Wolf’s Rain, el pilar sobre el que BONES consolidó su imperio de animación

Wolf's Rain

No existe un lugar que pueda llamarse “Paraíso” y no hay nada en el fin del Mundo. No importa lo mucho que camine, el camino continúa y continúa. Pero incluso así, ¿por qué siempre tengo el mismo deseo? Puedo escuchar a alguien diciéndome “Aspiras al Paraíso”

Ya lo avisé en su momento. Simplemente me niego a comentar animes contemporáneos por razones que no voy a repetir pero que se resumen en el velado interés por parte de los estudios nipones de convertir el género que les dio la fama en una vulgar exhibición de frivolidades y mamarrachadas varias con forma de colegialas de gran interés para las compañías de merchandising, pero de corrosivas repercusiones para todo lo que un día llegó a significar la animación oriental. Tal vez por ello, y de un modo verdaderamente accidental, tomé la determinación de analizar una de las series clásicas que más me han llegado a solicitar a lo largo de los años por ser de uso habitual por mi parte para ilustrar tanto mis posts de temática Off-Topic como mis portadas de Facebook y cierta red social, así como por un motivo tan evidente como mi apodo.

Hablo cómo no de “Wolf’s Rain”. Una apuesta que en su día me dejó un tanto frío pero a la que el desolador panorama que en relación al manganime nos tortura en los últimos años, ha hecho que rescate de mi estantería para hacerla objeto de un pequeño reportaje debido a la objetiva importancia histórica que en la misma reside. Muy especialmente esto último por hacer que toda una generación de otakus, entre los que se encuentra un humilde servidor, oyésemos hablar por primera vez de un estudio llamado BONES y que serviría como auténtica carta de presentación para las maravillas que posteriormente nos regalarían y con una palpable declaración de principios de cara al futuro que subyacía en el interior de su trama.

Por tanto, no me voy a entretener más y procederé a entrar de lleno en esta particular distopía que regaló al género alguno de los diseños de personajes más recordados de la Historia y que a día de hoy puede considerarse toda una serie de culto, a pesar de ciertas críticas que en su día recibió y que a lo largo de las próximas líneas intentaremos escudriñar.

Ficha Técnica

Wolf’s Rain (ウルフズレイン) es un anime de 26 episodios y 4 OVAs basado en un guión original de Keiko Nobumoto para el estudio BONES perteneciente a los géneros de Aventura postapocalíptica, Ciencia-Ficción y Drama. Fue también objeto de una conversión al manga de dos volúmenes, dibujada por Toshitsugu Iida, publicada por Kodansha e individualmente considerada como Seinen.

Argumento

Cuenta la leyenda que hubo un tiempo en el que unos animales llamados “lobos” poblaban el planeta viviendo en perpetua enemistad con el hombre, el cual, tras siglos de hostilidad, cazó y exterminó a todos los miembros de una especie que ingenuamente dio por extinguida. Pero lo cierto es que, los pocos que quedaron, lograron desarrollar la habilidad de adoptar la apariencia de seres humanos para infiltrarse entre ellos y así asegurar su supervivencia dentro de las grandes urbes donde residían.

Doscientos años más tarde de su supuesta aniquilación, en la ciudad norteña de Freeze City, un grupo de ladrones se reúnen en torno a un árbol en cuyo tronco duerme lo que es el perro más gigantesco que jamás han visto y que se encuentra aparentemente al borde de la muerte. Sólo uno de ellos, su jefe Tsume, descubre que el animal que yace en su interior es en realidad un misterioso animal mitológico que creía desaparecido… el “lobo”. En ese momento, el animal despertará de su letargo y matará a varios de ellos, pero al ser repelido por el líder de éstos, terminará escapando. Sin embargo, su huida no se prolongará durante mucho tiempo al ser cazado por Quent, un hombre convencido de que su especie sigue existiendo y de que éstos, ya sea en su forma habitual o la de licántropos, constituyen una amenaza para la sociedad.

En pleno cautiverio Kiba, como al parecer se llama el animal, toma contacto con un congénere glotón y mujeriego llamado Hige, quien finalmente lo conducirá hacia un lobezno inexperto llamado Toboe y el ya conocido Tsume, con los que formará una manada. Juntos emprenderán una gigantesca odisea en busca de un lugar conocido como el Paraíso, que se cuenta que aparecerá con el advenimiento del fin del mundo y que únicamente ellos serán capaces de localizar. Aunque este periplo los hará chocar de lleno con los intereses de un noble llamado Darcia, que pretende abrir la puerta del lugar sin importar el precio que tenga que pagar ni lo que haya que sacrificar en el empeño.

Opening

  • Stray” compuesto por Yoko Kanno e interpretado por Steve Conte

Ending

  • Gravity” compuesto por Yoko Kanno e interpretado por Maaya Sakamoto

Capitulos

  1. La Ciudad de Los Aullidos
  2. Toboe, el de los ojos secos
  3. Malas Compañías
  4. La Cicatriz de la Selva
  5. El Lobo Caído
  6. Los Sucesores
  7. La Doncella de Las Flores
  8. Canción De Cuna
  9. Recelos
  10. La Perdición de la Luna
  11. Punto de Fuga
  12. No me Deprimas
  13. El Lamento de los Hombres
  14. El Recuerdo a los Caídos
  15. El Lobo Gris
  16. Un Periplo Soñado
  17. Aroma de Flor; Sangre de Lobo
  18. Hombres, Lobos y el Libro de la Luna
  19. El Sueño de un Oasis
  20. Conscientemente
  21. La Batalla de la Cólera Roja
  22. Fragmento de Una Estrella Fugaz
  23. Los Latidos de la Ciudad Negra
  24. La Esencia de una Trampa
  25. Recuerdos Falsos
  26. El Crisol de la Luz Lunar
  27. Adonde el Alma Va
  28. Disparo de Remordimiento
  29. Marea Alta, Tiempo Alto
  30. Wolf’s Rain

Personajes

KibaKiba: Protagonista de la historia, cuyo nombre puede traducirse como “Colmillo”, es un lobo blanco y fuerte cuyo destino es encontrar un lugar llamado “Rakuen” (Paraíso) donde su especie puede vivir en paz sin temor a la extinción. Un objetivo al que ha consagrado su vida y que le ha sumergido en un viaje a ninguna parte que, a comienzos de la historia, lo tiene al borde a la muerte. Se trata de un cánido agresivo y profundamente orgulloso de ser quien es, hasta el punto de pasearse por una ciudad con su forma real por considerar la transformación en humano una auténtica humillación a su especie. Será posteriormente el líder de la manada con la que intentará lograr su meta en la vida, aunque su encuentro con una extraña mujer llamada Cheza complicará considerablemente sus planes.

TsumeTsume: Con un nombre que puede traducirse como “Garra”, se trata de uno de los pocos lobos perfectamente integrados en el mundo de los humanos, aunque por razones obvias prefiere mantener con ellos las distancias. Su dedicación, no obstante, es la de ladrón de élite especialista en objetivos de tanta dificultad como los trenes de mercancías en movimiento. Será el que a la postre enseñe a la manada a tratar con los hombres y su fortaleza física salvará a sus compañeros de no pocas situaciones difíciles, muy especialmente al pequeño e inexperto Toboe por el que en cierta forma y aunque se niegue a reconocerlo, siente cierta debilidad. Es extremadamente ágil así como un especialista en los saltos.

ToboeToboe: El Benjamín de la manada, “Aullido” fue criado por una anciana que lo salvó de morir de hambre en los suburbios y que le dio los brazaletes de plata que lleva en una de sus patas y de los que nunca se separa. Sin embargo su vida quedó marcada por la tragedia cuando sin querer mató accidentalmente a su ama ahogándola cuando su única intención era la de jugar con ella. Adora a los humanos, pero no sabe convivir con ellos, lo cual genera en él una profunda sensación de tristeza que suele exteriorizar mediante aullidos. Posteriormente encontrará en Tsume un modelo de conducta a la hora de actuar y en Blue a la única que comprende su particular amor por los hombres.

HigeHige: De carácter pasota e indiferente y con una traducción en su nombre similar a “Bigote” se trata del miembro de la manada con el sentido del olfato más desarrollado aunque muchas son las dudas que existen sobre él, empezando por la naturaleza del misterioso collar, símbolo de la sumisión a los humanos, que siempre lleva atado al cuello y de la facilidad que tiene para atraer a las mujeres. Aunque su auténtica debilidad es la comida, por la que llega a hacer auténticas locuras. Posteriormente influirá en Blue hasta hacer que se enamore de él, aunque una hipotética relación entre ambos se tornará poco menos que imposible.

BlueBlue: Mitad perra y mitad loba, fue encontrada por Russe Yaiden cuando era apenas un cachorro de pocos días. El niño la convirtió inmediatamente en la mascota de la familia. Sin embargo, la destrucción del poblado de Kyrios, donde vivían, hará que desde ese momento se transformase en el perro de presa de su amo dentro de su particular cruzada contra los cánidos a los que considera responsables de la muerte de sus seres queridos. Ésa es la razón que le hace ocultar su habilidad para transformarse en humana, aunque su encuentro con Cheza cambiará radicalmente su forma de ser hasta el punto de abandonar al hombre que la crió para enrolarse en la aventura de Kiba.

Quent YaidenQuent Yaiden: Antiguo Sheriff del poblado de Kyrios, vio, o creyó ver, a una manada de lobos destruyendo su hogar y acabando con la vida de su mujer y de su hijo. Este hecho hará que abandone su vida anterior y que consagre lo que le queda de la misma a exterminar a los ejemplares que todavía quedan vivos, siendo uno de los pocos humanos que conocen la habilidad de éstos para poder hacerse pasar por hombres normales y corrientes. Sus armas para ello son un rifle de precisión y su inseparable perra-loba Blue, aunque su principal defecto es su adicción al alcohol que le jugará más de una mala pasada.

Hubb LebowskiHubb Lebowski: Se trata de un policía antiguamente casado con Cher Degré que consagra su vida, en realidad, a intentar rehacer su matrimonio a pesar de que en su trabajo se dedica a investigar sobre la existencia de lobos y más concretamente sobre el “Libro de la Luna” que esconde los secretos sobre el supuesto paraíso que los animales de esta especie se dedican a buscar en las sombras. En realidad es un hombre bueno y abnegado en lo referente a la protección de su ex-esposa y será uno de los pocos humanos en comprender la nobleza y las verdaderas intenciones de los cánidos a los que el resto del mundo persigue.

Cher DegréCher Degré: Anteriormente casada con Hubb lo abandonó para dedicarse por entero a sus investigaciones científicas acerca del “Libro de la Luna”, redactado por sus antepasados, y de la enigmática Cheza, una criatura a la que desde ese momento ha estudiado con el mecenazgo de Darcia. Curiosamente llegará a desarrollar con el noble una inquietante complicidad que le llevará incluso a contarle sus secretos más íntimos. Aunque el verdadero propósito del antagonista consiste en utilizar sus conocimientos para abrir la “Puerta del Paraíso” con fines un tanto difusos.

ChezaCheza: De especial importancia para la manada de lobos, será rescatada del laboratorio de Darcia cuando éste la tiene en un estado de animación suspendida debido a su condición de cobaya. Los cánidos, especialmente Kiba, desarrollan un afecto muy particular hacia ella debido por un lado a su más que atrayente esencia y por otro a su capacidad para calmar su espíritu, ya sea mediante canciones o mediante simples carantoñas. En realidad es una criatura creada artificialmente por el noble mediante alquímia utilizando como materia prima una flor lunar, con la intención de convertirla en su “Puerta al Paraíso” o al menos en su llave para abrirla. Un objetivo por el cual se ha ganado el sobrenombre de “La Doncella de las Flores”.

JaguaraJaguara: Hermana mayor de Hamona, esta mujer, perteneciente a la casta de los nobles quedará perdidamente enamorada de Darcia cuando lo conoció en su juventud. Sin embargo, cuando éste eligió a su gemela, juró vengarse hasta el punto de enloquecer. Ello la llevará a intentar frustrar los planes de su amado con toda clase de actividades de boicot entre las que se incluirá el secuestro de Cheza, el uso de sortilegios o incluso el asesinato de su antigua familiar, por lo que su amado terminará por declararla enemiga a pesar de que ésta no es capaz de dejar de declararle su amor por él. Entre sus habilidades destaca el poseer también un fuerte dominio de la Alquimia.

DarciaDarcia: Obsesionado con resucitar a su antigua pareja, Hamona, este noble es el verdadero antagonista de la historia. Se sabe que su abuelo fue víctima de una maldición debido a la cual su ojo izquierdo es el de un lobo lo que hace que en la mayor parte de las ocasiones lleve una máscara, o en su defecto un parche, para esconder su aterrador aspecto físico. Sus planes se centran en abrir la “Puerta del Paraíso” con la intención de encontrar una solución que le devuelva a su amada, aunque poco a poco, su meta terminará por volverlo loco hasta el punto de ser capaz de matar a sus propios aliados y no distinguir el bien del mal. Es también el creador de Cheza, a la que fabricó con la intención de experimentar con ella para más tarde sacrificarla, lo que unido al amor que sienten por ella Kiba y el resto de su manada, hará que se enfrente en una lucha a muerte con ellos.

Análisis

Siendo completamente sincero no creo que exista nadie en España, de los que vimos esta serie en su estreno, que pueda decir con sinceridad que la disfrutase por sus virtudes intrínsecas, sino más bien por la enorme difusión de la que gozaba el fansub que se encargó de su traducción (Gokuraku Fansubs) que, al igual que Aunder, convertía todos sus lanzamientos en éxitos sin que importase la calidad real del título o sin que ésta fuese en ningún momento sometida a un juicio objetivo y serio en cuanto a sus características y valores.

Tampoco es menos cierto que en aquella época nombres como GONZO DIGIMATION, SUNRISE o BONES eran para muchos palabras escritas en alfabeto latino que aparecían en los créditos de los openings o los endings sin significado alguno. En otras palabras, nadie sabía qué eran, cuáles habían sido sus orígenes o, naturalmente, qué características eran las que servían para configurar todos los animes que llegaban a la pequeña pantalla llevando su firma.

Wolf’s Rain fue una de tantas apuestas surgidas en aquellos primeros años del movimiento “fansub” en nuestro país y, como tal, adoleció, desde nuestro punto de vista, de todos los defectos anteriormente citados para ser objeto de un análisis serio. Es más, demasiadas personas, por el simple hecho de su calidad de animación, se habían lanzado a pregonar su calidad y su carácter de clásico sin que, probablemente, supiesen de lo que estaban hablando en realidad. Aunque en este caso concreto, la extraña historia de lobos que nos ocupa tenía una importancia mucho mayor de la que cualquiera de los “leechers” de aquellos años hubiesen podido siquiera imaginar.

Crónica de un divorcio inesperado

Es probable que el título de esta entrada pueda ser objeto de controversia, fruto de la polémica que puede darse en torno a si fue efectivamente Wolf’s Rain la culpable de la eclosión del fenómeno BONES o por el contrario fue la más que aventurada RahXephon la que generó todo el movimiento de incondicionales que llevaría a este estudio a ser considerado uno de los mejores de todos los tiempos. Fuere como fuere, lo único que es objetivamente claro e indiscutible es que nació de una escisión del que posiblemente era el mejor creador de animación japonesa en 1998: SUNRISE.

En aquel momento, los impulsores de Gundam se encontraban en la cima de su popularidad. Al consabido éxito de la saga de mechas favorita por el público nipón se le unieron otros como “Outlaw Star”, The Vision of Escaflowne y muy especialmente “Cowboy Bebop” que habían cosechado un éxito sensacional de crítica y público fuera de las fronteras del Imperio del Sol Naciente y que auguraban un más que sólido reinado para una compañía a la que tal vez sólo podía hacer sombra por entonces Toei y, a duras penas, Pierrot.

Tal vez por ello sorprende que al tiempo que Spike Spiegel y Faye Valentine se convertían en una de las parejas más célebres y con mayor química de la historia del manganime, tres de sus miembros (Masahiko Minami, en compañía de Hiroshi Osaka y Toshihiro Kawamoto) decidiesen emprender su propio camino con la fundación de una nueva empresa de animación que llevaría el nombre de BONES y en la que pondrían en práctica todo lo aprendido hasta esa fecha en sus anteriores trabajos.

SUNRISEBONES

Logotipos de SUNRISE (arriba) y de BONES (abajo)

Al contrario de lo que pudiese parecer, el divorcio con SUNRISE fue amistoso y de hecho se podría decir que el primer trabajo del recién nacido estudio fue “Cowboy Bebop: Knockin’ on Heaven’s Door”, nada menos que la película basada en el más conocido de los proyectos de su Alma Máter fuera de las fronteras de Japón y en cuya serie dos de sus fundadores habían trabajado en los puestos más importantes de su equipo de desarrollo. Pero éste sería prácticamente el último momento en el que ambas compañías volviesen a coincidir.

BONES consigue que se televise su primer anime en 2000 para la NHK, “Hiwou War Chronicles”, al que un año después seguiría “Angelic Layer”, basado en el manga homónimo de las CLAMP, un año más tarde para la Tokyo TV. Sin embargo, ninguna de estas dos apuestas consiguió relevancia alguna, ni siquiera en el segundo caso, donde adaptaban la obra de, nada menos, uno de los grupos de mangakas en boga durante aquellos tiempos y con obras tan importantes a sus espaldas como “Card Captor Sakura”, “RG Veda” o la inconclusa “X1999”.

Tal vez por ello en 2002 apostaron a caballo ganador y eligieron para su nueva serie el género universal por excelencia para los otakus japoneses como era el de Mechas. El proyecto llevaría por nombre RahXephon y estaría basado en un guión original de sus animadores aunque desde una perspectiva un tanto extraña. La trama tendría toda clase de connotaciones psicológicas y en todo momento la disyuntiva entre el mundo real y la mente del protagonista, Ayato, sería el eje central de un argumento cuya complejidad crecerá exponencialmente hasta alcanzar el límite de lo demente. Algo que imperará en todo momento en detrimento de diseños impactantes de mechas y personajes y batallas espectaculares, que a la postre alejarían de un modo fatal la serie de las preferencias básicas del público al que iba dirigido, condenándola en cierto modo a un olvido, a mi juicio, un tanto inmerecido pero lógico si tenemos en cuenta los errores en su planteamiento comercial.

DesarrolloDeKiba

Estudio del personaje de Kiba en su apariencia humana

Sus obras empezaban a mejorar pero estaba claro que un cambio de estrategia parecía hacerse cada vez más necesario; una táctica nueva que lanzase al mercado productos que, sin renunciar a la esencia de lo que intentaba ser BONES, atrajesen de un modo definitivo a un conjunto de incondicionales que asegurasen su éxito y permanencia en el futuro. Y ésta vino dada nada menos que por los orígenes de sus fundadores.

SUNRISE, antes de convertirse en la parodia de sí misma que es en la actualidad, había empezado una etapa fácilmente identificable con The Vision of Escaflowne basada en la creación de realidades alternativas pero con unas reglas sociales, políticas e incluso religiosas muy similares al mundo convencional. Una especie de mezcolanza entre realismo y ciencia-ficción que tendría como máximo exponente la ya mencionada Cowboy Bebop y que desembocaría en aberraciones del calibre de “S-Cry-Ed”, “Mai-HiME” y demás flatulencias audiovisuales sólo interesantes para especialistas en el apasionante mundo de las armas biológicas audiovisuales y reciclaje de excrementos varios.

En base a ello, Toshihiro Kawamoto, el ya mencionado fundador del estudio, aprovechó su experiencia y su papel fundamental en cuanto a animación y a diseño de personajes en la Odisea de Spike Spiegel, para crear una apuesta completamente nueva y que tendría esencialmente los mismos pilares que su referencia aunque llevada a un extremo algo más atractivo. Los universos serían a partir de este momento paralelos, sí, pero perfectamente asimilables y creíbles e incluso en algunos casos posteriores, como en “Scrapped Princess” o en la primera serie de FullMetal Alchemist, tendrían un nexo de unión directo con el mundo real. Todo, naturalmente, mostrado con una animación de corte clásico, pero con un uso del color y de la luz capaz de darle un aire de realismo y complejidad imposible de describir con palabras pero embriagadoramente seductor. Había nacido Wolf’s Rain.

Con la firma de un anime prodigioso

Una vez completado, a primera vista este anime se nos presenta como una especie de enigma para los sentidos en lo que todo y a la vez nada tendrá sentido hasta prácticamente el final de la historia. Un ser aparentemente extinto como es el lobo que genera un miedo instintivo en el ser humano, un paraíso a medio camino entre la leyenda urbana y la revelación divina, un éxodo en busca de una quimera, un rescate de una damisela mesiánica en parte mujer y en parte flor, un malvado sobre el que su pasión inspira el sentimiento de misericordia a la vez que su maldad inspira el ansia de un castigo… Una especie de gigantesco rompecabezas con explicación y sin ella en el que todo lo que ocurra a nuestro alrededor exigirá un cuestionamiento constante y la totalidad de lo que creamos saber podrá quedar desacreditada unos cuantos episodios más adelante.

Ello quiere decir que la historia reproduce el esquema básico de “planteamiento, nudo y desenlace”, aunque llevado hasta unos extremos en los que por un lado se nos planteará una trama y por otro se nos propondrá una idea tan atractiva como es la del constante y ancestral enfrentamiento entre el lobo y el hombre, así como progresiva deshumanización de este último en el contexto de las grandes urbes. Algo a lo que acompañará la búsqueda de la nobleza en un ser decimonónicamente denostado como es el lobo (canis lupus) en superposición con su hermano domesticado, el perro (canis lupus familiaris).

El personaje principal, Kiba, vendría a ser una especie de último profeta; un vestigio del pasado que lucha por llevar a los suyos a un lugar al que se refiere constantemente como “Rakuen” (Algo así como “Paraíso” en castellano) y que lleva a sus espaldas todo el legado ideológico y moral de una raza aparentemente barrida de la faz de la tierra, pero que en realidad vive infiltrada con el hombre mediante una habilidad de origen desconocido que les permite adquirir apariencia humana, renunciando así a lo que este Moisés con forma de lobo blanco considera “su orgullo”.

LobosWolf'sRain

Lobos de Wolf’s Rain con su respectiva apariencia humana

Los primeros compases del anime serán por consiguiente un constante guiño a las tesis filosóficas del contrato social. Un cúmulo de reflexiones acerca del motivo por el que surge la sociedad y de la naturaleza inherente del ser humano que, buena o mala en su origen, lo lleva a desarrollar unas reglas de juego que permiten la convivencia con sus semejantes. Es por ello, por lo que el diálogo que surge entre Kiba y Tsume en el primer capítulo sobre las normas que rigen en una ciudad y que denota el carácter irreconciliable entre ambas especies cobra una importancia poética e intelectual pocas veces vista en el mundo de la animación, y que sólo un maestro como Miyazaki pudo superar en su mítico diálogo entre Ashitaka y Moro de Mononoke Hime con un tono, en contraposición, marcádamente conciliador.

En todo momento veremos la realidad desde dos perspectivas: la aparentemente racional e idílica de los humanos y la supuestamente salvaje y dura de los lobos. Sin embargo, la sucesión de acontecimientos llevará a mezclar sus esencias en una especie de terrible conclusión orwelliana en el que las pretensiones de ambos seres nos llevarán hasta una inquietante confusión en la que los cánidos serán irónicamente los corrompidos por el hombre y no a la inversa, echando por tierra de ese modo todo el significado la famosa máxima del pensamiento de Hobbes resumida en el aforismo latino “Homo Homini Lupus Est”.

Ello quiere decir que la atención del espectador debe ser en todo momento máxima y que hasta el detalle más insignificante puede esconder un dramático lado oculto que, bien en forma de indirecta, bien en forma de clara construcción semántica, se nos expresará con la intención de proponer una profunda y sosegada reflexión acerca de si la Humanidad representa o no el bien, o si, como tradicionalmente ésta se ha empeñado en dibujar en su folclore, el Lobo obedece y simboliza el placer de someterse al mal.

BaileDeCheza

La caída de Cheza con un estilo de bailarina se convirtió en uno de los símbolos de la serie

No debemos caer sin embargo en la tentación de creer que nos encontramos ante una serie sin argumento ni historia, ya que ésta existe, aunque su principal problema reside en su forma de hilvanarla. La cantidad de cabos sueltos, leyendas y situaciones de paroxismo o de parón llevarán en no pocas ocasiones a un caos que nos hará perder el hilo de la trama y que en varias veces nos llevará a pensar que el argumento llega a un punto muerto en el que las cosas suceden sin razón alguna, sin que los guionistas sepan cómo salir del bache.

A este respecto, hubo quien en su momento aseguró que Wolf’s Rain se asemejaba a un RPG de bajo coste; un viaje a ninguna parte en el que un grupo de lobos vagan de una ciudad a otra sin ningún tipo de sentido mientras acontecen una serie de hechos sin importancia material destinados a caer en el olvido, condenados por la mera indiferencia que transmiten. Y efectivamente así ocurre, puesto que el gran talón de Aquiles de este título es la aparente incoherencia de lo que presenciamos, y el terminar irremediablemente perdidos en el amasijo de misterios de los que se compone su capitulario.

No estamos pues ante una serie al uso y en ella importa mucho más el metalenguaje, o si se prefiere la forma de lo narrado, que su contenido concreto. Un buen ejemplo de ello lo podemos encontrar en el uso de la sangre. De hecho éste es, junto con Darker Than Black, el anime más violento de BONES y tanto las heridas que sufren los cánidos como las que infringen se nos mostrarán con generosidad de detalles y con pocos miramientos a la hipotética sensibilidad del espectador, aunque sin llegar en ningún momento al mal gusto que podría llevarnos a utilizar la palabra inglesa “Gore”. No obstante, esto último cambiará en las OVAs, como más tarde señalaremos.

KibaYDarciaPelean

Kiba es herido por Darcia de un mordisco y la sangre de esparce por la pantalla

Tampoco la relación de los personajes es la habitual y tal vez el término más correcto para definirla es “contraste y amalgama de caracteres” muy especialmente por la naturaleza de las féminas, que reúnen en sí mismas los cuatro grandes estereotipos asociados al bello sexo en la narrativa moderna y que rara vez se suelen conjugar a la par: la mujer frágil, sumisa y dependiente de un hombre encarnada en Cheza, la independiente, fría, deshumanizada y en cierto modo carente de escrúpulos que podemos distinguir en Cher Degré, la femme fatale que conduce o pretende llevar al hombre a la perdición, como se aprecia en Jaguara, y una especie de término medio entre los tres modelos anteriores como lo es Blue, a juego con su naturaleza híbrida entre perra y loba.

El género masculino tendrá por su parte tanto al retrato del “tipo duro”, como lo es Quent, o al del simple “calzonazos” en la figura de Hubb. Pero la verdadera enjundia la encontramos en los lobos y más concretamente en relación a que la mayor parte de la trama gira en torno a su naturaleza de manada, análoga a la grupal que enseñaban animes como “Saint Seiya”, “Yoroiden Samurai Troopers” o “Weiß Kreuz”. Dentro de ese pequeño universo, Hige equivaldría al “pasota” indiferente mientras que Toboe sería el débil pero, ¿qué sucede en torno a los protagonistas?

Normalmente en la mayor parte de manganimes se suele optar por la fórmula de un hombre como protagonista supuestamente abocado a la bondad y de intenciones incorruptibles como Goku, Kenshin o Seiya, mientras sus grandes rivales en escena, así como principales aliados en la lucha contra los némesis de turno, suelen gozar de una apariencia de malvados de naturaleza antisocial (una suerte de lobos solitarios) que sin embargo están del lado del bien y que en ocasiones obtienen una popularidad similar o superior a la del citado protagonista como lo son Vegeta, Saito o Ikki respectivamente. Una característica que se define en la actualidad con la palabra “Tsundere”.

Wolf'sRainSeekingRakuen

Portadas del artbook “Wolf’s Rain, seeking Rakuen

Partiendo de lo anterior, es probable caer en la tentación de creer que el carácter chulesco e inicialmente malévolo de Tsume le hará desempeñar el papel “malo/bueno” en el argumento aunque la evolución de los episodios nos hará comprobar precisamente lo contrario. El carácter pendenciero y orgulloso de Kiba y su increíble predisposición a la lucha, dejando poco o ningún lugar a la “Humanidad” hasta prácticamente el final, hará de éste uno de los mayores paradigmas del género, convirtiéndose así en uno de los pocos protagonistas con rasgos “Tsundere” de la historia de la animación japonesa. Algo que puede generar una cierta extrañeza incluso en los más avezados especialistas en el género.

Fuere como fuere. El otro gran choque que le espera al espectador es el de la apariencia y naturaleza grotesca de los nobles. Herencia directa de la peor de las etapas de SUNRISE, Darcia, Jaguara o incluso Cheza, gozan o padecen a lo largo de la producción, algunos de los más ridículos y extravagantes atuendos jamás vistos en manganime alguno y que se contrapone, y de qué modo, con el magnífico trabajo de diseño realizado por Toshihiro Kawamoto con el resto del elenco de lobos y humanos. Un handicap que a pesar de intentar ser camuflado con el innegable lirismo que rodea a casi todas las apariciones de “La Doncella de las Flores” en compañía de sus queridos cánidos, resta demasiados enteros a un producto que falla de un modo incomprensible en un punto tan importante como el de sus antagonistas y la necesidad de seducir con ellos al espectador.

Pero el fallo anteriormente señalado queda en nada en comparación con los nada menos que cuatro episodios de recopilación que cortan por la mitad la serie. Una aberración que se explica desde la perspectiva de su desquiciante y monstruosa distribución. Su emisión se interrumpió sin motivo aparente durante casi un mes desde el capítulo nueve hasta el diez. Sin embargo este asueto no sirvió para culminar y acabar de un modo creíble todos y cada uno de los “flecos” de la serie, lo que los llevó a utilizar esta estrategia para ganar tiempo y que en otros animes del momento como “Chobits” se utilizaba sólo una vez o a lo sumo dos.

OST Wolfs Rain

Carátulas de los dos primeros volúmenes de la OST de Wolf’s Rain

Finalmente, los capítulos 15, 16, 17 y 18 se convirtieron en innecesarios, lo que unido al contrato con Fuji TV que les comprometía a hacer únicamente 26, acabaron por destrozar el resultado final haciendo que la serie acabase de un modo abrupto e inesperado, con todo prácticamente en el aire y con unos lobos, nobles y humanos de los que nada se terminaba de saber en definitiva. Un error que obligó a BONES a tirar de casta y a utilizar una estratagema que nunca más repetirían. Ofrecer las cuatro entregas que inicialmente habían suprimido del capitulario inicial en forma de OVAs lanzadas dos meses más tarde del término de la emisión y que narraban el verdadero final de la trama que, a la postre, se revelaría trágicamente shakespeariano. Todo ello aderezado con un sustancial endurecimiento en las escenas de violencia, que incluirán incluso vísceras, debido a la carencia de los filtros impuestos por las televisiones que por razones obvias no existen en este formato.

Controversias al margen, el punto en el que prácticamente toda la crítica se volcó en alabar fue su espectacular banda sonora, fruto de la que es, posiblemente, la mejor compositora de la historia del género audiovisual japonés, sólo superada por Joe Hisaishi, como es Yoko Kanno. Una mujer que, para variar, había estado detrás de OST tan brillantes como las de “The Vision of Scaflowne” o “Cowboy Bebop”.

Kanno preparó para la ocasión una sugerente combinación de estilos e idiomas para sus apuestas que le llevó a contar con la colaboración de intérpretes de hasta cinco países diferentes y que tuvo como colofón dos temas como lo eran por un lado el impactante “Stray” (en inglés) para el opening y la cautivadora “Gravity”(en japonés), que grabó con su cantante fetiche Maaya Sakamoto y que algunos críticos consideran la mejor canción jamás creada para anime alguno a pesar de tratarse de un ending. Un brillante cocktail de tendencias y de idiomas que recopiladas en dos volúmenes, se configuraron la que es universalmente considerada una de las mejores bandas sonoras de todos los tiempos.

WolfsRainManga

Portadas de los dos volúmenes del manga Wolf’s Rain

Por último cabe hacer alusión a que BONES repitió con Wolf’s Rain la misma estrategia que un año antes había utilizado con RahXephon consistente en editar un manga basado en la historia aunque con unas intenciones poco o nada claras. Tal fue así que si en el caso del anime de mechas la extensión no sobrepasó los tres tomos, con ésta, de capitulario similar en tamaño, apenas alcanzaron los dos, produciéndose dentro de los mismos un desequilibrio salvaje en la duración de los capítulos que bajo ninguna circunstancia hubiese podido pasar una purga editorial medianamente seria pero que en este caso misteriosamente lo hizo.

El cómic, publicado por Kodansha, siguió contando con el mismo guionista de la serie para su desarrollo, Keiko Nobumoto, aunque en relación al dibujo se sustituyó el nombre de Kawamoto por el de Toshitsugu Iida, que logró un acabado en cuanto a escenarios y personajes muy similar al del anime primigenio, si bien fueron demasiadas las lagunas y limitaciones a las que tuvo que hacer frente, entre otras causas por tener que versionar una trama de 26 episodios en poco más de once. El resultado, como no podría ser de otra manera fue un auténtico fracaso.

Entre otras críticas, las más frecuentes al mismo se centran en su forma de hilvanar la historia, la omisión de buena parte de los acontecimientos más importantes o muy especialmente su más que caótico final, donde los personajes pululan alocadamente en torno al universo de la “Puerta del Paraíso”, para terminar con una disparatada variación del episodio 26, añadiéndole ciertas dosis extra de violencia y obviando lo narrado en las OVAs. Un disparate en definitiva que no sería recordado de no ser por el ilustre guión en el que está basado.

Conclusión

Tiene su gracia comprobar lo bien que el paso del tiempo le ha sentado a Wolf’s Rain y cómo ésta ha pasado de ser un anime mediocre conocido únicamente por la fama del grupo de traducción que inicialmente se encargó de él, a ser una obra de culto dotada de una aureola mítica sólo apreciable en los grandes títulos del género, merced a su impresionante calidad de animación, la soberbia ambientación y su increíble simbiosis con su banda sonora. Tal vez una de las mejores de todos los tiempos.

Por contra, la sombra de Cowboy Bebop en este producto es alargada y pesa demasiado como para ser eludida en un análisis serio. Cierto es que no existe a priori ninguna situación repetida o hecho descaradamente copiado, pero su alma es exactamente la misma y conforme van sucediéndose los episodios, resultará sencillamente imposible disociar la idea de que estamos ante una auténtica continuación espiritual de la serie a pesar de que nada en un principio invite a pensar en esa dirección.

Aunque ese defecto queda en nada en relación a sus tres principales lastres como lo son la horrible concepción de los antagonistas, con un diseño estrambótico y, en ocasiones, hilarante, el desastroso desarrollo de la trama debido a problemas de producción y en especial los momentos de parón. Unos vacíos que progresivamente afectan a un desarrollo argumental que termina por aburrir y que avanza de forma irregular y tediosa hasta el punto de hacer que, simplemente, se “pierda el hilo de lo que se ve”.

Todo ello recuerda a la crítica que se le hizo en su tiempo a la película “The Thin Red Line” (La delgada línea) en la que se argumentaba que en términos estrictos cualquier momento suelto de la cinta era técnicamente perfecto, pero su conjunto resultaba soporífera. Wolf’s Rain, pese a sus diez años de vida, sigue siendo uno de los mejores exponentes de la animación y del sonido jamás vistos en la historia del género del anime. Pero es ahí donde queda todo.

Se trata de una magnífica declaración de intenciones. De un compendio de las buenas prácticas que posteriormente catapultarían a BONES a lo más alto en el escalafón de estudios nipones. Pero objetivamente el resultado fue simplemente un producto aburrido, aunque redimido posteriormente por la pléyade de aberraciones que inundaron a partir de 2005 el mercado del Imperio del Sol Naciente. Un título, en resumen, mítico, pero al que diversos factores externos unido al poco bagaje que en solitario acumulaban sus creadores, impidieron que diese de sí todo el potencial que hubiese podido desarrollar.

WolfsRainFin

NOTA: 5

18 comentarios el “Wolf’s Rain, el pilar sobre el que BONES consolidó su imperio de animación

  1. Pingback: Darker than Black | Drakenland / El lobo zamorano

  2. Debo reconocer que me gusta llevarte un poco la contraria, supongo que será por mi naturaleza puñetera XDDDD, pero yo vi esta serie sin conocer ni al grupo ni al estudio, era en mis comienzos en el mundillo del anime y me pasaron la serie sin decirme quien era el fansub.

    Pero bueno, dejando eso de lado debo decir que la serie me dejó sensaciones encontradas. Por un lado el aspecto estético y gráfico, los diseños de personajes y la animación es brutal pero lo que es la trama es rara, confusa y se pierde muchas veces en lo etéreo en lugar de mostrarnos chicha. Había capítulos que los veía y luego me quedaba con la sensación de preguntarme si realmente había pasado algo o no. No me malinterpretes, la historia está muy bien en general, como idea, como trama, ahora, de ahí que supieran desarrollarla creo que se va un mundo.

    Los personajes son como tú dices, los protagonistas son todos caristmáticos, Toboe para mí es el mejor junto con Blue, y los antagonistas pues como si hubieran puesto a dos palos, porque la motivación de Darcia es lo más antiguo desde que existe el Sol. Pero lo que me tocó sinceramente los cojones fueron los 4 últimos capítulos. Eso acabó por descolocarme.

    A ver, si la serie acababa relativamente bien, desde el punto de que se llegaba a un final medianamente serio para lo que nos tienen acostumbrados los japoneses, a qué santo vienen los 4 últimos capítulos y su orgía de sinsentidos??? Porque vamos, yo hubo momentos que dije: y esto a qué coño viene ahora??? Que sí, que viendo cómo se conecta el final del último capítulo con el principio del capítulo 1 y por extensión con el OP le pillas el sentido, pero era necesario todo lo que pasa en los 3 capítulos anteriores??? Era necesaria tanta gratuidad??? Yo creo que no.

    En fin, vuelvo a lo que he dicho antes, en su momento me dejó un regusto extraño que me llevó a querer tenerla original sin saber muy bien porqué, imagino que era porque trabajaba y tenía dinero, porque el desarrollo de la historia es bastante vago, no llega a la complejidad de Evangelion o de GITS, donde a pesar del buen desarrollo la trama es compleja de por sí, pero bueno, se deja ver.

    Mira, coincido contigo en la calificación de la serie el aspecto gráfico y musical de la misma la salva de una trama no han sabido desarrollar bien, venga no, yo le daría un 6 porque Toboe no llora :p

    Nos vemos ñ_ñ

  3. Hombre, más que sinsentidos, a mi juicio las 4 OVAs lo que hacen es enseñar la batalla por quién es el elegido para abrir las puertas del Paraíso y, en eso siguen la máxima de “Los inmortales” (y hasta aquí puedo leer, por no meter spoilers). Eso sí, esos cuatro episodios son muchísimo más violentos que la serie en sí y eso se nota (especialmente en la escena del ojo).

    Un saludo😛.

    • Ya, pero esa misma batalla se podría haber dado en los 26 capítulos y haber acabado ahí.

      No sé, a mi modo de ver ese es el principal fallo de la serie, te dan un final para luego decirte: Que noooo, tontín, que ése es el final malo, el verdadero es éste.

      Nos vemos ñ_ñ

  4. Ésa fue precisamente la gran crítica que se le hizo a la serie en su estreno en Estados Unidos. Pero ya sabes que lo que opinemos los occidentales de los productos nipones, a ellos les da lo mismo >_____<.

    Un saludo.

  5. Esta serie la pasaron en América Latina por el canal Animax (trajo muchos animes nuevos, de ese momento), que ya no existe, allá por el 2005 o 2006 y me acuerdo que me gustó, sobre todo, quedé fascinada con su calidad de animación y su música. El ending me encanta. Es cierto que, aunque la base de la trama era muy interesante, no estaba bien desarrollada ni hilvanada. Ya no recuerdo su historia con tanto detalle, pero sí me acuerdo del final, del verdadero. Del otro final no me acuerdo nada porque acá pasaron todo junto, sin separar entre la serie y el ova. Pero la recuerdo con cariño.
    Besos.

  6. Es que Animax sufrió un montón de reconversiones. De hecho era antes el “Locomotion”, que también lo emitían por la “televisión por cable” en España y fue el responsable de que por estos lares disfrutásemos (o padeciésemos) Blue Seed, Saber Marionette y tantos otros. Entre tanta reconversión me terminé perdiendo, pero me entristece saber que ya no existe.

    Un saludo.

  7. Muy seguramente a estas alturas ya lo habrás visto, y no se si te alegre o te entristesca, pero por si acaso:

    A lo mejor lo hace mejor esta vez🙂

    • Sin duda Shinkai lo hará muchísimo mejor esta vez , “The Garden of Words” tiene pinta de ser del estilo que le dio la fama y estoy deseando hincarle el diente. Aunque ya sabes cómo va esto Pulpo. Desde que la estrenen en las salas japonesas hasta que la saquen en DVD y Blu-Ray para que los occidentales podamos disfrutar de ella, pasarán muchos meses (unos ocho). No obstante, ten por seguro que la analizaré tan pronto como pueda.

      Muchísimas gracias por el chivatazo porque había oído hablar del proyecto pero no había visto hasta ahora ningún trailer. Y créeme, me has alegrado el día😉. Muchísimas gracias :3.

      Un saludo.

  8. Pingback: Okami no kodomo no Ame to Yuki. La tercera corona nipona de Mamoru Hosoda | Drakenland / El lobo zamorano

  9. vi este anime sin ser otaku(ni ahora lo soy), sin saber de productores, de que los últimos 4 capítulos eran OVAs, ni nada de nada, solo viéndola porque amo a los lobos, y, sinceramente, me parece una de las mejores historias que he tenido la oportunidad de presenciar. No anime, no producción, lo que sea, sino HISTORIA. De las más bonitas y reflexivas, en serio. Sí es verdad que hay capítulos que sobran, o a veces escenas que se hacen pesadas, pero la historia en sí, buah, increíble. Lástima que muchas personas a las que les recomiendo esta serie no la quieren ver porque es anime, cuando lo importante es la historia en sí(y el dibujo y la banda sonora son geniales). Gracias por tu explicación de BONES y demás, saludos(:

  10. La vestimenta de los nobles lo veo como simbolo de su decadencia, si esta serie saliera hoy mismo seria una obra de arte, salio en el tiempo en que se hacia un esfuerzo por tratar de contar historias por asi decirlo “maduras”.

  11. Pues yo la verdad, hace como 10 años vi los DVD´s por casualidad y me llamó la atención el argumento, así que me compré los 6 y los devoré (en el sexto vienen los famosos OVA´s del final “verdadero”). Me encantaron en su momento (a pesar de los episodios parón). Hace poco volví a ver la serie entera y me sigue pareciendo de lo mejor que he visto en cuanto a diseño de personajes, argumento, animación y música. Esta serie junto con Death Note y el Ataque a los Titanes son de mis favoritas y me parecen obras de arte🙂

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s