A letter to Momo, o cómo destruir Production I.G en menos de dos horas

A Letter to Momo

Querido papá, estoy bien. Siento mucho haberte dicho esas cosas tan terribles e hirientes aquel día. Siempre quise disculparme por ello. Los tres espíritus salvaron a mamá; agradéceselo de mi parte. Probablemente tengas otra forma en este momento, pero quiero decirte que viviré a tope junto a mamá, así que por favor cuida siempre de nosotras, incluso ante la menor preocupación. A mi querido papá, Momo

Últimamente pienso que ser un otaku acarrea implícitamente ser masoquista. Es increíble comprobar cómo cada vez que creo que es imposible empeorar la calidad de los productos nacidos en el Imperio del Sol naciente, sus estudios consiguen caer todavía más bajo y terminar por convertir lo que eran bodrios apenas unos años atrás, en auténticos clásicos en comparación con sus nuevas ocurrencias.

Nunca he ocultado que el manganime empeora con los años y que los extremos a los que más o menos se llegaron en las series de 2010 resultan dramáticos, aunque esta cruda realidad alcanza también a los largometrajes del género. De hecho, sólo una de las películas de la temporada pasada, Buddha: The Great Departure, era digna de salvarse de la quema. El resto fueron simples bazofias cuya simple contemplación constituía un auténtico castigo divino y que llevó el significado de la palabra “tedio” hasta unos límites que yo por lo menos desconocía.

Fue por ello por lo que cuando vi el primer trailer de esta cinta, a pesar de la buena acogida que tuvo entre los aficionados al género, lo hice con toda clase de reservas por parecerme particularmente anodino lo que en él se mostraba, merced a su extraña propuesta: una mezcla de historia soporífera ambientada en el Japón más intrascendente con la rocambolesca manía de ciertos autores orientales de retratar en sus narraciones el lado más desagradable y antihigiénico de sus criaturas mitológicas. Un hecho a pesar del cual me hice con el film cuando por fin estaba disponible en formato doméstico y hoy, por fin, procedo a analizarlo. Veamos si mi intuición se equivocó en su momento o no.

Ficha técnica

A Letter to Momo” también conocida como “Momo e no Tegami” (ももへの手紙) o ” Una carta para Momo” en España es una película de animación de 120 minutos de duración perteneciente a los géneros dramático y fantástico, basada en un guión original de Hiroyuki Okiura, quien se encargó también de la dirección, y producida en 2012 por el estudio Production I.G. Existe también un proyecto de manga que supuestamente iba a ser creado por Hiroyuki Okiura y publicado por la Kadokawa, aunque nunca se ha materializado en nada tangible.

Argumento

Los padres de Momo Miyaura tuvieron su primera cita en un concierto de los Niños Cantores de Viena. Por ello, cuando varios años después vuelven a acudir a Tokio para dar un recital, esta niña de once años no duda en pedirle dinero a su madre para sorprender a su padre con tres billetes para asistir al concierto. Sin embargo, éste tiene otros planes para ese día que le harán embarcarse de inmediato en una expedición científica que le permitirá escribir un artículo de divulgación.

La pequeña, con el corazón destrozado, discute con su padre y le dice claramente que no se moleste en volver. Pero para sorpresa de ambas, sus palabras serán premonitorias. El viaje termina de forma accidentada y el señor Miyaura fallecerá, haciendo que Momo desarrolle un fuerte sentimiento de culpa con relación a su comportamiento en lo que fue la última vez que vio con vida a su progenitor.

Rotas por el dolor Ikuko, su madre, y ella deciden abandonar la capital de Japón, donde residían, y mudarse a la pequeña isla de Shio, en el archipiélago de Shikoku, donde intentan volver a empezar otra vez para lograr superar la tragedia que truncó sus vidas. Pero la protagonista de esta historia sólo tiene una cosa en la cabeza cuando acepta: una hoja que encontró en el bloc de su padre en la que simplemente se encontraban escritas las palabras “Querida Momo”.

PersonajesMomo

Momo (izquierda) e Ikuko Miyaura (derecha)

La llegada a la localidad supone para ellas el reencuentro con el pasado, pero también la desilusión puesto que la menor no creía que un cambio de aires sirviese para solucionar sus problemas. Algo a lo que no ayudarán precisamente los dos grandes defectos de la misma: su extraordinaria timidez y su enorme melancolía por la vida dejada atrás. Pero lo que realmente la desquicia es que piensa que el traslado ha afectado a sus facultades mentales, volviéndola loca.

Desde el principio está observando cosas extrañas en la casa y que tienen que ver con la desaparición de comida y con la sensación de sentirse “tocada” o “escuchada” por seres extraños cuya naturaleza no termina de comprender y que empiezan a hacerse poco a poco más visibles hasta que finalmente se le revelan en cuerpo y forma. Nada menos que tres demonios la están vigilando desde que puso el pie en el archipiélago, aunque sólo ella y una niña, sin apenas capacidad de raciocinio, parecen capaces de verlos.

Momo tendrá que aprender a convivir y limar asperezas con ellos, aunque no será nada fácil. Iwa, Kawa y Mame, como al parecer se llaman, tienen un comportamiento extraño y antisocial y rehuyen aceptar no sólo las normas básicas de educación sino incluso la integridad de los objetos de la casa, debido en parte a que parece ser que siempre están hambrientos, lo que les impulsa a robar de forma compulsiva. Aunque tal coyuntura le impide darse cuenta del auténtico problema que marcará en lo sucesivo su existencia: el dolor de su madre causado por la viudedad y la enfermedad que ésta ha empezado a desarrollar.

Tema Central de la OST

  • Uruwashimahoroba ~Utsukushiki Basho~” compuesto e interpretado por Yuko Hara

Análisis

Production I.G siempre ha mantenido una trayectoria un tanto irregular en los últimos tiempos. Por un lado nunca ha ahorrado dinero y esfuerzos a la hora de abordar proyectos de gran embergadura, como las adaptaciones televisivas del manga “Ghost in the Shell”, logrando para ellos una inmensa e incuestionable calidad. Por otro, esta valentía contrasta con otras apuestas menores, como “Sengoku Basara” o “Blood”, de un más que discutible resultado. Sin embargo, cuestión bien diferente constituyen sus películas.

Si bien es verdad que a nivel fríamente numérico, este estudio es uno de los principales productores de largometrajes del Imperio del Sol Naciente, el consenso es casi unánime acerca de la escasísima calidad de la que adolecen la inmensa mayoría de sus apuestas, entre las que sobresale por méritos propios las dos aberrantes adaptaciones a la gran pantalla de la ya mencionada Ghost in the Shell o la repulsiva The Sky Crawlers.

A pesar de todo, entre tanto alarde de mediocridad, apareció un resquicio para la esperanza que vino de la mano de un título menor llamado “Jin-Roh” que, como una suerte de “Donnie Darko” fue sobreviviendo en la memoria colectiva de los aficionados al género, dándose a conocer entre el público especializado mediante el “boca a boca” hasta el punto de convertirse en un título de culto. Algo que tal vez llevó a la productora a apostar de nuevo por su director, tras más de una década en puestos menores, para intentar conquistar el Olimpo de esta modalidad de cine que durante tanto tiempo se le ha resistido. Pero antes aclaremos primero, de forma breve, el porqué de la importancia de “La brigada del lobo” en relación a la pieza que nos ocupa.

Tras los pasos de Jin-Roh

Como probablemente la inmensa mayoría de los otakus españoles, la primera vez que oí el nombre de Hiroyuki Okiura se produjo con motivo del estreno en DVD de la película Jin-Roh; un film procedente de la segunda gran oleada de manganime llegado a occidente a finales del siglo XX a Europa con la que el género pretendía consolidarse de un modo claro y rotundo en el viejo continente tal y como era y sin que hubiese la menor duda de su origen nipón. Y es que las obras por allí creadas, durante casi dos décadas, se hacían pasar por europeas alterando sus openings y créditos en sus emisiones televisivas, como ocurrió por ejemplo con “Nagagutsu wo Haita Neko: 80 Nichikan Sekai Isshuu” que se vendió como una serie española con el título “La vuelta al mundo de Willy Fog”.

La cinta narraba el desgarrador relato de un policía de élite llamado Kazuki Fuse, que traumatizado tras contemplar cómo una niña anarquista decide autoinmolarse ante él antes de someterse a las fuerzas gubernamentales a las que pertenece, vive una profunda crisis emocional que terminará por confundir su raciocinio hasta el punto de no poder distinguir hasta dónde sobrevive su naturaleza humana o si, por el contrario, ésta ha sido sustituida por el alma de un lobo sediento de sangre.

Se trataba pues de una obra difícil, llena de momentos francamente duros y en los que la violencia alcanzaba niveles rara vez vistos en otras películas del género para llegar incluso a asustar. Tal era así que sus diseños adolecían de un realismo verdaderamente macabro en la que los humanos dibujados resultaban extrañamente famélicos y sus rostros inspiraban una ansiedad sólo comparable a la que muchos sufrimos la primera vez que vimos Akira.

Jin-RohDetalleDVD

Detalle de la portada del DVD americano que señala a Jin-Roh como una obra de los creadores de GITS y Akira

La película en sí misma gustó. Sin embargo las tremendas confusiones en el marketing que solían acompañar a esta clase de lanzamientos propició que, salvo unos pocos, prácticamente todos sus compradores pensasen que la obra había sido cosa de Mamoru Oshii, quien ya era conocido por su monstruosa adaptación a la gran pantalla de Ghost in the Shell y que se había hecho cargo únicamente del guión, o incluso de Katsuhiro Otomo que nada tuvo que ver con su elaboración. Mientras, el nombre de Okiura, verdadero cerebro de cinta, quedaba condenado al olvido y a dormir el sueño de los justos.

Tuvo que pasar más de una década hasta que el mencionado Okiura pudo volver a poner su firma a una producción, que en este caso volvería a llevar el sello de Production I.G, tal y como ocurriese en su opera prima, la cual llevaba demasiados años de capa caída desde el final de la saga Ghost in the Shell: Stand Alone Complex, sin que otras apuestas como The Sky Crawlers hubiesen mejorado en modo alguno su fortuna.

Así pues, el ya veterano director tenía ante sí un reto completamente nuevo para él. Esta vez todo emanaría de su persona, siendo él no sólo el jefe del proyecto sino también su guionista y con la inmensa responsabilidad de devolver a su productora al primer plano de la actualidad de la animación japonesa. Un desafío difícil dado que su empleadora era ya poco más que una segundona dedicada a hacer vídeos para juegos que necesitasen de secuencias de anime. Aunque la gran pregunta era si estaría a la altura de semejante responsabilidad.

Un compendio de sinsentidos sin más atractivo que su final

El título del ladillo es fuerte pero en ningún caso desacertado. A primera vista “A letter to Momo” se nos presenta como una especie de retrato costumbrista y de corte realista del Japón tradicional contextualizado en una isla del archipiélago de Shikoku, en el que el argumento no es sino una simple excusa para desplegar una cuantiosa exhibición de medios técnicos y CGs para la reproducción más verosímil posible del clima y de los paisajes del lugar. El problema es que ése es precisamente todo su atractivo.

La película empieza siendo soporífera, pasa a ser irritante y finalmente termina resultando exasperante y eso es lo único que en realidad se puede decir de ella. Se supone que la situación de orfandad paterna de Momo y que la salud de su madre invitan a crear una atmósfera intimista que el realizador trata de recrear, pero pronto nos percataremos de que se trata en todo momento de un simple “quiero y no puedo”. Podría empezar por demasiados factores, aunque si he de quedarme con uno sería el de plantearme una pregunta un tanto retórica aunque de fácil solución: ¿Tiene algún sentido utilizar el mismo tipo de diseños famélicos y deshumanizados que se usaron para un film con las pretensiones de Jin-Roh, para una película con los objetivos de ésta cuya supuesta meta es la de conmover al espectador contando la historia de la relación entre una madre y su hija?

Sinceramente, cada primer plano de “A letter to Momo” es una invitación a la arcada. Resulta increíble comprobar hasta qué punto alguno de los humanos supuestamente reproducidos resultan grimosos. Es como si con ellos hubiesen utilizado para moldearlos a un Mr Potato en forma de tubo blanco al que le hubiesen pegado de cualquier manera rasgos faciales recortados de una revista con la intención de expresar algo. Con la diferencia de que el “Señor Patata” es estrujable y entrañable juguete, mientras que éstos son los típicos monigotes a los que les abrirías un tercer ojo entre ceja y ceja con una escopeta de cañón recortado, o simplemente les pisarías la cabeza al evocarte aquellas maravillosas noches que pasabas al lado de tu PSX acompañado de los simpáticos vecinos de Racoon City en la segunda parte del Resident Evil.

SonrisaMalévola

¿Se supone que está sonriendo o le están practicando una colonoscopia?

Cuestiones de diseño al margen, lo cierto es que el uso del ordenador y de las CGs en general resulta mucho más convincente en esta entrega que el cualquier otra de las películas de Production I.G, ya sea en su uso para simples escenas que dan vida a un objeto tan trivial como un ventilador hasta para otras en las que se reproduce con total maestría el movimiento de un vehículo en marcha, ya sea en un apacible día de Sol, como en una espeluznante y atronadora noche de tormenta.

Del mismo modo, destaca muy especialmente el sumo cuidado con el que libros, pergaminos y otros objetos con una considerable carga ornamental son reproducidos sin que merme en modo alguno la calidad de su trazo o la brillantez del colorido de páginas y dibujos en sí mismos. Muy de agradecer esto último en grabados de estilo Ukiyo-e que los amantes de la pintura oriental y en general de la cultura asiática sabrán apreciar.

No tan buenas críticas se pueden proferir acerca de su apartado sonoro. La música, obra de Mina Kubota, se podría definir como irregular y no demasiado bien ensamblada con las acciones narradas. Es por regla general suave, tibia y melancólica, pero en ocasiones se alterna con acordes humorísticos para situaciones como aquéllas en las que Momo se asusta de los “guardianes”, que sólo consigue inspirar extrañeza, pese a intentar conseguir un efecto de sorpresa y hasta de comedia . La autora, en definitiva, acostumbrada a proyectos como “Kaleido Star”, no se siente cómoda en ningún momento, y lo peor es que aquí es donde acaba todo lo bueno y pasable de esta producción.

QuiereMorir

Típica cara pidiendo morir de los personajes que no soportan ni su propia película

Si lo habitual en una cinta de estas características son noventa o como mucho cien minutos de metraje a lo sumo, “A letter to Momo” eleva esa cifra a nada menos que dos horas, aunque tras un análisis crítico del largometraje, no es difícil deducir toda su trama completa hubiese podido reducirse a media hora o incluso al cuarto sin que hubiese merma alguna en la carga argumental que presenta.

Cuestión aparte es el asunto de los guardianes, demonios o como quiera que se llamen. Pese a monopolizar casi más de la mitad de la película, sus apariciones se resumen en comportarse de un modo “idiota” en el mejor de los casos y “escatológico” en los peores. Su intelecto haría parecer a un coro de asnos rebuznando al unísono la mismísima academia de atenas, y su presencia en escena durante más de tres minutos pondrá a prueba tanto la salud mental del espectador, como la resistencia de su televisor tras ser arrojado en llamas por una ventana.

Las actuaciones de este trío de merluzos son tan irritantes y su presencia tan insoportable, que haría perder los papeles hasta a las personas con más Valium en las venas que sangre. Sus tonterías como aparecer orinando sentado en un retrete con pose promiscua o proferir ventosidades como arma de destrucción masiva animal (verídico) supondrán un auténtico orgasmo almodovariano que sin duda aplaudirán los seguidores del director manchego, pero que conseguirán que cualquier persona con un mínimo de gusto (o simplemente con media célula sin encocar) vomite hasta el hígado ante su simple contemplación.

MomoEmpastillada

Y saco un papelillo, me preparo un cigarrillo y una china pal canuto de hachís ¡HACHIS! Saca ya la china, tron, venga ya esa china, tron, quémame la china, tron, ¡No hay chinas!

Pero es que si bien es cierto que últimamente el harakiri empieza a ser una práctica habitual en las neuronas de unos cuantos otakus, el nivel de subnormalidad de algunos de ellos ha llegado a tales extremos que incluso han elevado a la categoría de escena de culto la imagen que podéis contemplar haciendo clic sobre estas letras, para la que se han llegado incluso a fabricar toda clase de atracciones para hacerse fotos en compañía de tan desagradable plantel de tarugos en posición de jugar al TETO (no es ninguna broma, podéis comprobarlo aquí).

Al margen de las filias de las que últimamente hilvanan las perversiones sexuales de los aficionados nipones, todas las escenas de los guardianes siguen el mismo cliché. Aparecen en escena, Momo se asusta, hacen alguna estupidez, su madre se enfada con ella porque no puede ver a los demonios, la niña amenaza con romper el sello que los matará, se ponen a gritar como si un elefante les hubiese pisado un callo y vuelta a empezar.

Afortunadamente, cuando a la media hora pensemos que es imposible que la cosa empeore, veremos cómo en una escena Momo es empujada al mar al estilo con el que Piccolo arrojaba a Gohan al agua para enseñarle que ningún enemigo tendría piedad de él en momentos de dificultad, o cuando éste hacía lo propio con su discípulo Trunks, en aquel futuro alternativo en el que la Humanidad había sido aniquilada por los androides A-17 y A-18.

PlagioDescarado

¿Plagio a Mononoke Hime? Líbreme Dios de pensar algo así

Los plagios a Dragon Ball son simplemente descarados. Incluso la última vez que tengamos que padecer a ese trío de fetos abortados, éstos se despedirán al estilo “Chueca” con el que paradójicamente se presentaban las Fuerzas Especiales Ginyū en Namek para ayudar a Freeza en su lucha contra los saiyajins (baste con comparar esto con esto). No obstante, si bien es excusable copiar la obra universal de Toriyama, escupir sobre el buen nombre de Mononoke Hime tendría que servir para encerrar bajo tierra a Hiroyuki Okiura y tirar la llave.

Es imposible tomarse en serio esta película. Cada vez que piensas que puedes valorar positivamente algo, aparecen tropecientosmil motivos por los cuales interpretar el film como una parodia. Incluso pensando “bien” da la sensación de que la película no va a ningún lado y de que verla es perder el tiempo. De que se trata en definitiva de relleno y más relleno cargado de componentes de mal gusto y cuya contemplación debería ser convalidable con una tortura medieval.

Lo más triste del caso es que la animación japonesa está tan de capa caída que, por extraño que pueda resultar, ésta es una de las películas que han sido nominadas para el premio “Animation of the year” de la Academia Japonesa a pesar de ser, objetivamente, un ambientador con olor a cloaca contenido en un frasco de Channel Nº5. Una demostración de las casi infinitas que a día de hoy padecemos de la decadencia de un género que en tiempos remotos, ya casi ancestrales, tenía una consideración cercana a lo divino.

Conclusión

Introducirse alfileres entre las uñas es un coito de dimensiones místicas en comparación con aguantar diez minutos seguidos esta bazofia. Es más, fueron exactamente doce las veces que tuve que interrumpir el visionado de esta cinta al considerarla una de las cosas más infumables que había aguantado en mi vida, sólo superada por excreciones de la talla de The Sky Crawlers, Steamboy o la ya legendaria From Up To Poppy Hill.

Nada, absolutamente nada se salva de la quema. De hecho hasta la animación termina por pasar completamente desapercibida ante la exhibición de sinsentidos, majaderías e incongruencias que en ella podemos apreciar. Habrá un momento en el que lo que se nos cuente directamente nos importe un rábano. Todo, desde lo de la carta sin terminar del padre de Momo hasta su relación con su madre está mal hecho. Sin contar naturalmente con los tres mongoloides en forma de demonios por los que hasta pagarás dinero por no volver a ver.

No te la compres, no vayas a verla, no la mires… Si la tienes en DVD, quémalo. Si la tienes en Blu-Ray martilléalo hasta que quede reducido a átomos. Si te la has descargado de Internet, rocía tu disco duro con ácido sulfúrico, si alguien te la recomienda es que quiere asesinarte y, por favor, si la quieres ver por tu cuenta… no lo hagas… piensa que la vida es hermosa y que te quedan cosas muy excitantes por hacer. Casi el Summum de la basura más maloliente jamás salida del Imperio del Sol Naciente y que eleva al Alzheimer a la condición de bendición divina por ayudarte a olvidar que has invertido dos horas de tu vida en contemplar este horrible y repugnante vómito.

AlettertoMomoFin

NOTA: 0,15

15 comentarios el “A letter to Momo, o cómo destruir Production I.G en menos de dos horas

  1. Antes de nada, tengo que decir que “Jin-Roh” fue en su momento una de mis películas animadas favoritas, y que desde hace años esperaba con ansias una nueva película de Hiroyuki Okiura, con la esperanza de volver de nuevo una de esas obras maestras que disfruté en mi adolescencia. Y ahora, luego de leer tu reseña, no se si echarme a seguir riendo o a llorar a moco tendido (aunque admito que disfrute el texto por completo, frases como “introducirse alfileres entre las uñas es un coito de dimensiones místicas…” pasarán a la historia como algunas de las cosas más hilarantes que he leído en un blog). Creo que seguiré tu consejo y evitaré la película por completo, a pesar de la tremenda pena que me inunda al ver que una de las cosas que mas me gustaba en la vida se ha convertido, como bien decías en la reseña anterior, en “una vulgar exhibición de frivolidades y mamarrachadas varias”.

    Sin embargo, hace poco vi una película de anime que realmente me gusto, y aunque lo pienso dos veces antes de recomendártela (no quiero ver otro título apocalíptico por aquí, al menos no por causa mía) creo que puede llegar a gustarte. Se trata de la segunda parte de la trilogía animada de Berserk, que ha estado a cargo de Studio 4ºC. La primera estuvo algo floja y con algunos problemas técnicos, aunque personalmente me sorprendió mucho encontrar una película que adaptaba bien el manga y no era la bazofia insufrible que me esperaba. La segunda arrastra algunos problemas técnicos de la anterior (como el exceso y la notoriedad de las gráficas computarizadas, aunque se entiende por la complejidad de algunas escenas) pero narrativa y musicalmente me pareció difícilmente superable, al menos como adaptación. Dale una oportunidad, a lo mejor no todo esta tan oscuro en el mundo del anime como parece. Eso sí, si te parece malísima, borra este comentario y yo nunca he pasado por aquí🙂.

    Un saludo y hasta la próxima.

    • Evidentemente, he intentado darle un toque de humor a la reseña. Es que la película es mala con ganas, aunque bueno, la mía es sólo una opinión y como tal es discutible. Eso sí, ya te digo que si te gustó Jin-Roh, ésta te va a chocar y mucho. Creo que te gustará mucho más cualquiera de Hosoda que ésta (él sí que sabe hace este tipo de películas).

      Sobre lo que dices de Berserk, digamos que salvo con Evangelion (donde estoy analizando película tras película), lo que suelo hacer con manganimes míticos es analizar la saga completa y no sólo las películas. Algo que, evidentemente, lleva mucho tiempo. Veré la película que me recomiendas dentro de un tiempo (dado que tengo tres proyectos por delante) pero tienes mi palabra de que estudiaré hacer una review de Berserk larga y rigurosa. Eso sí, lamento decir que desafortunadamente me llevaría unos cuantos meses ^^U (Puesto que cuando quiero hacer las cosas, las hago bien). Eso sí, yo con los animes míticos jamás me meto, con lo que te aseguro que no verás ningún título apocalíptico. Eso sólo los reservo para los animes actuales, que son todos horribles ^^U.

      Un saludo Pulpo😀

  2. ”El horror absuluto”…deberia comprobarlo?

    Despues de leer el analisis, de mis impetus por verla ya casi no queda nada…
    Habia leido algunas criticas favorables de esta pelicula, mas que nada por aquello de que venia del creador de ”Jin Roh”, e incluso vi unos fragmentos donde aparecian los monstruos esos, precisamente la parte donde hacen el bailecito, y como que luego me entraba una angustia o algo raro…ja ja

    Si me las doy de masoquista quizas un dia de estos me la vea completa…

    Aunque no quisiera creer que llegue a ser tan mala como otras que si he visionado enteramente, me vienen a la memoria de inmediato Steamboy o King of Thorn….a saber…

    Por ahora de films anime pues mejor a esperar la tercera de evangelion en blu ray y por supuesto la nueva del gran Miyazaki….sin olvidar tambien a makoto shinkai….

    Saludos!

    • Yo a la que estoy esperando Jann es a The Wolf Children Ame and Yuki, aunque creo que todavía no está en DVD o Blu-Ray. Por lo demás… si tienes un enemigo que quieras que muera entre inmensos dolores y sufrimientos, regálale sin pensártelo dos veces esta película. Es peor y más efectiva que una sala de torturas chinas xD.

      Un saludo.

  3. Debo decir que no conocía la película y el argumento no me llama demasiado. Ahora, luego de leer tu crítica, muy graciosa por cierto, sin duda que no la veré, puesto que tengo muchas otras películas pendientes, así que paso.
    Besos.

    • Pues ya nos contarás a qué películas les das una oportunidad. Yo de esta temporada sólo confío en las dos que ya he mencionado por aquí y… con un poco de suerte, la tercera de Evangelion. Porque lo que es el resto… D:

      Un saludo.

  4. Mejor vean Hora de aventura y un show más le patea al culo a cualquier pseudo shonen de aventuras/peleas o comedia con gags predecibles, personajes idiotamente planos y sin chispa.

  5. yo la vi y no me parecio tan repulsiva, principalmente la vi porque ha ganado muchos premios y me dije – si ha ganado tantos premios, ha de ser buena. y la verdad que al principio no me llamo nada la atencion, pero en fin decidi adquirirla incluso en Full HD y en japones subtitulado.

    A nivel visual no esta tan mal, al menos los ambientes estan bien diseñados, los personajes dan mucho que desear pero cumplen su mision. Los guardianes me parecieron graciosos por lo estupidos que son, pero hay que verla en japones para hallarle mas gracia, la traduccion es muy mala. Los invito a verla.

    He visto peores cosas y momo no esta tan mal.

    • Como todo en esta vida, cada uno es libre de tener sus gustos. Eso sí, no estoy para nada de acuerdo con lo que dices de los premios. En el mundo del cine éstos no significan nada y muchas veces una buena distribuidora y un director de renombre hacen mucho más que el mejor guión adaptado que puedas imaginar. Ésa es por ejemplo la gran sospecha que desde siempre ha pesado sobre los Globos de Oro, que es la de que están amañados.

      También conviene recordar que dichas sospechas existen también sobre los Oscars. Sin ir más lejos, Ciudadano Kane, considerada una de las mejores películas de todos los tiempos, apenas obtuvo uno de los nueve a los que estaba nominada, que era encima el de mejor guión original, y las sospechas de amaño fueron absolutas, debido a que dicha película parodiaba y satirizaba la vida de William Randolph Hearst, que por entonces era el todopoderoso magnate de la prensa norteamericana, y que se encargó de boicotear todo lo que pudo su distribución y vida comercial. Con decirte que en aquella edición la que se llevó el gato al agua fue el coñazo de “¡Qué verde era mi valle!”…

      Vamos que por lo de los premios no te fíes, porque si eso pasa con los más importantes, imagínate con el resto. Es más, en el mundo del manganime, los mismos, salvo rarísimas excepciones, se suelen dar a películas que acuden sin competencia a sus categorías, o bien se otorgan en función de los fondos de los cheques de ciertas distribuidoras (literalmente).

      Un saludo.

      • tomare el consejo, si a mi me parecio estraño que la premiaran tanto, es lo malo de hoy en dia, esas premiaciones a veces estan corruptas y visiadas. Pero tambien los criticos de esas premiaciones a veces ni ven las peliculas o las ven con tan poco interes y a veces deprisa que no valoran un buen trabajo como el caso de Kane.

  6. Pingback: Okami no kodomo no Ame to Yuki. La tercera corona nipona de Mamoru Hosoda | Drakenland / El lobo zamorano

  7. Pingback: The Rebuild of Evangelion: 3.0 You Can (Not) Redo | Drakenland / El lobo zamorano

  8. Pingback: Psycho-Pass, el Brave New World de Production I.G. | Drakenland / El lobo zamorano

  9. Malísima. La acabo de terminar y no sé como me he podido gastar dinero en esta película. Y tienes razón. Lo de los demonios es patético. Donde esté Jin Roh que le den a esto.

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s