Jeanne d’Arc, la incursión Steampunk de Level-5 en PSP

Jeanne d'Arc PSP

Jeanne! That was amazing! Where did you learn to wield a sword? – I didn’t learn… I’ve never even held a blade before. I don’t know where the strength came from… This armlet. And that voice…

Sí, lo sé, debería estar actualizando con una mayor asiduidad el blog, pero no tengo excesivas ganas de escribir. Sin embargo, con todo, me apetecía volver a comentar un videojuego. Algo que no hago desde mi infructuoso encontronazo con Lufia y que viene a probar no sólo las numerosas desavenencias que, en los últimos tiempos, mantengo con las tendencias de la que es mi otra gran pasión al margen del anime, sino la desgana que muchos de ellos me inspiran al poco de comenzarlos y que me lleva a abandonarlos.

Pero independientemente de esto, reconozco que tenía ganas de dedicarle un pequeño homenaje a la que es, sin duda, una de mis consolas preferidas: la PSP. Tal vez uno de los mejores y más potentes sistemas portátiles de entretenimiento digital jamás creados y, a mi sincero entender, el más infravalorado, desaprovechado y ninguneado por parte de unas desarrolladoras que, por alguna razón y como si de una Game Boy del siglo XXI se tratase, la trataron como si de una miniversión de PS2 se tratase.

Por ello me apetecía darme un capricho como era el de jugar a un título que, no sólo encajase con la temática de este blog, sino que además se hubiese caracterizado por otorgarle algo de dignidad a esta handheld… y no encontré otro mejor que este Jeanne d’Arc de Level-5, que reunía en el UMD que lo contiene, todas las virtudes que busco en un producto de estas características como son su calidad y su inspiración nipona. Algo que unido a sus sensacionales secuencias de animación hicieron que finalmente me hiciese con él. Desentrañemos el resultado final del conjunto.

Ficha Técnica

  • Título: Jeanne d’Arc (ジャンヌ・ダルク)
  • Plataforma: PSP
  • Compañía: Level-5
  • Distribuidora: Sony Computer Entertainment Japan
  • Género: Battle RPG/Estrategia por turnos
  • Año de lanzamiento: 2006/2007
  • Unidad de almacenamiento: Disco UMD

Introducción

Historia

En una noche de tormenta feroz, con rayos que hacían presagiar la fatalidad, el joven príncipe destinado a convertirse en el futuro Rey Enrique VI de Inglaterra, le pide a su tío Bedford que le cuente una historia poco antes de irse a dormir. El noble decide entonces narrarle los hechos concernientes a una antigua guerra entre humanos y demonios en la que éstos, a pesar de contar con unos terribles entes conocidos como “Reapers” fueron derrotados por un grupo de hombres que portaban el arma secreta que les daría la victoria: los cinco brazaletes mágicos llevados por otros tantos elegidos para la gloria.

El joven no tarda en conciliar el sueño, aunque los planes de su mentor parecen ir mucho más allá de hacer que el pequeño descanse con tranquilidad. Por ello, aprovecha el cansancio del miembro de la familia real para invocar a Gilvaroth, el jefe del ejército de las tinieblas contra el que él mismo se enfrentó en el pasado mientras uno de sus antiguos compañeros, Luther, sale de la nada para intentar infructuosamente salvar al muchacho. Pero sus esfuerzos resultan en vano, ya que el cuerpo del menor es poseído por el ente, que utilizará su tan privilegiada posición para orquestar y llevar a buen puerto sus propios planes.

Mientras, en un pequeño pueblo al noroeste de Francia llamado Domrémy, Jeanne y su amiga Liane, se encuentran celebrando una fiesta con sus paisanos cuando, acudiendo a la iglesia por un encargo del padre de la primera, aparecerá ante sus ojos un caballo en cuyo lomo cabalga un jinete cuya muerte parece ser inminente. Pero al intentar socorrerlo, una luz brillante atrapará la muñeca de la doncella incrustándole un brazalete que parece darle poderes para luchar así como para escuchar las órdenes de una misteriosa voz. Aunque mientras la sorpresa se apodera de ellas, una horda de demonios atacan y arrasan su aldea.

Personajes

JeanneJeanned'ArcJeanne: Nacida en Domrémy y con una vida marcada por la tranquilidad, su existencia cambiará radicalmente cuando el destino haga que acabe en su mano un brazalete que no sólo le otorga una fuerza sobrehumana, sino que incluso le permite escuchar voces que algunos no tardarán en asociar a Dios. Por ello, se embarcará en una cruzada que tendrá como objetivo reunificar a una Francia dividida entre partidarios de Borgoña y del Delfín, expulsar al invasor inglés de su territorio y, lo más importante, acabar con los demonios que mataron a su familia y a sus seres queridos. Es una especialista en el combate con espada.

LianneJeanned'ArcLiane: Mejor amiga y compañera inseparable de Jeanne, lidiará junto a ella su primera batalla aunque desde el principio hará gala de un terrible problema: pese a tener las mismas habilidades que la protagonista en lo que al manejo de la espada se refiere, su fortaleza física es mucho menor, y parece tener demasiados problemas a la hora de progresar como luchadora. Aparte de eso, su carácter es mucho más impulsivo y vehemente que el de su aliada, lo que no ayuda precisamente en su relación con Roger, del que se encuentra profundamente enamorada. Un sentimiento inicialmente no correspondido pero que posteriormente irá evolucionando hasta convertirse en uno de los puntos clave de la trama.

RogerJeanned'ArcRoger: Vecino y amigo de la infancia de Jeanne, será el primero en unirse a ella y a Liane cuando descubra que tal vez tienen en sus manos no sólo el futuro de Francia sino el de toda la Humanidad, aunque lo cierto es que existe algo en su interior que le perturba. Un extraño sueño en el que él se encuentra inmovilizado sobre una camilla mientras una silueta siniestra aguarda en las sombras observando los resultados de la suerte de experimento al que está siendo sometido. Como guerrero es un el tercer gran especialista en el manejo de la espada que manejaremos, aunque sus habilidades propias, y en especial las que adquiere en la última parte del juego, no serán demasiado eficaces ante los enemigos finales.

GuillesJeanned'ArcGuilles: Especialista en el manejo de la lanza, el único ansia de este hombre consiste en conseguir coronar al Delfín como Rey de Francia. Aunque la irrupción de Juana y muy especialmente de Liane, de la que posiblemente se encuentra enamorado, cambiarán el curso de su destino que a partir de ese momento quedará irremediablemente unido al de la Doncella de Orleans cuando ésta le salve la vida en plena batalla. Es también el segundo portador de los brazaletes especiales, lo que le confiere la habilidad de atacar a casi cualquier elemento que se encuentre en pantalla mediante un portentoso salto.

RichardJeanned'ArcRichard: De una lealtad en principio dudosa e inicialmente enfrentado a la facción de Juana, este clérigo no dudará en cambiarse de bando y ponerse de su lado, no sin antes revelar una de sus más ocultas sorpresas: él es uno de los cinco portadores del brazalete que permite convertir a su portador en un guerrero con superpoderes. En combate hará por regla general las veces de sanador, siendo además un especialista en conjuros de apoyo para fortalecer a sus aliados, así como de sanación, aunque su gran punto débil consiste en sus escasos puntos de vitalidad.

CuissesJeanned'ArcCuisses: Encontrado por casualidad en la cesta del guerrero que muere delante de Jeanne y de Lianne, y con una apariencia exterior de rana, se convertirá en el objeto de atención de sus compañeros cuando, por sorpresa, se descubra que posee la capacidad de devorar piedras de habilidad y de mezclarlas en su paladar para dar paso a objetos mucho más fuertes, haciendo así las veces de alquimista. No obstante, las sorpresas en torno a él se encuentran lejos de terminar, ya que este particular animal puede también hablar y lo que es más importante, pelear ferozmente con una espada y con… un brazalete. De hecho, son muchos los miembros del ejército que se preguntan cómo es posible que un ser como él tiene sus virtudes para el combate, pero todo tiene su explicación y ésta será una de las más impactantes de la trama…

LaHireJeanned'ArcLa Hire: Orgulloso miembro de la raza de los therion, La Hire se refiere siempre a sí mismo hablando en tercera persona definiéndose normalmente como “el campeón del Delfín”, lo que demostrará siendo no sólo un feroz adversario de los borgoñones, sino una de las claves en la toma de Orleans que dará fama y renombre a Jeanne, a la que terminará por guardar fidelidad. Es un especialista en la caza y en el uso del hacha en las cortas distancias. Posee también una formidable cantidad de puntos de vitalidad, aunque como contrapartida su gran punto débil reside en su más que pobre movilidad.

BedFordJeanned'ArcBedford: Antiguo miembro de los cinco guerreros legendarios que salvaron a la Humanidad de caer en manos del Ejército de las Tinieblas, es ahora un noble inglés respetado y venerado así como una de las figuras clave en la educación del príncipe Henry, que siempre se dirige a él como “tío”. Una fachada que oculta las verdaderas intenciones de este ser como son la de darle el mundo que antaño defendió a Gilvaroth, el demonio contra el que peleó un siglo atrás y con el que ahora parece haberse aliado con la intención de usar el reino de Inglaterra para sus fines malignos.

HenryJeanned'ArcHenry: Príncipe de Inglaterra, es el más joven de los personajes aparecidos en el videojuego, así como uno de los más misteriosos y más abiertos a suspicacias sobre sus intenciones. De él sólo se conocen tres cosas como son su futuro como rey, la adoración que siente por su “tío” Bedford, y por ser uno de los teóricos portadores de los brazaletes que otorgan la llave hacia las armaduras sagradas. Pero todo cambiará cuando Gilvaroth tome posesión de su cuerpo, haciendo de él un ser siniestro y sin escrúpulos capaz incluso de arrojar a sus hombres a empresas suicidas únicamente por diversión.

Análisis

Reconozco que la primera vez que vi unas imágenes de este Jeanne d’Arc experimenté una confusión de sentimientos: por un lado el escepticismo motivado ante su posible baja calidad deducible por un género que parecía haber tocado techo y que empezaba a acusar una cierta decadencia, como eran los “Battle RPG”, y por otro la ansiedad por jugar a él motivada por la declarada pasión por esta clase de títulos. Una afición que siento desde que una joya llamada Vandal Hearts se cruzase en mi vida hace ahora la friolera de quince años.

Pero a ello se añadía el que este producto tenía muchas características que hasta el momento se mostraban desconocidas para mí, aunque de entre todas ellas destacaba una. Era un videojuego japonés de estrategia por turnos que en vez de hacer gala de un guión original, se encontraba basado nada menos que en uno de los grandes mitos por excelencia de la Edad Media en Europa como lo era el de Juana de Arco. Un hecho del que cabía esperar que su mezcolanza con la estética manga y el estilo Steampunk diese lugar a insólitos y novedosos giros en la trama que sirviesen para entrelazar un guión prácticamente original y capaz de sumergir al jugador en torno a las aproximadamente treinta horas que suelen durar este tipo de juegos.

Por otro lado, se trataba de la primera incursión de Level-5 en el universo de la PSP después de su alabado aunque un tanto olvidado “Rogue Galaxy” para PS2. Un factor al que se le unía el no poseer experiencia alguna en un terreno en el que Nippon Ichi, Konami o las diferentes compañías en las que Atlus depositaba su confianza, habían dado toda clase de alegrías a los usuarios de las consolas de SONY con nombres como “Stella Deus”, “Hoshigami”, “Disgaea” o mi preferido de todos: “La Pucelle Tactics”. Un programa, este último, también inspirado (que no basado) en la heroína francesa más famosa de todos los tiempos y cuya influencia en mí resultó decisiva para llevar finalmente a cabo esta review. Veremos si se encuentra o no a la altura de mis referentes o por el contrario se trata de una decepción de tantas.

Una virgen, santa y martir, ejecutada por herejía… política

No, no voy a contar la historia de “La Pucelle d’Orléans”, o por lo menos no al completo. Ello implicaría no sólo incorporar a la review toda clase de suculentos spoilers que arruinarían de ese modo la experiencia de juego, sino adentrarnos en una empresa que excede con creces las pretensiones de este blog, dado que en ella se unen connotaciones tan históricas como folklóricas que hacen difícil reconstruir un retrato riguroso y exhaustivo de un personaje del que, como tantos otros de la Edad Media, existe más mito que realidad. Aunque sí que diré, por contra, el motivo de su increíble popularidad y de su interés historiográfico.

El Medievo en Europa es en realidad el periodo que existe entre la desintegración del Imperio Romano de Occidente y el de Oriente, en el que se forjan nuevos entes políticos y geográficos estables más allá de la herencia de Roma y en el que los pueblos bárbaros que acaban con ella jugarán un papel clave. Sin embargo, prácticamente todos sus reyes terminarán más tarde o más temprano adoptando la religión cristiana de sus congéneres y vasallos, haciendo de la Iglesia el nuevo poder superior capaz de unificar los territorios europeos como durante más de un milenio lo haría “la ciudad eterna”.

Ésa es una de las claves de esta etapa histórica. En realidad, en la época en la que nos encontrábamos, quedaban al menos un par de siglos para hablar propiamente de algo llamado “estado”. Los reinos, ducados, principados y demás no eran sino una parte más de las posesiones de una determinada familia y cuya legitimidad para gobernar venía dada directamente por… Dios. Lo que naturalmente convertía a su representante en la Tierra en el hombre más poderoso del Planeta, al menos en lo referente a lo moral.

DosEspadasGelasioI

Representación de la “Doctrina de las Dos Espadas” (arriba) creada por el Papa Gelasio I (abajo)

Era la conocida como “Doctrina de las Dos Espadas”. El Papa posee la espada del poder espiritual, que da cuenta al “Tribunal Divino” de lo hecho por el portador de la espada del poder temporal, al que el propio sucesor de Pedro había otorgado su potestad para gobernar por imperativo del Todopoderoso y que tenía como titular a los emperadores, príncipes, reyes o incluso duques. De ahí que fuese tan importante para el por entonces Delfín de Francia, el futuro Carlos VII, que Juana de Arco lo reconociese entre un público en el que se mezcló. Dado que ella estaba supuestamente de su parte, por voluntad del Altísimo, necesitaba saber si ella era en realidad o no una enviada de Dios, puesto que si era verdad que recibía órdenes venidas de los Cielos, parece obvio que éstos le aclararían la identidad de su elegido para gobernar las tierras francesas.

Ello puede servirnos para comprender hasta qué punto era importante en la política de la época tener el favor Papal para ejecutar según qué políticas. Tal era así que colocar en Roma a un Papa favorable a un reino u otro, era una de las mayores prioridades de la política exterior de la época. De hecho, la excomunión de un soberano no implicaba sólo que su alma fuese directamente al Infierno tras su muerte, sino que todos sus adversarios políticos tenían el pretexto perfecto para aliarse entre sí y acabar con él, con la excusa de cumplir la voluntad divina. Y Francia sabía muy bien hasta qué punto podía ser vital.

Un siglo antes de los acontecimientos que narra este videojuego, un Sumo Pontífice francés, Clemente V, había dado el visto bueno a uno de los mayores crímenes contra la Iglesia jamás perpetrados como fue el de la persecución a los templarios por parte de Felipe IV de Francia, quien los acusó por las buenas de herejía y acabó con ellos por dos motivos de peso: Estaba sumamente endeudado con la Orden del Temple, y aspiraba a poseer todas las propiedades de que esta legendaria congregación de monjes-guerreros ostentaba en suelo galo.

EjecuciónDeLosTemplarios

Jacques de Molay, último maestre templario, antes de ser quemado vivo frente a Nôtre Dame acusado de herejía

Pero este obispo de Roma no sólo pasaría a la Historia por legitimar canónicamente con la mítica bula “Vox in excelso” lo que no era más que una simple villanía, sino que no quiso morir sin antes cambiar la situación geográfica de la Santa Sede, que de estar ubicada en Roma se colocaría en Avignon (Aviñón), por entonces perteneciente al reino de Nápoles pero con una sospechosa cercanía a las fronteras francesas que convertiría a sus seis sucesores, todos ellos de origen galo, en simples títeres del trono de su reino de origen.

Cuando Urbano VI, nacido en la Península Itálica, decide devolver el Papado a la antigua capital del Mundo, Francia reacciona inmediatamente y promueve una escisión en la Iglesia tomando como referencia el Cisma de Oriente, para que un puñado de cardenales decidan jurarle fidelidad a un nuevo representante de Dios en la Tierra que residiría al sur de sus fronteras. Este hecho, sería conocido como el Cisma de Occidente, en el cual el ya mencionado reino de Francia, Nápoles, Escocia y las Coronas de Castilla y Aragón, apoyarían al “antipapa” mientras el resto de Europa, entre los que se encontraban los más encarnizados adversarios de los gabachos como lo eran Inglaterra y el Sacro-Imperio Romano Germánico, obedecerían al Papa de Roma.

Naturalmente, en todo esto muy poco o nada tenía que ver la fe y la Guerra de los Cien Años sirvió para enfatizar todavía más esta disputa religiosa que se solucionaría oficial, pero no realmente, cuando Juana de Arco tenía tan solo cinco años y estaba a doce de ser “enviada por Dios” para derrotar a unos adversarios que le habían sido leales al Papa de Roma, poniéndose el Ser Supremo de parte de un territorio antaño fiel a Avignon. Toda una bomba de relojería que debía estallar de algún modo.

Jeanne escucha a Dios

Captura del videojuego en el que Juana de Arco escucha la voz de Dios ordenándole que libere Orleans

Cuando la doncella que nos ocupa entra en acción, los galos se encuentran en el peor momento de la Guerra de los Cien Años. Habían perdido casi la mitad de su suelo en beneficio de los ingleses, que incluso lograron capturar París, y del Estado Borgoñón, convertido en toda una potencia de la época y que consiguió hacerse con las partes que hoy vendrían a ocupar Bélgica y la actual región de Borgoña.

La campaña de Juana abre un camino entre las ciudades de Orleans y Reims, lo que significaba no sólo recuperar dos de los enclaves más importantes franceses, sino dividir en dos las zonas ocupadas por el invasor británico haciendo de este modo más sencilla la reconquista. Así, por un lado estaba la zona de la región de Champaña, cuya toma hubiese supuesto a su vez un duro revés para los borgoñones. Por otro, el norte de Francia y dentro de él, cómo no, su capital, París.

Es aquí donde los reveses que conducirán al final que todo el mundo conoce se acumulan para la líder militar. Los fracasos empiezan a sucederse y tras diversas campañas infructuosas, cae prisionera del Estado Borgoñón en la pequeña localidad de Compiègne. Una desgracia que hará que pase a manos inglesas que la condenarán a morir en la hoguera acusada de herejía cuando apenas contaba con 19 años.

CampañaJuanaDeArco

Representación de la ruptura en el frente del Norte lograda por Juana de Arco. Fuente: Wikimedia Commons

Era lógico acabar con ella de esa manera. Los británicos no podían permitirse el lujo de que un portavoz de Dios hubiese acaudillado tropas contra ellos y la acusación de comportamiento herético era la única posible para legitimar su posición. De este modo sus soldados no se habían enfrentado jamás al Altísimo, sino a un ser vil que había osado hablar en su nombre y, naturalmente, sus victorias quedarían completamente desmerecidas, y no costaría demasiado recuperar el terreno perdido, como posteriormente así fue.

No obstante, “La Doncella de Orleans” supone un punto de inflexión decisivo en la Guerra de los Cien Años y toda una inyección de moral para los galos, que dos décadas después de su ejecución, harían retroceder a sus invasores hasta la ciudad de Caen, en Normandía, para ser definitivamente expulsados de su territorio dos años más tarde. Aunque habría que esperan a la entronización del Papa Calixto III en 1455 para que la Iglesia se atreviese a revisar el proceso que la llevó a la muerte, para así limpiar su nombre.

No en vano, el Cisma de Occidente se encontraba todavía demasiado reciente y existía un miedo fundado a que emprender un proceso así pudiese suponer una provocación que llevase a una nueva escisión de la Iglesia, esta vez por el lado inglés. Aunque la renuncia definitiva de los monarcas anglosajones a territorios en esa parte de la Europa Continental llevará a que definitivamente se declarase nulo el juicio que la llevó a la hoguera, cuyos jueces fueron irónicamente condenados por herejes. Ya en el siglo XX, Juana sería declarada Santa de la Iglesia Católica y nombrada patrona de Francia.

Reconstruyendo el mito de Juana de Arco en su versión portátil más japonesa

Descrita ya la importancia histórica de Juana de Arco, nos encontramos preparados ya para abordar su videojuego, aunque serán dos, sin duda, los apartados más controvertidos en los que inicialmente nos fijaremos al ponernos a los mandos. El primero, que estamos ante un personaje histórico, con todo lo que ello conlleva en cuanto a ceñirse a unos esquemas narrativos predeterminados que no necesariamente pueden ser los mejores para desarrollar un guión. Y el segundo, que dicha trama es conocida universalmente por acabar en derrota y no sólo eso sino que además viene precedida de unas cuantas más, luego ¿su transformación en un videojuego sería digna de ser jugada? Aunque responder a esas preguntas sería adelantarnos demasiado.

Ciertamente la vida de la PSP no fue demasiado prolija en lo que a innovaciones de calidad se refiere. La inmensa mayoría de sus títulos fueron versiones recortadas de juegos para PS2 y los que no lo eran, encontraban también su origen en otras consolas. De hecho, la portátil de SONY terminaría pasando a la historia por ser un gadget portátil para reproducir material audiovisual y emuladores de todo tipo y condición, sin que apenas tuviese juegos realmente exclusivos.

A pesar de ello, su catálogo contó con dos joyas del calibre de Final Fantasy Tactics o Tactics Ogre, que si bien todos ellos eran obras maestras del género de la estrategia por turnos japonesa con toques de rol, no eran más que ports. El primero, de uno de los mejores CDs que vieron la luz en el territorio NTSC de PSX y el segundo, una joya de la SNES que tampoco fue editado en nuestro continente.

AnuncioJeanned'Arc

Instante del anuncio japonés de Jeanne d’Arc para PSP

En ese sentido, la consola permitió adquirir comercialmente en Europa muchos de los mejores exponentes del género que, de otra manera, hubiese sido imposible comprar en las tiendas españolas, si bien esto no suponía un problema demasiado acuciante debido a la irrupción del uso de la emulación y la inmensa popularización experimentada por Internet a partir del siglo XXI. Pero evidentemente faltaba cierta… personalidad propia en todos ellos.

Jeanne d’Arc fue el primer UMD para la PSP que fue capaz de inspirarme la sensación de innovación, de estar ante algo fresco, impactante. Tal vez no muy original, pero sí increíblemente atractivo. Un título que en resumen tal vez no justificaría por sí mismo la compra de la consola, pero que sí permitiría sacar pecho a sus usuarios merced a la fusión de fondos en 3D con personajes de diseño superdeformed y texturizados mediante la mágica técnica del Cel-Shaded que tantos y tan buenos momentos nos hizo pasar durante la década pasada. Algo realmente de agradecer si tenemos en cuenta que gran parte de los entornos que se pretenden recrear son tan sugerentes como los de la Francia del siglo XV.

De este modo, empezaremos nuestro periplo en la ciudad natal de Juana, Domrémy, para recorrer todos los lugares que la convirtieron en leyenda como la toma de Orleans, la coronación del Delfín en Reims o la infructuosa batalla de París. Escenarios todos ellos verdaderamente impactantes y que podremos disfrutar con dos cámaras, una próxima y otra lejana que podremos alternar mediante el botón “cuadrado”, a la vez que podemos modificar su inclinación y rotarla a placer con el uso del stick analógico.

WorldMapJeanne

World Map de Jeanne d’Arc con su personaje principal moviéndose entre localizaciones

Naturalmente, el estilo no será lineal y una vez tengamos acceso al World Map, podremos visitar mediante un menú las ciudades que se nos vayan desbloqueando y cuya visita puede ser obligatoria u opcional. Bien sea para visitar tiendas de avituallamiento para hacernos con objetos, habilidades o armas, o bien para enfrentarnos a batallas voluntarias, y bastante recomendables, con la intención de subir de nivel. Aunque pronto nos percataremos de que esta tarea no será tan sencilla como inicialmente pudiese parecer.

El juego pone a nuestra disposición hasta diecisiete luchadores diferentes cuyos roles se encuentran diferenciados esencialmente entre guerreros corrientes (espada, cuchillo, látigo) o therions especializados en el combate con hachas, a los que se les añaden arqueros, lanceros y magos. Aunque no todos ellos tienen el mismo peso en la historia ni resulta igualmente recomendable entrenarlos, dado que en realidad existen dos castas visceralmente diferenciadas: los portadores de brazaletes y los que no lo son.

Esencialmente, estos instrumentos mágicos poseen la capacidad de transformar a sus cinco elegidos, dotándolos de una armadura especial que puede utilizarse durante dos turnos. ¿Las consecuencias? Restitución completa de puntos de vitalidad, crecimiento general de todas las estadísticas, e incorporación de una superhabilidad que hará las veces de especial. No obstante, la auténtica cualidad a destacar de este modo será el llamado “GodSpeed”.

Holy Armor

Cuatro de las transformaciones en guerreros sagrados generadas por los brazaletes

Cuando nos transformemos y asestemos un golpe letal a nuestro adversario, se activará la mencionada característica del GodSpeed, haciendo que podamos volver a movernos desde la posición que hubiésemos atacado por última vez como si nada hubiese ocurrido y, lo que es más importante, en cualquier momento del turno pudiendo de esta manera alternar su uso con el de más guerreros. Así, podremos utilizar a uno de estos personajes para rematar a varios enemigos a la vez a lo que otros han debilitado, haciendo así que su experiencia suba con mucha más rapidez que la de los demás.

No tardaremos en darnos cuenta, por lo tanto, de que existe un tremendo desequilibrio entre los que poseen este artilugio mágico o los que no, ya que incluso conforme pase el guión, podremos incluso hacer que ejecuten esta maniobra hasta en dos o incluso tres ocasiones diferentes. Lo que teniendo en cuenta cómo es la dinámica del juego, supone en la práctica liquidar cualquier fase casi sin pestañear, siempre que tengamos al menos tres personajes con esta habilidad. Pero sería un error pensar que estamos ante un reto sencillo.

Dispondremos de un número limitado de turnos para poder acabar cada mapa, de modo que en el caso de no completar el objetivo de cada nivel antes de agotar el último de ellos, nos toparemos con la fatídica pantalla de Game Over. El problema es que gran parte de los desafíos ofrecen un máximo de doce de ellos, por lo que en muchas ocasiones la estrategia de la CPU será la de pararnos los pies con sus “tanques” bloqueándonos los caminos, mientras que los enemigos más esquivos y traicioneros, huirán sistemáticamente de nosotros haciéndonos perder el tiempo.

Escenario Jeanned'Arc01Escenario Jeanned'Arc02

Escenario Jeanned'Arc03Escenario Jeanned'Arc04

Cuatro de los escenarios del juego en su presentación inicial (clic para ampliar)

A ello se le añade que no podremos incorporar a todos los personajes que queramos al combate. Ciertamente en la última batalla podremos contar con nueve, pero lo habitual oscilará entre siete y cinco, lo que puede hacerse especialmente desesperante en los primeros niveles, donde en ocasiones nos encontraremos con un ejército rival en una clara superioridad numérica casi insalvable para unos principiantes, que nos obligará a ejecutar el tan denostado método del “granjeo” (batallas constantes y repetitivas para subir de nivel).

Pero sin duda, el gran atractivo de este juego lo encontramos en su tremenda variedad de retos, que irán mucho más allá que el de acabar con todos los enemigos de una pantalla. Tendremos que matar a un adversario concreto, alcanzar una barca que partirá cuando llegue un determinado turno, cruzar una frontera, huir por el hueco de unas murallas, escoltar, salvar a un compañero… Los desafíos se irán sucediendo y muchos de ellos terminan por asombrar ante su tremenda originalidad y su, oh sorpresa, tintes estratégicos.

En realidad, la mayor parte de estos juegos no tenían más sentido táctico que el de congregar a cuantos personajes fuesen posibles contra un enemigo y lincharlo. Es más, apuestas como Vandal Hearts II podían ser superadas hasta su mismísima batalla final, dejando a nuestro ejército en sus posiciones mientras esperamos que el enemigos avanzase o se desperdigase, para atacarlo únicamente al final. Sin embargo, la experiencia de juego que tendremos en Jeanne d’Arc con cada uno de nuestros guerreros será muy superior a la que podremos experimentar con cualquier otro de sus competidores.

Tutorial Jeanne d'Arc

Ejemplo de tutorial al comienzo de una batalla con novedades jugables

Un buen ejemplo de lo que digo lo encontraremos en que en ciertas fases, y por mucho que protejamos a según qué personajes especiales, bastará un simple “toque” para que éstos mueran, dando así al traste con toda la misión, lo que implicará que deshacerse de los arqueros que hacen las veces de francotiradores será vital, aunque no siempre será fácil llegar a ellos antes de que se nos acabe el tiempo. Sin embargo, experimentando con las habilidades de nuestros arqueros, podremos llegar a “Sky Dart”, un golpe que dispara una flecha al cielo que alcanza a cualquier adversario en el tablero, se encuentre donde se encuentre, lo que resuelve de un modo francamente divertido e inesperado semejante problema.

Pero eso sirve para ilustrar únicamente una milésima parte de sus posibilidades. Podremos atacar dos veces consecutivas, adelantarnos a un golpe rival o no dejar siquiera que éste se acerque, recuperar energía con cada turno, atacar a todo el escenario a la vez o incluso que todos los aliados adquieran de golpe vitalidad… Las posibilidades en esa dirección son casi infinitas y encuentran su origen en su particular sistema de alquimia, que nos permitirá fusionar en la boca de Cuisses diversas piedras para conseguir los más sorprendentes resultados, aunque no siempre estas mezclas serán todo lo buenas que sería deseable.

Cabe destacar pues que en las tiendas a las que ya hemos aludido, apenas encontraremos nada interesante. La mayor parte de estas rocas se las arrebataremos a los enemigos, los objetos más cotizados jamás se encontrarán en estos lugares, y ningún arma medianamente decente podrá ser comprada allí, lo que nos obligará a buscar los tesoros que se encuentran ocultos en las diferentes estancias. ¿El modo? Tan simple como colocarnos encima de la casilla donde está enterrado y que será señalizada por unas estrellas brillantes que aparecerán cuando nos encontremos relativamente cerca de su escondite.

BatallaFinalJeanne

Batalla final de Jeanne d’Arc contra el demonio Gilvaroth

Todo ello implica que nuestra libertad será mucho mayor que la que disfrutaremos en cualquier otro competidor. Pero ese libre albedrío deberemos desempeñarlo con todas las responsabilidades que ello implica. Y la más importante de las mismas será que nunca sabemos hasta qué punto podemos olvidarnos del desarrollo de ciertos guerreros en beneficio de otros. Tal es así que en muchos momentos se nos obligará a jugar con algunos luchadores que dormían el sueño de los justos en nuestro “almacén” y que de buenas a primeras tendremos que utilizar y velar como sea porque no acaben muertos, aunque sean considerablemente más débiles que el resto. Es decir, por si acaso conviene guardar un cierto equilibrio entre todos, y aunque es cierto que al acabar cada batalla, todos los luchadores, hayan intervenido en ella o no, obtienen experiencia, en la práctica la recibida de este modo será irrisoria, luego tendrán que combatir.

Incluso a riesgo de resultar cansino, he de insistir en que las sorpresas son constantes y rara vez serán positivas. En ocasiones nuestra heroína desaparecerá y será sustituida por alguien pensado para tener al menos veinte niveles menos que ella. En otras, una batalla aparentemente tranquila se torna un infierno cuando los enemigos empiecen a llamar refuerzos, mientras nosotros a duras penas somos capaces de mantener el tipo con cinco soldados. Aunque sin duda lo peor es la posibilidad de ser derrotados al estilo Fire Emblem. En otras palabras, basta con que uno de nuestros personajes muera para perder determinadas batallas, lo que se traduce en terminar por cargarse de medicinas y caminar en bloque hasta superar el nivel.

Por lo demás, podremos elegir la orientación a la que queremos que quede mirando nuestro personaje cuando haya llegado a la posición que le hayamos ordenado, tomando el estilo utilizado en Final Fantasy Tactics y en la saga “Ogre” para esas lides, aunque en la práctica esto no tendrá demasiada trascendencia, puesto, digan lo que digan, da igual si nos atacan de frente o por la espalda. Y la colocación tendrá importancia de cara únicamente a dos características como son, la defensa conjunta de la que disfrutará un personaje cuando se encuentre acompañado de otro, y las “Burning aura” que aparecerán en las casillas conforme vayamos golpeando a nuestros adversarios y que nos permitirán elevar la potencia de nuestro golpes, ya sea en calidad de ataque como de defensa, dado que en Jeanne d’Arc, el contraataque se produce siempre tanto en aliados como en enemigos.

BurningAuraJeanne

Marcel a punto de disparar su arco en una casilla con Burning Aura

Asimismo, cada vez que se incorpore un elemento nuevo al juego como puedan ser luchadores especiales, un tipo de estrategia a seguir en el campo de batalla, una innovación como pueda ser la alquimia o la forma de desplegar ciertos objetos en el tablero tales como puentes, se nos obsequiará con tutoriales en forma de ilustraciones. Un hecho en teoría bastante de agradecer, pero que carece de cualquier tipo de utilidad real, dado que en este tipo de juegos está más que demostrado que sólo el vídeo posee unas mínimas connotaciones didácticas.

Tampoco es que los hechizos se caractericen por su espectacularidad. La inmensa mayoría son pequeños ataques que reproducen con minúsculas e irrisorias animaciones lo que son poco más que simples “bolitas” que impactan sobre el cuerpo del oponente, aunque sin llegar en ese sentido a ninguno de los grandes del género. Un defecto que contrasta de un modo demasiado evidente con los ya señalados y más que espectaculares entornos gráficos, que en modo alguno merecen un acompañamiento tan soso y carente de chispa como los ya señalados.

Por contra, el plato fuerte del UMD lo encontramos en sus espectaculares secuencias de animación cortesía del Studio 4ºC y que se caracterizan no sólo por la complejidad de la mayor parte de los planos y de las CGs utilizadas, sino por la enorme calidad de los planos empleados, llenos de matices, expresiones milimétricamente estudiadas y momentos particularmente vibrantes, como pueda ser la intro, o la coronación del Delfín. Algo que, en definitiva, confieso que me dejó con ciertas ganas de que existiese un anime completo basado en la vida de esta heroína francesa y que, como buen deseo, espero que algún día se haga realidad.

AtaqueJeanned'Arc01AtaqueJeanned'Arc02

AtaqueJeanned'Arc03AtaqueJeanned'Arc04

Algunos de los ataques más espectaculares de Jeanne d’Arc (clic para ampliar)

La banda sonora… floja y del montón, compuesta por Takeshi Inoue en la que fue su opera prima, pasará completamente desapercibida en beneficio de su sorprendente doblaje al inglés americano, para el cual SCE Santa Mónica barajó la posibilidad de utilizar dobladores franceses, aunque finalmente se decantó por utilizar a estadounidenses a los que entrenaron para hablar con el acento propio del norte de Francia.

Pero ¿estamos ante un juego divertido? Claramente sí. De hecho y pese a la desesperante dificultad que encierran algunas de las misiones, confieso haberme enganchado con él y no haber podido parar hasta completar sus aproximadamente treinta horas de juego, que contienen 39 batallas obligatorias a las que se les añaden misiones opcionales, coliseos, recorridos secretos e incluso caminos opcionales a recorrer que nos permitirán incluso conocer de primera mano a los elfos franceses. Todo ello sin contar con algún que otro giro en el guión, como el que explica la racha de derrotas de Juana de Arco, que denota un claro esfuerzo por parte de los guionistas para hacer su desarrollo interesante, a pesar de que la historia termina por decaer en sus últimos compases volviéndose un tanto absurda, improvisada y hasta me atrevería a decir que… desaprovechada.

De cualquier modo, el margen de maniobra a la hora de crear era escaso con una temática como la elegido, y dentro del mismo el resultado conseguido por el estudio es francamente bueno, pero en ningún caso magistral por pequeños pero terribles defectos que pesan como una losa sobre el resultado final. Es como una de las reliquias que llevan los vendedores a la tienda “Pawn Stars” (Conocida en España por el programa “La casa de empeños” o “El precio de la Historia” en América) creyendo que vale miles de dólares para que poco después aparezca Rick Harrison, descubra dos o tres imperfecciones de las que nadie salvo él se hubiese percatado y que hacen que la pieza pase de valer una fortuna a costar un par de cientos dólares. Por ello, estamos ante un juego maravilloso al que simplemente le fallan un número irrisorio de detalles casi nimios, pero que hacen que deje de ser una obra maestra para convertirse en algo relativamente bueno que no pasa de… aceptable.

Conclusión

No cabe duda de que una de las grandes sorpresas de la Sexta Generación de consolas fue Level-5. Por ello, cuando aparecieron las primeras noticias sobre este Jeanne d’Arc para PSP, la expectación en torno a él fue máxima. Existía una enorme ansiedad por comprobar hasta dónde sería capaz de llevar técnicamente a la portátil de SONY y hasta qué punto podría competir en un género que le era completamente desconocido hasta ese momento como el de los Battle-RPG. Una desventaja a la que se le añadía la dificultad de poseer como trasfondo de su proyecto, uno de los episodios medievales más célebres de la historia.

El resultado fue un juego que reinventaba la leyenda de la patrona de Francia para llevarla a un mundo más cercano al del manga y cuyo desarrollo fuese más coherente con la mecánica de un videojuego. Para ello destaparon en tarro de las esencias y volcaron su contenido en un UMD lleno de batallas épicas, desafíos imposibles y no pocos momentos de frustración, que atrapan de modo irremediable al jugador a lo largo de más de treinta horas de juego aderezadas con alguna de las mejores secuencias de animación jamás vistas en una handheld o consola en general.

Se trata pues de uno de los pocos juegos exclusivos de la PSP que merecen realmente ser jugados, no sólo por la variedad de su planteamiento, sino por la exquisitez de algunos detalles técnicos como los escenarios y la calidad de sus vídeos. Virtudes que sin embargo contrastan con ciertos errores garrafales como es la simplicidad de ciertos ataques, su nulo apartado musical y, muy en especial, el desarrollo de su guión en torno al final. Fallos que, en resumen, hacen de este título interesante por su planteamiento y vital para cualquier colección de la portátil de SONY pero que se queda un tanto corto en relación al conjunto de juegos del género donde Tactics Ogre, Final Fantasy Tactis y Vandal Hearts siguen y seguirán durante muchos años siendo sus reyes absolutos.

Jeanne Fin

NOTA: 7

Galería de Imágenes de Animación

Galería de Imágenes del Videojuego

Un comentario el “Jeanne d’Arc, la incursión Steampunk de Level-5 en PSP

  1. I played Jeanne d’Arc some years ago, but I left the game because the save system. I saved before a battle that I couldn’t win and all my efforts were in vain. I couldn’t farm and I was defeated many times. If I want to win, I must reset all the game and begin in the very begining. It was a pity.

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s