Perfect Blue, el proyecto underground del que nació Satoshi Kon

null

Tell me… Who… are… you…?”

Pocas cosas existen en la vida que me enerven más que hablar de un tema a toro pasado, sin la necesaria percha de actualidad que despierte en el lector el interés conveniente y sin la avalancha de sensaciones que el fallecimiento de un genio como el de Satoshi Kon pudo inspirarle a un corazón como el mío, tan difícil a la hora de abrirse y sin embargo tan poco aficionado a despedir para siempre a personas que de un modo u otro forman parte de su vida. Pero ciertos deberes personales unidos a trabajos imprevistos y el cansancio acumulado por la sucesión de reviews maratonianas han hecho que no sea hasta hoy cuando por fin pueda rendirle a mi manera un pequeño homenaje y discreto homenaje a este gran creador que nos dejó, como siempre en estos casos, sin pedirnos permiso, en plena madurez y con un reconocimiento internacional concienzudamente ganado que hacían presagiar en su persona al digno sucesor de Miyazaki como cabeza pensante de la animación japonesa.

La trayectoria de este hombre no pudo ser más dispar en mi opinión y sus trabajos mantuvieron una trayectoria similar a la de una montaña rusa en la que podíamos encontrar aberraciones como Paranoia Agent o Paprika, auténticos inspiradores de indiferencia como Millenium Actress o joyas intemporales de la talla de Tokyo Godfathers capaces de darle la vuelta a una situación tan recurrente como la de un cuento de Navidad y transformarlo en algo… mágico, único e irrepetible al modo que sólo las obras dignas de llamarse grandes son capaces de inspirar.

Ya en su momento, la aventura de los tres mejores padrinos que una niña abandonada pudiese tener tuvo el honor de llevarse el primer 10 de la historia de esta bitácora por conseguir algo tan sencillo a la par que maravilloso como hacerme reír y llorar de felicidad a un tiempo. Sin embargo, mi corazón me pedía terminar de narrar de una vez las incursiones que en vida realizó a un séptimo arte que logró dominar, y en el que logró el nada desdeñable mérito de hacer que todas y cada una de sus extravagancias magistrales fueran licenciadas en occidente.

Por ello se hacía necesario hablar de Perfect Blue. El largometraje que hizo que el resto del planeta empezase a mirar a Kon como un director de prestigio y que lo consolidó como la brillante apuesta que más tarde se haría realidad, aunque sin permitir que el éxito hiciese que renegase de sí mismo o lo cambiase en relación a lo que siempre fue: un friki terriblemente accesible y divertido que conseguía que sus dibujantes, lejos de un deber u obligación, considerasen trabajar con él un placer y un extraordinario privilegio. Así pues y sin más dilación, procederemos a desentrañar un auténtica Opera Prima.

ADVERTENCIA: Atención, el anime analizado a continuación contiene desnudos integrales, sexo explícito y escenas extraordinariamente violentas que pueden herir la sensibilidad del espectador, por lo que ningún menor de edad debe verlo salvo bajo su propia responsabilidad.

Ficha Técnica

Perfect Blue (パーフェクトブルー) es una OVA de 80 minutos de duración perteneciente a los géneros de intriga y de terror psicológico, dirigida en 1997 por Satoshi Kon e inspirada en la novela homónima de Yoshikazu Takeuchi por encargo del estudio Rex Entertaintment. Su guión corrió a cargo de Sadayuki Murai; Hiroaki Inoue se hizo cargo de la producción, mientras que Masahiro Ikumi compuso su OST.

Argumento

Mima Kirigoe es una joven y prometedora cantante que forma parte del trío musical “Cham!” que pese a que todavía no ha logrado colocar un single en el Top 100 japonés, empieza a ser conocido y respetado entre todos los aficionados al J-pop en Tokio. Sin embargo, en una de sus actuaciones, y muy a su pesar, anuncia su retirada para poderse dedicar por entero al mundo de la interpretación en el que tiene fijados sus planes de futuro.

Pese a la conmoción inicial, todos los fans del grupo aceptan la coyuntura, aunque uno de ellos, que usa el apodo de “Me-Mania” y que considera a la cantante como una muñeca en sus manos, no parece dispuesto a permitir que la chica con la que se encuentra obsesionado cambie de vida y de imagen.

null

Mima Kirigoe, Rumi Hidaka y Me-Mania

Tampoco el entorno de la futura estrella parece tener demasiada fe en su nueva andadura y su manager, Rumi Hidaka, la intenta persuadir para que no abandone la formación y se embarque en el proyecto de una serie de televisión que arruinará su reputación, al verse obligada a desarrollar el papel de chica violada en un club de Streep Tees.

A raíz del rodaje de su deshonra y de las nuevas iniciativas que Mima está tomando, como la de posar desnuda para un fotógrafo, empezarán a tener lugar toda clase de crímenes salvajes en torno a la idol que parecen tener como nexo en común el estar relacionados con su paso de niña angelical a Femme Fatale. Aunque el descubrimiento de una página web llamada “La habitación de Mima” en la que alguien que se hace pasar por ella escribe un blog en el que cuenta hasta los detalles más ocultos y desconocidos de su vida y mientras pide a gritos alguien la salve sumirán a la joven en el más puro y absoluto terror.

Tema Central de la OST

  • Ai no Tenshi” compuesto por Masahiro Ikumi, con letra de Kiko Imai e interpretado por Misa y Emiko Furukawa y Mie Shimizu.

Análisis

La primera vez que supe de la existencia de esta cinta fue mediante una de las muchas páginas de publicidad que incluía la Hobby Consolas en la que torpemente se hablaba del lanzamiento de una nueva película de animación englobada dentro del género del “thriller psicológico” y dirigida no por Satoshi Kon, sino por nada menos que “Katsuhiro Otomo” al que identificaban como el creador de Roujin Z y de ese tótem por excelencia del mundo del manganime que llevó por nombre Akira.

De cualquier manera el error era relativamente comprensible. Por aquel lejano 1998 Internet en España era un lujo al alcance de muy pocos, no existían apenas fórmulas de tarifa plana y entretenimientos como el anime y los videojuegos seguían siendo instrumentos del demonio que incitaban a los jóvenes a asesinar con katanas a su familias, entre otros muchos disparates que hasta hace no demasiado tiempo se seguían profiriendo con total indiferencia en esta tierra de ignorantes con complejo de superioridad llamada España.

null

Satoshi Kon en una entrevista promocional de Perfect Blue

Así pues, y pese a que la animación japonesa llevaba casi 25 años presente en los hogares españoles con series tan dispares como Heidi, Saint Seiya, Captain Tsubasa o Dragon Ball, el género seguía siendo un auténtico misterio del que apenas existían especialistas, la seriedad de los que hablaban del mismo era cuanto menos cuestionable y la única forma de disfrutarlo fuera de Cataluña (donde TV3 y Canal 33 realizaron una sensacional apuesta por este tipo de productos, aunque fuese en catalán) era asumir la compra de las series en formato VHS o DVD o contratar los servicios de un operador por cable que incluyese en su oferta a canales como Buzz o Locomotion.

Dicho de otra manera, si hoy el acceso a Internet ha permitido que gocemos de toda clase de información, archivos, bibliografías, etc, en aquel momento casi cualquier novedad era bienvenida y la manera de distribuirla no era ni la más acertada ni en muchas ocasiones se mostraba a posteriori como eficiente. De hecho, incluso a día de hoy, no es difícil encontrar mitos acuñados en aquellos tiempos como aquél de los tiempos de Mononoke Hime que rezaba que Hayao Miyazaki era el director de Heidi, cuando tal papel recayó sobre Takahata, el gran maestro de los animes de los 70. Con lo que era relativamente comprensible que la existencia del joven talento fuese completamente desconocida.

Los primeros pasos de Satoshi Kon

Si bien es cierto que el desembarco europeo del director no pudo gestionarse peor, la popularización de la red de redes unida al trabajo de divulgación de la cadena de televisión Cuatro hicieron que pronto su nombre dejase de ser una simple curiosidad de especialistas para convertirse en uno de los iconos más reconocibles de la industria audiovisual nipona y en uno de los mayores baluartes de MADHOUSE, que junto con las adaptaciones de los mangas de Clamp y la incorporación de un genio de la talla de Mamoru Hosoda, pasaría a convertirse en uno de los estudios más potentes del Imperio del Sol Naciente que, al contrario que rivales como Pierrot, Deen, GONZO DIGIMATION, Sunrise o incluso BONES, mantendría un nivel constante en todas sus creaciones por encima de modas, tendencias y demás coyunturas temporales.

Sería faltar gravemente a la verdad obviar que Otomo fue su primer gran valuarte y aquél que le dio sus primeras oportunidades serias con las que conseguiría pasar el umbral de mangaka aficionado para convertirse en un director propiamente dicho. Una meta, dicho sea de paso, nada fácil de conseguir en un mundo tan sumamente sobresaturado como el del manga en el que muchos son los llamados y pocos los elegidos.

null

Portada del manga World Apartament Horror

Inicialmente sus pasos iban encaminados a convertirse en pintor profesional, pero su afición al manga en compañía del azar hizo que el director de Akira se fijase en él para que tomase partido en un proyecto de poco lustre titulado “World Apartment Horror” que si bien no puede decirse que pasase de mediocre, sirvió para que el joven aprendiz repitiese colaboración con su mentor en el film Roujin Z, en el que el participó en labores de diseño, aunque su más que irónico final sugería que su influencia en el guión se había hecho notar.

Posteriormente en 1995 volvería a trabajar en un proyecto vinculado a Otomo como era “Memories”, aunque el esquema de este producto basado en la fusión de tres cortos, haría que en esta ocasión gozase de plenos poderes para llevar su trabajo por los derroteros que considerase oportunos y así se estrenarse en roles de más empaque como era el de guionista de “Magnetic Rose”, basada en un monstruoso guión de su maestro y cuya dirección asumió en compañía de Koji Morimoto. Sería entonces cuando la suerte llamaría a su puerta.

null

Cartel del Live Action de Perfect Blue en 2002

Aquel mismo año Kobe sufrió un terremoto devastador que destruyó los estudios en los que se estaba rodando el proyecto de una película del estilo “Live Action” basada en una novela de intriga escrita por Yoshikazu Takeuchi llamada “Perfect Blue” y que abordaba la historia de cómo una idol llamada Asaka Ai es aparentemente acosada por un fan llamado Horibe que parece conocer todos y cada uno de los pormenores más secretos de su vida.

Los derechos estaban comprados, pero la catástrofe cambió los planes de los productores que dejaron el proyecto en una simple OVA de animación al frente de la cuál pusieron a Satoshi Kon, quién de esta manera recibiría su primera oportunidad de mostrar realmente de lo que era capaz, y máxime cuando recibió la autorización de Rex Entertaintment para cambiar casi por entero la historia original y llevarla de este modo a su terreno, con lo que pronto el producto se convertiría en algo mucho más universal de lo que nadie hubiese esperado jamás.

Un camino escandalosamente innovador

Kon mostró desde el principio una enorme influencia de su maestro Otomo, que naturalmente se vio escenificada fundamentalmente en su tremenda violencia. El nuevo guión narraba el salto evolutivo de una idol japonesa que abandonaba su carrera como miembro de un grupo efímero de música para fans (Las “CHAM!”) para dedicarse a la interpretación; un campo en el que gozaría de estabilidad y prestigio, así como de una situación económica bastante más holgada y despreocupada. Sin embargo, la esencia del acoso y suspense que marcaba a la novela debía seguir presente y el director no ahorró precisamente medios para hacer partícipe al espectador del pánico que el asesino, cuyo rostro desconocemos, era capaz de infundir en sus víctimas presentes o futuras por culpa de su tremenda crueldad. Sin embargo, la verdadera clave del éxito internacional de crítica y público de Perfect Blue se obtuvo a través de la tremenda carga de terror psicológico que era capaz de introducir en sus planos.

Para conseguir su objetivo, el creador propuso un esquema narrativo en el que la confusión entre la realidad y las fantasías y obsesiones llegasen a converger hasta tales extremos que el espectador tuviese que llegar a sus propias conclusiones sobre si lo que ocurría ante sus ojos era cierto o no. Algo que desarrolló con una profundidad inédita al llevarla, nada menos, que a dos campos muy diferentes como eran los de los planos objetivos o reales y los subjetivos del espectador. En otras palabras, el mundo lo veríamos tal y como lo percibían sus personajes sin que en ningún momento podamos saber mucho más de lo que están viviendo. Un sistema que a la postre utilizaría en todas sus cintas salvo en Tokyo Godfathers, en la que lo llevaría a la práctica de un modo mucho más secundario.

null

Plano con la mano de Me-Mania simulando poseer a Mima

Del mismo modo, Kon quiso que su obra retratase fielmente el modo de vida japonés en sus fotogramas, lo que se tradujo en un estudio exhaustivo de todas las localizaciones retratadas, así como en elementos como la aparición de Internet, los miniapartamentos o la obsesión de ciertos sectores de la juventud nipona por las idols, más centrada en su componente sexual que en su obra musical.

Tampoco se puede decir que la cinta ahorrase precisamente en momentos tórridos y subidos de tono. En una de las escenas de la teleserie que se rueda, la protagonista, encarnada por Mima, es violada en mitad de una de sus actuaciones y ésta es representada casi en su totalidad con toda su crudeza y repugnancia, aunque más explícita es, si cabe, el momento en el que un especialista en desnudos eróticos consigue con ella uno de sus reportajes más calientes y exitosos en el que incluso se retrata el vello púbico de la modelo.

null

Escena de la violación en la teleserie

El guión si se prefiere se centra en dos aspectos. El más secundario, retrata sin tapujos la realidad de depravación sexual que padece endémicamente la sociedad japonesa y que supone, incluso a día de hoy, uno de sus problemas más acuciantes entre los más jóvenes, que ven incluso en la prostitución una manera como cualquier otra de ganarse un dinero extra.

Por otro, el fundamental hace referencia al clásico conflicto entre la parte del ser humano que lo incita a convertirse en adulto y la parte que se niega a hacerlo perpetuando de este modo un estatus de niño que intentará conservar de muy diversos modos aunque en el film sólo se haga hincapié en el de la violencia como venganza del lado infantil de la mente.

null

Mima con el reflejo de su yo infantil reprochándole el haber crecido

Mima verá desdoblada su personalidad en la de la artista madura que pretende ser y la niña que era representada por en fan anónimo que suplanta su personalidad en Internet y que convence al desquiciado Me-Mania para que le ayude a perpetrar sus asesinatos, aunque esta argucia argumental se llevará a la práctica con tal maestría que a veces la propia protagonista no sabrá hasta qué punto ella es real y si es o no una embustera que le ha arrebatado su personalidad a la legítima propietaria de la misma.

Lentamente, el suspense irá tomando posesión de la mente del espectador hasta sumirlo en una total incertidumbre que Satoshi Kon aprovechará desde el primer instante para señalar al posible culpable mediante el uso de planos forzados en cuanto a la persepectiva que irán poco a poco convenciéndonos de la aparentemente auténtica identidad del asesino hasta que, de golpe, consiga hacernos padecer lo que sólo los grandes genios del suspense son capaces de conseguir: que finalmente resulte ser el que menos se espera.

null

Portada de la OST de Perfect Blue

Naturalmente, todo ello estuvo acompañado de un magnífico apartado técnico que si bien rehuía de las complejidades propias de las producciones de alto presupuesto, compensaba su ausencia de CGs y demás artificios con un uso magistral de los primeros planos, los cambios repentinos de situación narrada en el espacio-tiempo y un espectacular uso de la banda sonora que no sólo contaba con temas de idols como “Alone But At Ease” o el célebre “Ai no Tenshi” sino con todo un elenco de composiciones como “Nightmare”, “Virtua Mima” o “Mima’s Theme” capaces de despertar la angustia hasta el los corazones más temerarios y acostumbrados a los sobresaltos.

Estamos pues frente a toda una obra de culto ante la que es difícil encontrarle el menor defecto, puesto que mantiene la incertidumbre hasta el último instante, los cambios en la puesta en escena son tan vibrantes como estremecedores, y la incesante lluvia de muertos que parece no tener fin en ningún momento aderezan todo un “cocktail” de aciertos al que sólo las pocas pretensiones de Rex Entertaintment y el bajo presupuesto con el que contaron privó a la cinta de ser considerada una de las grandes obras de la animación japonesa, como más tarde lo sería Tokyo Godfathers.

Perfect Blue fuera de Japón

El éxito cosechado por la OVA hizo que pronto la distribuidora Manga Entertaintment se propusiera lanzarla a todo el mundo dado que el cine seguía siendo un terreno cuanto menos improductivo para el anime en occidente y gran parte del que se distribuía se hacía en forma de VHS o más tarde en DVD. Sin embargo, el hecho de que su director fuese un novel, hizo que finalmente en la campaña de marketing el nombre de Katsuhiro Otomo se incluyese como parte del proyecto adjudicándole el título de “supervisor” del mismo, a pesar de que no tenía nada que ver con él. No obstante, sería un tanto difícil pensar que el error español anteriormente mencionado se produjo únicamente en base a esta estratagema.

La pequeña mentira dio sus frutos y Perfect Blue se paseó con éxito por numerosos festivales internacionales de cine, alzándose con los premios del Fantasia Festival de Montréal o el Fantasporto portugués en 1997. Es más, tal fue la mitomanía generada que finalmente el Live Action se llevó a la pantalla en 2002, varios años después de que el proyecto fuese descartado únicamente por el tremendo prestigio que atesoraba la cinta primigenia.

null

Carátula del DVD original en España que señala a Otomo como autor

No se puede decir, por contra, que en España las iniciativas para homenajear a la cinta fuesen muy brillantes puesto que a la reedición en DVD de la película señalando en su portada a Otomo como autor, se le sumó el que a una de las revistas especializadas del sector que por entonces existían en nuestro país, Minami, no se le ocurrió otra cosa que crear un grupo de chicas españolas inspirado en las “Cham!” para lo cuál organizó un concurso llamado “Operación Friki” que tuvo su final en el Salón del Manga de Barcelona de 2002.

Todo ello dio como resultado la creación de “Charm”, un trío reconvertido en dúo que dio más que hablar por sus monstruosas interpretaciones de OSTs de anime que por su calidad intrínseca, así como por la participación de una de sus componentes, Lydia Cuestas, en el programa “Préstame tu vida” de TVE en el que hacía de chica religiosa y remilgada que intercambiaba su vida durante una semana nada menos que con una streeper. Toda una demostración de cómo ha funcionado siempre el mundo “otaku” en tierras hispanas y de cómo sus propios integrantes son los primeros que no parecen querer dar precisamente la mejor y más digna imagen que se puede ofrecer…

Conclusión

Hablar de Perfect Blue es hacerlo de uno de los productos más innovadores y frescos de su tiempo. Una nueva y revolucionaria manera de abordar el género del suspense yendo un paso más allá del mero thriller psicológico, para convertirse en todo un monumento a la innovación argumental en el que se conseguía que el espectador terminase por no poder distinguir con corrección el umbral que separa la realidad de la locura, explicándole finalmente el desenlace real a través del de la trama ficticia. La resolución de la historia, lo osado de algunos de sus planos y el espectacular uso del sonido reflejado especialmente en el crimen del aparcamiento, hicieron de este largometraje uno de los claros referentes de la historia de la animación japonesa a pesar de ser, inicialmente, un proyecto de bajo presupuesto fruto de lo que algunos llaman caprichos del azar y otros calificamos como “divina providencia”.

Fuere como fuere Satoshi Kon pasó gracias a él de ser un friki de tantos con cola de caballo, perilla, algo de sobrepeso y una auténtica devoción por el tabaco, a ser uno de los mayores referentes mundiales del género. Un estatus a pesar del cuál mantuvo siempre una enorme cercanía y sentido común que hizo de él un director muy accesible y fácil de entrevistar (incluso para los occidentales) que mantuvo su pasión y sus ganas de trabajar hasta el último momento de su vida. De él se podrá decir prácticamente todo lo imaginable, aunque la única afirmación que a mi juicio hace justicia a su obra es… la misma afirmación que en su día se acuñó para definir los programas de ese genio de la televisión que responde al nombre de Narciso Ibáñez Serrador: de todo lo que hizo nunca nada aburrió.

Fiel a sí mismo, reinventó un género que parecía dominado por el Cyber Punk y consiguió amasar una corte de correligionarios increíblemente fiel, que pese a la escasez de su filmografía supo reconocer en él a uno de aquellos genios que tienen la fortuna de haber podido expresar su talento en vida y de recibir a cambio el cariño y el respeto de un público volcado al que, para bien o para mal, nunca defraudó, hasta que un maldito cáncer de Páncreas nos lo arrebató de este valle de lágrimas para que pudiese disfrutar, a buen seguro, de una vida mejor. Estés donde estés, descansa en paz… maestro.

null

NOTA: 8,5

19 comentarios el “Perfect Blue, el proyecto underground del que nació Satoshi Kon

  1. Pingback: Paprika « Drakenland / El lobo zamorano

  2. Pingback: Millenium Actress « Drakenland / El lobo zamorano

  3. Nunca olvidaré el momento preciso cuando decidí ir más allá de Dragon Ball, Saint Seiya y Ranma 1/2. Fue hacia finales de 1998 cuando la brecha que distancia la adolescencia de la temprana juventud marcaría el rumbo de mi vida en adelante. Quizá pasar de largo aquella curiosidad por asomarme más allá del horizonte habrían hecho de la animación japonesa un hobby pasajero y hasta ahí.

    Una compra a ciegas, arriesgada, sin esperar más que alguna otra desilusión como tantas otras, me llevaron a adquirir una copia pirata en VHS de Perfect Blue; no me culpen, que si el Internet en México era un lujo con el que no contaba, la distribución de anime legal era un sueño inalcanzable. Eran los albores del medio que hoy se esparce por la red de redes sin fin aparente.

    De hecho, la versión pirata era precisamente la de MangaFilms, así que gran parte del universo serio del anime lo conocí doblado al castellano (Evangelion, Ghost in the Shell y Akira).

    Una vez que concluyó el metraje de la cinta supe que estaba ante algo superior que simple entretenimiento, en casa se limitaron a exclamar “¡bah, con tu pornografía japonesa!”, pero como ser evolucionado que soy, supe que ningún insulto, reclamo o menosprecio me alejarían de la animación que se producía en Japón y me prometí a mí mismo nunca olvidar el nombre de Satoshi Kon… y lo cumplí.

    Desde entonces, y con el transcurrir del tiempo, el acceso a la información sobre lo que acontecía en el lejano oriente se popularizó exponencial-mente. Surgieron entrevistas, reseñas y curiosidades; y ninguna de ellas escaparon a mi deseo de conocimiento.

    Por ello intuyo que al igual que a mí, Satoshi Kon, a través de Perfect Blue, cambió la perspectiva de muchas personas en todo el planeta, situación que únicamente los llamados a revolucionar el mundo pueden lograr.

    Ahora que “el maestro de la paranoia” ya no se encuentra entre nosotros (snif), iniciará una búsqueda retrospectiva hacia sus orígenes (ya la he iniciado), pero todo aquel que afirme que conoció el nombre de Satoshi kon por otra obra que no sea Perfect Blue, miente.

    Su repentina muerte fue un golpe muy duro. Sé que con su partida, una parte importante dentro de mí dejó de ser lo que era.

    Ante los tiempos aciagos que vivimos y la incertidumbre del futuro próximo, saber que la mente creativa de Satoshi Kon fraguaba, en aquel rincón apartado del estudio Madhouse, otra obra maestra, representaba un aliciente que motivaba a resistir la cuesta arriba del día a día.

    Celebro tu homenaje personal hacia el maestro Kon, esta reseña tan completa merece llegar a los miles de fans que ansían conocer y compartir sus experiencias a partir de la obra creativa de un director de culto.

  4. No si nadie te puede culpar por algo así Morisato, porque por desgracia por aquí no se daba una situación similar a la de tu país en cuanto a las licencias, pero sí en cuanto a la carestía de los productos. Yo por ejemplo vi por primera vez Perfect Blue en 1999, cuando ya tenía 18 años y me había hecho socio del Blockbuster (cuando la franquicia estadounidense tenía presencia en España, ya que se retiró de mi país tiempo atrás). Es decir, un año después de que la licenciaran, porque yo tampoco me podía permitir el hacerme con una copia original por entonces ya que, créeme, salvo en la región de Cataluña el anime en España era un lujo hasta hace muy pero que muy poquito tiempo.

    Realmente cuando anunciaste la muerte del maestro me quedé de una pieza. Ya sabes que su trayectoria me parece un tanto irregular, pero es lo que tienen los genios. Sus obras son muy personales y su punto de vista no tiene necesariamente que concordar con el del potencial público al que se dirigen. Son ellos en todo momento con todo lo bueno y lo malo que ello puede suponer y por ello su muerte es una tragedia, porque se pierde una personalidad única e irreemplazable que marcaba la diferencia..

    Ah, y sobre lo que te decían en casa puedes estar tranquilo. A mí me siguen tratando como si fuese un terrorista en la mía cada vez que me ven jugando a un videojuego o viendo una serie de animación ^^U.

    Un saludo.

  5. Perfect Blue ha conseguido algo que muy pocas películas han logrado: hacer emocionarme. La escena de la violación o ver como Mima va “evolucionando” en su carrera con decisiones que incluso hacen llorar a sus personas más allegadas me llegaron al alma como pocas veces me ha pasado.

    Satoshi Kon me asombró con esta película y desde entonces lo he seguido en todos sus proyectos, lástima que la trágica y prematura muerte nos impida ver más películas salidas de este genio. Descanse en paz maestro.

  6. Pues la novela de Monster, es una de mis asignaturas pendientes. Pero tiempo al tiempo :P. Y Roy, la verdad es que es una pena, pero si todo va según lo previsto el año que viene podremos disfrutar de “The Dream Machine”. Esperemos que esté a la altura del genio que la concibió :D.

    Un saludo.

  7. Que descanse en paz…

    Una verdadera lástima y una gran pérdida para el mundo. A secas y en general.

    Cuando formé parte del cineclub universitario, decidimos proyectar esta película en versión original. Creí que no iba a ir a verla mucha gente, pero la sala se llenó (recaudamos bastante) y la película me impactó bastante.
    La escena de la violación que comenta Roy Ramker me sobrecogió y recuerdo que abrí los ojos como platos cuando se desvela la verdadera identidad del asesino.

    Estupenda reseña, como es habitual en ti.

    Saludines!!

  8. Vaya, me alegra saber que no soy el único que mezcló/mezclará Universidad y manga. Yo no me atreví a tanto como tú, pero sí que hice prácticamente todos los trabajos de temática voluntaria del manga, y les dieron muy buena nota. Me alegra saber que cada vez hay más gente sin prejuicios que disfruta del anime y lo valora.

    Un saludo.

  9. Pingback: Perfect Blue, el proyecto underground del que nació Satoshi Kon - apezz.com

  10. ¡Perdón por la ausencia! 🙂

    Recuerdo que yo vi Perfect blue, traido por Manga Video y fue por el anuncio de Otomo en la portada. Akira me marcó profundamente, yo que siempre he sido mucho de historietas futuristas y tal. De echo me inicie con Akira y El Puño de la Estrella del Norte.

    Perfect blue, la recuerdo como algo bastante confuso, tal vez era muy niño para esa película (para confusión la de Akira… pero vale) Tal vez el genero no me enganchara. Creo que se impone una revisión de la cinta… en cuanto tenga algo de tiempecillo. ^_^¡

    Aunque si sacaba mas de las películas, por ejemplo, disfrute mucho de Patlabor (la primera) para mi una estupenda historia policíaca, donde los super robots eran una excusa argumental, un entorno (el Macguffin que diría aquel) para camuflar la historia.

    Saludos.

  11. Pues mira Darnos me acabas de recordar que Patlabor y Venus Wars son dos de las que hace meses dije que iba a ver y se me pasaron por completo por unas razones o por otras >_____<. La verdad es que estaría muy bien una revisión a la peli, aunque la que te recomiendo encarecidamente es Tokyo Godfathers. Palabra de que la vas a disfrutar :D.

    Un saludo.

  12. Con todo esto de la muerte de Satoshi kon me puse a ver sus dos opera prima: Paprika y Perfect Blue.

    La primera, como debes saber (o eso espero), me encantó. Pero esta segunda… No terminé de encontrarle el tranquillo. Quizás porque estaba más atento a no subir demasiado el volumen no fuera a ser que mi vástago se despertara, si porque la paré en varias ocasiones y perdí irremediablemente el hilo, pero el caso es que no me llegó a enganchar.

    No puede ser que esté tan enfrentado a la crítica, quizás necesite un segundo visionado, tranquilo y con todos mis sentidos puestos en la cinta.

    Cuando lo haga, ya haré una valoración. Mientras tanto, me la guardo para mí.

  13. Hombre, cada uno tiene su opinión y sus gustos y como tales son completamente respetables :D. No obstante, me gustaría aclarar que Paprika fue su última película con lo que no puede llevar el título de opera prima. La siguiente a Perfect Blue fue Millenium Actress y después de ésta Tokyo Godfathers. Una cinta, esta última, que te vuelvo a recomendar encarecidamente tanto a ti como a tu señora, porque es además un largometraje muy familiar.

    Por cierto, aprovecho este post para decir que el Domingo al mediodía habrá sorpresa en el blog y que el martes habrá otra.

    Un saludo.

  14. En ascuas me tienes.

    Y sí, tienes razón. Por algún motivo llevo toda la vida usando el término “opera prima” para referirme a lo más sobresaliente, cuando sencillamente significa “primera obra”. Algo me olía pero nunca me molesté en buscarlo.

  15. Muy buena la nota, no sabía que la película iba a ser live action originalmente.
    Veo que muchos tuvimos experiencias similares con el anime en aquellas épocas… Yo desde Argentina también conseguí la versión de Manga Entertainment al alquilarla en un videoclub y… grabármela en VHS con 2 videocasseteras conectadas! Era bastante difícil conseguir anime por esas épocas, y sino era muy caro. Lo triste es que ya me habían arruinado el final, “gracias” a una pseudo nota televisiva que hablaba de la peli y contaba quién era el asesino! Una muestra más de los incompetentes que se dedicaban a difundir la animación japonesa.
    Sin embargo, la película me partió la cabeza (en el buen sentido) y me hizo ser seguidora de Kon, su trayectoria no me defraudó.
    Tuvimos una enorme pérdida con su muerte. Ojalá logren animar su última película!
    PD: Supe de la aberración del grupo “Charm” por una nota en una revista especializada argentina que las mencionaba como algo ridículo! 😄

  16. La mejor pelicula de Satoshi Kon. Me gusto mas que la de Tokyo Godfathers y el final no me lo esperaba. Fue grandioso. Una de mis preferidas. Black Swan esta basada en ella.

  17. Que pena que muriese tan pronto Satoshi Kon. Hosoda no le alcanza ni de lejos. Ni siquiera Cisne Negro puede competir con su calidad. Lastima que ya no se hagan películas así.

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s