Kill la Kill, destruyendo la tiranía de la moda de la mano de Trigger

Kill la Kill

Esta “Hoja-Tijera” se la dejó la persona que asesinó a mi padre, y ahora vas a decirme a quién le pertenece, Satsuki Kiryuin. – Dices que te llamas Ryuko Matoi. – Por supuesto. – ¡Eres la hija de Isshin Matoi! – Maldita, así que conoces a mi padre.Ya has perdido demasiada sangre Ryuko. – ¿No es eso lo que querías desgraciado? – A este paso te desmayarás en cinco minutos. – No lo digas tan tranquilo. ¡Volveremos a vernos Satsuki!

Era una obviedad. Empezar el año con un análisis de TTGL no podía tener más explicación que la de contextualizar una inminente review de esta serie que prácticamente desde sus inicios se había convertido en la gran referencia del género durante el último medio año. Pero lógicamente, era necesario que finalizase su emisión para poder emitir de este modo una opinión fundada sobre ella, aunque para tal fin fuese necesario esperar un tiempo que, en cierta manera, me ha obligado a tener la bitácora relativamente poco actualizada.

He de reconocer que estos días han sido para mí muy difíciles por varias razones que no vienen al caso. Trabajo, exámenes, prácticas y algún que otro sinsabor personal me han tenido un tanto alejado tanto de Internet como de las ganas de escribir. No obstante, a costa de hacer de tripas corazón y de ir economizando ratos libres y de robarle, para qué engañarnos, alguna que otra hora al sueño, he conseguido acabarla para hoy coincidiendo con el fin de su emisión en Japón.

De este modo y con esta entrada, nos metemos de lleno en el panorama de las novedades recientes de esta temporada relacionadas con la animación japonesa tras un periodo un tanto aleatorio en cuanto a las actualizaciones, que se han caracterizado por una cierta preferencia en cuanto a los videojuegos que, así, pasarán a un plano más secundario hasta la llegada del verano, para ser de nuevo el manganime la principal referencia temática de este blog. Pero dejémenos de soliloquios y procedamos a desmenuzar el producto que por fin tenemos entre manos.

Ficha Técnica

Kill la Kill (キルラキル) es una serie de televisión de 24 episodios de duración perteneciente a los géneros de Fantasía, Ciencia Ficción y Vida Escolar basada en un guión original de Kazuki Nakashima y dirigida en 2013 por Hiroyuki Imaishi para el estudio Trigger. Es también un manga dibujado por Ryo Akizuki, publicado en la revista Young Ace y editado por Kadokawa Shoten del que hasta el momento se han recopilado dos volúmenes.

Argumento

Desde hace años, la Academia Honnouji se encuentra regida por un férreo sistema social de castas definido por la posesión de los trajes Goku que, en función de las estrellas cuyo rango identifican, otorgan poderes sobrenaturales a sus portadores. Por ello la obtención de una de estas prendas es el principal objeto de deseo de los estudiantes, que se juegan su vida e integridad física por hacerse con uno de estos modelos, bien por los medios legales, bien por los delictivos, aunque muy importante es el obstáculo que deben sortear en el caso de optar por esa opción…

Se trata del Gobierno de la escuela. Un ejecutivo caracterizado por el puño de hierro de Satsuki Kiryuin, una guerrero modélica especializada en el uso de la katana que, con la ayuda de “Los Cuatro de Élite”, han impuesto un férreo régimen disciplinario en el que los alumnos son verdaderos autómatas y cualquier disidencia es inmediatamente reprimida ante un estudiantado que se debate entre el miedo y la admiración ante tan poderosos adversarios. Aunque ninguno de ellos podía prever los graves sucesos que estaban a punto de ocurrir.

Una joven llamada Ryuko Matoi es transferida al centro e inmediatamente desafía la autoridad reinante en él, por lo que rápidamente se verá envuelta en toda clase de enfrentamientos con los luchadores más fuertes de la institución, que serán una y otra vez vencidos por la novata merced a sus dos armas: su “Hoja Tijera” y su traje “Senketsu”. Aunque no es la mera rebeldía lo que la lleva a combatir sino su sed de venganza. Una vendetta que le obsesiona pero que para ser consumada necesita obtener un simple dato: el nombre del asesino de un padre al que vio morir en sus brazos y al que Satsuki, sorprendentemente, parece conocer bien.

Openings

  1. Sirius“, compuesta por Ryosuke Shigenaga e interpretada Eir Aoi
  2. Ambiguous“, compuesta por Toku e interpretada por GARNiDELiA

Endings

  1. Gomen ne, Ii ko ja Irarenai”, compuesta e interpretada por Miku Sawai
  2. Shinsekai Koukyougaku”, compuesta e interpretada por Sayonara Ponytail

Personajes

RyukoKlKRyuko Matoi:Protagonista de Kill la Kill, esta joven de 17 años vio morir en sus brazos a su padre, Isshin Matoi, quien, poco antes de fallecer, le confió la llamada “Hoja-Tijera”; la mitad del misterioso arma creada y blandida por él cuya otra parte le fue arrebatada por su asesino, que desapareció poco antes de su llegada de la escena del crimen. Con la intención de averiguar su identidad, arregla los trámites oportunos para ser transferida a la Academia Honnouji donde espera encontrar pistas sobre su paradero, aunque para ello tendrá que derrotar primero a la mejor guerrero de la institución, Satsuki, y sus Cuatro Guerreros de Élite.

SatsukiKlKSatsuki Kiryuin: Rival por excelencia de Ryuko, esta muchacha de 18 años fue educada desde muy joven en la más férrea y dura de las disciplinas de combate para que desarrollase un impactante y casi milagroso uso de su katana, apodada por amigos y enemigos como Bakuzan. Aunque no sólo su cuerpo sino también su mente ha sido entrenada para poder superar pruebas como la de mantener su castidad.; una virtud que parece imprescindible para vestir su traje divino conocido como Junketsu, cuyas ya de por sí extraordinarias habilidades potencia hasta límites sobrehumanos. Con ella en las manos, mira con desprecio desde las alturas a los demás compañeros de la Honnouji, a los que trata con soberbia y brusquedad. A pesar de este factor, todos ellos sienten una profunda admiración por ella, a la que tienen como un ejemplo de fortaleza y como todo un modelo a seguir. Aunque tras su rostro serio y mirada imperturbable se esconde un oscuro secreto que la atormenta: vio a su hermana pequeña ser sacrificada por su propia madre.

MakoKlKMako Mankanshoku: Hija de un médico clandestino que ejerce como tal en el mercado negro, Mako es la primera y única amistad que entabla Ryuko al llegar a la academia. De hecho, su afinidad es tal que llegará incluso a acogerla en su casa, algo que motivará que sus padres se encarguen de cuidar de ella como si se tratase de una hija más. Su carácter es histriónico en sus apariciones, es tan mala estudiante como pésima jugadora de tennis y tiene una enorme facilidad para quedarse dormida allá donde se lo proponga. Aunque todos estos defectos los compensa con su lealtad a la protagonista y con su posterior posesión de un traje Goku de dos estrellas.

SenketsuSenketsu: Diseñado por Isshin Makoi y destinado desde un principio para Ryuko, este traje de marinera adora dos cosas: el calor de la plancha y el carácter de su dueña. Se trata de un uniforme diseñado a partir de fibras vivas, con lo que se podría decir que se trata de la única ropa capaz de competir en condiciones contra Junketsu con el que comparte el mismo mecanismo: dota de poderes sobrehumanos a su portadora a cambio de su sangre, lo que limita su tiempo de acción a unos pocos minutos. Aunque sus habilidades irán mucho más allá de estas características siendo capaz de modificar su forma en función del adversario con el que se mida o incluso de hacer volar a su dueña.

Ira GamagooriIra Gamagoori: Primero y mayor de los Cuatro de Élite de la Academia Honnouji, con veinte años es el encargado de presidir el comité disciplinario de la institución, así como el máximo responsable de la seguridad y buen comportamiento de sus estudiantes. Conoció a Satsuki cuando era un alumno de secundaria y, a pesar de ser menor que él, juró guardarle fidelidad, algo a pesar del celo con el que guarda este compromiso se le considera el menos capacitado de sus hombres fuertes. Su uniforme es el Shackle Regalia, especializado en ataques de corte masoquista, aunque posee una evolución que le permite utilizar simultáneamente varios látigos.

Houka InumutaHouka Inumuta: Segundo empezando por la cola de los Cuatro de Élite, este joven era un hacker de élite que tras ser sorprendido en uno de sus ataques a una base de datos, fue redimido por Satsuki e incorporado a su disciplina, otorgándosele de ese modo un traje Goku de tres estrellas. Convertido ya en un defensor del orden, se le considera el responsable del Comité de Datos y de Estrategia de la institución, por lo que siempre aparece en compañía de su inseparable ordenador portátil. Su uniforme de combate es el Probe Regalia con el que su capacidad para calcular movimientos y trayectorias se multiplica hasta límites insospechados. No obstante, su gran defecto consiste en que su afán por obtener datos es tal que se rinde con facilidad en el momento en el que el combate se vuelve en su contra, ya que siendo derrotado los perdería.

NononNonon Jakuzure: Única componente femenina de los Cuatro de Élite así como su segundo guerrero más fuerte, esta mujer conoce a Satsuki desde el Jardín de Infancia, lo que la convierte en su seguidora más fiel y veterana a pesar de su juventud y de su pequeño tamaño. Está al frente de los clubs destinados a actividades no atléticas, aunque su verdadera pasión es la de ser una Majorette. De hecho, su uniforme de combate es el Symphony Regalia cuyo poder consiste en transformarse en un equipo de música que interpreta temas clásicos como los de la ópera “Guillermo Tell” al son de los cuales desfilan sus chicas. Aunque en realidad emite a través de estas sintonías ondas sonoras letales y puede incluso convertirse en una aeronave de combate.

Uzu SanageyamaUzu Sanageyama: Maestro en el arte del kendo, y derrotado por Satsuki cuando era un niño pandillero a la par que arrogante y prepotente, fue el último de los luchadores en incorporarse al grupo de los Cuatro de Élite, lo que no fue un obstáculo para que a su vez se convirtiese en su guerrero más letal y temible. Ya al frente de los clubs atléticos de la academia, y tras las sucesivas derrotas sufridas por sus subordinados a manos de Ryuko, se enfrentará a ella haciendo uso de su Blade Regalia, que se confería a su vista la posibilidad de adelantarse a los movimientos enemigos. Sin embargo, tras ser derrotado por la portadora de Senketsu, decidirá sellar sus ojos para potenciar el resto de sus sentidos, lo que hará que consiga finalmente derrotarla.

Aikuro MikisugiAikuro Mikisugi: Profesor de Ryuko, este hombre posee una doble personalidad. Una es la de un docente serio y formal. La otra, la de un crápula que intenta seducir a sus alumnas con claras tendencias exhibicionistas. A pesar de su declarado interés por acostarse con Matoi, no dudará en ayudarla en los primeros compases de la serie para mejorar su compatibilidad con Senketsu y para no perder el control sobre sí misma en los combates. Poco después le revelará a su discípula la existencia de la organización “Nudist Beach” junto a la cual combatirá a la academia, aunque ésta inicialmente pensará que se trata de una invención suya debido a la ridiculez de tan estrafalario nombre.

Tsumugu KinagaseTsumugu Kinagase: Antiguo compañero y amigo de Aikuro, su vida dio un giro de 180 grados el día en el que su hermana falleció como consecuencia de unos experimentos con fibras vivas a los que fue sometida. Desde esa fecha dedica su existencia a combatir los uniformes Goku, lo que le llevará a enfrentarse con Ryuko, a la que pretende desposeer de su Senketsu considerando que es un peligro para ella, aunque termina por desistir de su empeño cuando comprueba que éste es en verdad un fiel aliado que la protege y cuida. Combate con una grapadora especial que dispara agujas y se caracteriza por dirigirse a sus enemigos aclarándoles siempre que “sólo les dirá dos cosas” antes de aplastarlos en combate.

Nui HarimeNui Harime: Costurera de la familia Kiryuin y con una psicología marcadamente yandere, esta mujer nació de un útero especial que sirvió para que su cuerpo estuviese íntegramente compuesto por fibras vivas, lo que le garantiza inmunidad a la mayor parte de los ataques posibles en combate así como una instantánea capacidad de regeneración para su cuerpo. Su aspecto inocente esconde a un temible guerrero en su interior capaz de derrotar a Uzu sin apenas pestañear con un solo movimiento o de torturar a sus subordinados por el simple placer de hacerlo. Sin embargo son dos los enigmas que giran en torno a ella que son, el cómo perdió su ojo sin que éste renazca y el porqué blande la otra parte de la “Hoja Tijera” que complementa a la de Ryuko.

Ragyo KiryuinRagyo Kiryuin: Inicialmente identificada como madre de Satsuki esta pérfida mujer, que dirige la Corporación Revocs, fue capaz de sacrificar a su hija menor, a la que ni siquiera le puso un nombre, cuando descubrió que su cuerpo era incompatible con sus grotescos experimentos con las fibras vivas. Desde ese día se ha volcado aparentemente en la educación de la mayor, aunque la realidad es que tras esta fachada se esconde una fémina diabólica que abusa sexualmente de su sucesora y la humilla constantemente. Aunque pronto se descubrirá que estas maldades perpetradas mediante formas amaneradas y acompañadas de un extraño arco iris que la rodea, serán una nimiedad en comparación con los planes que tiene para el futuro de la Humanidad.

Análisis

Una de las grandes novedades que puso sobre la mesa el fenómeno Shingeki no Kyojin es la del punto de inflexión que 2013 supuso para la historia de la animación japonesa… El año en el que los grandes estudios de animación, presos de la autocomplacencia y con claros síntomas de agotamiento, dieron el relevo a toda una nueva hornada de compañías aparentemente inexpertas, pero que sorprendentemente alcanzaron el mayor de los éxitos con sus primeras obras, gozando además de un claro apoyo financiero por parte de las productoras más importantes.

Partiendo de este contexto, hasta la salida de Kill la Kill, hablar de un estudio como Trigger era referirse a una empresa simplemente desconocida para el gran público a pesar de sus más de dos años de malograda actividad. Sus apuestas habían pasado por el mercado sin pena ni gloria por el mercado nipón hasta que la llegada de este anime cambiase el rumbo de su destino. Tal es así que puede decirse sin temor a mentir que este título se convirtió en el mayor fenómeno de masas producido en el Imperio del Sol Naciente desde SnK, convirtiendo a sus dos protagonistas, Ryuko y Satsuki, en las referencias más importantes de la cultura otaku en el presente curso.

Tal circunstancia hacía imprescindible para este blog dedicarle una entrada para analizar sus pormenores y comprobar in situ si el mito generado en el seno de los diferentes foros y redes sociales era o no acorde a la realidad de la obra; máxime teniendo en cuenta que buena culpa de tan espectacular acogida la tenía un apellido, el de Imaishi; nada menos que la cabeza pensante aquel alocado proyecto llamado Tengen Toppa Gurren Lagann con todo lo que esas cuatro palabras llevaban asociadas. Aunque antes de meternos de lleno con la calidad de su proyecto, intentemos aclarar cómo y porqué un hombre en la cúspide de su carrera profesional, optó por empezar de nuevo desde cero.

Los difíciles comienzos de Trigger

Como ya dijimos al analizar TTGL, desde la apoteosis del fenómeno Neon Genesis Evangelion, Gainax acometió toda clase de proyectos descabellados que terminaron por llevar al estudio a una crisis salvaje en la que se mantuvo durante cerca de una década apartado de cualquier lugar de relevancia en el mercado de la animación nipona. Por ello, cuando este peculiar anime de mechas fue estrenado, muchos fueron los que pensaron que la factoría que dio vida a Fushigi no Umi no Nadia había encontrado no sólo una nueva franquicia estrella con la que recuperar su antigua posición de poder, sino a un sucesor para Hideaki Anno con el que comenzaría una nueva edad de oro para la empresa. Sin embargo, las cosas evolucionaron de un modo muy diferente al que habían pronosticado tan optimistas previsiones.

Hiroyuki Imaishi, padre de este peculiar fenómeno, no parecía sentirse cómodo y aunque el mencionado Gainax produjo su siguiente obra, Panty & Stocking with Garterbelt, ésta vio la luz tres años después de su éxito original y para colmo supuso un enorme varapalo de crítica y público que lo llevó definitivamente a abandonar este estudio para fundar el suyo. Por ello, tras su colaboración con Orbet en el OVA de Black Rock Shooter, el proyecto Trigger se convirtió en una realidad en agosto de 2011, cuando el antiguo socio de éste en Gurren Lagann, Masahiko Ohtsuka, decidió acompañarlo en esta aventura empresarial. No obstante, habría que esperar otros dos años más hasta ver los frutos de esta colaboración.

Los proyectos de esta nueva factoría no se hicieron esperar, aunque como es lógico, fueron un tanto humildes y decepcionantes. Su primer trabajo les llegó de la mano de A-1 Pictures, cuando éste les encargó la producción del decimoséptimo episodio de la adaptación a la pequeña pantalla que perpetraron en 2011 de la franquicia THE IDOLM@STER. Un comienzo al que le siguió un segundo pedido procedente en esta ocasión de la compañía de videojuegos Eolith, para cuyo, Project X Zone (programado para la Nintendo 3DS) elaboraron su secuencia de introducción.

PersonajesEstudioKLK

Mosaico con el estudio de cuatro personajes de Kill la Kill

Tendría que pasar casi año y medio para que merced a la ayuda de CoMix Wave, el estudio de Makoto Shinkai, Trigger pudiese lanzar por fin su primera serie, Inferno Cop, aunque su peculiar formato de episodios cortos y su estética demasiado occidental, condenaron al fracaso a esta nueva apuesta que ponía así cada vez más en entredicho lo acertado de la idea de independizarse de Gainax por parte del tandem Imaishi-Ohtsuka.

Necesitaban darse a conocer y fue con esa filosofía con la que editaron el corto de animación Little Witch Academia, del que hablaremos por separado en el futuro aunque sí adelantaremos un detalle. Este proyecto fue efectivamente estrenado en cines, pero casi a la par fue subido a Youtube con subtítulos en inglés gozando, de un modo casi inédito en Japón, del consentimiento de sus autores. Una estrategia que convirtió el lanzamiento en un fenómeno viral y que puso por fin a Trigger en el mapa, pero faltaba un impulso final y éste les vendría mediante la carta más importante que se guardaban bajo la manga: la de recordar su éxito como autores de TTGL y prometer una digna sucesora de la misma para la pequeña pantalla, como finalmente hicieron.

La noticia se extendió como la pólvora a comienzos de mayo de 2013 aunque databa de mucho antes. El presidente del estudio Trigger se había vuelto a hacer con los servicios de Sushio, diseñador de personajes como Simón, Kamina o Yoko, y juntos iban a ponerse manos a la obra para sacar adelante un proyecto cuyo nombre estaba todavía por concretar, pero en el que la todopoderosa productora Aniplex iba a poner el dinero. Un anuncio excepcional al que casi inmediatamente siguió otro que aseguraba que esta última se había encargado de registrar el dominio “kill-la-kill.jp”, lo que disparó al máximo la expectación y los rumores en torno a ella, máxime cuando en sus dos anuncios promocionales estrenados en mayo, se haría especial hincapié en dos palabras “Gurren Lagann”. Una táctica que cosechó un éxito inmediato que se tradujo en que dicha serie se encontraba ya licenciada en territorios de habla inglesa antes incluso de su estreno en el Imperio del Sol Naciente. Pero, ¿justificaba la calidad del producto final tan prematura y casi delirante buena acogida?

Una épica lucha en pro de la desnudez

La primera toma de contacto con KlK sugiere la sensación de estar ante un perfecto caos. En un principio pensaremos que nos encontramos ante una escuela en la que parece imperar un régimen de corte fascista a la que una heroína parece poner a prueba. De hecho, la primera frase que escucharemos será la del profesor Aikuro disertando en una de sus clases sobre dicho movimiento del siglo XX, a la par que se desarrolla ante nuestros ojos un brutal acto de represión a un estudiante por querer robar uno de los uniformes destinados a la élite y que, como no podría ser de otra manera, termina defenestrado y humillado públicamente.

En medio de ese clima de disciplina a ultranza y de castigos desproporcionados, emerge la figura de Ryuko, que con el trasfondo de averiguar la autoría del asesinato de su padre, desafía a la oligarquía escolar enfrentándose a ella en su propio terreno e intentando derrotar a la altiva y todopoderosa Satsuki para sonsacarle todo lo que sepa sobre el espantoso crimen que no pudo evitar. ¿Estamos por lo tanto ante la historia de una venganza al estilo de Shenmue? ¿O más bien se trata de una especie de versión oriental de V de Vendetta con pretensiones menores y circunscritas a un entorno escolar?

Ciertamente, las intenciones iniciales de Imashi podrían ir más bien encaminadas en esa segunda dirección. De hecho, el director reconoció que el extraño nombre de Kill la Kill provenía de una inusual combinación fonética. Los japoneses adaptaron el vocablo anglosajón “fashion” para referirse a la “moda”, aunque su particular manera de pronunciar el inglés hacía que su sonido vocal “fasshon” fuese casi idéntico al de su manera de referirse al Fascismo (ファッショ) que para ellos es “fassho”.

Pantallas Partidas Kill la Kill

El uso de la pantalla partida para mostrar la mayor cantidad de primeros planos volverá a ser uno de los recursos estrella

El algoritmo filológico continuaba y la conclusión del mismo excede con creces las pretensiones de la presente entrada, aunque sí matizaré que en él se incluían paralelismos entre el seifuku (uniforme de marinera de las escolares niponas) y la palabra japonesa para definir una “conquista” ( 征服). Es por tanto evidente que el autor quiso establecer un claro paralelismo entre el método fascista de control mental para las masas y la ropa que éstas llevan, ejemplo de una igualdad y sumisión tal vez desaconsejables para una sociedad ideológicamente sana.

Efectivamente certero es por lo tanto el arriesgado movimiento del guionista. Los ambientes propios de los institutos y escuelas de carácter privado suelen regirse en Europa por unos principios muy similares. La ropa y el calzado de marca son un claro elemento de diferenciación que crea castas y distingue a los alumnos populares de aquéllos destinados a la marginación, aunque KlK va un paso más allá al crear todo un sistema estamentario en el que la movilidad entre las diferentes clases es reducida de cara a ascender y la élite mira con desprecio a la plebe.

En ese contexto, la idea de que Ryuko sea la dueña de Senketsu implica una filosofía que va mucho más allá de lo aparente; cuando este uniforme adquiere su forma de “ropa divina” deja al descubierto la mayor parte del cuerpo de su portadora, lo que supone para ésta no sólo una liberación del poder comprehensivo sobre el alma que ejercen las vestimentas sobre sus compañeros, sino también una clara rebelión en relación a lo que en realidad representan y que en un futuro se aclarará. Una explicación compleja y bastante convincente para tan insinuante peculiaridad que, sin embargo, no consigue ocultar la dolorosa realidad.

CoñaKilllaKill

Las bromas sobre el uso de la ropa serán constantes como ésta de Mako con  Senketsu

Cuando cualquiera de las dos protagonistas entran en combate, sus respectivos uniformes dejan al aire la práctica totalidad de sus zonas erógenas, siendo particularmente llamativos detalles tales como la cortedad de su ropa interior que deja al descubierto partes tan pudendas como sus nalgas, la mayor parte de la fisionomía de sus glándulas mamarias de las que se muestra su parte más morbosa (la de abajo) y a duras penas da para tapar su sexo. Aunque pronto comprobaremos que tan sugerentes fotogramas no afectan únicamente al par de luchadoras.

La acumulación de desnudos, semidesnudos y poses forzadas procedentes de todas las féminas con la clara intención de excitar al espectador pueden inicialmente resultar divertidas, pero a la larga terminan por revelarse como aburridas, innecesarias, especialmente cansinas y, por qué no decirlo, ridículas. No es una manera de hablar que no existe una excusa lo suficientemente absurda como para desposeer de sus ropajes a las féminas, haciendo que el Fanservice sea uno de los elementos más importantes de su guión que, de esta manera, queda irremediablemente herido, mas no de muerte, puesto que éste es probablemente el menor de sus males.

En honor a la verdad, esta consabida obsesión por mostrar atributos humanos no afectará únicamente a las mujeres. De hecho, puedo decir sin temor a equivocarme que es el anime que en mayor número de ocasiones he visto desposeer a los hombres de sus uniformes dejando al descubierto toda un anatomía con la única excepción lógica del miembro viril, que será ocultado en la pantalla utilizando simples superposiciones con los muslos o destellos de luces rosas en el caso de Aikuro, que pasará de ser la más evidente encarnación de Kamina, a transformarse en el personaje más grimoso de cuantas series de animación he soportado a lo largo de mi vida.

Hyo Imawano y Satsuki

Hyo Imawano de Rival Schools (Izquierda) y Satsuki (Derecha)

Por lo tanto. ¿Ante qué estamos exactamente? A los dos episodios las reflexiones politológicas desaparecen para dar paso al simple enfrentamiento entre clubs de estudiantes, delegados y, cómo no, alguna que otra academia rival. Algo que unido a la sempiterna pose de Satsuki (mirando desde las alturas con desprecio a sus subordinados, cual líder suprema de un movimiento cuyas connotaciones son próximas a las del nazismo, mientras blande un sable) recuerda sospechosamente al enemigo a batir de un videojuego de lucha, pero concebido con una clara vocación de serie de animación: Rival Schools: United by fate.

Aquel mítico arcade de Capcom programado en 1997 y magistralmente convertido para PSX un año más tarde nos ponía en la piel de Batsu Ichimonji, un joven estudiante también transferido (¡Oh, casualidad!) al instituto Taiyo que ve cómo poco después de llegar al centro, unos misteriosos personajes secuestran a su madre. Este desagradable suceso hará que evidentemente se vuelque en su rescate ayudado por dos de sus amigos, Hinata y Kyosuke. Aunque la única forma real de librar de su cautiverio a su progenitora es la de derrotar al malvado director Raizo Imawano, un ser sin escrúpulos que parece tener una relación con él que va más allá de la simple jerárquica.

Expuesto lo anterior, los paralelismos en relación al planteamiento de ambos títulos es simplemente escalofriante, no sólo por las análogas posiciones de sus respectivos protagonistas sino incluso en la de sus aparentes antagonistas. El ya mencionado Raizo y Satsuki tienen una pose idéntica a la hora de pasar revista a sus subordinados asemejándose el uno a una imagen especular del otro y pareciéndose tanto en la obsesión con sus padres, como en su afinidad con sus archienemigos a derrotar, diferenciándose únicamente en el sexo de todos los implicados (masculino en el caso del videojuego y femenino en el del anime).

Humor Kill la Kill

Mosaico con cuatro ejemplo de los gags más recurrentes de Kill la Kill

Aclarado pues que existen serias sospechas de plagio respecto a la trama de Rival Schools, este defecto, pese a su gravedad, podría ser subsanable si la posterior evolución del guión se alejase de este planteamiento inicial para transcurrir por su propio camino y si los recursos narrativos fuesen lo suficientemente elaborados y convincentes como para hacernos olvidar tan amarga impresión inicial. Algo que efectivamente sucede aunque tal vez de un modo bastante más inesperado y no tan recomendable como en un primer momento podría parecer.

En sus primeros compases, KlK se descubre como una serie con generosos y muy recurrentes toques de humor cuyos gags se encuentran basados en dos recursos cíclicos: La ingenuidad y el carácter tan afable como patoso e histriónico de Mako, y la relación de amor-odio existente entre Ryuko y Senketsu, un uniforme dotado de una abrumadora personalidad y cuya particular manera de ser hará que él y su portadora lleguen a protagonizar diálogos que, salvando las distancias, traerán en no pocas ocasiones a nuestra memoria el recuerdo de las aventuras de Hiroshi y de su inseparable Raponchi en la ya olvidada Dokonjo Gaeru… Un nuevo encontronazo que vuelve a evidenciar un segundo guiño a una serie clásica que juega en contra del producto que tenemos entre manos y su supuesta originalidad, que capítulo a capítulo queda más en entredicho.

Ciertamente, es difícil innovar en lo referente a los recursos para hacer reír en un contexto tan globalizado como el actual. en el que cada nueva idea se convierte en un fenómeno global en apenas unos instantes. Pero en honor a la verdad, la inmensa mayoría de los momentos de humor responden a tres tipos de recursos: el de las apariciones grandilocuentes de los personajes, las expresiones faciales rimbombantes y, por supuesto, el uso del Slapstick (golpes propinados de un modo que intenta ser hilarante).

PeleasKillLaKill

Ryuko y Satsuki protagonizarán peleas espectaculares hasta el final del capitulario, con no pocas dosis de sangre

La consecuencia de lo anterior es clara. Aunque los primeros capítulos puedan resultar divertidos, el ritmo no se mantiene y la capacidad para hacer reír irá en detrimento hasta ser casi imposible esbozar una sonrisa con algo que no sea la voz de Nonon (a cargo de Mayumi Shintani, la Angel de The King of Fighters 2002). Sin embargo, este último factor no es sólo achacable a la redundancia en los recursos de las composiciones sino también en la propia evolución del guión, que irá progresivamente transformándose en una serie de acción en la que las luchas acabarán por poseer un papel primordial y el gore terminará por hacer un sempiterno acto de aparición de un modo más que llamativo.

El nivel de crudeza de algunas escenas llega hasta tal punto a partir de su segunda parte que, en el opening correspondiente a esa etapa, Satsuki y Ryuko llegarán a poner el rojo al logotipo de la serie con la sangre que irradia de ellas debido al brutal combate que mantienen; toda una declaración de lo que cabe esperar a partir de entonces. Baste con señalar que en uno de los episodios finales le cortan los dos brazos a uno de los personajes y que en otro se le llegará a arrancar el corazón y se le enseñará antes de volverlo a situar en su espacio original.

Ante semejantes y tan brutales cambios en los objetivos de la trama y en las circunstancias que la rodean, la sensación de confusión ya señalada al comienzo del análisis será prácticamente absoluta y nada tendrá a partir de entonces demasiado sentido. Podría decirse que estamos ante una especie de utopía misándrica en la que se acumulan los elementos más comerciales del género Shoujo en lo referente al morbo, como lo son los guiños al yaoi o las relaciones lésbicas e incestuosas que parece mantener Ragyo Kiryuin con su hija, mientras se intenta contentar a su vez al público masculino con sobredosis de violencia.

Super Sentai Kill la Kill

La estética super sentai terminará siendo una referencia de la mayor parte de las escenas de lucha vistas en Kill la Kill

Senketsu y Junketsu adoptarán en varias ocasiones durante su modo batalla una apariencia híbrida entre merchas y simples trajes propios de una serie Super Sentai que dejan adivinar la identidad de su poseedor. Del mismo modo, sus diferentes transformaciones, así como el uso de técnicas especiales o incluso la presentación de personajes nuevos, irá acompañada de un rótulo en color granate cuyas formas y modo de presentarse, está claramente inspirado en las maneras en las que se presentaban las diferentes artes de Kenshiro en el anime de Hokuto no Ken y que incluso contendrán evidentes alusiones a otros títulos clásicos como Sailor Moon.

La estrategia de marketing intentaba evidentemente contentar a todos y dio inmediatamente sus frutos. El éxito de audiencia para el canal que lo emitía (MBS) fue inmediato y llegó a tales extremos que la publicidad que la cadena llegó a incorporar en alguno de los episodios finales como por ejemplo el 22, en forma de unos molestos rótulos ubicados en la parte de arriba y que se repitieron una y otra vez hasta el ending, alcanzó a prácticamente el 90% de su metraje. Otro hecho por tanto prácticamente inédito durante los últimos años. Aunque todo ello, ¿para qué?

Reconozco que vi los capítulos finales por terminarla. A partir del capítulo 16 el poco interés que tenía por su desenlace se evaporó en mí y sólo la concluí por elaborar esta review. ¿O es que acaso tiene algún sentido plantear una narración que tiene como trasfondo la rebelión contra un sistema injusto y opresivo, y terminar extrapolando la historia de TTGL para adaptar el cautiverio alienígena que sufría la Humanidad a una conspiración en la que la ropa intenta dominar al hombre?

Flashback Kill la Kill

Los flashback de Kill la Kill se muestran en color sepia y en formato 4:3

Estamos por lo tanto ante un anime muy inferior a aquél que le dio fama y renombre a Imaishi. Sin embargo, y por contradictorio que pueda parecer, no resulta demasiado difícil de ver, llegando incluso en ocasiones a ser ameno. Podríamos compararlo con los típicos Westerns que se emiten a la hora de la siesta en verano. Pueden resultar entretenidos y en ocasiones interesantes pero también puedes echar en mitad de la película una siesta, despertar, ojear brevemente su evolución y volver a dormir sin tener el menor temor a perderte nada.

Honestamente, los dos últimos episodios en los que se narra la batalla final contra Kiryuin muestran una de las contiendas más emocionantes y reñidas vividas durante la presente década, con un desarrollo bien medido de los tiempos, un uso de las tácticas creíble e incluso ciertos diálogos verdaderamente cautivadores como aquél en el que Satsuki insta a sus Cuatro de Élite a no romper sus tazas de té tras un brindis puesto que vivirán para volver a reunirse. Pero ¿puede un sprint final aceptable compensar una carrera tan mediocre?

La única respuesta positiva a la anterior pregunta la podemos encontrar en su calidad técnica, dado que no sólo su fotografía en general es nítida y su animación fluida, sino que incluso posee ciertos toques magistrales propios de un director de élite. Aunque de todos ellos, destaca por encima de todo la forma de plasmar los flashback, en los que se un color sepia con claro sabor a añejo al que acompañará el ya obsoleto formato 4:3 con el que vio la luz TTGL. Un claro guiño que ilustra el cambio de época y en el que los márgenes que el 16:9 deja al hacer uso de estas medidas, se rellena con colores ocre que aminoran el contraste visual.

Tinta Kill la Kill 01Tinta Kill la Kill 02

Tinta Kill la Kill 03Tinta Kill la Kill 04

Cuatro escenas que simulan el acabado de contornos a lápiz

También se hace presente el fantasma de Gurren Lagann en la utilización de pantallas partidas en varios planos a base de líneas diagonales, que sirven para mostrar múltiples primeros planos de personajes a la vez como paso intermedio hacia una escena de acción o como herramienta para enfatizar la emoción del momento. Un uso al que se le suma el de las instantáneas que imitan el acabado propio de los lápices de colores para dar un acabado manga al conjunto y que se usan para la conclusión de episodios o para poner punto y final a un momento especialmente relevante.

No puede obviarse tampoco la banda sonora, obra del joven aunque de abrumador curriculum Hiroyuki Sawano que ya demostró su valía en proyectos tan importantes como Guilty Crown, Shingeki no Kyojin o Blue Exorcist y que en esta ocasión firma un trabajo correcto en términos generales, que brilla en algunos momentos como los de las transformaciones pero que sigue perdiendo en comparación con la archiconocida serie de aquellos estrafalarios excavadores reconvertidos en pilotos de mechas que revolucionaron el panorama del anime en 2007.

Muy llamativo al respecto resulta el comprobar que no fui capaz de recordar ni una sola composición, fuera de los openings y de los endings, que quedase grabada a fuego en mi memoria o que sencillamente asociase de un modo irremediable a alguna escena. De este modo, podemos decir que nos encontramos ante otra serie más aquejada del gran mal de la década de los 10. Una perfección técnica absoluta que sirve de perfecto traje de seda para un cuerpo externamente maravilloso, pero sin belleza interior alguna que provoca placer visual, mas no espiritual.

Apuntándose a la subcultura del manga enlatado

Paralelamente al comienzo de la emisión de Kill la Kill en televisión ocurrió un hecho insólito hasta hace unos años pero muy común últimamente en los tiempos que corren, como fue la edición de un manga basado en la historia de esta particular serie. Es decir, con ello se invertía el orden habitual de lanzamiento que en estas lides suele sucederse, siendo la revista Young Ace la encargada de publicarlo, con una peculiaridad. El primer episodio de KlK fue emitido un 3 de octubre y apenas un día más tarde veía la luz el primer capítulo de su edición impresa.

Asimismo y siguiendo con la tradición en esta clase de triquiñuelas comerciales, se optó por un mangaka de poca categoría para realizar esta adaptación, que en este caso fue Ryo Akizuki. Un hombre que hasta aquel momento sólo tenía en su haber dos trabajos de cierta enjundia y que también portaban de un formato a otro dos series para la pequeña pantalla basadas en un guión original, que en este caso eran las infames Asura Cryin y Uchuu no Stellvia.

Sobre este trabajo en concreto se han editado hasta la fecha dos tankobon: el primero el 2 de diciembre del año pasado y el segundo el 7 de marzo del presente. Una circunstancia que, por lo tanto, impide el poder tener a día de hoy una opinión fundada del mismo y de su evolución, aunque sí pueden hacerse algunos apuntes, siendo el primero de ellos la inclusión de algunas viñetas a color al comienzo de algunos capítulos y la cierta tosquedad de algunos de sus diseños, en especial los relacionados nada menos que con Ryuko.

Manga Kill la Kill

Extracto de una de las ilustraciones a color del manga

La historia, en este caso concreto, apenas se diferencia respecto a la contada por el anime, aunque hasta el momento se intuye un desarrollo algo más lento que en el de su versión televisiva, lo que en cierto modo es normal dentro de esta clase de guiones, que resultan un tanto complejos a la hora de ser llevados al papel por el frenetismo de algunas de sus escenas y la emoción de la inmensa mayoría de sus luchas, que pierden buena parte de su encanto al tenerse que narrar a base de viñetas.

Pero en realidad, el auténtico problema que surge al leer este comic es que inspira la misma sensación que al menos en mi caso experimenté cuando hice lo propio con el de Psycho-Pass: la de que lo único que se consigue con él es perder el tiempo; no aporta nada más allá de la mera curiosidad y el guiño a los más fanáticos de la franquicia, ávidos de conseguir todo el material oficial relacionado con ella, aunque éste carezca completamente de sentido o incluso desvirtúe la esencia del original.

Sería tal vez interesante hablar en otro momento de esta perversión del formato manga, muy cómodo como plasmador primigenio de una historia para narrar posteriormente en la pequeña pantalla, pero horrible para acoger el proceso contrario (algo que califico como “enlatarlo”). Una argucia por parte de las productoras que de este modo explotan en varias direcciones una saga que prevén que será de éxito antes incluso de haber salido a los circuitos comerciales, y que no es sino un grano de arena más dentro de la crisis global que sufre desde hace una década el sector audiovisual japonés. Aunque llegados a este punto, es tal vez el momento de recapitular hacer la valoración final de la obra.

Conclusión

Tras el final de Shingeki no Kyojin, muchos de los aficionados al manganime centraron sus esperanzas en Kill la Kill como el nuevo fenómeno de masas originado por la animación nipona al guiarse de la publicidad, que una y otra vez recordaba que se encontraban ante la nueva serie de los creadores de TTGL; una carta ganadora que efectivamente trajo consigo un rotundo éxito comercial. La serie se convirtió en la más comentada en foros y redes sociales en la presente temporada y Ryuko, no sólo se transformaba en la heredera espiritual de Yoko como Sex-Symbol animado sino que además se proclamaba como un nuevo superpersonaje a la altura de Haruhi Suzumiya, Konata Izumi o incluso Shana.

Los problemas sin embargo comenzaban cuando se intentaba buscar más allá, intentando descubrir un toque de distinción; un hecho diferencial que hiciese esta serie una de las más grandes de todos los tiempos y que inevitablemente desembocaba en una sonora decepción. El argumento es un conjunto de plagios que bebe de muy diferentes fuentes, siendo el videojuego Rival Schools de Capcom el más evidente. Del mismo modo, la trama es inconsistente y su finalidad parece variar de un episodio a otro, lo que queda rematado por una falta de originalidad que es suplida de un modo insultante con un fanservice grosero que más que hartar llega incluso a molestar.

Del Humor a la Ciencia Ficción, pasando por el Gore o incluso el Ecchi, KlK ofrece un complejo cocktail de estilos cuya intención inicial era la de resultar una especie de crítica a los regímenes totalitarios pero que finalmente se queda en una amalgama absurda y difícilmente comprensible, ciertamente amena de ver en ocasiones, pero incoherente y absurda en términos general. Un anime perfecto en cuanto a su apartado técnico, pero carente de cualquier tipo de alma; tan inútil como un coche dotado de una carrocería de lujo al que olvidaron incorporarle un motor. Un producto en resumen con tan alta vocación comercial como desastroso resultado final.

Kill la Kill Fin

NOTA: 3,5

20 comentarios el “Kill la Kill, destruyendo la tiranía de la moda de la mano de Trigger

  1. Pingback: Tengen Toppa Gurren Lagann, el taladro con el que Gainax perforó los estereotipos del anime | Drakenland / El lobo zamorano

  2. Tenía curiosidad por esta serie desde que una amiga fue al Salón del Comic de Granada disfrazada de Ryuko y me decía que era una serie genial y con unos diseños muy buenos. Aunque después de haber leido tu opinión creo que tienes razón. ¿De verdad la que está encima de Satsuki en el agua en esa escena que enlazas es su madre? Que fuerte.

    • Yo también me quedé de una pieza cuando la vi, puesto que parece de una OVA hentai más que de una serie televisiva. Es por cosas como ésas por las que me la he cargado. Busca el fanservice con todo lo que ello conlleva. El resto le trae al viento… es sólo una excusa para mostrar cuerpos desnudos.

      Un saludo.

  3. Al contrario que con Gurren no me gustó nunca. Mucho fanservice sin sentido y lo que dices, gore al final que tampoco lo tiene. Lo que no impedirá que se licencie y que llegue con un doblaje pésimo. Como siempre. Si vende, la calidad no importa.

  4. Muy dura tu crítica. A mi me gustó mucho hacia el final, pero es cierto que al principio es muy rara por lo de los vestidos y las tijeras, pero termina muy bien y la ultima batalla es muy emocionante.

    • Concuerdo, Kill la Kill al inicio no me atrajo, pero después le fui agarrando la onda, igual que con Gurren Lagann, la lógica no se aplica aquí. Pero eso si, el final de Kill la Kill me gusto digamos un poco más que el de Gurren, ya que casi todo trabajo de Gainax, nos dan un final agridulce, en Gurren Lagann, me cayó gordo que después de tanto esfuerzo por salvar a Nia, esta termina muriéndose poco tiempo después y el protagonista se queda miserable y solo de por vida, eso no lo vi justo. En Kill la Kill, aunque apresuraron las cosas al final, dejaron un final mas o menos satisfactorio, pero a esperar la OVA.

  5. La he terminado ahora mismo y se me ha quedado cara de wtf ajajaja. Ryuko y Satsuki molan pero el anime es una ida de pinza y el final es muy fuerte. Nunca me imagine que terminasen haciendo un trio. Que malo por dios ajaja. Y Ryuko siempre me recordo a Vegeta.

    • Sí, yo también me quedé a cuadros con lo de “La Cita”. De hecho pensé en ponerle un cero sólo por eso, pero vamos, que me dio pena y decidí no suspenderla por tanto. Por cierto, tienes razón. Y de hecho lo de la batalla final está precisamente inspirado en la táctica de morir y resucitar de Vegeta. Vamos, otro plagio más a la lista xD.

      Un saludo.

      • Hola chicos, oigan si estan interesados hechense una visita a mi canal. Estoy realizando con colegas y amigos un proyecto en Live Action de Kill La Kill, ya tenemos algunos avances:

  6. Buena crítica i bien documentada a mi parecer, recién acabe la serie pero no me pareció que esta serie este marcada por el “fanservice” cuando en Gurren lo encuentro más exagerado. De hecho la intención de la serie tengo entendido que era una burla a este fenomeno y por eso terminas viendo el culo a todo el personal, no solo a las chicas, que tampoco destacan por tener un cuerpo 10 como otros anime, One Piece por ejemplo. En lo de los plagios cada serie tiene sus guiños y en esta concretamente esta llena, más de lo que debería pero retoma su curso en el último momento. El final es predecible pero es lo que tienen este tipo de series y alguna muerte más habría estado bien para intensificar la trama, da la impresión que empezaron lentamente y hacia el final se dan mucha prisa para terminar. Personalmente ami me ha gustado más que otras series actuales como Shingeki, con una incoherencia que me ha recordado un poco a Bobobo y poco más, han estrujado la serie como sacar leche a una vaca y podria haber sido claramente mejor, pero no me parece un suspenso.

    PD: No puede resistirme a incordiar

  7. Pues a mi me ha gustado bastante esta serie. Muy atrevida, no es de las mejores que hay pero para nada me parece un suspenso. Yo le pondría un 7 y hay cosas en las que sí estoy de acuerdo: que el ritmo de la serie no ha sido equilibrado, por lo que han dicho que al final lo han hecho todo deprisa y corriendo y podría haber estado mejor (por eso no destaco el argumento como su punto fuerte), el tema fanservice, el yuri me sobraba muchísimo, eso no era necesario, era muy gratuito. También a veces sí se han excedido con el fanservice de mostrar carne en sí, pero al menos tenía cierta justificación, el yuri no. No me gusta el yuri y tal, pero no es por eso esencialmente el que esté diciendo esto, sino porque en el tipo de serie que estaba no creía que fuera importante para la trama.

    Por lo de crítica a los regímenes totalitarios no estoy de acuerdo, yo creo que esa no era la pretensión de la serie. Si buscas por internet verás que la trama toca algo más que eso y que es lo de verdad en lo que se centra la serie: el paso de la adolescencia en la edad adulta de una chica. Y viendo como se ha desarrollado en general, tiene sentido. No lo descartaría como opción de pretensión del argumento. Eso no significa que lo podrían haber hecho mejor. Pero a todo esto, tiene puntos muy fuertes también: los personajes, sobretodo. Es de las pocas series donde ha habido tantos personajes que me han gustado y eso no es fácil en mi. Después el hecho que hayan puesto fanservice por las dos bandas también ha significado mucho, el humor que no es sobre cosas ecchi, también me ha hecho reír, la interacción entre los personajes y la idea de los uniformes, ese sistema fascista del principio y como todo era para combatir contra Ragyo, que por cierto, es una villana bastante buena a mi parecer

    No sé, supongo que irá para gustos, pero me parece una nota muy pobre para una serie bastante buena dentro lo que cabe, de ser una serie que podría haber estado al nivel de TTGL se ha quedado en menos y es una lastima, pues los personajes de esta me gustan incluso más en general

  8. Me ha gustado bastante, comparado con otras bazofias que me he llegado a tragar. Si tienes claro ante que tipo de anime estás (algo que se puede ver con solo ver el primer capitulo) no veo motivo poner el grito en el cielo. Buena animacion, accion casi cada segundo, una historia aparentemente absurda y con humor, ecchi, sangre… pues es que es simplemente una serie para darse un regalo a los ojos.

    Yo la recomiendo😉

  9. Pingback: Noragami, el primer síntoma de debilidad de BONES | Drakenland / El lobo zamorano

  10. Pingback: Aldnoah.Zero (Parte 1), el universo mecha según Urobuchi | Drakenland / El lobo zamorano

  11. Pingback: Sword Art Online II, subiendo a los hombros de un gigante virtual | Drakenland / El lobo zamorano

  12. Pingback: Why She Loves Kanji, ligoteando mediante los codos con la ayuda de Studio 4ºC | Drakenland / El lobo zamorano

  13. Es una enorme pena que no te haya gustado este anime. Entiendo y respeto tu opinión, pero no puedo evitar sacar esta respuesta.
    Si una palabra le doy a Kill la Kill sería… necesario. Es uno de los animes mas carismáticos que he visto y apareció en un momento en que el anime se sentía desganado o poco inspirado.
    Entiendo que tenga muchos (muchísimos) elementos en común con Gurren Lagann, que en su mayoría los veo por el estilo de Imaishi y por su condición como sucesor espiritual, pero tiene mas conexión con la ciencia ficción que la obra de Gainax y hasta abarca mas temáticas de forma mas o menos decente. Y la razón de porque tanto Senketsu y Junketsu son demasiado reveladores (Sex appeal aparte) es parte de la intención de ridiculizar el fanservice hasta convertirlo en un chiste, sin mencionar que dado el tono de su contexto no molesta y hasta tiene un poco de razón de ser si tuviera que comparar con el de Highschool of the Dead o Ikkitousen. Ryuko hace de la parodia perfecta a esos pseudo-anti-heroes del tipo Shadow The Hedgehog, edgy con pretenciones adultas. Sobre lo que dices de Rival Schools solo noto las comparaciones entre Satsuki y Hyo, y en mi opinión me parece interesante.

    Podria hablar mas del tema, pero escrito un articulo sobre la serie si te interesa leerlo. Confieso que es en defensa de esta serie, pero puede que haya algo que te pueda interesar de lo que escribí. Si tienes algo que decir, seria bueno que me lo contases.

    http://dondehayruido.blogspot.com.ar/2015/09/el-mecha-exagerado-y-la-chica-dragon.html

    Puede que me guste esa serie por los motivos incorrectos, pero no puedo dejar de tener fascinación hacia Kill la Kill. Para ser honesto no llegue a ser admirador de lo que hace Imaishi con sus obras en Gainax sino en esta serie. No sé por que.
    De nuevo, entiendo y respeto lo que dices, pero no mas digo que le des una segunda oportunidad un día de estos. Creo que vale la pena.

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s