Top 10: Los videojuegos de mi vida

A lo largo de muchos de estos Domingos he compartido con vosotros reviews que, en mayor o menor medida, intentaban aportar mi visión, equivocada o no, de algunos de los títulos que consideraba imprescindibles y que para bien o para mal marcaron de un modo u otro la historia del videojuego. Sin embargo, después de la review de Kingdom Hearts, pensé en que había llegado el momento (inspirado en un reto de EPI en el que no participaré pero que considero particularmente interesante) de hacer un nuevo Top en el que, con mucha brevedad, hiciese un repaso a los diez juegos que marcaron mi vida olvidándome por completo de los aspectos técnicos y centrándome únicamente en los emotivos.

Así pues, espero que sepáis disculpar la falta de rigor y de exhaustividad en esta entrada y me permitáis compartir con vosotros… algo de mí. Un pequeño recorrido por mi vida en forma de videojuegos que tal vez no sean los mejores, ni los más grandes pero sí aquéllos de los que guardo un mejor recuerdo y que me gustaría invitaros a que de una manera u otra formasen también parte de vuestra vida. Comencemos.

10º Sonic 2 para Master System

Si bien es cierto que en la actualidad Sonic es un personaje devaluado y de poco peso en el mundo del videjuego, hubo un tiempo en el que se dijo que este erizo azul era más conocido en algunos países que Mickey Mouse. Y lo más curioso de todo es que para más INRI era cierto.

Su diseño era rompedor, la campaña de marketing de la que vino de la mano fue espectacular y su concepto de videojuego, así como su tremenda calidad técnica, dejaron obsoletos a todos los plataformas editados hasta la fecha y que de un modo u otro se vieron obligados por su culpa a renovarse o morir.

No obstante, todo lo anterior era únicamente válido para la Mega Drive. Master System y Game Gear competían en un mercado aparte como era el de los 8 bits y si bien el primer Sonic editado para estos sistemas gozó de personalidad propia, el 2 intentó imitar al 1 de su hermana mayor, el Sonic Chaos al 2 y el Sonic Triple Trouble al 3. Aunque por supuesto con un importante recorte en lo que a calidad se refiere del que no se puede decir precisamente que saliesen bien parados.

Con la frase anterior lo que quiero decir básicamente es que eran títulos aburridos pero… ¿Qué se puede decir cuando eres un niño de 11 años y te encuentras con que los Reyes Magos te han regalado este juego acompañado de una Master System II? Así es, este cartucho fue el primer videojuego que tuve en propiedad y pese a las ofertas que en su día llegué a tener jamás me deshice de él.

El motivo se basa en aquellas interminables tardes de Domingo en las que me pasaba las horas muertas buscando todas las Esmeraldas del Caos, la rabia contenida cuando me encontraba con que en el tercer acto no había anillo alguno y cualquier fallo podía ser mortal, y especialmente la ilusión que siempre me hizo vivir esa inocencia que tanto me gustaría volver a recuperar algún día y que recuerdo cuando veo aquel cartucho y su sensacional carátula que, incluso a día de hoy, sigue tan reluciente como el primer día.

9º Street Fighter II para recreativa


Creo recordar que proyectaban La Bella y la Bestia en uno de los cines de Zamora. Tenía apenas 11 años y esperaba como un loco a que llegase el 5 de enero para que Melchor, Gaspar y Baltasar cumpliesen con nuestro pacto de caballeros y premiasen mi buena conducta con lo anteriormente detallado en el apartado anterior. Y no era para menos, porque os puedo asegurar que de niño todo el mundo dice que era lo más bueno y lo más educado que había visto en su vida. Un hecho que hace que siempre me pregunte el porqué me volví un animal del Periodismo, pero supongo que es un consuelo saber que al menos no me he convertido en un contertulio del Sálvame…

El caso es que a la salida del cine mi madre nos había llevado a ver, tanto a mis primos como a mí, la mencionada película de Disney y a la salida me dijo, con cristiana resignación, que “me invitaba a una máquina” (odia con todas sus fuerzas los videojuegos) a lo que yo dije que sí.

Por supuesto la elegida fue una que tenían en un bar que por entonces se encontraba al lado de mi casa y que correspondía al nombre de Street Fighter II. Aunque si se me ha quedado grabado aquel día no fue porque en él la descubriese, algo que había hecho mucho antes, sino porque mis familiares pudieron observar por primera vez la repercusión y el efecto llamada que podía tener un simple videojuego; nada menos que 15 chicos congregados alrededor de una máquina de bar esperando su turno para poder enfrentarse al campeón de turno y así poder presumir ante sus amigos.

SF II fue el videojuego que realmente convirtió a Capcom en lo que es en la actualidad. Ningún otro juego logró semejante aceptación e incluso a día de hoy sigue siendo todo un referente de jugabilidad y buen hacer que todo buen jugón debe conocer.

Si os soy sincero me costó mucho cogerle el truquillo. Sus movimientos eran mucho más complejos en la recreativa que en sus conversiones a SNES y MD y no fue hasta tres años después cuando aprendí a manejarlo con total eficacia. Para vuestra información, mis personajes de siempre fueron Ryu y Ken y en su día fui de los pocos que lograban combinar un puñetazo con un Shoryuken. Un combo que en el caso de Masters quitaba más de media barra de energía y dejaba al rival en pajaritos. Casi nah.

8º The King of Fighters 97 para Neo Geo


Como ya os he dicho en más de una ocasión, pese a que nací en Valladolid mi corazón siempre ha sido zamorano y todo aquél que haya nacido y haya vivido en esta pequeña pero acogedora capital, conoce a fondo la saga KOF y todas sus entregas para Neo Geo.

La mayor parte de los salones recreativos españoles cerraron a finales de los 90 y los pocos que quedaron, se circunscribieron a parques temáticos y poco más. Pero por alguna razón en Zamora siguieron funcionando e incluso a día de hoy suelen congregarse en torno a ellos todos los chavales de la zona que entre combate y combate de Iori contra Kyo pasan sus recreos entre bocatas, cotilleos y alguna que otra confidencia.

Mi abuela vivía aquí en Zamora y mi madre me llevaba con ella a verla, con lo que desde pequeño, y al no conocer a nadie, me tuve que buscar la vida por aquí por mi cuenta y riesgo… y los King of Fighters fueron mi primer nexo de unión con esta bien cercada ciudad.

Es cierto que al principio era un paquete y no fueron pocos los piques que llegué a tener con la gente. Pero poco a poco los parroquianos me iban conociendo (y temiendo 😉 ) como ese tipo de la cazadora (blanca por aquellos años) y la mochila que jugaba a la italiana y que de este modo conseguía hacerse con la victoria en cada combate. Y así sigue siendo. Soy un jugador que juega fundamentalmente a la defensiva, aunque por supuesto ello no quiere decir que no me vuelque cuando tengo que ir al ataque y no logre de esa manera los objetivos que me marco.

Por supuesto, yo tenía 13 años cuando empecé a hacer este tipo de cosas y mi primer KOF fue evidentemente el 94, aunque en esta edición del 97 fue cuando realmente me convertí en un adversario a tener en cuenta. No os podéis imaginar la ilusión con la que cogía el autobús y cuando llegaba a mi querida Zamora iba corriendo a cualquier sala y despilfarraba y hacía despilfarrar fortunas en este sensacional título que tal vez no será la mejor de todos los tiempos, pero que sin duda tiene un lugar en mi corazón que nadie le podrá arrebatar jamás.

7º Panzer Dragoon Saga para Saturn


Paralelamente a mi vicio con el KOF, mi pasión por la 32 bits de SEGA fue en aumento. Había sido usuario de Master System y de Mega Drive y por ello, allá por septiembre de 1997 decidí que ya iba siendo hora de engancharme a la generación que por aquel momento estaba compuesta de Playstation, Nintendo 64 y Saturn y terminé por hacerme con esta última.

Mi elección fue todo un error. La consola no sobreviviría en Europa más de un año y los usuarios de la máquina nos veíamos constantemente acosados por una prensa que no paraba de ningunearla y de unos “profesionales” del sector que no paraban de ridiculizarnos a todos los que como yo habíamos apostado por SEGA.

Recuerdo con cierta rabia aquellos tiempos ya que la Saturn fue la primera consola que me compré con mi dinero y no os podéis imaginar la escena que me montaron en casa por ello, aunque tal vez por esa razón la disfruté tanto y tantísima ilusión ponía cuando veía en la SuperJuegos maravillas que editaban para mi máquina en Japón y que con tanto ansia quería hacerme. Sí, tenía 16 años y me pasaba la mañana, la tarde y la noche hablando de temas de adultos, pero en el fondo era un niño y si algo me caracterizaba por entonces es que todavía guardaba algo que una vez conocí como “ilusión” a la que hacía referencia con anterioridad.

En ese panorama, Panzer Dragoon Saga fue editado en España más o menos coincidiendo con mi decimoséptimo cumpleaños y recuerdo como si fuese ayer cuando corrí a la tienda a buscarlo. Estaba en japonés con subtítulos en inglés, pero daba igual. Se trataba de un juego de 4 CDs con una intro espectacular y los mejores gráficos jamás vistos en esta consola.

Tanta fue la ilusión, que incluso en una ocasión le di el coñazo a mi compadre el poeta Pablo Macías Casado con la intro del recien estrenado videojuego en una de mis habituales escapadas a casa durante los recreos para buscar algo de comer y, ya de paso, echar unos vicios. Fue el primer juego que me hizo sentir orgulloso de la consola que elegí, y ciertamente sigue teniendo un lugar grabado a fuego en mi alma. ¡Qué gran aventura la de Edge y qué injusto fue su final!

6º Metal Gear Solid para PSX


No, tranquilos, no voy a decir nada nuevo que no se haya dicho ya de él. La PSX estaba en mis manos desde hacía poco menos de un año y la Selectividad estaba a la vuelta de la esquina. Pero ello no fue un impedimiento para que celebrase mi mayoría de edad comprándome este sensacional juego de Hideo Kojima que incluso a día de hoy sigue siendo uno de los mejores de la historia sin que ninguna de sus secuelas le llegase tan solo a la suela de los zapatos.

Imaginad. No sabía ni qué hacer con mi vida, estaba obsesionado con irme a la Academia de Oficiales del Ejército de Tierra Español, y nada conseguía llenar el tremendo vacío que por entonces sentía. Y aquel espacio lo llenó Solid Snake, que como yo actuaba siempre en solitario, rechazaba siempre la ayuda de los demás y tenía cierta predilección por decir “pero qué coño”.

Era increíble. No sólo fue técnicamente el mejor juego jamás lanzado para la PSX sino que además incorporaba genialidades tales como la de tener que cambiar el mando de puerto para que no pudieran leer tu mente o que el Dual Shock le diese un reconfortante masaje a tu más que destrozada muñeca. Amén de un más que digno doblaje que, pese a algún que otro fallo como el de llamar “Snaik” a “Snake” superaba con creces al doblaje de peli porno que en más de una ocasión nos tocó padecer.

Fue por cierto, uno de los pocos juegos que me he pasado varias veces, aunque no se puede negar que hacerlo en el nivel más difícil, con bandana y camuflaje óptico se convirtió en una auténtica misión imposible para mi persona y una auténtica espina que incluso a día de hoy sigue clavada en mi interior.

5º Valkyrie Profile para PSX


Mi pobre Platina… No, estoy haciendo ninguna analogía con La Plaça del Diamant (Rodoreda encara que no t’ho creguis, existeixen homes bons i no per això són eunucs i Colometa se’l tenia merescut per tractar tan malament Pere) [En castellano, “PALOMITA” ¡NO HABER DEJADO AL BUENAZO DE TU NOVIO POR EL HIJO DE PUTA DE QUIMET! ¡ASÍ QUE JÓDETE ^^!] En fin, que me distraigo.

Reconozco que existen muy pocas figuras que despierten en mí tanta admiración y pasión como la valquiria Lenneth y su interminable búsqueda de almas que pudiesen servir a Odin, y siempre que puedo la pongo de ejemplo de gran mujer. Culta, sensible, empática, dadivosa, fuerte, solidaria, sensible, con una total predisposición al bien, y con un aire de gran señora capaz de admirar incluso a un chavalillo de 19 años que había descubierto por casualidad este sensacional título y que incluso llegó a estremecerse con algunas de las injustas muertes que gran parte de su elenco de personajes sufría.

La delicadeza de Tri-Ace a la hora de elaborar hasta sus más pequeños e insignificantes detalles sigue incluso a día de hoy admirándome y nunca me he cansado de decir que la valquiria es sin lugar a dudas uno de los personajes más fascinantes, embriagadores y admirables de la historia del videojuego no sólo por su excepcional belleza, sino por su sensacional calidad humana y esa grandeza que con su mirada y su melena al viento era capaz de inspirar y ante lo único que un hombre digno de llamarse así podría hacer era besar su mano rogándole si acaso un poco de amor.

Hipnótico, cautivador… belleza por amor a la belleza. Todo adjetivo se queda corto para definir a esta obra maestra en forma de 2 CDs que Enix regaló a un mundo asombrado el año 2000 y que muchos incluso a día de hoy seguimos considerando una obra cumbre.

Shenmue para Dreamcast


¿Puede un chico de 16 años que asiste impotente a la muerte de su padre convertirse en uno de los mayores héroes de la historia y cautivar con su odisea en busca de venganza a toda una generación? La respuesta a tal enigma es corta y responde a dos sencillas palabras: Ryo Hazuki.

Cuando pasaron a mis manos aquellos 3 GDs pensé que se trataba de una broma. El mejor engine en tres dimensiones jamás creado hasta la fecha. Una voluntad de hierro y una tenacidad admirable imposible de suponer en un occidental, componían este particular primer episodio de una gesta incompleta que llevaría al joven al corazón de China para hacer que su padre lograse por fin descansar en paz.

Encender tu Dreamcast y ejecutar este juego era teletransportarte a otro mundo en el que el jugador tenía la fortuna de sentirse un espectador de excepción ante un suceso imposible de narrar fuera del ámbito de los polígonos y las texturas y que los usuarios de la 128 bits de SEGA tenían la fortuna de disfrutar en exclusiva.

Siempre he dicho que más tarde o más temprano este juego gozará de un homenaje en este blog, aunque por el momento esto es lo más que puedo llegar a hacer e intentarlo describir con palabras, demuestran hasta qué punto éstas son inútiles a la hora de describir algo cuya única descripción posible es la de la más absoluta belleza.

Ryo hablaba, interactuaba, compraba, jugaba a los dardos, a las tragaperras, conducía, cogía el autobús, recibía una paga, trabajaba, veía amanecer y anochecer, aprendía… y vivía en tus manos… mientras yo disfrutaba de lo que él disfrutaba, odiaba lo que él odiaba y amaba lo que él amaba. Muy pocos juegos a lo largo del tiempo han supuesto semejante revolución y su repercusión a lo largo de la historia sólo merece el calificativo de uno de los mejores títulos de todos los tiempos.

Jamás olvidaré aquel verano de 2001; aquel momento en el que elegí la foto de Nozomi abrazada a mi héroe para llevármela cerca del corazón allende los mares; aquella banda sonora… aquel mundo en el que AM2 nos sumergió para después, haciendo gala de una crueldad pocas veces vista, dejarnos sin saber si nuestro héroe conseguía o no hacer que aquel que mató a su padre por un simple espejo pagase muy caro su crimen.

Tenía entonces 20 años y el impacto que produjo en mí fue tal que desde entonces, y en honor al gran Ryo, mi cazadora pasó a ser de cuero marrón para rendir así tributo y pleitesía a uno de los pocos personajes cuya capacidad de sacrificio y abnegación, consiguió conquistar un corazón que tras su epopeya jamás volvería a latir al mismo ritmo.

3º Grandia para Saturn y PSX


Tarde, muy tarde llegó este título a mis manos. SEGA nos había prometido a los usuarios de Saturn que lo traería completamente traducido al castellano y sus colosales secuencias de animación, sus fantásticos gráficos que combinaban de modo sublime los sprites en 2D con unas texturas en 3D muy al estilo de las acuarelas, hiceron que muchos de nuestros sueños por aquellos años tuviesen el nombre de este excepcional videojuego.

Pero las semanas se iban sucediendo y el que iba a ser una de las apuestas más sugerentes de la consola de 32 bits terminó por ser una de tantas promesas incumplidas de SEGA que quedó condenada al olvido hasta que GameArts convirtió (de forma lamentable, dicho sea de paso) el título a PSX e hizo que Justin y sus amigos hablasen por fin un idioma inteligible para los occidentales como era el inglés.

Tenía 21 años cuando por fin sacié una de mis curiosidades adolescentes más queridas y anheladas en medio de mis apuntes de Álgebra y de Cálculo y cuando mi destino estaba destinado a la ciencia y no a las letras. Pero poco importaba.

GameArts consiguió que de nuevo volviese a ser un niño. Una persona capaz de sonreír con algo tan insignificante como una conversación delante de una fogata, un chiste entre amigos, unas rivales más que patosas y un elenco de personajes que transmitían una vida y una alegría de vivir que ni el mismísimo Renoir fue capaz de transmitir.

Grandia fue un toque de distinción. Una etapa en el ineludible camino hacia la madurez que nos recuerda de dónde venimos y adónde vamos. Un recordatorio de que actuar con generosidad y limpieza de intenciones debe ser siempre nuestro leit motiv y que, aunque siempre con un apego a la realidad, no debemos perder la ilusión por consumar nuestros sueños de compartir nuestra alegría por ello con nuestros seres queridos.

No existen palabras lo suficientemente hermosas para describirlo, por lo que jugarlo debe ser una tarea que todo jugador que se precie de serlo debe completar antes de morir.

Kingdom Hearts para PS2


Los que leyeseis mi review de la pasada semana descubriríais que la primera entrega de esta saga fue para mí uno de los títulos más importantes de la historia de PS2, aunque en ningún caso un imprescindible para la misma merced a unos gráficos buenos, pero evidentemente muy mejorables, y un argumento un tanto forzado en comparación con el de Totems del RPG como el genial Chrono Trigger, Final Fantasy VI o… el que ya sabéis. Pero entonces, ¿por qué? Por qué está en esta lista.

Tenía por entonces 22 años y le acababa de confirmar a mi familia que comenzaba la carrera de Periodismo y que mi destino no se volvería a cruzar nunca más con el universo de la ciencia. Naturalmente en mi casa enloquecieron y nadie dio un duro por mí, aunque desgraciadamente para ellos terminé por convertirme en un periodista.

Sin embargo abandoné mi partida a las ocho horas de juego debido a un enorme atasco que la falta de Internet en mi casa, así como la desazón por mi parte, condenaron a este título, como a tantos otros, a dormir el sueño de los justos hasta que la fortuna dictase que había llegado su momento.

Pasó el tiempo y un año después de aquello mi cazadora cambió de color, del marrón al negro para recordar bien quién era. Un lobo que siempre luchaba en solitario y a muerte por batallas perdidas. Aquéllas de las que nadie quería hablar, incómodas, ignoradas y especialmente olvidadas, puesto que ¿para qué enfrentarse con los cargos de conciencia si lo cómodo es vaciar nuestra mente y darles la espalda a aquéllos que fallamos? Me propuse firmemente una cosa, sería ese alguien que quedase cuando todo lo demás fallara, y aunque hubo un tiempo en el que vendí mi alma, supe muy bien resarcir mi gran error.

Tenía muchas arrugas y cicatrices esta cazadora cuando conocí a la persona más importante de mi vida. Y me lo pasé sólo por ella. Recuerdo que fui a trabajar medio grogui porque me tiré unas quince horas de juego casi ininterrumpidas e incluso al día siguiente tuve que terminarme la batalla final. ¿Necesitáis más explicaciones? El corazón para mí es mucho más importante que la cabeza.

1º Final Fantasy VII para PSX


Sí cronológicamente no se corresponde al orden en el que aparece, pero para mí este título sigue tan vigente como el primer día porque me dio la principal máxima moral por la que a día de hoy me rijo. Seguir siempre por el recto camino, actuar en conciencia, disculparse cuando se tiene la conciencia de un error, a tener siempre en tu corazón a tus seres queridos y especialmente a buscar la consecución de los sueños haciendo siempre el bien, pensando en los demás y sin que un guiño al mal esté ni remotamente justificado.

Lo jugué y me lo pasé durante el verano de 1998. Mi madre me compró una PSX y yo me hice con un Final Fantasy VII. Y no, no tengo palabras para describir mi ilusión, mis ojos de asombro, mi impotencia ante la muerte de Aerith, mi desahogo al asestarle el “Omnislash” definitivo a Sephiroth, mi gesto de alivio al comprobar que la generosidad de Cloud y sus amigos habían conseguido salvar a la ciudad de Midgar del gigantesco meteorito que se disponía a aplastarla.

No os podéis imaginar lo que habré podido decir de él a lo largo de mi vida y toda loa sería poca para ilustrar lo que supuso para mí, aunque sólo diré que este juego curtió cada arruga, cada roto, cada desteñido, cada lágrima que amigos y familiares lloraron en mi hombro… Porque mi cazadora negra de cuero es mi posesión más valiosa no por su valor económico o su belleza estética, sino porque ella representa lo poco bueno y útil que he podido hacer en vida, y gran parte de ello se lo debo a los valores que me inculcaron los personajes de este juego que pasaron de ser ficción a ser parte de mi familia, no en base a anécdotas vividas con ellos… sino a la manera de vivir que ellos me enseñaron.

Un forma de pasar la vida en la que el éxito es una palabra que no existe y con la que el destino no te reserva ni un gran nombre para la posteridad, ni una avalancha de reconocimientos, pero sí una conciencia tranquila en base a saber que equivocado o no se ha trabajado siempre por una causa que creías justa y por poder presumir de algo tan sencillo como que nunca te has quedado de brazos cruzados cuando algo o alguien de tu entorno te necesitaba y has dado todo de ti para que saliese del pozo del que posiblemente tú jamás saldrás.

Así pues eso es todo. Ahí tenéis un pequeño recorrido por todos los videojuegos que tengo en el corazón. Es posible que muchos añadieseis y quitaseis muchos de ellos. Habrá a quién le sorprenda, pero podéis tener muy claro que en estos diez juegos están momentos imborrables de mi vida que siguen vivos gracias a ellos y que merced al buen hacer de sus desarrolladores seguirán vivos para siempre.

19 comentarios el “Top 10: Los videojuegos de mi vida

  1. Pingback: Tweets that mention Top 10: Los videojuegos de mi vida « Drakenland / El lobo zamorano -- Topsy.com

  2. Hombre, ciertamente Saturn poseía grandes juegos, pero muchos de ellos no salían de Japón, y ello unido al lanzamiento de Dreamcast para intentar reconquistar los mercados europeo y estadounidense justifican mi posicionamiento. Y eso sin contar el poco stock de juegos que existía en muchas tiendas. De ahí que dijese que me equivoqué. Y eso sin contar con el famoso tema de los Hz, pero nada que un Action Replay que además hacía las veces de cartucho de 4 Megas de RAM no solucionase ;D.

    Sobre PSX la verdad es que fue una gran máquina a pesar de los merluzos que desde ciertas “revistas” se encargaban de menospreciar a los usuarios de otras plataformas. Se trató de una plataforma muy potente que gozó de los juegos más revolucionarios de su tiempo y yo, naturalmente, no pude resistirme a la tentación de gozar de dos de las mayores obras de arte de todos los tiempos.

    Eso sí, otra opinión me merece la PS2, que a mi juicio no aportó prácticamente nada al mundo del videojuego excepto vivir de las rentas de su predecesora, y por supuesto de PS3… lo único que puedo decir es que estoy todavía esperando a que SONY grite de un momento a otro la palabra “INOCENTE” porque dicha máquina no puede ser más que una brula…

    Un saludo :P.

  3. Yo si hiciera listas de esto tendría que hacer necesariamente una para rpg’s y otra para juegos que no fuerean rpg’s y además sería incapaz de ponerles un orden en un top10 (e incluso es posible que me costase hasta elegir tan poquitos).

    Por cierto, ya me he pasado el DQIX y en mi opinión no merece el 40/40 que le dio Famitsu, porque aunque es bastante bueno tiene varios fallos jugables y de cambios respecto a los anteriores perdiendo algo de fidelidad con la saga. Aun así, se insto a que lo juegues cuando puedas. 😉

  4. Roy digamos que con Terranigma y Chrono Trigger quise ser justo en el blog y recibieron en él la nota que a mi juicio se merecían. Este post simplemente pretendía hacer un repaso a los títulos que de un modo u otro marcaron mi vida. Y en este tipo de cosas la calidad muchas veces está reñida con la emotividad.

    Wish ten en cuenta que tu ritmo como jugona es muy, pero que muy superior al mío. Ahora mismo me encuentro completando el Super Street Fighter IV y cuando me canse de él intentaré terminar FF XIII, que nunca me animo a completar. Sobre el Dragon Quest, tomo nota de tu crítica aunque será un juego de los que caigan sí o sí. Me encantó el VII y el VIII y esta novena entrega merece por mi parte un esfuerzo. A ver si consigo sacar algo de tiempo y me pongo con él :D.

    Un saludo a los dos.

  5. Completamente de acuerdo con el FFVII y el Metal Gear Solid, dos juegazos que marcaron una época.

    Mi lista sería algo diferente, pero como en tu caso, iría más en línea de los dictámenes del corazón que no los de la razón. Por ejemplo, pondría en mi lista el Legend of the Dragoon (que ya te comenté en otro post, y que fue mi primer RPG) o el Soul Reaver (el primero, que es el bueno, y es que macho, esa prosa tan vampírica, tan “gótica”, de la que hacía gala todos y cada uno de los monólogos de Raziel, para mi eso vale todo el juego).

    Realmente, la PSX fue un auténtico pozo de tesoros. Lástima que si quieres conseguir alguna de estas joyas ancestrales, normalmente incluso por el ebay te piden auténticas aberraciones monetarias. Y sobre la PS2 también ha engendrado maravillas, pero evidentemente, como vienes a señalar tu en tu comentario, no tuvo ni la importancia ni el impacto que tuvo en su día y en la historia de los videojuegos la PSX. Y es una lástima.

    PD: Grandia y Valkyria Profile, dos juegos que siempre he oído hablar mucho y bien, y que lamentablemente, conseguirlos significa hipotecarte la vida. Es la desgracia de no haber aprovechado el momento…. como casi siempre me pasa xDDDDD

    Saludos!

  6. Evidentemente el Soul Reaver fue uno de los juegos más potentes e importantes de la PSX y uno de los que mejor aprovecharon sus posibilidades técnicas. No obstante, su principal problema fueron sus precuelas, los dos Blood Omen que fueron sencillamente patéticos. Por ello impactó tanto en su día. El salto de calidad de Blood Omen 2 a Soul Reaver fue espectacular.

    Sobre Grandia, si juegas ahora te va a decepcionar por sus gráficos, aunque te puedo asegurar que es uno de los RPGs más profundos, sinceros y simpáticos que he tenido la inmensa suerte de jugar. Una auténtica joya, aunque de las 50 horas de juego no te libras. Sobre el Valkyrie Profile… eso son ya palabras mayores. Uno de los mejores juegos de la historia de PSX y sencillamente intemporal debido a sus gráficos. Ah, y con un montón de secretos :P.

    Un saludo.

  7. ¡Aiiinsss…! Y yo que pensaba que había sido de los pocos que fichó por Saturn. Siempre he ido contra corriente. Cuando el resto del mundo tenia Megadrive o Super Nintendo, servidor se compraba una Master (Mas por recursos economicos que otra cosa). Cuando todo el mundo se compraba una PSX servidor se compraba una Saturn (¿Soy el único que los juegos de coches de PSX le parecían gráficamente raros, como “sucios”? A demas… ¿Porque caramba la PSX era INCAPAZ de dibujar LINEAS RECTAS?) pero aquello era por que las conversiones directas desde recreativa (Daytona Usa, Sega Rally, el infumable Sega Touring Car o Virtua Fighter) me parecían que encumbrarían al éxito a la maquina. Cuando todo el mundo se compro una PS2 yo me compre la Dreamcast (¡Que grande el Boot loader! XD) y luego me compré (Esta vez no pensaba fallar), me compre la Xbox. Y fallé 😄

    Y ahora… bueno, hora tengo una 360 😄 pero parece (parece)que esta vez si, estamos de tu a tu con “los otros” 😄

    Conservo de aquella Saturn todos sus juegos, Resident Evil, Wipeout, Guardia heroes, Sega rally, Virtua fighter, Space Hulk (¡Amael! ¡Behind you! XD)Soviet Strike,Crusader no remorse, Dark savior…unos quince o veinte juegos.

    Lamentablemente, no pude llegar a poseer el Panzer dragoon saga (aunque si lo jugué) de igual manera que tampoco pude gozar ni de D ni de Enemy Zero. Pero me he resarcido ¡Tengo DOS originales de Panzer Dragoon Orta para Xbox 😀 :D!

    Que puedo decir… me a encantado tu lista. ¿Se podría añadir los Vandal hearts de PSX y el Vagrant story?

  8. Algunos se van de mis manos (o de mis años literalmente), aunque también intentaría meter al FFVII y MGS (aunque con esta saga me aventuré más en la segunda parte y siempre la primera impresión es la que más te enamora) y finalmente mi lista quedaría más arraigada a los Persona :p

    A todo esto, qué envidia que disfrutases Shenmue, se habla tan bien de él que me hubiese encantado en su época probarlo, pero el dinero lo tenía reservado para la futura PS2 y aún era pequeño para aventurarme a un juego completamente hablado en la lengua de Shakespeare… Muchas ganas de que SEGA se atreva a colgar el juego en Live/PSN.

    Ah, y el Sonic lo cambiaría por el 3, simplemente porque fue mi primer juego de la Drive xD, ¿no llegó a ser buena secuela del 2?

  9. Darnos, digamos que PSX es hardware de 1994, pero la mayor parte de los juegos de coches “punteros” empezaron a salir en torno a 1998 con la excepción de V-Rally que lo hizo un año antes. Muchos de ellos además estaban pensados para PC y usaban tecnología 3DFX. Playstation no era ni una sombra para la misma, y claro, pasó lo que pasó. Había que hacer “apaños” para intentar trasladar todo eso a la consola, que además no tenía ningún tipo de protección por hardware contra la pixelación, lo que obligaba a programar con muchas menos pretensiones, es decir, con un menor “Frame-Rate”, más pop-up, ralentizaciones de todo tipo, etc. Los únicos que se salvaron de la quema, y no mucho, fueron los dos primeros Gran Turismo y el segundo Colin, porque el resto eran deprimentes, a pesar de lo que decía la prensa del sector de la época, que era de risa.

    Sobre el Panzer Dragoon Orta, que sepas que tienes una pieza de coleccionista, así como uno de estos juegos que merecen la pena conservarse como un tesoro, y lo mismo digo del colosal Dark Savior, la continuación espiritual del magistral LandStalker de Mega Drive. Un lujo hecho videojuego.

    Y sí, Vandal Hearts es uno de mis preferidos, aunque yo me quedo con su segunda parte, que salió traducida al castellano aunque tenía un gran error en su concepto. Si adoptabas la estrategia de “quedarte atrás” los ejércitos enemigos se abrían en canal y podías repartir muerte a tu gusto. Sin contar con que todos los enemigos tendían a atacarte por la espalda, con lo que anticiparse a ellos resultaba realmente fácil. Del Vagrant Story… pues muy bueno técnicamente pero nada más. Juego extraño donde los haya.

    Digamos que Super Street Fighter II dos lo único que hizo fue aportar un contador de hits, unos menús más bonitos y cuatro personajes que no aportaban nada al elenco de luchadores inicial. Otra cosa fue lo que supusieron sus magistrales versiones para MD y SNES, que fueron con mucha diferencia los mejores juegos de lucha de su generación.

    Del Super Street Fighter II: Turbo mi criterio es mucho más crítico. Fue una de las banderas de 3DO, pero lo cierto es que al margen de la velocidad y de la posibilidad de ejecutar Specials, lo único cierto es que aumentaron, y de qué modo el nivel de dificultad y eso hizo de él un título casi imposible entre los fans del género que no tuviesen los ojos rasgados y una vida vacía en general.

    Eso sí, como seguero no puedo ocultar mi debilidad por el Street Fighter Alpha 3. Quizás uno de los mejores juegos de lucha en 2D de todos los tiempos y que gozó de una de las conversiones más excepcionales que recuerdo para Saturn, aunque la de PSX también estaba a un gran nivel.

    Por cierto, ¿cuántos Street Fighter tienes en tu colección?

    Lee, el Sonic 3 fue un grandísimo juego para Mega Drive al igual que el 2. Lo que ocurre es que me estaba refiriendo al mundo de los títulos para Master System. Para esta consola (así como para Game Gear) salieron dos juegos muy poco o nada parecidos a los de su hermana mayor que también llevaban los nombres de Sonic y Sonic 2. Después de ello de editaron varios títulos basados en el erizo azul para la 8 bits de SEGA y entre ellos los más importantes eran:

    – Sonic Chaos: que era una especie de conversión del Sonic 2 de Mega Drive con fases muy parecidas aunque con diferencias en cuanto a fases de bonus y a que podías jugar con Sonic o con Tails.
    – Sonic Triple Trouble: que era algo parecido al Sonic 3, pero con las lógicas limitaciones de una consola como Master System.

    A eso me refería.

    Sobre el Shenmue, hombre, han pasado 10 años, pero si tienes oportunidad de jugar con él, te lo recomiendo encarecidamente. De lo mejorcito que jamás ha sido editado para consola, aunque lógicamente ya existen trabajos mejores en cuanto a animación facial. Eso sí, los momentos nocturnos que ofrece… Buah, no se pueden describir. Hay que jugarlos y vivirlos de esta manera.

    Un saludo 😀

  10. Este artículo es puro HAMOR del grande, totalmente subjetivo pero igual consigue trasmitir sensaciones nostalgicas que me recuerdan mi catalogo personal, los únicos que he jugado son Street Fighter 2 y Shenmue.
    Que lindo artículo.

  11. Aaron, muchísimas gracias por tu comentario :D. Aunque ya sabes que el HAMOR a los videojuegos es algo universal. Te invito a jugar al menos al Valkyrie Profile, al Final Fantasy VII y al Metal Gear Solid. Verás cómo te encantan :D.

    Un saludo.

  12. Joder, menuda edición debía ser entonces. Yo en cuanto a mandos de varios botones me estrené con el de Saturn, que era una auténtica pasada para este tipo de lides y con el que más relajado y cómodo ha estado mi dedo a la hora de ejecutar los movimientos especiales.

    La verdad es que en ese sentido nunca he sido de los fans a ultranza de los mandos, aunque reconozco que ése que mencionas debería ser una pasada.

    Un saludo.

  13. shenmue y kingdom hearts son brutales los dos! me encantan! ahora me pasaré el shenmue 2 que me quedé con las ganas de más historia! muajajjaaa

    por cierto, a ver que te parece el traspaso de akibamaniacs a wordpress. nos tienes que dar tu opinión!!

    saludos!

  14. Hombre, lo malo del Shenmue 2 es que cuando lo acabas se te queda cara de Póker por culpa del final. Que fue para matar a AM2. Estaban esperando hacer una tercera parte y al final ni la terminaron ni saciaron nuestras ansias de más. En fin :(.

    Un saludo.

  15. Ains ver el Sonic 2 de Master System II me trae buenos recuerdos, luego he echado en falta juegos como Secret of Mana, Vagrant Story o Parasite Eve.

    Claro está que son los mejores juegos que tú has disfrutado, porque si algún día mi lista quizás me caiga de culo con las rarezas que pondría…empezando por el Too Human! Juas

  16. El Parasite Eve es un juegazo de culto y de hecho estoy tentado de hacerle una review. Pero todo a su tiempo. Digamos que ésta es simplemente una lista sentimental y no de calidad, y de ahí que aparezcan juegos como el Kingdom Hearts o el Sonic 2 de MS, que pese a que no son de los mejores, sí que es verdad que significan mucho para mí.

    Sobre el tema de Secret of Mana… me gusta Seiken Densetsu 3, pero su predecesor… la verdad es que no. Y el Vagrant Story… buff, muy bueno técnicamente pero a nivel jugable a mí por lo menos no me convenció. Supongo que es cuestión de gustos.

    Un saludo.

  17. Hombre, es que los juegos Hentai son para mí más una curiosidad que algo que marcase mis buenos tiempos. No obstante, y tratándose de ti, me extraña que no me hayas propuesto el “Divine Luv” xD.

    Un saludo.

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s