Another, el color de la muerte de P.A.Works

Another

– ¿Has oído hablar de Misaki? De la clase 3 del noveno curso. – ¿Había alguien con ese nombre en la clase 3? – Pasó hace 26 años. Era popular desde el séptimo curso: inteligente, bonita y tenía una gran personalidad. Era querida tanto por los estudiantes como por los profesores. – Sí, al menos hay una persona así en todos los cursos. Sin embargo, poco después de comenzar el noveno curso, Misaki murió. – ¿Qué? ¿Cómo? – Escuché que fue un accidente, así que todos se encontraban muy conmocionados hasta que, de repente, alguien lo dijo. – ¿Dijo el qué? – Él… señaló a la mesa de Misaki y dijo: Misaki está allí, no está muerta.

El género del terror ha sido siempre uno de los grandes olvidados dentro de este blog, y eso que ser del Barça y tener que jugar con Pinto en la portería en plena Champions aterrorizaría al más sádico de los Hitchcock. Con la honrosa excepción de Jigoku Shoujo, prácticamente ninguno de los animes de este género habían llamado mi atención por muchos y muy diversos motivos que iban desde la archialudida crisis de guiones que vivimos desde hace cerca de una década, hasta la mera vagancia, pasando incluso por un detalle tan sórdido como inconfesable como es el de que seré un periodista y un jurista temerario pero… soy un cagueta para esta clase de cosas.

Sin embargo y casi por accidente recordé que el padre de alguien muy especial para mí es aficionado al género de terror y que, precisamente por eso, pensé que sería una buena idea retomar esta clase de series, aunque fuese de un modo puramente testimonial, hablando de un producto relativamente reciente y de moda como lo es Another. Una apuesta de P. A. Works que entró por la puerta falsa y que ha terminado por convertirse en una obra de culto presente en casi todos los perfiles de Facebook y cuentas de cierta red social especializadas en el tema, muy especialmente en Japón.

Por lo tanto, y pese a pertenecer a aquella infame y deleznable cosecha del año 2012, con la siempre declarada intención de intentar escribir algo que sea interesante a la vez que variado, procedo a abrir la caja de Pandora, temiéndome siempre lo peor y confiando en que, por una vez, mi intuición para desenmascarar los bodrios antes de verlos se equivoque…

ATENCIÓN: La serie analizada a continuación contiene escenas de violencia extrema que incluyen mutilaciones, asesinatos excepcionalmente crueles, ríos de sangre y muertes sádicas en general que pueden herir la sensibilidad del espectador, por lo que ningún menor de edad debe verlo excepto bajo su propia responsabilidad.

Sigue leyendo