totalmente potables cualquier otro tipo de público potencial.

Me gustaría poder decir que el concepto existente en España es el de confundir hacer obras infantiles con obras para subnormales, pero eso era antes. Después de las heces audiovisuales que nos han tocado soportar durante años como “Al Salir de Clase”, “Física o Química”, “Mentiras y Gordas” y similares, cuyo argumento se resume en una sucesión de abortos evolucionados con forma de ser vivo (de ahí posiblemente venga la magistral teoría sobre la diferencia entre ser humano y ser vivo, desarrollada por esa nueva intelectual de la filosofía occidental llamada “Bibiana Aído”) que pasan el día follando hasta por las orejas (todos ellos de unos 14 años en la ficción pero interpretados por tíos de unos 30 en la realidad) prefiero no detallar lo que pienso que ocurrirá dentro de unos años con la visión que los guionistas españoles puedan tener de lo que es “un niño”. Total, ya ahora muchos de ellos no conciben una familia, o natural o artificial, sin hermanos liándose entre ellos…

Por todo lo anterior, siempre es bueno que tras toda la mierda con la que ciertos individuos llevan años envenenando impune, torticera y miserablemente a la sociedad española (y con alguna que otra subvención de por medio) tengan que ser personajes como Miyazaki, antiguo miembro del Partido Comunista de Japón y más que declarado ecologista, quién nos recuerde valores universales e indiscutibles que no parecen estar demasiado claros para los creativos españoles como son, por ejemplo, el respeto y el amor hacia los padres, la bondad y buen hacer que debe tener el ser humano pese a su naturaleza malvada, el rechazo al materialismo como leit motiv, la capacidad de esfuerzo, la solidaridad y todo aquello que se le supone a una sociedad con un mínimo del sentido común que tanto falta en la España de hoy. Sólo por algo como esto, y sin la menor intención de ser irónico, El viaje de Chihiro merecería sencillamente un 10. Aunque analizar una película requiere hablar de algo más que las simpatías ideológicas que te ha inspirado. Pero es que eso es en esencia este film. De poco importan los planos, el tiempo, la banda sonora, o el diseño. Estamos simplemente ante un canto audiovisial al amor paterno-filial, un rechazo frontal a la corrupción que en el ser humano provoca el dinero, una alabanza a la capacidad de perdonar, a asumir responsabilidades que la vida te haya asignado sin una queja, al respeto al medio ambiente que nos rodea, a comprender la diferencia existente entre ser uno mismo y avasallar a los demás, a hacer el bien por mera filantropía sin esperar nada a cambio…

Portada y reverso de la edición española en DVD

Muy posiblemente os estéis dando cuenta de que sólo estoy hablando de valores humanos y no de conectividades con los hechos vistos en la película ni tampoco de posibles detalles técnicos, pero si no lo hago es porque esta película… es sin lugar a dudas… indescriptible. Cada escena, cada captura sugiere un mensaje, y todos ellos perfectamente asumibles y asimilables. Aunque sin duda mi favorito es el transmitido por Haku cuando se descubre su verdadera naturaleza: un río que le salva la vida a una niña pequeña que se mete en su interior y que aporta exactamente eso, vida y esperanza a su alrededor, hasta que los hombres, sin tenerle el menor respeto, acabaron con él mediante una estúpida obra. Un mensaje de corte shintoísta que también podemos apreciar en obras como “El Olmo del Cáucaso” de Jiro Taniguchi, pero que sin duda nos hace reflexionar sobre todo lo que la naturaleza le ha dado al hombre y de cómo éste se lo agradece. Porque… qué gran error cometió Dios contaminando su creación con algo tan despreciable como el ser humano.

Analizando fríamente “El Viaje de Chihiro” podríamos considerarla como el borratajo que un niño pequeño nos regala en señal de cariño. Aparentemente indescifrable para un adulto, este dibujo corre el peligro de interpretarse como una sucesión de trazos ininteligibles que sólo merece tirarse al cubo de la basura. Pero si dejamos que nuestro corazón empiece a ayudarnos, descubriremos que el pequeño, pese a su torpeza, nos ha querido transmitir algo que nuestra cabeza no ha podido descodificar. Cosas como un simple “esto es lo mejor que puedo hacer, pero precisamente porque es lo más que puedo dar ahora de mí te lo doy para que sepas que eres alguien a quien quiero”. Cuánto cambiaría esta sociedad si en vez de dejarse llevar por los bajos, por el interés y por el dinero, se rigiese por el corazón de un niño (no confundir con niñato) de los que tanto gusta retratar a Miyazaki.

Por ello, la primera vez la cinta resulta delirante, desconcertante, ilógica, casi cómica. Después, poco a poco, te das cuenta de que Chihiro no le encuentra valor al oro, a esos trozos de metal por los que tantas veces a lo largo de la historia nos hemos matado; de que es capaz de comprender que detrás de muchos monstruos se encuentran realmente niños asustados que sólo desean que los quieran; o que la codicia, la ambición y la falta del respeto termina por convertir al hombre cuando crece… en un simple cerdo.

Portada del Artbook con diseños, borradores y ensayos.

Técnicamente hablando no cambia un ápice el estilo de Ghibli, puesto que salvo en algunos momentos muy esporádicos en los que las CGs entran en escena, nos encontramos con su ya clásica exhibición de acrílicos y de colores vivos en unos personajes sin demasiadas complicaciones que huyen, en esta ocasión, de los diseños “clónicos” para sus protagonistas masculino y femenino de los que durante tantos años hizo uso Miyazaki desde Nausicaä. En otras palabras, Chihiro y Haku poseen aspectos completamente originales que en nada se asemejan a lo anteriormente visto en el director.

Las estancias fueron también una obsesión para el maestro nipón. En más de una ocasión dejó clara su intención de reflejar el ambiente tradicional de Japón tanto en sus costumbres, como en su vestimenta o estancias, hasta el punto de que basó la arquitectura de estas últimas en los interiores del Edo-Tokyo Open Air Architectural Museum. Aunque sin duda el detalle más curioso fue el de usar unos simples baños como eje central de la narración.

Después de finalizar Mononoke Hime, el director quiso volver a retratar niñas de 10 años, como ya lo hizo en “Mi vecino Totoro“. En el fondo había pasado mucho tiempo desde el mítico film que dio origen a la mascota de Ghibli y, lo reconozca o no, Kiki no salió tan bien como él esperaba en un principio. Por ello, y con la intención de contactar con las pequeñas de los tiempos que corrían, el genio empezó a empaparse de todo lo que publicaban la Nakayoshi y la Ribon, dos revistas de Shojo con gran popularidad en el Imperio del Sol Naciente. Tras darse cuenta, afortunadamente, de que ese género no era más que una colección de bazofias con romances estúpidos y situaciones absurdas, el genio hizo uso de su mejor arma y decidió inspirarse en su niñez. Recordó entonces la fascinación que producían en él los baños cercanos a su casa, que le parecían lugares misteriosos cuyas tuberías podrían conducir a lugares fascinantes… Y tras dos intentos fallidos de crear el guión… nació Spirited Away.

Portada de la OST.

Tal vez sea su OST, obra como siempre de Joe Hisaishi, el aspecto más descuidado. Adecuada en todo momento, y con un magistral One Summer’s day como tema central, el repertorio de canciones no se sostiene y lentamente decae hasta la llegada del ending Itsumo Nando Demo demasiado simplista y falto de ritmo. En pocas palabras, estamos ante un trabajo muy alejado de otras maravillas del mismo autor como los que pudimos disfrutar en Mononoke Hime, Totoro y demás, con los que guarda demasiados parecidos y se muestra en todo momento muy inferior.

Tampoco el doblaje destacó por su brillantez en Estados Unidos, al contrario de lo que serían sus sucesoras que gozarían de voces como la de Lauren Bacall o Liam Neeson en sus versiones anglosajonas. En España el resultado no fue del todo malo, aunque se tradujo mal la respuesta de Haku a la pregunta de Chihiro acerca de si se volverían a ver. Oficialmente quedó como un “claro” cuando lo que realmente le respondía era “jamás”.

Papertoy de Chihiro (clic para ampliar) creado por Alberto Alonso Jacobo Astorga

La película, por culpa de las políticas de su distribuidora en occidente, Buena Vista, se estrenó el 20 de septiembre de 2002 en Estados Unidos, aunque tuvimos que esperar prácticamente un año, hasta el 12 de septiembre de 2003, para disfrutarla en las salas europeas. De su periplo por el mundo obtuvo durante 2002… minucias como el Premio a la Película del Año en Japón, el Premio Annie a la mejor película de la animación… y naderías como el Oso de Oro en el Festival de Cine de Berlín o el Oscar a la Mejor Película de Animación, que supuso toda una claudicación de la hasta ese momento todopoderosa industria de la animación norteamericana a sus rivales japoneses.

Poco más puedo añadir. Buena, reconocida internacionalmente, con unas magníficas ediciones en DVD en castellano… Una película imprescindible para ver con calma, sin prisas ni prejuicios y que, como toda creación de Miyazaki, no debemos ver con la cabeza sino con el corazón. Una auténtica obra maestra con la que el genio japonés nos permitirá redescubrir durante un par de horas al niño que fuimos y al que por culpa de nuestra ambición, nuestros caprichos, nuestro egoísmo y nuestra necedad terminamos por asfixiar.

NOTA: 9

33 comentarios el “Sen to Chihiro no Kamikakushi (Spirited Away, El viaje de Chihiro)

  1. Totalmente de acuerdo. El Viaje de Chihiro es indescriptible. Arte que sublima los sentidos y alimenta al alma.

    El mayor agradecimiento que el Studio Ghibli le dio a los aficionados del anime de todo el mundo es precisamente la bofetada a la industria norteamericana, la misma que se creía insuperable y que por siempre acapararía las taquilla internacionales.

    Considero que la puntuación de la película es 10 en vez de 9, quizá optaste por tal puntuación debido al OST un tanto inconsistente, pero personalmente adoro la pista “The Sixth Station”, cuando Chihiro y compañía parten rumbo a la morada de la hermana de Yubaba. La secuencia del tren es uno de los momentos cumbre de la animación japonesa, y claro, el talento e inspiración de Joe Hisaishi adereza como nunca la atmósfera narrativa.

  2. Pues efectivamente Morisato, de no haber sido por la OST le hubiese “cascado” como decimos por aquí el 10. Tienes mucha razón en el tema de The Sixth Station, que tal vez debió haber tenido más importancia dentro del álbum. El trabajo hubiese sido redondo si ésa hubiese sido el Ending :(.

    Un saludo.

  3. Son tantos los premios que ha conseguido Sen to Chihiro que podemos decir que estamos frente a una producción tan importante para la industria del anime que fácilmente se puede hablar de un hito en su historia. Esta película logró lo que otros grandes hitos de la animación japonesa no lograron: Akira, Ghost in the Shell o Evangelion, no pudieron trascender su propio éxito y arrastrarlo fuera de Japón.

    Es cierto que usted Dath no cumplió con su promesa, pero creame que esta reseña valió la pena 😄 XD!. De todas formas espero con ansias la crítica a Howl’s Moving Castle, mi favorita a toda luz del Studio Ghibli. Muchas gracias por su trabajo.

  4. Es que hay que rendirse a la evidencia de que si no hablaba de esta película, no podría hacerlo en modo alguno de Howl’s Paola, ya que nuestra película preferida es hija directa del espíritu de Chihiro. De todas formas el martes de la semana que viene, y esta vez sin ningún tipo de excusa, Howl’s tendrá la review que se merece en este blog. Palabra :D.

    Un saludo.

  5. Estuvo ahí ahí con La Princesa Mononoke, compitiendo por mi favorita, durante muchos años. Recuerdo que la vi para mi cumpleaños con unos amigos y lloré en el cine. Por aquel entonces iba con gente un tanto… inclasificable xD y se burlaron. Hoy en día sigo llorando con esta peli, como me pille un poco bajonera XDDD

    Nunca lo había pensado, pero ahora que lo dices, es cierto que le falla un poco la banda sonora. Cuando la escuchas por separado, sólo en canciones muy concretas recuerdas qué momento de la película es. Eso sí, tiene temazos: “Ryuu no Shounen” (chico dragón) es una maravilla.

    Aún así, es tan impresionante esta película, que digo lo mismo que Morisato y yo le colocaría el 10 directamente.

    Menuda envidia me da la gente que trabajó en la producción de esta obra de arte. Me imagino trabajar en algo así y saber que has contribuído, aunque sea un poquitín… buf xD

    PD: Perdona que sólo comente en entradas sobre pelis, pero entre que sólo veo anime por recomendación (y cuando me insisten mucho xD) y no tengo ni zorra idea de videojuegos… xD Volveré para “El Castillo Ambulante”!

  6. No pasa nada Anne, aquí todo el mundo es bienvenido al margen de si participa mucho, poco o es un lector silencioso. De hecho yo leo muchas bitácoras a lo largo del día (siempre que lo tenga libre, claro está) entre ellas la tuya y jamás digo esta boca es mía, aunque más por falta de tiempo que por otras cosas. Además… será por los animes buenos que salen últimamente… y sobre videojuegos, pues no me quedó más remedio que meterlos, porque no quería llenar la bitácora de comentarios malos sobre cosas, incluso aunque sean en plan de coña.

    Un saludo.

  7. Te iba a decir que estoy muy de acuerdo con todo lo que has dicho, que la película es una obra de arte, que es un claro ejemplo de nuevo que el anime no es sólo ninjas asiliconadas con bragas como armas o una oda a la violencia por la violencia, pero no puedo.

    Y es que como dices, esta película es indescriptible. En cambio, lo que sí haré será verla esta semana otra vez, para poder sumergirme de nuevo en su magia y por incitarme a creer que otro modelo de vida y de persona es posible.

    Y sí, como siempre, gran disertación, el día en que te metas de lleno en el curro periodístico en temas políticos y de guerra, entonces puedes llegar a ser un auténtico Kapuscinski.

  8. Ojalá me den algún día una corresponsalía de guerra. Es verdad que es muy peligroso, pero creo que es al mismo tiempo la máxima expresión del periodismo por motivos que serían muy largos de expresar, pero que se resumen en escribir al minuto la historia, a la par que se conciencia a tus lectores de lo afortunados que son por vivir lejos de la miseria y el hambre que un conflicto de estas características posee.

    Sobre lo de política… digamos que soy algo peligroso. Tengo la manía de decir lo que se me sale de las narices esté o no de acuerdo el cacique local de turno, y eso para unos medios que fundamentalmente se mantienen a base de subvenciones (desde los locales a los nacionales) es un problema. Además, siento un profundo desprecio hacia la clase política. No voto desde 2004 y no pienso volver a hacerlo. Los Domingos suelo jugar al Pro o al Fifa con “mi hermano” o voy a correr o a tomar unas patatillas al Alioli con mis amigos, y no pienso alterar esas citas para apoyar a un señorito de poca monta al que un puñado de papeletas endiosa.

    Ya ves, yo empecé siendo muy de derechas y ahora todo el mundo me dice que me he vuelto un anarquista… y es verdad. Ya no creo en nada y pienso que desde la primera hasta el último engranaje de los tres poderes están corrompidos hasta la naúsea. Por ello me gusta creer que los periodistas estamos para darles una esperanza a todas aquellas personas que son víctimas de los mismos, en vez de hacer lo que nos dedicamos a hacer, lamer culos a políticos de un bando o de otro, y crear en base a nada problemas que no existen para rellenar tres cuartos de hora de un informativo, mientras lucramos a toda clase de cuentistas que viven de nuestra necesidad de amarillismo.

    Soñar es gratis, pero me gustaría pensar que al menos algún día podrían cambiar las cosas.

    Un saludo.

  9. Para mi El Viaje de Chihiro es… no sé como expresarlo correctamente… ¿sumamente agradable de ver? No sé. El caso es que siempre que la veo (habrán sido unas tres o cuatro veces) me pongo de buen humor durante un par de días. =D

  10. Eso me pasa precisamente a mí con Howl’s. Ains, ahora ya puedo hacer por fin la review de mi peli preferida. Se nota que me estoy emocionando :____).

    Un saludo.

  11. “(…)no debemos ver con la cabeza sino con el corazón”
    Qué quieres que te diga. Yo todo lo que veo, lo veo de la misma manera: con los ojos y con ganas de entretenerme. No por ser de Miyazaki o de Perico de los Palotes la voy a mirar con mejores ojos, o voy a estar predispuesto a pensar que es una maravilla.
    Así que voy a ser el comentario discordante. Más que nada, para que haya pluralidad. xD

    EL viaje de Chihiro me parece una película bonita, pero ahí se acaba todo. No le encuentro ningún sentido a estas manías de perderse con tanta supuesta metáfora, que normalmente son más achacables al abuso de los alucinógenos que al gusto por la filosofía. Y francamente, en el apartado técnico tampoco me parece nada del otro jueves.

    ¿Mejor que ver a ninjas tetonas enseñando las bragas? Posiblemente sí (o no), pero eso no quiere decir nada por sí solo. La única conclusión que extraigo yo es que el anime (actual y pasado), salvo honrosas excepciones, es muy muy malo.

    PD: El día que los periodistas se limiten a informar y no a apoyar sus intereses ideológicos o económicos, me despertaré y me daré cuenta de que sólo había sido un sueño.

    PPD: Por cierto, repugnante es con g. 😛

  12. Antes de comentar tu artículo y “El viaje…”, tengo que decirte que tienes un blog precioso (suena cursi; pero no lo es); digno de ser visitado a diario. ¡Felicidades!

    ¿Qué decir de “El viaje de Chihiro”?

    Se trata de uno de mis filmes predilectos. El año pasado participé en una encuesta para críticos de cine sobre las mejores películas de la pasada década y no dudé ni un segundo en incluirla entre las cinco elegidas. Odio este tipo de encuestas y las listas de “mejores”; pero en este caso me hizo ilusión destacar la obra de Miyazaki… tan merecidamente ensalzada durante su estreno y tan injustamente olvidada al cabo de unos años.

    Al margen de lo que comentas sobre la habilidad innata de Miyazaki para no perder la perspectiva del niño que todos llevamos dentro (algunos lo esconden más que otros); lo que más me atrajo de la obra fue su onirismo. Posee una capacidad para envolverte en un mundo de sueño al alcance de muy pocos (Jacques Tourneur y David Lynch lo consiguieron con obras tan dispares como “I walked with a zombie” y “Blue velvet”, respectivamente).
    Imágenes como la del tren surcando el mar (sin olvidar a sus pasajeros-sombras), la sala de máquinas del balneario o aquella mano que azota a los padres/cerdos, contienen una carga poética y simbólica que pocas veces había visto.

    Discrepo en lo que comentas sobre la banda sonora. No soy objetivo; escucho “One summer’s day” e instantáneamente se me pone la piel de gallina.

    Y nada más que añadir sobre “El viaje…”; salvo comentar que es una de esas pocas películas que me encanta ver repetidamente durante las noches de verano mientras mi chica duerme plácidamente.

    Por otro lado, veo que te gusta un poco más “El castillo ambulante” que ésta. Ya comentaré la peli sobre Howl otro día; pero me hace gracia, ya que tengo un colega de Granada (Abe) que también la prefiere. 🙂

    ——–

    Sobre tu post acerca del periodismo:

    Acabo de salir por patas de ese mundillo. No sé si volveré algún día, ya que tuve una posición más o menos privilegiada dentro de un medio español relativamente importante (empieza por las letras del abecedario) y me la he cargado por puro asco hacia los medios actuales.

    Creo que el futuro del periodismo bien entendido deberá correr a cargo de los propios ciudadanos (siempre y cuando los interesados no encuentren la manera de censurar con efectividad la red).

    —-

    Por último, y para no enrollarme más, concuerdo plenamente con lo expresado en tus dos párrafos sobre la España de hoy y los productos tipo “Mentiras y gordas”… la crisis que vivimos en el país (otra crisis es global) no es casual.

    Un saludo y de nuevo felicidades por tu blog; me verás a menudo por aquí.

  13. Pues vamos por partes.

    Ante todo gracias por el aviso Elder, no sé en qué estaba pensando (y además en una de las palabras que más uso >____<). Ya está cambiado.

    Es un honor verte por aquí Ciro. Sobre lo del tema del periodismo… pues sí, en muchos casos da asco. No ves un contrato fijo en tu puta vida, muchos medios se desentienden de tu Seguridad Social (lo cual quiere decir que te toca hacerte autónomo y aguantar el trato que te dan y si te la quieren colar) y cuando estás trabajando, lo haces por una auténtica miseria que no te da ni para comer, y luego para que siempre censuren tu trabajo, te critiquen día sí y día también, te enfrentes constantemente a unas querellas criminales completamante absurdas, no haya una sola colegiación… Y que luego encima metan a cualquiera :(.

    Ya veo que en ese sentido piensas como Juan Varela, que apuesta por la muerte del Periodismo como lo conocemos y todo se vuelva una recopilación de post de blogs al más puro estilo ciudadano. Bueno, es una teoría interesante pero peligrosa. No todo el mundo conoce las máximas de la profesión y a veces mete la zarpa (y de qué modo). Yo apuesto más bien por una especie de solución intermedia, blogs como fuentes y periodistas como filtros… Aunque si ése fuera el principal problema de nuestra profesión…

    Y bueno, lo del diario que mencionas… es que ya sabes que desde que forma parte de Vocento… da que pensar, no sólo porque vaya a bandazos ideológicamente, sino porque no estoy demasiado de acuerdo con algunas políticas que tienen con sus empleados, pero ellos sabrán. Es una lástima que te hayas cansado de lo que nos toca pasar… y yo, de no ser por lo muchísimo que disfruto echando mano del portátil y redactando noticias… Lo hubiese mandado a tomar vientos, en serio. Es que cuando quiera fundar una familia, me da que no voy a tener ni para pagarles unos calcetines >______<.

    Por lo demás, no, no he visto la peli que mencionas. De hecho es que con el Miyazaki anterior a Ghibli siempre he mostrado ciertas reticencias. Pero no dudes en que la veré (aunque la añado a mi lista de pendientes que es gorda de cohones :P).

    Y no dudes que será un placer leerte por aquí ;).

    Un saludo.

    PD: Perdón por el retraso en aprobar los comentarios, pero he estado casi todo el día fuera de cada y hace veinte minutos que he aparcado el coche.

  14. Mentiría si dijera que es extraño que en algo estemos de acuerdo recordando nuestra trifulca de videojuegos, pero El Castillo Ambulante es mi película Ghibli favorita (a falta de visionar Ponyo, aunque no las tengo todas). Por otro lado, Chihiro no me llamó mucho, a lo mejor me pillaba en la edad del pavo y no la aprecié como debiera, así que quizá una segunda vez no estaría mal como propósito de una tarde.

    De paso me he entretenido leyéndote un poco, así que sin tu consentimiento te meto a la lista del blogroll, toma ya.

  15. Me suele encantar todo lo que sale del estudio Ghibli y desearía algún día ir al museo que tienen en Japón. Y aún me queda por ver la última película que sacaron… jajaja
    Un día de estos me pongo.
    El viaje de chihiro es sin duda mi favorita de este estudio.

  16. Correspondo a la gentileza incorporándote al mío también Lee. Aunque aparezcas en “otros blogs” cuando tenga un poco de tiempo cambiaré esa categoría porque allí meto a las bitácoras amigas que no tiene banner, más que a las de temática diversa.

    Y sobre lo de la “trifulca”… quillo, que fue simplemente no estar de acuerdo en un hecho anecdótico sobre videojuegos y no hubo malas formas ni nada que se le pareciese. Fue un intercambio de opiniones pacífico y cordial.

    Ah, y sí, el Museo Ghibli es una visita imprescindible Darthgon, pero ya sabes que viajar a Japón por desgracia no es como ir a EE.UU. Tienes que hacer una escala en Finlandia y después hacer 200 kilómetros en bus hasta Tokio tras muchas horas de vuelo.

    El motivo es el de siempre: Japón apenas mantiene relaciones comerciales con la Unión Europea y ello implica tener que hacer este tipo de cosas para ir hasta allí por encima de la excusa del combustible que siempre se suele poner en estos casos.

    Eso sí, si algún día te animas a ir, ya sabes. Queremos crónica :P.

    Un saludo.

  17. El viaje de Chihiro es una obra excepcional, sublime, con un gran mensaje de fondo que a pesar de resultar extraña a priori, tal y como comentas en tu post, en un posterior visionado es como realmente se puede llegar a apreciar en toda su magnitud.

    “Después de las heces audiovisuales que nos han tocado soportar durante años como “Al Salir de Clase”, “Física o Química”, “Mentiras y Gordas” y similares, cuyo argumento se resume en una sucesión de abortos evolucionados con forma de ser vivo” y lo peor de todo es que son todas ellas líderes de audiencia. Entre las series y los programas del corazón, creo que lo mejor que pueden haber hecho es poner la TDT y ayudarle a más de uno que no se haya comprado el adaptador a quitarse de bodrios (por cierto, a este paso de aquí a unos años el extranjero que vea una serie española llegará a la firme convicción que los adolescentes de estos lares pasan de la infancia a la edad adulta sin paso intermedio…)

  18. Es que lo que me fastidia de ese tipo de series y de programas de televisión es que muchas veces no parecen fruto de la libertad de expresión, sino del adoctrinamiento (a todas luces pernicioso).

    No veo qué hay de positivo en mostrarle a la gente constantemente a ex-amigos de un famoso apareciendo en programas de televisión a contar sus miserias y ponerlo a caer de un burro. O el poner de buenas a primeras a personajes sin más mérito que el de haberse acostado con alguien conocido… de tertulianos que generan opinión. O ponerse a hacer afirmaciones miserables sobre personas muertas a sabiendas de que no tienen descendientes directos que vayan a pedir responsabilidades por ello. Es un nazismo televisado con el que te bombardean mañana, tarde y noche desde todos los ángulos y que ha hecho que algunas personas, como yo, hayamos dejado directamente de ver una tele que lo único que transmite es que el parasitismo es el mejor medio para triunfar en la sociedad en la que vives.

    Gran verdad lo que dices sobre las series españolas. Por ello, expreso mi malestar con ellas negándome a ver un solo segundo de las mismas. Me gustaría hablar más en profundidad de las mismas, pero no puedo porque cada vez que lo intento sólo me entran ganas de vomitar… por todo.

    Yo si veo un guión audiovisual es para que me cuenten una historia, no para ver a un par de besugos follando como perros una y otra vez, entre oleadas de chistes políticos de por medio y publicidad encubierta. Para eso veo una porno, que al menos ya sabes de qué van, estan hechas por auténticos profesionales y sus títulos son auténticas demostraciones de originalidad.

    Un saludo.

  19. Pingback: Hauru no Ugoku Shiro ( Howl’s Moving Castle, El Castillo Ambulante ) « Drakenland / El lobo zamorano

  20. Sin duda viajar a Japón nada tiene que ver con EE.UU, pero el viajero vive de todo. Y a mi me encanta viajar. Conocer otras culturas y otros modo de vida. Mañana me voy a Lisboa, ya que de viajar hablamos. He estado en varias ocasiones en Portugal pero nunca en la capital.

    Y en cuanto a las series españolas a mi me ocurre lo mismo. No soy capaz de aguantar 5 minutos seguidos. Siento como mis ojos en cualquier momento van a implosionar y como mi cerebro se derrite. Nunca he visto un capitulo entero de Al salir de clase o similares. No puedo.

  21. Hombre, yo estuve hace años en Lisboa y… bueno, es una ciudad muy pequeña si estás acostumbrado a capitales como Madrid o París. La verdad es que no me gustó, aunque si tuviese que recomendar algún sitio, aunque supongo que ya te lo habrán dicho, no te pierdas su jardín botánico porque es una pasada.

    Que disfrutes del viaje, aunque ya sabes de todos modos lo que siempre se dice. España y Portugal son dos vecinos que viven espalda contra espalda y, sin embargo, apenas se conocen.

    Un saludo.

  22. Pingback: Kaze no Toori Michi « Drakenland / El lobo zamorano

  23. Pingback: Ponyo en el acantilado, la consecución del sueño infantil de Miyazaki « Drakenland / El lobo zamorano

  24. Pingback: Out of Sight « Drakenland / El lobo zamorano

  25. Pingback: Arrietty The Borrower (Kari-gurashi no Arietti); la resurrección de la pugna por suceder a Miyazaki « Drakenland / El lobo zamorano

  26. Pingback: From up to Poppy Hill, el hundimiento de Ghibli cortesía de Goro Miyazaki « Drakenland / El lobo zamorano

  27. Pingback: La Crisis del Fansub en España (Felices Reyes) « Drakenland / El lobo zamorano

  28. Pingback: Kaze Tachinu, ¿el canto del cisne de Hayao Miyazaki? | Drakenland / El lobo zamorano

  29. Pingback: Omoide no Marnie, el comienzo del Hiatus de Ghibli | Drakenland / El lobo zamorano

  30. Pingback: Bakemono no Ko. Hosoda a hombros de gigantes para sucederse a sí mismo | Drakenland / El lobo zamorano

  31. Pingback: Okuribito, el canto mortuorio a la vida de Yojiro Takita | Drakenland / El lobo zamorano

  32. Pingback: Kimi no Na Wa (Your Name). El nombre para recordar de Makoto Shinkai | Drakenland / El lobo zamorano

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s