Tekkon Kinkreet (En defensa de la ciudad del tesoro)

El fuego es un elemento curioso. Es relajante y pacífico por fuera, y sin embargo poderoso y destructivo por dentro. Oculta algo, no lo olvides, igual que las personas. A veces tienes que acercate mucho para averiguar qué esconden. Sin embargo otras tienes que llegar a quemarte para poder descubrir la verdad”

Todos aquellos que me lleven siguiendo desde tiempo atrás, se habrán dado cuenta de que 4ºC no es un estudio de animación por el que sienta precisamente simpatías. De hecho, creo que salvo los cortos Comedy y Diario de Tortov Roddle ni una sola creación de las producidas por ellos ha llegado a parecerme si quiera digna de mención. Es por ello por lo que cuando escuché hablar por primera vez de Tekkon Kinkreet como una de las mejores películas de los últimos años, casi me echo a reír.

El diseño de sus personajes me parecía sencillamente patético y, por más que lo intentaba, me sentía incapaz de sentir el menor interés hacia ella. Aunque ya que le di una oportunidad al “sensacional” Mind Game (que gozará la próxima semana de una review de las irónicas y socarronas que les suelo dedicar a esa clase de productos) encontraba casi obligatorio hacer lo propio con este film, pasase lo que pasase. Así pues, y con un buen protector del estómago tomado por si las moscas, introduje en mi reproductor de DVD esta película y éstos son los resultados.

Ficha Técnica

Tekkon Kinkreet (鉄コン筋クリー) es una película de drama y fantasía producida por Studio 4ºC y estrenada en Japón el 22 de diciembre de 2006. Su duración es de 111 minutos, fue dirigida por Michael Arias y está basada en el manga seinen del mismo nombre, compuesto por tres tomos, creado entre 1993 y 1994 por Taiyo Matsumoto y publicado en la revista Big Comic Spirits.

Historia

La ciudad de “Treasure Town” es fruto de constantes intrigas por parte de diversas organizaciones mafiosas que, merced a la especulación, pretenden transformar sus suburbios más decadentes en inmensos parques de atracciones que servirán como fuentes de financiación. Sin embargo éstos son un coto privado de una organización conocida como “The Cats” formada por niños de la calle que imponen la ley de la jungla, y para los que la delincuencia y el saqueo forman parte de su rutina diaria de vida.

Black, White y Kimura

Aunque entre ellos, hay un nombre que inspira el terror con su simple mención como es el de Black. Un muchacho de apenas 13 años cuya habilidad en el combate lo ha convertido en uno de los rivales más poderosos de la Yakuza y que suele estar acompañado de un pequeño al que llaman White que, al contrario que él, es vivaz e imaginativo y adora la paz y la convivencia. Pese a esta fama, nadie consideraba el mito de este par de chicos en serio hasta que un día el yakuza de su barrio, Kimura, es derrotado en combate singular por él. Será en ese momento cuando la mafia china se apoderará de su zona y tendrá al joven como principal objetivo a erradicar.

Tema Central de la OST

  • A Town in Blue interpretado y compuesto por Asian Kung-fu Generation

Análisis

La Teología ha aportado muchos y muy interesantes enigmas filosóficos para el hombre que, en mayor o menor medida, se van dando a lo largo de toda su existencia y que al margen de convicciones o credos llega alguna vez a plantearse. El primero de ellos es el de si existe un orden dentro del caos. Ese clásico dilema que ha dado pie a leyendas como la de los templarios, masones y demás organizaciones secretas que, a base de conspiraciones, podrían haber dado lugar a crisis económicas, cambios de gobiernos o aprobaciones de leyes un tanto extrañas, pero que para el común de los mortales en sus situaciones más mundanas suele traducirse en la creencia o no de un ser superior: Dios.

¿Puede el hombre renegar a lo largo de toda su vida de la existencia de una trascendencia? ¿Somos seres que pululan arbitrariamente sobre un terreno fruto del azar? ¿O por el contrario somos piezas de un gigantesco juego en el que el Ser Supremo tiene un plan personalizado o caprichoso para todos nosotros?

Por su parte, el segundo de estos enigmas es fruto del primero. Si Dios existe y ama a todos los hombres ¿por qué existen desigualdades sociales? ¿Por qué casi todas las riquezas están en manos únicamente de un porcentaje tan pequeño de la sociedad? Y tal vez el más importante: ¿por qué muchas veces el camino para obtener el poder no se encuentra en el bien sino en el mal?

Primer volumen del manga original de Tekkon Kinkreet

Tekkon Kinkreet aúna en su argumento ambas preguntas para dar vida a la historia de dos parias; un par de niños unidos por el destino a los que la indiferencia de sus semejantes ha arrojado a una vida de supervivencia en la que la inocencia y el lógico crecimiento humano dan paso a la lucha desesperada por la vida en la que sólo existen dos caminos: el bien y el mal.

Black es el estereotipo de niño de la calle al estilo brasileño, abocado a la delincuencia y con un concepto de su barrio como una especie de dominio en el que nada deba entrar ni salir sin su consentimiento y en el que la violencia sea el leit motiv de todos y cada uno de sus actos. White por contra es el símbolo de la inocencia, de la creencia de que el buen hacer y el correcto comportamiento traerán consigo, más tarde o más temprano una recompensa. Aunque muchas veces esta opción de vida implique en cierto modo la inacción y la pasividad.

Ambos no son ni más ni menos que el conglomerado de las dos naturalezas del hombre. El lado bueno y malo del ser en constante lucha y que, como defiende la teoría asiática del Yin y el Yang, deben mantener un perfecto equilibrio y armonía puesto que el uno no puede sobrevivir sin el otro.

Taijitu, la representación más universal del Yin Yang

Por otro lado, y de un modo tal vez más secundario, la cinta de 4ºC es un auténtico retrato de uno de los problemas más acuciantes de la sociedad japonesa y que alguno de sus más ilustres intelectuales como Murakami retrató en su novela “After Dark”: la irrupción de la mafia china en el Imperio del Sol Naciente y sus constantes conflictos con los Yakuza.

Ciertamente, la superioridad en cuanto a métodos y organización de los dragones queda en todo momento patente en el trascurso del metraje del film, aunque en ese sentido Tekkon Kinkreet únicamente pretende hacer una simple anotación del problema sin ahondar al estilo Saviano o Puzo en los métodos de estas organizaciones delictivas y en sus particulares mecanismos de venganza.

Metiéndonos ya en sus aspectos técnicos, estamos ante un clásico anime de este estudio. O lo que es lo mismo, personajes de diseño deforme y un tanto psicodélico, que contrastan con decorados espectaculares y llenos de detalles en compañía de CGs que, si bien no llegan a la categoría de las de GONZO DIGIMATION, dotan a las escenas de un dinamismo y de un nivel de imbuición para el espectador capaz de despertar asombro.

Plano general de la ciudad

Su plano sonoro también está a la altura de las circunstancias como bien demuestran sus instrumentales con toques de sintetizador y su ending, interpretado por Asian Kung-Fu Generation, cuyo nombre les será particularmente familiar a los amantes de Naruto o FullMetal Alchemist.

Aunque dicho todo esto, la pregunta que a más de uno le vendrá a la cabeza cuando llegue a la nota final es un ¿por qué? ¿Por qué un anime con una profundidad filosófica tan grande y un guión tan asimilable se lleva una nota mediocre? Para explicarlo debemos retrotraernos a la película Amadeus y en concreto a la discusión entre Salieri y Mozart en la que éste le preguntaba al primero el porqué “Las bodas de Fígaro” había fracasado en Viena.

La respuesta del compositor italiano se basó en dos argumentos. Uno de ellos era que el emperador a duras penas aguantaba una hora de música y su ópera sobrepasaba las cuatro. El segundo consistía en que se había olvidado de incorporar a todas sus piezas de un sonoro “bang” al final de las mismas que indicase a los vieneses el momento en el que debían aplaudir.

Portada de la OST

Sí así es. El problema fundamental de esta película es el que nuestro amigo Elder definió taxativamente como “Final a la japonesa”. Lo que vendría a resumirse en estropear un guión fascinante con una conclusión mediocre, apenas preparada y en la que todo se resuelve de cualquier manera y sin apenas dar la oportunidad al espectador de asimilar todos los acontecimientos. De este modo, y para entendernos, se consigue dejar la nada agradable sensación de lo que en los últimos tiempos de ha dado en calificar como “coitus interruptus”, no muy recomendable cuando precisamente se está llegando al cénit narrativo…

Lamento profundamente que un trabajo tan bueno y muy distante de otras aberraciones para la gran pantalla como eso que se dio en llamar “Mind Game” deba ser considerado una película del montón, aunque desafortunadamente el bajón de sus compases finales no deja otra opción. Aun así, estamos ante uno de los pocos proyectos audiovisuales japoneses de los últimos años que merecen, por tanto, cierta atención, y máxime cuando ganó el Premio a la Animación del Año concedido por la Academia Japonesa en 2008 así como el Festival de Cine de Manichi, muy prestigioso en estas lides.

Un anime muy asimilable para el público occidental al que un final pésimo priva de la nota máxima para convertirlo en una cinta de tantas.

NOTA: 7

14 comentarios el “Tekkon Kinkreet (En defensa de la ciudad del tesoro)

  1. Pues a mi, pese a la “baja nota” que le has dado, me la has vendido. Total, “los finales a la japonesa” son el pan nuestro de cada día en la mayoría de mangas y animes. Ya estoy acostumbrado a buenas obras con finales mediocres y apresurados.

    PD: El caso más aberrante de “final a la japonesa” que conozco es el de Noritaka, un manga divertidísimo con el que para mi es el peor final de la historia de la humanidad.

  2. Esta película la tengo pendiente, y hace poco leí el manga (del que tengo que hacer reseña) y me gustó mucho.
    A pesar que se respeta bastante el estilo de dibujo, me quedo con el del manga que es muy especial (algunos durán que es que el autor no sabe dibujar).
    Así que si la película te gustó, te recomiendo el manga.

    Nos vemos

  3. Tengo pendiente la peli y aunque el tema de los finales pestosos a la japonesa son una de esas cosas que me tocan la moral a la par que los higadillos, al estar preavisado posiblemente no me fastidie tanto…

    By the way, ¿Un 7 es una nota baja? O_o coñe, que en mi tierra eso es un notable poderoso que sube la media del expediente y todo.

  4. No es baja, pero sí mediocre. Digamos que el planteamiento inicial es como para un 9 y se mantiene en esa tónica hasta sus últimos compases en los que todo se desmorona. Digamos que hasta un 7 para mí significa que una película es del montón, y ésta podría no haberlo sido si la hubiesen rematado bien.

    Un saludo.

  5. Pingback: Summer days with Coo, el primer proyecto personal de Keiichi Hara « Drakenland / El lobo zamorano

  6. Mi pelicula animada favorita ;W; , jaja es verdad que el final es muy predecible con todo resuelto y ya , pero no me negarás que esa escena introspectiva del minotauro estuvo barbara jajaja , bueno , en gustos se rompen generos , eso si aunque me encantó la pelicula , un poco mas de desarrollo y mas riesgo argumental , la volvería un producto revolucionario e imprescindible para los fans de la animacion .
    La recomiendo muchisimo :3 , excelente review como siempre 😄

  7. Pingback: Peace Eco Smile, la publicidad desde los ojos de Studio 4ºC | Drakenland / El lobo zamorano

  8. Hola, para mi el final es sinceramente genial, lo que ocurre es que vendria a ser algo asi como un final abierto, porque, realmente se debe tomar ”literal” la ultima escena en la playa?, yo diria que no, que puede significar mucho mas de o que ves, todo obviamente atribuido a la magnifica escena de minotauro.
    SALUDOS 🙂

  9. Pingback: Ping Pong, la tortura psicológica deportiva de Taiyō Matsumoto | Drakenland / El lobo zamorano

  10. Pingback: Okuribito, el canto mortuorio a la vida de Yojiro Takita | Drakenland / El lobo zamorano

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s