The Last Blade 2

Tras maravillar a los fans de la lucha en 2D con la sensacional primera entrega de The Last Blade, SNK no tardó demasiado en volver a probar fortuna con una secuela ambientada en 1864. Es decir, como no podría ser de otra manera, en pleno Bakumatsu. Un título que abogaba por continuar los esquemas de su predecesor, pero llevándolos hasta unos extremos técnicos y jugables que nadie hasta esa fecha había podido siquiera imaginar en Neo Geo y que para muchos, incluído para mí, es el mejor juego de esta plataforma junto a The King of Fighters 97 y uno de los más excepcionales títulos de la historia del videojuego en general. Desgranemos todo su potencial.

Ficha Técnica

  • Título: The Last Blade 2
  • Plataforma: Neo Geo, Dreamcast y PS2
  • Compañía: SNK
  • Distribuidora: SNK
  • Género: Lucha en 2D
  • Año de lanzamiento: 1998
  • Unidad de almacenamiento: Cartucho de 554 megas, GD-Rom, DVD

Argumento

Después de que Kaede lograse frustrar el intento de Shinnosuke Kagami de abrir las puertas del Infierno a las almas de los guerreros que descansan en él, el dragón Seiryuu despertó los poderes que dormían en su interior convirtiéndolo, de esta manera, en el nuevo cuarto guardián. Sin embargo las cosas están lejos de tranquilizarse tras la derrota de Musashi.

Seiryuu le otorga sus poderes a Kaede al final de The Last Blade

Una fuerza desconocida a quien muchos asocian al dios Hades resucita a su maestro, Gaisei, y le hace olvidar todos los valores y filosofías que defendió en vida. De esta forma, el guerrero aglutinó en su cuerpo los poderes de Byakko, Genbu, Suzaku y Seiryuu, lo que lo convertirá en una especie de semidiós que vaga por el mundo haciéndose llamar Kouryu, el dragón amarillo. Ante el peligro que entraña esta nueva amenaza, los pecados de Kagami son perdonados y éste saldrá del Averno para aliarse con Okina, Shigen y Kaede con el fin de librar al mundo de su más que probable destrucción.

Introducción

  • Primera Intro del arcade:
  • Segunda Intro del arcade:

Análisis

Fue un 25 de noviembre de 1998. Los aficionados a la lucha en 2D tenemos esa fecha grabada a fuego en nuestra memoria como aquélla en la que se colmaron nuestros sueños de ver el juego definitivo de lucha entre personajes de estilo samurai. Por aquel momento Internet era un lujo al alcance de muy pocos y las revistas especializadas eran la única vía de escape que teníamos los amantes de estos videojuegos para conocerlos, pero daba igual. Cada instantánea era una obra de arte, cada toma una incitación al éxtasis y la escasez de salas españolas que se hicieron con él, una de nuestras mayores frustraciones.

Por extraño que pudiese resultar, SNK había conseguido superar incluso al primer The Last Blade con un cartucho de nada menos que 554 Megabits, una cantidad de memoria a todas luces escasa en comparación con la de un CD, pero desmesurada para tratarse de esta unidad de almacenamiento. Para hacernos una idea de lo que esta cifra podía representar, en sistemas contemporáneos a la Neo Geo como Mega Drive o SNES, rara vez se editaban cartuchos de una capacidad superior a los 32 Megas, y sólo salvedades como el Tales of Phantasia, con el que llegaron a 48, supusieron una excepción a esta regla. Pero es que juegos editados paralelamente a éste como el Zelda Ocarina of Time para N64, ocupaban unos 256, con lo que The Last Blade 2 superaba en tamaño a cualquier juego estrella de las plataformas mayoritarias que hubiesen elegido el cartucho como unidad de memoria.

Los motivos son muchos y muy variados, aunque por empezar por algún sitio, de los 12 luchadores de la primera parte se pasaron a 16, a los que había que añadirle un jefe final y dos secuencias de introducción. Ambas, por cierto, mucho más largas y profundas que las de cualquier otro título de SNK, y con un nivel de elaboración casi impensable para una consola tan limitada por aquellos tiempos.


Kaede en The Last Blade y su cambio de “look” en The Last Blade 2

No obstante, todos y cada uno de ellos habían sido mejorados en sus técnicas y un buen puñado también estrenaron un cambio de diseño. Así por ejemplo Shikyoh, resucitaba y volvía al mundo de los vivos con un nuevo nombre, Mukuro, y unas vendas para ocultar su rostro deformado por la corrupción de su carne, mientras Kaede hacía gala de su nuevo estatus de guardián con un “look” mucho más atractivo e impactante.

Como no podía ser de otra manera, The Last Blade 2 incorporó nombres nuevos a su plantel de luchadores, aunque lejos de conformarse con simples rellenos como los que últimamente inundaban los videojuegos de Neo Geo, se crearon unos personajes cuyo carisma se igualaba en un mágico “De tú a tú” con los primigenios hasta el punto de que alguno de ellos se convirtió en un símbolo de la saga tan o incluso más reconocible que el propio Kaede.

Tal era el caso de Hibiki Takane, hija de un poderoso guerrero llamado Genzou que en su vejez se retiró a una isla desierta para vivir desde entonces como maestro armero. Un día, un hombre de pelo plateado le hará un encargo que no podrá rechazar, el de construirle una de las mejores katanas de todos los tiempos. Genzou lo logra, pero a causa de los más de tres meses de trabajo ininterrumpido cae enfermo y más tarde muere. Su hija, empapada en lágrimas, abandonará todas sus posesiones y viajará por todo Japón con la intención de matar al responsable del fallecimiento de su progenitor. Hibiki, posee, por cierto, dos finales y para desbloquear el oculto es necesario acabar todos y cada uno de los “Rounds” mediante un special victorioso.


Plantel de luchadores de The Last Blade 2

Por supuesto Setsuna, el hombre en cuestión, es otro de los luchadores. Armado de una portentosa espada y con amplios conocimientos sobre el mundo de las aves, su naturaleza real es la de un demonio que sale del infierno después de la derrota de Kagami y posee el cuerpo de un niño al que hace evolucionar rápidamente hasta la edad adulta para tener, de este modo, una herramienta para matar al mayor número de humanos posibles.

El tercero en discordia es Kojiroh Sanada, el capitán de la llamada Unidad Cero Shinsengumi, que muere en extrañas circunstancias mientras investigaba los fenómenos relacionados con la puerta del Infierno. Por esa razón, su hermana Kaori se disfraza como él y adopta su identidad con el fin de esclarecer las causas que acabaron con la vida de su hermano y vengarlo en el caso de que sea necesario. En otras palabras, estamos ante la King de la saga.

A ellos hay que sumarle la presencia de Kagami, quien reencarnado ahora en un buen hombre intentará lavar su imagen salvando al mundo de la ambición de Kouryu.  Naturalmente, y como era de prever, la relación entre ellos seguirá jugando un papel crucial en el desarrollo de los combates que esta vez se verán reducidos a ocho, que se irán presentando siguiendo siempre el mismo esquema:

  • 1ª Etapa: Contra Hibiki o Kaede
  • 2ª Etapa: Contra Zantetsu o Lee
  • 3ª Etapa: Contra Akari, Juzoh, Yuki o Amano
  • 4ª Etapa: Contra Washizuka, Kojiroh o Mukuro
  • 5ª Etapa: Contra Okina o Shigen
  • 6ª Etapa: Contra Kagami, Setsuna o Moriya
  • 7ª Etapa: Enfrentamiento contra el rival de nuestro personaje
  • 8ª Etapa: Enfrentamiento final contra Kouryu

Batalla Final Last Balde 2

Kouryu tomará el relevo de Musashi como enemigo final del juego

En cierta manera, este procedimiento inspiraba inicialmente a las partidas contra la CPU un cierto aire de rigidez que a priori puede resultar incómodo para determinados jugadores, aunque posteriormente el excepcional trabajo técnico y jugable de SNK, hace olvidar pronto este escollo dependiente exclusivamente de la subjetividad del jugador.

La ejecución de los combos sigue siendo más o menos la misma que en el primer The Last Blade. Sin embargo, las pequeñas mejoras en la jugabilidad de esta secuela suman un cúmulo de añadidos que, pese a su sencillez elevan, este aspecto a una nueva dimensión cuyas posibilidades serían utilizadas más tarde en los futuros KOF 2001 y 2002.

El modo especial del Speed sigue presente en esta entrega, aunque en esta ocasión su ejecución se llevará a cabo con dos toques abajo al pad direccional más el botón de mandoble fuerte. Sin embargo ahora esta táctica no dotará al luchador de una velocidad especial, sino que hará que se abalance sobre su rival dando un golpe que podrá combinarse con otros mediante la presión de los otros botones de mandobles y patadas. Cada personaje poseía su propia combinación y la enorme variedad de alturas y de ataques, harían de esta posibilidad una de las más temibles, a la par de golosas, en los enfrentamientos contra la CPU o un rival humano. Posteriormente, Athena con su super special y Angel y sus combinados adoptarán este tipo de movimiento en los The King of Fighters anteriormente mencionados.

Diálogos Last Blade 2
Nuevamente los personajes dialogarán con sus principales rivales antes del enfrentamiento final

Tampoco se puede obviar una nueva modalidad de aturdimiento en la que personajes como Akari, quedan dormidos en el suelo, lo que nos obligará a aprender también los golpes y especiales a baja altura para sacarle todo el partido posible a esta nueva coyuntura.

No obstante, lo recomendable ante este título era olvidar todo lo aprendido en su precuela. Los cambios en todos los personajes eran sutiles, pero tan trascendentes en los desarrollos posteriores de las luchas que debíamos ensayar durante mucho tiempo para lograr volverles a sacar todo su partido. El ejemplo más claro lo encontramos en Kaede, quien al despertarse en él los poderes de Seiryuu, dota a todos sus golpes de electricidad con todo lo que ello conllevaba, como por ejemplo mayor potencial en las proyecciones y más posibilidades de quedar indefenso tras el fracaso de ciertos movimientos.

También es digno de mención el sencillamente brutal incremento de la dificultad general a la hora de enfrentarse a la CPU. Algunos rivales dotados del modo Power como Amano o Juzoh son ahora auténticos expertos en contraataques capaces de quitar a veces las tres cuartas partes de una barra de energía con la ejecución de un movimiento simple. Aunque sin duda el summum de los horrores lo encontraremos en el desquiciante Kouryu, quien, al margen de su variedad de ataques y sus demoledores specials, podrá cambiar de modo de lucha a voluntad…


OST de The Last Blade 2

Técnicamente hablando el juego es sencillamente de otra dimensión. Me atrevería a decir que ni siquiera el CPS-3, que albergó joyas como Street Fighter III: Third Strike, fue capaz de igualar un resultado que sólo fue claramente superado por la aparición de los Guilty Gear que, oh casualidad, fueron desarrollados por Daisuke Ishiwatari, quien acabaría con The Last Blade su relación con SNK. Los escenarios se encontraban incluso más ornamentados que en la primera parte y los jaggies mostrados por los luchadores al mezclarse con ellos eran prácticamente inapreciables. Su velocidad era sólo equiparable a la del KOF 97, y ésta, al contrario de lo ocurrido con otros videojuegos de lucha en 2D como la saga Street Fighter Zero, lejos de perjudicar, beneficiaba a la hora de ejecutar los combos.

Su sonido, hacía cuestionar en más de una ocasión que estuviésemos ante un cartucho. Si bien en el primer juego, los personajes se limitaban a presentarse diciendo su nombre, en esta segunda parte escucharemos, en japonés, las típicas fanfarronadas previas a todo combate que se precie, a las que acompañarán las clásicas provocaciones tras ganar un round, o la algarabía propia de la victoria. Tampoco se quedan cortos los colosales efectos FX que recrean tanto las armas al blandirse como de sus demoledores efectos, así como su espectacular banda sonora, especialmente apreciable en los dos sobrevios openings.

Todo, absolutamente todo en The Last Blade 2 inspira la palabra genialidad. Incluso en contra de lo que pudiera parecer, la historia concluye en esta entrega, con lo que evitó que su guión, digno de los mejores mangas, se corrompiese de la forma que lo hicieron los de Fatal Fury o los de The King of Fighters. En resumen, una maravilla que, desafortunadamente, nunca encontró un sucesor a su altura ni dentro ni fuera de SNK.

Conversiones

Tal y como ocurriese en su primera parte, The Last Blade 2 no tuvo demasiada suerte en este aspecto y sólo gozó en su tiempo de una conversión a Dreamcast que llevó el nombre de “Final Edition“.

Portada de The Last Blade 2: Final Edition para Dreamcast

Pero el nombre no nos debe llevar a engaños. Fuera de la posibilidad de jugar en algunos modos con Kouryu, y de la existencia de un tercer estilo de combate que fusionaba Speed y Power, a cambio de perder eficacia defensiva, el juego era esencialmente el mismo que en recreativa, con el agravante de los infumables tiempos de carga y de un handicap cuanto menos inexplicable: que tanto en ésta como con la versión de Garou: Mark of the Wolves, a sus desarrolladores no se les ocurrió otra cosa que hacer que los golpes de cada combate se cargasen directamente del GD conforme se fuesen ejecutando, con todo el peligro que ello conllevaba para el lector. Toda una manera de persuadir a los usuarios de la 128 bits de SEGA para que prescindiesen de su compra.


Portada del DVD recopilatorio de los dos The Last Blade para PS2

Para arreglar esta situación. Varios años más tarde, SNK decidió lanzar para PS2 en Japón un DVD recopilatorio con los ports de los dos The Last Blade. Aunque dicha iniciativa se englobó dentro de una campaña de marketing consistente en reeditar para la consola de SONY títulos como los relativos a las sagas del The King of Fighters, o del Art of Fighting. Una verdadera lástima.

Conclusión

The Last Blade 2 supuso el broche de oro para la Neo Geo y marcó el principio de su fin. A partir de él todas sus sagas bandera como los KOF, los Garou, los Metal Slug o los posteriores Samurai Spirits empezaron toda una espiral de decadencia que llevaron finalmente a la muerte del sistema. Todo ello a pesar de tratarse de un título menos comercial de cara al merchandising prácticamente todos sus rivales, y que su eco en occidente fue escaso debido a la práctica muerte del sector arcade más allá de las fronteras de Japón.

Sin embargo, los que lo disfrutamos en su momento, seguimos frotándonos los ojos pensando cómo un sistema como aquél podía ejecutar un juego como ése, con semejante nivel de detalle y vivacidad en sus colores; con toda esa fluidez y jugabilidad. La respuesta es muy simple: se trataba de un elegido, un juego que combinaba un guión tan absorbente como la capacidad de adición de su sistema de juego y que hacen que podamos definirlo, sin que nos tiemble el pulso, como uno de los mejores videojuegos de la historia. Un clásico, en resumen, intemporal como pocos que ningún jugón debería perderse antes de morir.


NOTA: 10

Galería de Imágenes:

8 comentarios el “The Last Blade 2

  1. Pingback: The Last Blade (Bakumatsu Roman: Gekka no Kenshi) « Drakenland / El lobo zamorano

  2. Pingback: Garou: Mark of the Wolves. El renacer de los lobos luchadores « Drakenland / El lobo zamorano

  3. Pingback: Samurai Spirits: El primer gran paso de SNK hacia la leyenda « Drakenland / El lobo zamorano

  4. ME GUSTO LEER TU COMENTARIO SE NOTA QUE LLEVAS EL ARCADE EN LAS VENAS ESTOY DE ACUERDO A VECES JOYAS COMO ESTE PASA N DESAPERCIBIDOS POR LOS NUEVOS JUAGADORES QUE NO SABENM DONDE INICIO TODO .LO UNICO QUE AÑADO ES QUE NO TUVO MUCHA DIFUSION INCRIBLEMENTE OYE ME GUSTARIAS JUAGR CONTIGOEN LINEA QUE T PARECE EN GGPO O EN SUPERARCADE OJALA PUDIESE JUGAR CONTIGO ME BUSCA COMO “EL+CALLADO” EN GGPO O “EL FUAAA” EN SUPERARCADE Y ECHAMOS UNAS BUENAS RETAS ENLOS TITULOS QUE QUIERAS SEAN KOF SAMURA HASTA LA 2 LAST BLADE GAROU BREAKER O LAS MITICAS STRET FIGHTER SALUDOS

  5. Muy buen analisis,aportare algunos datos!.de las versiones de Dreamcast,la jp tenía una especie de puntitos en toda la pantalla,no se que quisieron hacer,pero no estaba terminado.a pesar de eso y lo de las voces al vuelo es muy buena conversión y no hay insufribles tiempos de carga lobo.en la version usa desaparecieron los puntitos y todo parecía ir bien,pero también desapareció la sangre y no podíamos cortar en dos al rival.en neo geo cd quitaron animaciones y esta si que tiene insufribles tiempos de carga.en la version ps2 no se que hicieron,supuestamente era un”emulador”y se vería pixel perfect,pero de eso nada!.se ve borroso en los dos modos de video que tiene y le faltan efectos.por ejemplo,en la casa en llamas:solo hace el efecto “calima”en la version aes y mvs.ninguna de estas versiones anteriormente mencionadas lo tiene.y la de ps2 tampoco!..un saludo y gracias lobo.

  6. Pingback: Neo Geo, el Lamborghini de la Cuarta Generación de Consolas | Drakenland / El lobo zamorano

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s