Touch, los bateadores universales de Mitsuru Adachi

Touch

He llegado al límite. Sería inútil dejarle tomar la primera base. No me quedarían fuerzas para el próximo Bateador. Ojalá pudiera marcharme a casa, darme una ducha y dormir. Antes solía pensar así a menudo. Por aquí reina un silencio casi absoluto. Oigo las voces de la gente muy lejanas. – (Tienes muchas cualidades. Podrías llegar a ser un gran jugador si te entrenaras debidamente). – (¿Qué es debidamente?) – (Pues, todos los días durante dos años). – (Tatsuya, tienes unas cualidades natas). – Y éste es mi segundo año. – Uesugi, demuéstrame de lo que eres capaz. – ¡Vamos allá Kazuya!

Comienza el Código Civil español señalando que son fuentes de nuestro ordenamiento jurídico la ley, la costumbre y los principios generales del Derecho. Cierto, es un texto de 1888 y aprobado en 1889, donde la palabra “consuetudinario” tenía un sentido casi religioso y la tradición regía la vida de un sinnúmero de españoles que tuvieron la enorme fortuna de no conocer a la clase de tarados mentales que han llegado a la presidencia del Gobierno español durante los comienzos del siglo XXI que nos ha tocado vivir. Pero por muy obsoleta que pueda parecer esa frase, es igualmente válida para los tiempos que corren y para este blog… donde tal día como hoy, y por motivos que no vienen al caso, toca siempre una “review especial”.

Eso quiere decir que sería inexcusable e imperdonable por mi parte faltar a tan señalada fecha por motivos tan peregrinos como unos exámenes de tanta dificultad como los que me esperan dentro de muy escasos días o simplemente la falta de ganas. Recordemos además que su temática es clara: títulos muy importantes para mí, que de algún modo marcasen mi existencia como otaku y como persona que me han llevado a estar donde estoy. Y aunque inicialmente tenía preparado otro tema, éste lo dejaré para otra ocasión que considere que merece un esfuerzo especial por mi parte materializado en forma de entrada de blog.

En 2010 fue Monster, en 2011 Ranma ½, en 2012 cambié de tercio y reseñé Final Fantasy VI y ahora por fin, en 2013, regreso a la senda del manga y del anime para hacer un pequeño análisis de uno de los nombres más importantes para mí. Una joya atemporal, superviviente a modas, épocas y tendencias y que puso en boca de todos los aficionados al género a un por entonces desconocido Mitsuru Adachi, que pasaría a ser un sinónimo de calidad en todo aquello que procediese a narrar, así como una referencia a la altura de lo que llegaron a ser Otomo, Toriyama o incluso, salvando las distancias, Miyazaki. Damas y caballeros, con todos ustedes, tengo el inmenso honor de presentarles… Touch

Ficha Técnica

Touch (タッチ) conocido en España con el nombre de “Bateadores”, es un manga perteneciente a los géneros deportivo, dramático, estudiantil y cómico, escrito y dibujado por Mitsuru Adachi, que lo publicó entre 1981 y 1986 en la revista Weekly Shonen Sunday y que fue posteriormente recopilado en 26 volúmenes. Es también un anime basado en su mismo guión emitido desde 1985 hasta 1987 en Fuji TV producido por el estudio Group TAC y dirigido por Hiroko Tokita.

Argumento

Kazuya y Tatsuya Uesugi son gemelos, pero en su parecido físico empiezan y terminan todas sus similitudes. Mientras el primero es un compendio de todas las virtudes que un hombre pueda acumular en su interior (aplicado, inteligente, sensible, trabajador y extraordinario deportista), el segundo es simplemente un holgazán que pasa los días comiendo, durmiendo y leyendo revistas de contenido erótico sin ninguna ambición la vida. Aunque, conforme vayan creciendo compartirán un nuevo rasgo en común, su pasión por Minami, una amiga de la infancia de la que ambos se encuentran profundamente enamorados.

Tatsuya ha asumido ya su destino de quedar a la sombra de su hermano, que además es la rutilante estrella del equipo de baseball del Meisei, así como uno de los pitchers más prometedores de Japón. Incluso parece claro que Kazuya va a hacerse con el corazón de su amada cuando cumpla la promesa que le ha hecho de ganar los campeonatos regionales para llevarla junto a él al Koshien, el estadio donde se disputa el torneo nacional. Pero la fatalidad querrá que justo antes de cumplir este compromiso, muera en un accidente de tráfico.

El Uesugi superviviente pasa de pronto a un primer plano que le queda grande. Un atropello lo salvó de una vida insustancial y carente de sentido, pero la sombra de su gemelo, al por un lado quería y al que por otro envidiaba, es demasiado fuerte para alguien como él. Fuere como fuere, el vacío que siente en su corazón le llevará a coger su relevo como pitcher del equipo e intentar así consumar aquel sueño dorado que dejó sin consumar de competir en uno de los estadios más míticos del Imperio del Sol Naciente. Aunque conforme va pasando el tiempo, se da cuenta de que no será tan fácil ser feliz al lado de Minami como muchos otros piensan ya que el fantasma de Kazuya se interpone constantemente entre ellos.

Openings

  1. Touch” interpretado por Yoshimi Iwasaki
  2. Ai ga Hitoribotchi” interpretado por Yoshimi Iwasaki
  3. Che! Che! Che!” interpretado por Yoshimi Iwasaki
  4. Hitoribotchi no Duet” interpretado por Yumekojo
  5. Jonetsu Monogatari” interpretado por Yoshimi Iwasaki

Endings

  1. Kimi ga Inakereba” interpretado por Yoshimi Iwasaki
  2. Seishun” interpretado por Yoshimi Iwasaki
  3. Yakusoku” interpretado por Yoshimi Iwasaki
  4. Kimi wo Tobashita Gogo” interpretado por Yumekojo

 

Personajes

Tatsuya UesugiTatsuya Uesugi: Protagonista indiscutible de la serie a partir del episodio 26 y del tomo 7 del manga, este muchacho es considerado la oveja negra de la familia Uesugi. Se trata de un chico vago, malo en los estudios y profundamente pervertido, que pasa su vida viendo la tele y durmiendo, aunque la muerte de su hermano pequeño, Kazuya, le hará intentar ocupar su lugar. En realidad se trata de un hombre con una extraordinaria fortaleza física, hasta el punto de que llegó a practicar boxeo y natación. Como pitcher del Meisei tiene enormes problemas para dirigir correctamente sus lanzamientos, a pesar de que éstos poseen la que es, posiblemente, la mayor velocidad del campeonato de institutos. Algo que unido a la rapidez con la que aprende y del instinto que demuestra, han hecho que sea considerado la reencarnación de su gemelo.

Minami Asakura Minami Asakura: Vecina y amiga de la infancia de la familia Uesugi, perdió a su madre cuando era muy pequeña, siendo de este modo los gemelos que protagonizan esta historia unos auténticos hermanos para ella. Por supuesto, todo cambiará cuando se hagan mayores y ambos se enamoren de ella. Entrenó en su niñez a Kazuya hasta hacer de él un atleta, lo que hará que se meta como utillera en el Meisei para ayudar en sus labores a su amiga Sachiko y lograr así que el equipo llegue por fin al Koshien. Pero pronto la gimnasia rítmica aparecerá en su vida para hacer de ella una de las estrellas en la disciplina más rutilantes de Japón.

Kazuya UesugiKazuya Uesugi: El menor de los hermanos Uesugi, concentra en sí mismo todas las virtudes exigibles a un hombre. Se trata de un atleta formidable, un estudiante ejemplar y un auténtico ídolo de quinceañeras en el Meisei, aunque para él la única mujer que exista sea Minami. Consigue rápidamente un puesto de titular como pitcher en el equipo de baseball del Meisei e inmediatamente le prometerá a Asakura llevarla con él al Koshien ganando la liga regional de institutos. Un objetivo para el que es el principal favorito debido a su tremenda versatilidad como lanzador y su habilidad al bateo. Sin embargo, la muerte se cruzará en su camino cuando está a punto de lograr su objetivo, el mismo día de la final.

Akio Nitta Akio Nitta: Antiguo pandillero y motero confeso, su vida cambió cuando Kazuya lo eliminó en un partido de baseball. Desde entonces fijó como su única meta en la vida la de mejorar como bateador para poder derrotar al hombre que lo humilló. Finalmente se convierte en la estrella del equipo Sumi, ganándose inmediatamente fama y nombre por todo su país debido a la potencia y precisión de su bateo, que evoluciona especialmente a partir de la sexta entrada, siendo un especialista en Home runs así como un formidable tercera base. Inicialmente le pedirá a Tatsuya que se convierta en su hermano para disfrutar de su revancha, aunque luego será el primer interesado en que éste sea él mismo y no una mera copia de su hermano fallecido, como hasta entonces.

Eijiro Kashiwaba Eijiro Kashiwaba: Con un pasado tan oscuro como las gafas de sol con las que oculta su rostro, su hermano mayor, Eichiro, era la estrella y capitán del Meisei hasta que sufrió un accidente en moto. Para evitar que su vida acabase destruida lo convenció para que éste lo culpase a él del accidente, aunque su gesto de generosidad se convertiría en su perdición ya que sus compañeros empezaron a acosarlo y a convertir su vida en un infierno acusándolo de delincuente. Ya como adulto, convertido en un auténtico monstruo, es contratado como sustituto de Nishio para entrenar a su antiguo equipo. Un trabajo que sólo aceptó para destruirlo y hacer que sus enemigos se avergonzasen del juego del instituto en el que jugaron. Es un apasionado de la cerveza y entrena siempre acompañado de una espada de kendo con la que golpea a los jugadores, aunque su principal preocupación se centra en un problema ocular que le está haciendo perder progresivamente la visión.

Shigenori Nishio Shigenori Nishio: El entrañable y querido entrenador del Meisei es un verdadero veterano a la hora de llevar el equipo de baseball del instituto, así como uno de los hombres más respetados por sus jugadores que puedan encontrarse en la liga regional. Tiene un enorme sentido de la estrategia, pero adolece de un excesivo paternalismo que le impide apartar el grano de la paja. Un defecto que ha hecho que a pesar de sus méritos nunca haya sido capaz de llegar al Koshien. Posteriormente sufrirá una fuerte fatiga que hará que deje la dirección de sus muchachos a manos del cruel Kashiwaba.

Kotaro MatsudairaKotaro Matsudaira: Es el catcher del Meisei así como el mejor amigo de Kazuya, por el cual decidió meterse en el equipo con la intención de atrapar sus lanzamientos. De hecho, la confianza que desarrolla con él es tal que siempre sabe en qué dirección irán sus bolas incluso antes de que salgan de sus manos. Por contra, su relación con Tatsuya ha sido siempre conflictiva, considerándolo una vergüenza, así como un chico despojado de cualquier virtud, hasta el punto de que se negará a intentar siquiera agarrar sus tiros durante los entrenamientos. No obstante, y a pesar de sus muchas rencillas, el roce y el tiempo hará que se entable entre ellos una amistad que llegará a ser entrañable. A pesar de su obesidad y de su lentitud al correr, posee uno de los bateos más potentes de su equipo, lo que unido a su carisma, hará que pase finalmente a ser capitán del Meisei.

Isami Nishimura Isami Nishimura: Es el pitcher así como la estrella del equipo Seinan. Una vez incorporado Tatsuya a la disciplina deportiva, éste se convierte en su primer gran rival a batir debido no sólo a la posición que comparten, sino también a sus diferentes estilos a la hora de lanzar, ya que mientras Uesugi es un fiel de las bolas rectas, Nishimura es un especialista en las curvas. Sus otras dos grandes pasiones son montar en bicicleta, vehículo que utiliza para ir a cualquier parte, y Minami, de la que se enamoró profundamente tras leer un reportaje sobre ella en una revista, siendo ésta ya una gimnasta. Sin embargo adolece de un grave defecto como es el de que sus lanzamientos comienzan a perder fuerza a partir de la segunda parte del partido.

Yuka Nitta Yuka Nitta: Hermana pequeña de Aiko, conocerá a Tatsuya por casualidad, desarrollando inicialmente hacia él un fuerte sentimiento de enemistad que irá sin embargo transformándose en amor a raíz de que éste la salvase después de que cayese a un río. Tal es así que terminará por cambiarse de instituto para matricularse en el Meisei, de cuyo equipo de baseball pasará a ser utillera. Según ella, dicho movimiento esconde en realidad la intención de ser una espía para el Sumi, pero lo cierto es que lo único que quiere es hacerse con el corazón de su pitcher, aunque pronto se enamorará de otro hombre, que será nada menos que del entrenador Kashiwaba.

Takeshi KurokiTakeshi Kuroki: Estrella del Meisei cuando comienza la serie, este muchacho carismático y maduro es el capitán del equipo de baseball de su instituto así como todo un modelo de conducta para sus compañeros tanto dentro del campo como fuera de él. Jugó de pitcher, pero tras la entrada de Kazuya cambiará su posición por la de tercera base, en la cual parece encontrarse mucho mejor. Es también un buen bateador, aunque no es demasiado rápido tomando las bases tras golpear a la bola. No obstante, su secreto mejor escondido es el del noviazgo que mantiene con la hija de Nishio, Sachiko.

Sachiko Nishio Sachiko Nishio: Hija del entrañable entrenador Shigenori, desde que tenía la edad necesaria para entrar en el mundo del deporte, esta mujer ha acompañado a su padre como utillera del Meisei, un club por el cual lo ha dado todo y del que no se quiere ir sin antes llevarlo al Koshien. Será también la primera en apostar por Minami como una hipotética sustituta, aunque no dudará en convencerla más tarde de que abandone, para así poderse dedicar por entero a la gimnasia rítmica. Es la novia de Kuroki, aunque ambos intentan llevarlo con discreción, ocultándolo a la vista del resto.

Shouhei Harada Shouhei Harada: El grandullón de la escuela Meisei, aficionado a las sandalias y estrella indiscutible del boxeo, reclutará a Tatsuya para el club con la intención de evitar que éste quede completamente a la sombra de su hermano en su pugna por el corazón de Minami. Su aspecto físico es engañoso, porque se trata en realidad de un hombre con una enorme capacidad para el análisis y toda una guía espiritual para tanto para Asakura como para los Uesugi, aunque tenga como defecto el tener que acudir varias veces al hospital aquejado de las más rocambolescas dolencias.

 TerashimaTerashima: La estrella del equipo del Saijou, será el gran rival de Kazuya durante la primera parte de la serie. Su puesto es también de Pitcher, aunque su condición de zurdo y la impresionante velocidad con la que lanza sus rectas lo convierten en un adversario temible, hasta el punto de que sus compañeros, a pesar de la admiración que sienten por él, tienen y reconocen auténtico pánico de batear con él lanzando ante el ridículo que puede hacerles pasar. También destaca como bateador, aunque su auténtica especialidad es el robo de bases, y tomar la primera de éstas después de un “toque de sacrificio“.

Takeshi Yoshida Takeshi Yoshida: De baja estatura y aspecto menudo, este novato le disputará a Tatsuya el puesto de pitcher titular del Meisei. Una posición que terminará por adjudicarse cuando Nitta se deje eliminar por él en un duelo de exhibición, aunque luego se descubrirá que él forma parte de la estrategia de Nishio para cubrir el lugar de Uesugi en las primeras entradas, para dejar a éste lanzar las últimas. Una disputa que acabará cuando se mude junto a su padre a los Estados Unidos, o al menos eso es lo que creerán sus compañeros.

Análisis

Por muy sorprendente que pueda resultarles a los otakus de hoy, hubo un tiempo en que a los mangakas y a los estudios nipones les importaba prácticamente poco o nada el merchandising que Bandai, Banpresto y demás compañías pudiesen sacar sobre un título en concreto, y simplemente lanzaban al mercado productos sinceros y honestos con sus gustos y creencias. Una honestidad que por supuesto encontraba como recompensa un público fiel y entregado que transformaba aquellas apuestas en auténticas obras de culto.

Hablo de unos tiempos en los que las series de animación comenzaban cuando el manga en el que se basaban había terminado (o estaba a punto de hacerlo), se ceñían escrupulosamente a lo narrado en el mismo y la extensión de su argumento era minuciosamente distribuida entre el capitulario, sin que palabras como “relleno” o frases como “final improvisado” tuviesen siquiera significado.

En ese contexto, Touch fue una de las primeras series en destapar el tarro de las esencias de un género que comenzaba a vivir su edad de oro. En descubrirnos a los occidentales que en aquel lejano y exótico archipiélago llamado Japón, los “dibujos animados” servían para algo más que contar historias pueriles y que el nivel narrativo alcanzado en esos lugares superaba a cualquier otra cosa que nunca hubiésemos visto u oído. Aunque, ¿qué fue lo que hizo de ella un título legendario? ¿Lo que convirtió a su creador, Mitsuru Adachi, en una de las referencias creativas niponas por excelencia y en un modelo a seguir por parte de toda una generación que incluso a día de hoy sigue reivindicando su nombre como el de uno de los genios por excelencia del mundo del manga? A lo largo de las siguientes líneas intentaremos desgranar este particular fenómeno y sus inesperadas consecuencias.

Una más que atípica mezcla de géneros

Construir un relato de contenido romántico en base a la práctica del baseball, el boxeo y la gimnasia rítmica. Dicho de esta manera, cualquier otaku con una edad inferior a los 21 años podría quedar completamente descolocado. ¿Fusionar dos géneros tan aparentemente inmiscibles como pueda ser el deportivo con el “serial” romántico sin que uno quede especialmente por encima del otro y con un resultado extraordinariamente coherente? Parece imposible.

Las dos referencias clásicas por excelencia en el campo de la animación en el ámbito deportivo, “Attack No. 1” y “Ashita no Joe”, eran más bien brutales exhibiciones de sadomasoquismo por parte de sus protagonistas que, de un modo literal, eran capaces de poner en juego sus vidas para alcanzar la victoria en un partido o combate, sin que las historias de amor hubiesen pasado de meras anécdotas eclipsadas siempre en beneficio de la progresión de Kozue Ayuhara o Jo Yabuki respectivamente.

Captain Tsubasa”, más o menos contemporánea a Touch, vuelve a poner de moda este tipo de narrativa contando la historia de Ozora Tsubasa y su lucha por irse a Brasil para progresar en compañía de su mentor, Roberto Hongo, y convertir a la selección japonesa en la campeona del mundo de un deporte tan poco conocido y practicado en el Imperio del Sol Naciente como lo era el fútbol. Existía romance, sí, pero el amor de Sanae Nakazawa no se consuma hasta prácticamente el final de una larga serie de remakes y de un modo que despertó no pocas susceptibilidades acerca de acallar debates entre los fans acerca de una hipotética homosexualidad encubierta del protagonista y de su compañero Misaki Taro.

BodaDeTsubasa

La boda entre Tsubasa y Sanae se convirtió en uno de los sucesos más ridiculizados de la historia del manga

En todos sus sucesores (o más bien plagios) como pudieron ser “Ganbare, Kickers!”, “Aoki Densetsu Shoot!”, “Goal field hunter” o el infame “Moero! Top Striker” también recurrían con mayor o menor fortuna a las sempiternas fans platónicamente enamoradas de los protagonistas sin que su relación se llegase jamás a asentar o materializar en nada en sus adaptaciones televisivas (que no en algunos de sus mangas) siendo esta situación un mero relleno para añadir algo de intriga y variedad entre los capítulos.

Slam Dunk” por su parte, cambió completamente de tercio haciendo especial hincapié en circunstancias cómicas y dramáticas prescindiendo casi por completo de cualquier intriga amorosa. Incluso otras como “Dragon League” o la celebérrima “Inazuma Eleven” terminan por prescindir del componente de “culebrón” inherente a este tipo de animes para sustituirlo por toda clase de guiños al anime fantástico y de lucha hasta convertirse en verdaderas Dragon Ball del balonpié.

Muy similar era la situación en el mundo del serial de tintes amorosos del mundo nipón. Profunda e íntimamente englobado y asociado al shoujo, estos seriales animados encontraron su auténtico referente en la mítica “Candy Candy” o en sus sucesoras como Lady Georgie. Es decir, productos basados en historias de amor ambientadas en torno a finales del siglo XIX y principios del XX en los que el deporte no tenía cabida alguna.

SangreEnAttackNo1

Algunos partidos de “Attack No. 1” terminaban por convertirse en carnicerías con sangre y violencia

Ya en relación a los referentes más modernos, “Marmalade Boy”, era un obsesivo y casto retrato instrospectivo de una adolescente enamorada de su hermanastro (dejémenos de hipocresías, era un incesto encubierto) en las que verdaderas nimiedades eran exageradas hasta el absurdo para intentar sumergir al espectador en el interior de triángulos amorosos incongruentes y que jamás se llegaban a consumar ni en un triste beso. Por su parte, el extremo opuesto lo constituyó “Kimi Ga Nozomu Eien”, que representó el máximo grado de sordidez argumental jamás alcanzada en estas series de origen oriental incluyendo con ese pretexto relaciones sexuales en su desarrollo; hecho en cierta manera justificado teniendo en cuenta su origen de eroge. Aunque tanto ellas como los animes clónicos que siguieron sus estelas, construían sus tramas en base al costumbrismo y la cotidianidad sin más guiños hacia la actividad deportiva que lo meramente anecdótico.

Tampoco ayudó mucho la otra gran moda conocida como las “Magical Girls”, cuyo primer gran preferente fue posiblemente “Hana no Ko Lunlun”, que mezclaba fantasía y sentimentalismo casi por mitad, y que evolucionó en dirección a atentados terroristas contra el buen gusto como “Sailor Moon” cuyas intrigas amorosas llegaron a tener más importancia que las luchas o las causas para las que las adolescentes que las protagonizaban habían sido convertidas en superheroínas. Una estrategia que decreció de un modo sospechosamente paralelo al declive del género, iniciado a partir de esa orgía gay llamada “Card Captor Sakura”.

El mensaje pues parece claro. Los manganimes deportivos, etiquetados en torno al shonen, recurrían al amor de un modo muy tibio y secundario haciéndolo desaparecer progresivamente de sus tramas a medida que pasaban los años y se sucedían los títulos hasta ser casi inexistente en la actualidad. Por contra, los manganimes de temática amorosa se han encontrado siempre más o menos encorsetados en la temática del shoujo imponiéndose esta faceta a cualquier otra (histórica, costumbrista o fantástica) también inserta en su guión. Es por ello por lo que la trama que tenemos entre manos supuso en su momento una vuelta de tuerca tan importante y una revolución considerada de forma casi universal como una de las más importantes de la historia del manga al mezclar ambas tendencias y conseguir en las mismas un resultado equidistante. Aunque como veremos a continuación, Touch no era en realidad tan innovadora para su creador, Adachi, como podríamos llegar a pensar.

Adachi, el mangaka de las mil reencarnaciones

Cuenta la leyenda que uno de los mejores creadores de manga de todos los tiempos basó casi toda su obra en emular una y otra vez los mismos argumentos y diseños cambiándoles detalles nimios en sus rasgos faciales y reciclando cíclicamente sus historias. Un hecho que lejos de estigmatizarlo ha hecho que sea como uno de los grandes maestros del género, poseedor asimismo de una legión de incondicionales en el Imperio del Sol Naciente que no sólo le han perdonado dicho defecto sino que incluso lo han reconocido como su más clara y transparente seña de identidad.

El mito alrededor de Adachi es simplemente… cierto. A lo largo de sus más de cuarenta años de carrera profesional ha creado toda clase de cómics cuyos protagonistas tenían esencialmente el mismo rostro, fisionomía e incluso altura y que sólo diferían en cuanto al nombre, siendo de este modo prácticamente imposible distinguir entre unos y otros en instantáneas o fotogramas aislados. Sin embargo, y como más adelante repetiremos, su estilo no fue exactamente así hasta el lanzamiento de la serie que nos ocupa

El padre de Touch había sido ayudante, entre otros, de Shinji Nagashima. Este hombre, hoy olvidado pero considerado uno de los mejores autores de su época, le transmitió lo que eran las máximas de un género en ciernes y todavía sin definición como lo era el manga, que por entonces más que una palabra significaba “dibujar y pensar como Tekuza”. En otras palabras, viñetas sin color de trazo simplista y fondos poco elaborados en los cómics, historias de corte realista exageradas hasta el extremo en la crudeza de sus situaciones para las tramas, y presentar una y otra vez los mismos dibujos y personajes con muy ligeras variaciones para todos productos que se lanzasen al mercado.

MangasDeAdachi

Portadas de los mangas de Nine, Miyuki y Hiatari Ryoko!

Durante esta etapa de mero segundón, sus obras fueron más bien trabajos cortos que pasaron sin pena ni gloria por las páginas de las diferentes publicaciones de shoujo y de shonen japonesas. De hecho, no es un decir que hasta la llegada de “Nine”, ocho años después del comienzo de su etapa como primer espada, no conseguiría definir un estilo propio tanto a niveles técnicos como argumentales. No obstante, sus siguientes trabajos a partir de entonces consistirían en seguir dándole vueltas a los mismos conceptos.

Podría decirse abiertamente que el “estilo Adachi” termina por definirse plenamente con “Hiatari Ryoko!” (traducido desafortunadamente en España con el nombre de “Alegre Juventud”) donde ya veremos reflejados definitivamente los rostros que posteriormente harían famosos las series que encumbraron a su creador. De hecho, el final de la publicación de ésta en la “Shoujo Comic” prácticamente coincidió con el comienzo de Touch en la “Shonen Sunday”, lo que nos puede servir para hacernos una idea de hasta qué punto una cogió el testigo de la otra en muchos de sus aspectos, aunque no en todos.

Por aquel entonces, el creador llevaba un año dibujando la que se convertiría en su primer gran éxito de crítica y público, “Miyuki”, que a la vez sería la segunda serie animada basada en su trabajo. Un verdadero monumento al tedio que narraba un triángulo amoroso entre un muchacho patoso y pervertido en relación a dos mujeres de ensueño y que de un modo a mi juicio verdaderamente visible influiría en su obra cumbre hasta ser posiblemente la causante del “giro argumental” que le dio fama y gloria.

Los gemelos que cambiaron el manganime romántico

Touch por lo tanto fue más bien una compilación de toda la experiencia vital acumulada desde sus inicios por Adachi. El baseball y el Koshien como eje principal de la trama había sido tomado de “Nine”, mientras que “Hiatari Ryoko!” y “Miyuki” le habían permitido experimentar con la dinámica de las relaciones amorosas entre los protagonistas que tanto juego darán en el drama de los hermanos Uesugi. Al tiempo, sus diferentes trabajos para revistas dedicadas al shonen o al shoujo le enseñaron a mantener una equidistancia entre ambos géneros verdaderamente inédita antes y después de su eclosión como “maestro” del manga.

La idea inicial consistía en la antítesis de la ya mencionada “Miyuki” aunque con un atractivo difícilmente explicable mediante palabras. Una chica modélica y particularmente bella llamada Minami debía elegir entre un chico perfecto, culto, caballeroso y popular como lo era Kazuya, o bien Tatsuya, un antihéroe que, pese a su enorme parecido físico con su gemelo, encarnaba en su piel todos los defectos achacables a un estudiante como podían ser sus malas notas, su espíritu pervertido y su total desprecio por el trabajo. Sin embargo, muchas y muy graves son las cosas que están todavía por suceder, hasta el punto de poder hablar de dos series completamente diferentes.

En un principio Kazuya es el protagonista absoluto de la trama y el elegido para casarse con su amiga de la infancia, mientras que Tatsuya era una simple oveja negra destinada a quedar a la sombra de su hermano. Una alegoría pues del sempiterno conflicto entre el amor que surge de la admiración y el nacido de la mera compasión. Pero, ¿de verdad es tan malo el inicialmente nacido para perder?

InfanciaTouch01InfanciaTouch02

InfanciaTouch03InfanciaTouch04
Los recuerdos y alusiones a la infancia de los protagonistas serán una constante tanto en el anime como en el manga (clic para ampliar)

Así pues, los primeros volúmenes del manga se centrarán en el menor de los Uesugi, que parecerá indefectiblemente abocado al éxito y a alcanzar todas las glorias imaginables, sin que “el otro” tenga más relevancia que la de mera comparsa en situaciones de celos injustificados o de confusión de sentimientos tan típicos en esta clase de relatos. Un factor a pesar del cual todo se trunca cuando Adachi decide deshacerse de su por entonces protagonista “matándolo” en un atropello que tendría lugar mientras se dirigía a disputar la final contra el Sumi que le abriría las puertas del Koshien cumpliendo así el sueño de su amada.

La idea no era nueva, aunque tal vez nunca se había llevado hasta esos extremos. Valga como ejemplo cómo en una de las referencias del manganime deportivo ya apuntadas, “Attack Nº1”, su creadora, Chikako Urano, decide acabar con la vida de Tsutomu Ichinose haciendo que sufra un accidente de tráfico mientras conducía su furgoneta. Sin embargo, éste no era más que el hombre destinado a compartir su vida con Kozue Ayuhara, quien lloraría hasta su muerte hasta el final de la historia, sin que en ella ejerza ningún tipo de papel principal aparte del de “trauma” u “obsesión” de la protagonista.

Declaraciones y especulaciones aparte, dudo sinceramente que eliminar a Kazuya fuese parte de los planes iniciales de Adachi. Su protagonismo era muy fuerte, su carisma consolidado y el guión se encontraba realmente bien enfocado con él. De hecho, lo más probable a tenor de los acontecimientos narrados es que planease que Tatsuya fuese poco a poco evolucionando en su faceta como deportista hasta convertirse en un rival digno, capaz incluso de derrotar a su hermano en el baseball.

IntermedioTouch

Detalle de la animación que servía para indicar el paso de Ecuador de la serie

Bajo mi punto de vista, la explicación a todo ello residía en que el autor simultaneaba en aquel momento Touch, publicado en la “Shonen Magazine”, con “Miyuki” que hacía lo propio en la “Shonen Big Comic”, una revista también destinada a un público masculino pero fundamentalmente adolescente, lo que influyó en que terminase por eliminar el triángulo amoroso en su serie deportiva para conservarlo en la comedia romántica que desarrollaba en paralelo.

Fuere como fuere, hablamos por lo tanto de dos historias conectadas pero independientes entre sí, hasta tal punto que cuando el guión fue llevado a la pequeña pantalla, el final de su primera temporada coincidió con el fallecimiento de Kazuya para que las otras tres se centrasen en su hermano y en la progresión que experimenta éste para ocupar su lugar y así poder cumplir el sueño de llevar a Minami al Koshien.

En honor a la verdad, la primera parte ni siquiera es digna de mención. Está llena de situaciones insustanciales y momentos muertos tan carentes de interés como mal llevados que sólo adquirirán cierta enjundia a medida que el Meisei se acerca a la final contra el Sumi. Es más, incluso habiendo visto de nuevo la serie en su totalidad me ha resultado realmente difícil seleccionar algún instante de cierto nivel al margen del duelo personal entre el menor de los Uesugi y Terashima, único rival a batir, o al menos el único bien presentado, hasta entonces.

CalurosaBienvenidaTouch

Kashiwaba se presentará ante Tatsuya de una forma realmente sutil: dándole una paliza

Por contra, la muerte de Kazuya dará a la historia el empujón que necesitaba para ser realmente mítica. Tatsuya aprende y evoluciona, empieza a ganarse el respeto de sus compañeros y progresivamente comienza a ser considerado un buen jugador no sólo por parte de los personajes de ficción sino también de un espectador que terminará por ver de forma indubitada en él a un protagonista y no sólo a una simple comparsa.

El guión se vuelve también mucho más profundo e intenso, filosofando constantemente sobre situaciones de la vida aparentemente intrascendentes como un simple recuerdo de la infancia o sobre hechos tan traumáticos como la muerte de un ser querido. Reflexiones todas ellas con un profundo sentimiento de melancolía inherente a cada palabra capaz de enganchar y convencer para permanecer frente al televisor hasta su final, en medio de escenas cada vez más cuidadas tanto en ambientación como en efectos sonoros.

Será en los primeros compases de esta nueva etapa cuando Kazuya empiece a desempeñar el papel de mito, adquiriendo una relevancia y carisma difíciles de intuir cuando estaba vivo, hasta el punto de que su sombra pesará más sobre Tatsuya que su propia existencia, llegando incluso a aceptar que tanto expresa como tácitamente que se le considere una reencarnación de su hermano pequeño, en especial cuando lanza, pero sin que en ningún momento pueda llegar a profanar su memoria siendo feliz al lado de Minami.

TatsuyaLloraAKazuya

Tatsuya mira fijamente una foto enmarcada de su hermano muerto y convertido ya en un ídolo

Es aquí donde aparecerá por fin un auténtico némesis a batir. Un bateador y motero de tremendo carisma llamado Nitta destinado a transformarse no sólo en un rival a batir en el ámbito deportivo sino también sentimental, aunque jugando en ambos terrenos con una limpieza admirable. Cualidades todas ellas heredadas del protagonista de “750 Rider” de Isami Ishii para el que Adachi trabajó en su juventud y al que de esta forma rindió un más que evidente homenaje.

A todo ello habrá que sumarle la acertadísima incorporación de Eijiro Kashiwaba. Un hombre cruel y sin escrúpulos que entrenará al Meisei durante la segunda parte de la trama y que añadirá al guión otro caballo ganador para los nipones aficionados al manga deportivo como lo era el del “entrenador sádico” en la línea de lo que representaba Inokuma Daigo en “Attack Nº 1” o cualquiera de los maestros en el arte de la lucha en los cómics dedicados a las artes marciales. La importancia de este hecho es tal, que en el anime el capítulo en el que hace su debut en Touch, el 57, dará comienzo a la tercera temporada y vendrá precedido por dos episodios de carácter recopilatorio. Todo un indicio de hasta qué punto las cosas llegarán a cambiar.

Es en este instante cuando nos damos cuenta de que el lenguaje narrativo se vuelve mucho más estudiado y cautivador. Hablo de escenas como aquéllas en las que Tatsuya llora su derrota a la par que sobre la pantalla del arcade de baseball al que está jugando una partida se resalta la pantalla de “Game Over”, o aquélla en la que Kashiwaba, consciente de que tarde o temprano perderá la vista, cubre sus ojos con una mano mientras su efigie se adivina a través del cristal de la ventana de la estancia cuyo cristal es golpeado sin piedad por una lluvia que sugiere las lágrimas silenciosas que su pasado turbulento le obligaron a callar.

LágrimasEnLaLluviaTouch

El agua resbalando por el cristal emula las lágrimas de un Kashiwaba que intuye que pronto perderá la vista

Todo es, si se prefiere, mucho más elaborado y seductor en cuanto a la evocación de sentimientos como el amor, la tristeza, la melancolía o la nostalgia, que apenas pueden intuirse en la primera parte de la serie. Una evolución providencial en la que los personajes alcanzan un nivel de madurez y de sintonía con el espectador simplemente sublimes y que hacen olvidar el mal sabor de boca de los primeros compases de su trama.

Hablo de hechos simplemente desconocidos hasta la fecha en lo que al género del manganime deportivo se refiere. Un muerto que más que ser un ingrediente morboso de serial, se convierte en un personaje más con tanta o incluso mayor importancia que los vivos, como una suerte de “Rebeca” de Hitchcock, unos entrenamientos que hacen más hincapié en la mejora de los entrenados que en el sufrimiento sádico de éstos al que nos tenían acostumbrados mangas como “Ashita no Joe”, y partidos vibrantes no por sus patéticas imitaciones de superpoderes llevados al fútbol (“Captain Tsubasa”) sino por hechos perfectamente creíbles y asimilables que consiguen emocionar por su verosimilitud en vez de por su capacidad para exagerar.

Tal es así que el duelo final entre el mayor de los Uesugi y Nitta es, probablemente, uno de los momentos más emocionantes de la historia del manga en general. En la última entrada y con únicamente una carrera de ventaja a favor del Meisei, un Tatsuya con dos eliminados a sus espaldas, pero completamente agotado deja que un jugador rival tome una base. Ese error le cuesta que el hombre que tiene ahora tiene frente a él es Aiko, el mejor bateador de la liga y todo un experto en Home runs, uno de los cuales le daría en las actuales circunstancias al Sumi la victoria final.

DueloFinalEntreTatsuyaYNitta

El duelo final entre Tatsuya y Nitta se convirtió en uno de los mejores y más reconocidos del anime deportivo

Kotarou intuye la situación y da instrucciones a todos sus compañeros para que retrasen sus posiciones con la intención de atrapar cualquier lanzamiento que golpee Nitta, aunque sabe que es inútil. Uesugi no está dispuesto a enviarlo a primera base mediante cuatro bolas y empieza a disparar “rectas” con la intención de eliminarlo, y aunque todas ellas son bateadas de forma fallida por un margen realmente escaso decide no parar a pesar de sus escasísimas posibilidades de éxito.

El estadio está lleno, pero en ese momento sólo existiesen ellos dos. Un duelo sincero y vibrante entre dos jugadores excepcionales capaces de admirar al lector/espectador que compiten de poder a poder con la intención de alcanzar sus sueños, de un modo mucho más honesto y sincero a lo visto en cualquier otro título anterior, en las que en no pocas ocasiones el autor de turno terminaba por conseguir que su público odiase al protagonista de la obra.

Bastante ayudaba a todo ello la animación, particularmente cuidada para la época y con un perfecto y sano envejecimiento desde el punto de vista de los tiempos que corren, a pesar de ciertos fallos como el abuso en algunas escenas de los fondos constituidos por una simple luz que apunta a la pantalla para enfatizar su emotividad (algo que dio no pocos problemas técnicos en sus emisiones en ciertas cadenas del territorio PAL), o del diseño adulto de unos protagonistas que a priori son simplemente adolescentes.

LuzTouch

La serie de televisión hizo un uso constante de los fondos iluminados en blanco, lo que se convirtió en una pesadilla para los otakus de la época

Naturalmente, la banda sonora constituía uno de sus grandes puntos fuertes. Es más. Si bien durante los setenta y ochenta la mayor parte de las series de animación japonesas no variaban sus cabeceras ni siquiera cuando sus protagonistas crecían o cambiaban de aspecto físico, Touch fue uno de los primeros animes de la historia en cambiar de opening y de ending así como de la sintonía asociada a cada uno de ellos una vez transcurridos 26 episodios; una regla no escrita que, en la actualidad, salvo un puñado de series como Monster, han seguido escrupulosamente todos y cada uno de los mejores estudios nipones.

Como se puede inferir de su párrafo anterior, la serie de Adachi es una de las mejores de todos los tiempos en lo que a OST se refiere y si bien es verdad que sus últimos temas como “Yakusoku”, “Kimi wo Tobashita Gogo” o “Jounetsu Monogatari” no están a la altura, canciones como “Ai ga Hitoribotchi”, “Che! Che! Che!”, “Hitoribotchi no Duet” o muy especialmente “Kimi ga Inakereba” y “Touch” son algunas de las más recordadas de todos los tiempos no sólo por su impecable calidad, sino por la increíble simbiosis con las situaciones reflejadas en la serie en el momento en el que aparecían.

La acción es, por lo tanto, intensa pero en ningún caso cargante. El romanticismo es atractivo sin llegar a ser pegajoso. El punto medio exacto que consigue hacer del producto algo muy cercano a la perfección en esta clase de series que por fin encontró su definición en Touch y que, como veremos a continuación, no encontró sucesor alguno salvo en las propias obras de Adachi, volviendo así a la disgregación de ambos géneros que nos horripilarían posteriormente con bazofias ya apuntadas como “Kimi Ga Nozomu Eien” o “Marmalade Boy” por un lado, o monstruosidades como Inazuma Eleven por otro.

Un manga con sabor añejo

Descritos ya los pormenores del anime, hacer lo propio con los del manga se me antoja un tanto repetitivo, dado que, como ya dije en la introducción, éste fue adaptado en un tiempo en el que el cómic y la serie de animación para la pequeña pantalla apenas diferían en cuanto a forma y fondo. Con lo cual, lo contado para uno es íntegramente válido para el otro con muy esporádicos puntos de divergencia que procederemos a reseñar, no sin antes matizar un dato que hace de este producto un grande: se trata de uno de los catorce títulos que históricamente hablando han sido capaces de vender más de cien millones de volúmenes en Japón.

Weekly Shonen Sunday” publicó la historia desde 1981 hasta 1986, mientras el mencionado anime comenzó a emitirse en marzo de 1985, cuando el original todavía no estaba acabado. Un percance pese al cual la evolución de ambos fue casi simétrica. Tal es así que la muerte de Kazuya se desarrolla en torno a los episodios 25 y 26 de un capitulario compuesto por 101, lo que supone el abandono del personaje transcurrida ya la cuarta parte de su duración global. El mismo acontecimiento ocurre en torno al tomo 7 de un manga narrado alrededor de 26, lo que en términos fríamente numéricos supondría una proporción muy similar en cuanto a la permanencia del menor de los Uesugi en el guión.

Ello quiere decir por lo tanto que las historias son parejas, con más que nimios matices. Por ejemplo Terashima en el cómic no tendrá mayor importancia que la de ser el rival para las semifinales de Kazuya, mientras que en la versión para la pequeña pantalla se intentó ahondar algo más en el conflicto que surge entre ellos propio del duelo de pitchers que protagonizarán sobre el campo, con algún que otro diálogo y escena creados para la ocasión.

TouchManga

Recopilación de tres de las portadas del manga de Touch con corazones rodeando al número de tomo

Es de reseñar a su vez que los episodios que versan sobre situaciones cotidianas (entendiéndose por tales las ocurridas al margen de los partidos) vividas por los gemelos Uesugi y Minami resultan un tanto artificiales en televisión. Un conjunto de anécdotas inconexas y colocadas de un modo antinatural que, por contra, encuentran una perfecta justificación en la lógica división por capítulos debida a su aparición semanal en los quioscos nipones.

La otra de las grandes diferencias se centra en los flashback. En el manga, los guiños y recuerdos relacionados con la infancia de los protagonistas son mucho menores y ocupan menos tiempo y espacio, hasta el punto de que algunos son representados mediante tres viñetas. Asimismo las recopilaciones y recuerdos referidos a hechos pasados ya narrados prácticamente no existen; un recurso éste un tanto cansino de la serie de animación para cuadrar la duración de sus capítulos y ajustarlos a su ubicación temporal en la versión impresa, cuya eliminación agiliza y facilita enormemente la lectura.

Pero dicho factor no debe llevarnos a pensar que se traduce en un dibujo y unos diálogos poco trabajados. Es más, tal y como señalábamos cuando hablábamos de 20th Century Boys, en su tiempo Touch y la obra general de Rumiko Takahashi, en especial “Urusei Yatsura”, fueron las dos grandes referencias en lo que al cómic japonés se refiere. No obstante, si bien la inmensa mayoría de los creados por la mangaka más famosa de todos los tiempos solían adolecer de un trazo sencillo, casi infantil, el manga de Adachi fue por contra uno de los más elaborados de su tiempo a pesar de que hoy pueda parecer uno de tantos.

TatsuyaMangaYAnime

Comparativa entre escenas del anime y del manga con diferencias anecdóticas

El uso de la tinta en las ilustraciones y sus diferentes tonalidades para reflejar las luces y las sombras en los rostros, el modo tan inteligente de reproducir al público, la brillantez en los primeros planos, el cuidado en la representación de barriadas y edificios… Un conjunto de bondades que hicieron de éste un trabajo adelantado a su tiempo y perfectamente asimilable para cualquier lector, hasta el punto de que los guionistas de la serie apenas modificaron la mayor parte de las estampas cuando había que traducirlas a escenas.

Curiosamente, y pese a la ya aludida fidelidad de un producto y otro, el último de los tomos quedará prácticamente sin adaptar al anime. Algo que en cierta manera escapa a mi comprensión ya que a mi juicio resulta fundamental para entender definitivamente todo el entramado alrededor del concepto de “ir al Koshien”, que no era nada más que el estadio donde se jugaba la fase final del campeonato nacional juvenil de baseball en Japón y que a lo largo de los episodios anteriores no terminaba de quedar claro.

Por último, los seguidores del manga en el Imperio del Sol Naciente pudieron ver en ella algo cuanto menos inusual en las recopilaciones en tomos englobadas bajo en sello de un manga de estilo “shonen”, teóricamente destinado a un público masculino. En número de todos y cada uno de ellos tanto en la portada como en el lomo, se encontraba rodeado por un corazón, propio del “shoujo” femenino que evidencia, más si cabe, el carácter híbrido del producto que tenemos entre manos.

El desembarco de Touch en España

Tal y como ocurrió con otros títulos ya reseñados en este blog, como Lady Georgie o Fushigi no Umi no Nadia, Touch llegó a tierras hispanas a través de Mediaset con todas las peculiaridades propias de sus importaciones como lo eran la censura, el cambio de openings por uno único creado a través de diferentes escenas para todos los episodios cantado en el idioma nativo del país en cuestión y los ya consabidos errores en la traducción inherentes a todo manganime nipón que termine hablando castellano.

La serie fue rebautizada con el nombre de “Bateadores”, siendo éste el cambio menos traumático de los sufridos por las series de Adachi que ya habían padecido nuevos bautismos como “Alegre Juventud” para “Hiatari Ryoko!” o el hilarante “Vacaciones de verano” para “Miyuki”. No obstante este cambio terminaría suponiendo el menor de los problemas posibles para lo que su interior nos reservaba.

Con muy contadas excepciones como la de Shigenori Nishio, prácticamente todo el elenco de personajes fueron despojados de sus nombres y apellidos originales, siendo éstos transformados en chirriantes denominaciones en español. Así, Kazuya y Tatsuya Uesugi pasarían a llamarse César y Carlos Alvarado, Akio y Yuka Nitta se convertirían en Mario y Carla Ríos, Minami Asakura sería Bárbara Ochoa, Kotaro Matsudaira se transformará en Darío Olariza y así ab absurdum.

MangaTouchEspañol

Colección completa de la edición del manga de Touch publicada en España por Otakuland

Paradójicamente, a pesar de la desafortunada españolización llevada a cabo en casi todas las denominaciones y el ya aludido cambio de opening, Touch fue uno de los pocos animes emitidos por Mediaset que conservaron íntegramente sus endings originales. Un hecho insólito y que evidenciaba hasta qué punto la distribución de anime en nuestro país fue lamentable durante todo el siglo XX, plagado de emisiones incompletas, productos editados de cualquier manera y, naturalmente, críticas gratuitas y a destiempo por parte de los satanizadores del género, que hicieron su agosto en aquellos años.

Ya en 2003, Ediciones Otakuland, dentro de su línea “Manga Clásicos”, sacó a la venta la obra completa en manga al precio de 12 euros el volumen. Algo debido a que los 26 tomos originales pasarían a estar recopilados en once entregas de más de 400 páginas cada una de ellas, directamente traducidas del japonés al castellano por Emilio Gallego Zambrano y con la colaboración oficial de Shokakugan. Lo que en cierta manera explica el orden de lectura oriental elegido para el lanzamiento a pesar de haber sido remaquetado.

Esta colección respetó el nombre de “Bateadores” dado por Mediaset, aunque incorporó en todas sus portadas el subtítulo de “Touch” para no dar lugar a errores en una época donde ya las comercializaciones de esta clase de material eran habituales en España. De este modo, ésta se convirtió, junto con “Saint Seiya” y Ranma ½, en una de las pocas series clásicas de finales de los ochenta y principios de los noventa que vieron la luz en nuestro país en el siglo XXI, a pesar de que entre los aficionados al género cundió un cierto malestar por no haber podido disfrutar de una edición similar a la japonesa, como ya por entonces era frecuente, mediante tomos convencionales o si se prefiere, en formato “tankobon”.

La consolidación de Adachi tras el éxito de Touch

La salida al mercado de Touch convirtió por derecho a Adachi en uno de los autores más queridos y populares de su tiempo en Japón, así como uno de los genios por excelencia del manganime en general tanto dentro como fuera de las fronteras del Imperio del Sol Naciente. A pesar de ello, conviene aclarar que conforme fue pasando el tiempo, no es descabellado decir que acabó siendo más recordado en tierras europeas y norteamericanas debido a la eclosión que durante los ochenta y noventa vivió en esta zona la “cultura otaku” que en su país de origen.

Apenas tres semanas después de la finalización de la serie de televisión, Group TAC lanzó la primera de las películas basadas en esta historia, que llevaría por nombre “Sebangou no Nai Ace”, a la que seguiría “Sayonara no Okurimono”, comercializada en diciembre de ese mismo año, y “Kimi ga Tori Sugita Ato ni” que cerró la trilogía ya en abril de 1987. Aunque para regocijo de los fans de la franquicia, los largometrajes albergaban en su interior mucho más que las OVAs emitidas en cines que a día de hoy constituyen esta clase de productos.

Los tres films retomaban desde el comienzo la historia ambientándose cada uno en un año diferente. Así la primera estará ambientada en 1984, la segunda en 1985 y la tercera en 1986. Sin embargo, a las típicas mejoras en cuanto a cuadros de animación, nitidez en la imagen y fluidez de movimientos, se le incorporaban ligeras pero muy eficientes variaciones en el guión haciéndolo mucho más atractivo y corrigiendo en él algunos errores que no gustaron en su momento de la trama original.

PelículasDeTouch

Carteles cinematográficos de “Sebangou no Nai Ace”, “Sayonara no Okurimono” y “Kimi ga Tori Sugita Ato ni

Así por ejemplo veremos de un modo mucho más atractivo el cómo Tatsuya coge literalmente el testigo de su hermano a la hora de jugar al baseball; en la segunda temporada el Meisei conseguirá llegar a la final pero ésta acabará de un modo realmente triste; en la tercera, veremos retratado de un modo más o menos fiel el final de la serie, aunque con ciertos matices en la historia como aquéllos en los que se daba un término más convincente a la turbulenta historia de los hermanos Kashiwaba.

Son éstos tal vez los mejores años para Adachi. Prosigue su labor como mangaka con“Slow Step” en la que ya se puede apreciar claramente una “reencarnación” de Minami y los hermanos Uesugi; una tarea que compatibilizará con “Rough” que prolongará su historia a lo largo de 12 tomos. Incluso experimentará nuevos horizontes con “Niji Iro Togarashi” mezclando Ciencia-Ficción con tradicionalismo nipón. Aunque algo comenzaba a fallar. La popularidad de estos guiones fue muy inferior a la de su obra maestra y de hecho sólo el primero de ellos gozó de una adaptación animada y en forma de 5 OVAs.

Tal vez por ello, en 1992 comienza el que será su más ambicioso proyecto hasta la fecha: “H2”. Un manga de 34 volúmenes, heredero espiritual de Touch, en el que Hiro Kunimi era Tatsuya con flequillo, Haruka Koga era Minami y Hideo Tachibana reencarnaba a Keisuke Yamato de “Rough”. Fue aquí donde definitivamente se fraguó el mito de Adachi como sempiterno creador de historias de baseball con los mismos personajes cambiados únicamente de nombre y en los que las situaciones se repetían hasta el punto de convertir a los campeonatos celebrados en el Koshien en una auténtica obsesión.

MixShonen

Recopilación de portadas de la Monthly Shonen Sunday con los personajes de “Mix” como protagonistas

Tras pasar siete años con el proyecto anteriormente mencionado y vivir entre medias un anime basado en el mismo cerrado en falso con 41 episodios, retomará sorprendentemente la historia de que nos ocupa mediante dos nuevas películas, en esta ocasión pensadas para la pequeña pantalla y que llevarían por nombre “Miss Lonely Yesterday” (1998) y “Cross Road” (2001). Ambas eran también obra de Group TAC y con una animación mejorada y algo más colorista, proseguirían el guión unos años más tarde de aquella mítica final entre el Sumi y el Meisei que ponía fin al manga y al anime, aunque toda la magia y la esencia que hizo mítico a aquel duelo entre gemelos por el amor de su amiga de la infancia, se había perdido por completo.

Este hecho puede servir para hacernos una idea de hasta qué punto estamos ante un guión que pesó como una losa en la obra posterior de su autor. Era como si intentase librarse de su fantasma para después volver a caer en él. Algo que por ejemplo pudo verse con “Katsu!”, que tras volver a retratar el mundo del boxeo, era sucedida por “Cross Game” que, esta vez sí, fue capaz de reproducir en sus personajes una fisionomía propia de los adolescentes que se supone que pretendían ser representados.

Finalmente, y para “sorpresa” de todos sus fans, como no podía ser de otra manera, decidió continuar Touch 26 años después de su conclusión en la Monthly Shonen Sunday con una nueva obra que bautizaría como “Mix”. Así, con un prometedor comienzo en el que aseguraba que en la primavera de 2012 la nueva leyenda del Meisei estaba a punto de comenzar, los gemelos Soichiro y Toma Tachibana y su hermana pequeña Otomi, se disponían a ocupar su lugar en la historia del manganime, aunque eso será otro capítulo en la vida de Adachi que tal vez algún día procedamos a analizar por separado y como merece.

Conclusión

La característica principal de un clásico es su atemporalidad. Independientemente del momento que se elija para disfrutar de él, sigue siendo igual de bueno que cuando se estrenó. Una pequeña, insignificante y a la vez notoria diferencia que distingue al grano de la paja, a las obras que indefectiblemente marcan una época de las simples modas destinadas a caer en el olvido ante el mero devenir del tiempo.

Reconozco sentir auténtica debilidad por Touch. Un manga bien estructurado y concebido, brillantemente adaptado al anime y con un buen gusto y templanza en sus situaciones imposibles de apreciar en un título actual. Ciertamente no aportó en realidad nada nuevo que no hubiesen puesto sobre la mesa sus predecesores, incluso por parte de su propio creador, pero la forma de mantener un equilibrio entre elementos tan aparentemente dispares como el deporte y el romanticismo sin que el uno se imponga necesariamente sobre el otro resulta sencillamente prodigiosa, incluso más de un cuarto de siglo después.

Adachi rompió de este modo con los corsés impuestos por los cánones del shonen hiperhormonado sadomasoquista y de los bodrios sórdidos del shoujo para crear un producto híbrido, perfectamente asimilable para todo tipo de público y que evolucionaba mucho más allá de las férreas distinciones entre sexos de las que adolecían todos los títulos del género que hasta la fecha habían visto la luz en el Imperio del Sol Naciente.

Su argumento se divide en dos narraciones. La primera, que abarca aproximadamente la cuarta parte de su trama, tiene como protagonista al menor de los hermanos Uesugi, mientras que la segunda muestra cómo, tras su muerte, la oveja negra de la familia ocupa su lugar con la intención de alcanzar los sueños y metas que Kazuya dejó sin realizar, hasta el punto de que su sombra seguirá siendo igual o incluso más importante que cuando vivía para todo el elenco de personaje que escribían la trama en su compañía.

Como romance contaba una historia de amor de las de antaño, de aquéllas que simplemente buscaban emocionar al espectador en vez de adoctrinarlo políticamente o corromperlo a nivel moral como lo son las que habitualmente se producen en España. Como drama deportivo es realmente emocionante y con unos tiempos excepcionalmente bien narrados, mostrando con una extraordinaria corrección la evolución de sus protagonistas y logrando generar hacia ellos un sentimiento de simpatía que rara vez conseguían mangas como Captain Tsubasa, cuyo único interés consistía en saber si alguien terminaba de matar de una vez al imbécil de que le daba nombre, tanto dentro como fuera del terreno de juego.

Paradójicamente, su éxito lastró de un modo irremediable a Adachi. Jamás volvió a obtener la aceptación de Touch con el resto de sus obras que intentaron cambiar de temática, por lo que cíclicamente empezó a contar la misma historia con diferentes nombres pero mismos rostros. Un error que en cierto modo manchó su carrera al margen de las soflamas de sus fans. Pero controversias al margen, no cabe duda de que la rivalidad de los Uesugi por el amor de Minami y por cumplir el sueño de llevarla al Koshien quedó marcada a fuego en el alma de toda una generación de otakus que tuvieron la suerte de disfrutar de uno de los manganimes más importantes de la historia y que, desafortunadamente, nunca encontró un sucesor a su altura, incluso cuando el manga ya era una palabra y un modo de expresión universal y no únicamente oriental.

TouchFin

NOTA: 8,5

23 comentarios el “Touch, los bateadores universales de Mitsuru Adachi

  1. Pingback: Fushigi no Umi no Nadia. El misterio que catapultó al estrellato a Hideaki Anno | Drakenland / El lobo zamorano

  2. Pingback: Arrietty The Borrower (Kari-gurashi no Arietti); la resurrección de la pugna por suceder a Miyazaki | Drakenland / El lobo zamorano

  3. Pingback: Mi Top 10 de Anime | Drakenland / El lobo zamorano

  4. Bien, como ya habréis podido comprobar, al final me reincorporé a Twitter y a Facebook a principios de mayo, aunque eso no era ninguna casualidad y espero no tener que explicar los motivos que me llevaron a hacerlo, pero no eran en absoluto caprichosos. De cualquier modo he de decir que es probable que haga un anuncio en los próximos días que a más de uno y a más de dos de los que me conocen los va a dejar patidifusos. No tiene nada que ver con el blog ni con gente relacionada con él que conste, pero nunca me ha gustado ser “futurólogo” y se están cumpliendo ciertas cosas que en su momento “predije” que iban a pasar, por lo que todo dependerá de lo que suceda en los próximos días acerca de algo que me ha dejado con la mosca detrás de la oreja y por lo que he solicitado una aclaración. En función de lo que pase, haré una cosa u otra.

    Pero es pronto para hablar de eso. Por el momento no me voy a conectar estos días porque tengo que hacer los exámenes y me han adelantado uno con todo lo que ello conlleva. Espero que me salgan bien y espero que lo mismo os ocurra a vosotros.

    Un abrazo y nos vemos.

  5. Hola, Dath, es bueno verte por aquí.🙂

    Con respecto a la entrada, me has dado ganas de ver este anime, así que me lo anoto para verlo en cuanto tenga un tiempito. No me suelen llamar la atención las series deportivas, pero este parece tiene un argumento más interesante y serio. Así que, le voy a dar una oportunidad. No importa que no sea perfecto y su comienzo sea algo flojo, estoy segura, por lo

    Pienso como vos en el hecho de que los animes de los fines de los ’80 y de la década del 90 fueron los mejores. De hecho, ahora estoy volviendo a ver The vision of Escaflowne -no sé si lo habrás visto- y me gusta tanto como antes, además de que tiene un soundtrack precioso y un argumento bastante bueno, que se desarrolla bien y no tiene relleno. Los animes de ahora son muy malos, salvo raras excepciones.

    Ah, y decirte que terminé de ver Last Exile. Me gustó mucho el final y su música, ambas cosas son preciosas.

    Besos.

    • Es que no podía faltar a mi cita de todos los años xD. Me alegro de que te gustase Last Exile. Es verdad que es un poco rara, pero tiene cierto encanto que la hace irresistible. De hecho, es de lo poco de GONZO DIGIMATION que se salva de la quema.

      Respecto a Escaflowne, todos los otakus españoles la conocemos muy bien y de hecho, fue una de las primeras series comercializadas a gran escala en nuestro país por Selecta Visión y despertó auténticas pasiones en su tiempo. De lo poco de SUNRISE que se salva de la quema.

      Por último, más que el anime te recomendaría el manga de Touch. Puede parecer algo antigua, pero su repercusión en la historia del género fue enorme.

      Un saludo.

  6. Buenísima reseña!
    Particularmente la vi en Tele 5 aquél verano de 1991, y la muerte de César me dejó traumatizado. Después de acabarse Oliver y Benji echaron esta serie a la misma hora (20:00 o 20:30), y la verdad es que no era lo mismo, no!
    Me gustaría saber qué grupos musicales eran los que cantaban los temas de la serie, y qué canciones eran: no solo las de los openings y endings, sino incluso la música de fondo. Me consta que tenian que ser grupos para adolescentes de moda por aquella epoca, como por ejemplo esta cancion!

    En fin, me ha alegrado ver que no fui el unico traumatizado por aquella muerte!

    Cuanta tensión sexual no resuelta en esos manganimes. Menos mal que el genio U-Jin pudo resolver todas esas tensiones, sino aun tendria esa cuenta pendiente por resolver🙂

    • ¡Hola Antonio!

      Bueno, U-Jin parodiaba más a Kimagure Orange Road que a Adachi, pero sí, él compensaba y resolvía de sobra toda esa tensión ¡y de qué forma! Y bueno, es que la muerte de Kazuya (César) nos jodió a todos. Dios, qué mal verano pasé cuando vi el episodio de su muerte.

      Por lo demás, los grupos musicales que cantaban los temas en japonés los tienes en la parte de “Openings” y “Endings” de la entrada. En Español, lo cantaba “Sol Pilas” (Soledad Pilas Santos).

      Un saludo.

  7. Pingback: The Vision of Escaflowne, el viaje místico de SUNRISE | Drakenland / El lobo zamorano

  8. Sigo comics japoneses desde hace muchos años… desde que tengo uso de razon…
    Touch (bateadores) tiene el UNICO personaje de la historia del comic japones que esta libre de toda culpa y al que se le puede Dar la razon 100%: Eijiro Kashiwaba (claudio fridal) … ya que mas que los abusos de sus compañeros… a los cuales uno puede olvidar..porque al fin y al cabo se te pasa con el tiempo.. lo que REALMENTE le duele es lo sucedido con su hermano y la chica que le gustaba… ya que el estaba coladito por su amiga del colegio.. esta le da ezperanzas.. para luego largarse con su hermano.. (sin decirle nada a claudio)… Realmente el no pudo olvidar eso.. a pesar de que la misma chica (no recuerdo su nombre) sabe que la jodió.. (ya estando casada y con hijo incluido)…. y que solo atina a decirle a barbara “solo el baseball puede curarlo”… cuando ella sabe EXACTAMENTE que es lo ÚNICO que puede curarlo…

    Lo GENIAL es que Barbara no hace lo mismo… siempre va con las cosas claras.. e incluso aunque Cesar hubiera estado vivo.. esta chica hubiera hecho lo mismo…

    Alguien sabe si vale la pena comprar el manga de Bateadores??

    • Mucho. Es clavado al anime y sólo difiere en unas minucias del final dado que éste acabó un poco después de la serie. Pero en esencia es lo mismo. Lo único malo es que el trazo es un poco simple para los tiempos que corren y las viñetas están algo vacías de contenido. Pero sí, muy recomendable hacerse con él. Y sí, al margen de lo ocurrido con su hermano y su mujer, de no ser por Eijiro, el MeiSei JAMÁS hubiese llegado al Koshien. De ahí lo del regalo de Tatsuya en el hospital. ¡QUÉ GRAN PERSONAJE!

      Un saludo.

      • Un par de dudas mas y comentarios…

        – Recomiendas capitan tsubasa?? (lo miraba.. me gustaba su doblaje latino.. pero no se si comprar los 37 tomos)
        – Kimagure orange road me gustò… pero cuando lei los scans.. me di cuenta de que el manga era muy Ecchi… cosa que en la serie apenas y hay alguna que otra escena (la vi sin “censura” ) .. y la verdad me tiró para atraz en la compra…. (no me gustan los mangas con ecchi.. razon por la cual caso no leo mangas actuales)
        – Haz leido la nueva edicion de Saint Seiya ? que tal está? (son como 10 euros por tomo.. y importarlo hacia argentina no sale barato)
        -Me recomiendas animés pasados en españa clasicos y no tan clásicos?? (si bien ya vi kor, maison, touch, marmalade, la panda de julia, vacaciones de verano y besame licia.. siento que me falta mucho por ver…)

  9. Con Captain Tsubasa pasa un poco como cuando los amigos de Don Quijote iban a quemar sus libros de caballería y se encontraron con “Amadís de Gaula”. Sí, era como todos los demás y contenía las mismas perfidias que habían llevado a Alonso Quijano a la locura, pero era un clásico y, como tal, fue finalmente salvado de las llamas. Con él pasa lo mismo. Es un manga protagonizado por uno de los personajes más cargantes de todos los tiempos, sin embargo es el gran título deportivo del cómic japonés y ello implica que, siempre que puedas hacerte con ella por un buen precio, tal vez merecería un espacio en tu biblioteca.

    Estás advertido de que no sé cómo será el doblaje latino, pero el español fue hecho a partir del francés con lo que todos los nombres de los jugadores y los de casi todos los equipos, con muy pocas excepciones, fueron modificados. Por ello, mucha gente extraña al leer su versión impresa y encontrarse con el Nankatsu o con Hyuga, en vez de con el “New Team” o con “Marl Lenders”. Además has de saber otra cosa y es que existen varios mangas y ése en concreto es el más antiguo y termina como lo hace “Shin Captain Tsubasa” (con la famosa escena del balón a Sanae). En otras palabras, que si quieres conocer las andanzas de sus personajes en el Madrid, el Barcelona o la Juventus, tendrás que hacerte con Captain Tsubasa: Road to 2002, y piensa que incluso está la versión “Golden 23” que es una especie de continuación de éste. Vamos que tal vez sea una compra que te decepcione. De hecho, tanto remake de la serie original era debido a que su versión impresa era un remake detrás de otro que añadía un poco más a la historia del anterior… Tú verás si te compensa.

    Y ya sobre lo demás. Con Saint Seiya pasa lo mismo, si te vas a hacer con una hazte con la original y, como mucho, con the Lost Canvas que es la historia de la anterior guerra santa. Por lo demás, que sepas que el episodio G está inconcluso. KOR, la verdad, detesto esa serie con lo que me temo que yo por lo menos no me haría con ella ni por todo el oro del mundo. Qué horror xD. Y por último, pues de todas las clásicas emitidas por Mediaset, Fushigi no Umi no Nadia, aunque sin relleno, por supuesto.

    Un saludo.

    • Gracias por tus comentarios…
      Sobre los de SS y tsubasa.. pues ya lei golden 23 y parte de road to 2002 (algunos partidos se me hacen algo aburridos)..

      Algo que siempre pregunto… y lo eh hecho con gente de canales de television , directores de editoriales como ivrea o otras conocidas, gente tan comun como profesores universitarios, de escuelas secundarias (que ademas conocen de comics japoneses)… es lo siguiente…:
      ¿Que opinas de la actualidad del mercado japones, con todo lo ello conlleva.. lease ventas, masificacion del ecchi y sus derivados, leyes polémicas como la 156 o la ley antilolicon, su incluencia tanto en los 80s y en los 90s en occidente (con distintos matices en regiones como europa, USA o sudamerica).. y su poca repercución actual…?

  10. Pingback: Tengen Toppa Gurren Lagann, el taladro con el que Gainax perforó los estereotipos del anime | Drakenland / El lobo zamorano

  11. Pingback: Macross, el desafío espacial a Toei | Drakenland / El lobo zamorano

  12. He encontrado este video del manganime de baseball de finales de los 60, 巨人の星 Kyojin no Hoshi, y la verdad es que el arma utilizada por el entrenador para aleccionar a sus jugadores es bastante similar😄
    – Otro dato que me ha llamado es que las cadenas del jugador negro son iguales a las del protagonista del videojuego de Neo Geo Super DodgeBall, así como la caracterización de los jugadores de color, con labios gordísimos, motivo por el cual creo haber leido que los japoneses fueron tildados de racistas en esos años.

    • Es que en aquel momento los estudios nipones estaban dirigidos por gente que, sencillamente, estaba mal de la cabeza xD. Les encantaba en los animes deportivos reproducir técnicas de entrenamiento masoquistas y agresiones a los jugadores. Se nota que por aquellos años en manganime no era tan universal. Y sobre lo de calificar de racistas a los japoneses… es que son lo más racista que ha parido madre en todo. Vamos, si para conseguir la nacionalidad japonesa siendo extranjero prácticamente tienes que haber salvado al Emperador de un asesinato y acto seguido evitar un nuevo holocausto nuclear, sólo por el concepto tan afianzado que tienen de raza y de pueblo.

      Un saludo.

  13. Pingback: Noragami, el primer síntoma de debilidad de BONES | Drakenland / El lobo zamorano

  14. Pingback: Nippon Animation, el anime con sabor a clásico juvenil como contrapeso a Toei | Drakenland / El lobo zamorano

  15. Pingback: Ping Pong, la tortura psicológica deportiva de Taiyō Matsumoto | Drakenland / El lobo zamorano

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s