Another, el color de la muerte de P.A.Works

Another

– ¿Has oído hablar de Misaki? De la clase 3 del noveno curso. – ¿Había alguien con ese nombre en la clase 3? – Pasó hace 26 años. Era popular desde el séptimo curso: inteligente, bonita y tenía una gran personalidad. Era querida tanto por los estudiantes como por los profesores. – Sí, al menos hay una persona así en todos los cursos. Sin embargo, poco después de comenzar el noveno curso, Misaki murió. – ¿Qué? ¿Cómo? – Escuché que fue un accidente, así que todos se encontraban muy conmocionados hasta que, de repente, alguien lo dijo. – ¿Dijo el qué? – Él… señaló a la mesa de Misaki y dijo: Misaki está allí, no está muerta.

El género del terror ha sido siempre uno de los grandes olvidados dentro de este blog, y eso que ser del Barça y tener que jugar con Pinto en la portería en plena Champions aterrorizaría al más sádico de los Hitchcock. Con la honrosa excepción de Jigoku Shoujo, prácticamente ninguno de los animes de este género habían llamado mi atención por muchos y muy diversos motivos que iban desde la archialudida crisis de guiones que vivimos desde hace cerca de una década, hasta la mera vagancia, pasando incluso por un detalle tan sórdido como inconfesable como es el de que seré un periodista y un jurista temerario pero… soy un cagueta para esta clase de cosas.

Sin embargo y casi por accidente recordé que el padre de alguien muy especial para mí es aficionado al género de terror y que, precisamente por eso, pensé que sería una buena idea retomar esta clase de series, aunque fuese de un modo puramente testimonial, hablando de un producto relativamente reciente y de moda como lo es Another. Una apuesta de P. A. Works que entró por la puerta falsa y que ha terminado por convertirse en una obra de culto presente en casi todos los perfiles de Facebook y cuentas de cierta red social especializadas en el tema, muy especialmente en Japón.

Por lo tanto, y pese a pertenecer a aquella infame y deleznable cosecha del año 2012, con la siempre declarada intención de intentar escribir algo que sea interesante a la vez que variado, procedo a abrir la caja de Pandora, temiéndome siempre lo peor y confiando en que, por una vez, mi intuición para desenmascarar los bodrios antes de verlos se equivoque…

ATENCIÓN: La serie analizada a continuación contiene escenas de violencia extrema que incluyen mutilaciones, asesinatos excepcionalmente crueles, ríos de sangre y muertes sádicas en general que pueden herir la sensibilidad del espectador, por lo que ningún menor de edad debe verlo excepto bajo su propia responsabilidad.

Ficha Técnica

Another (アナザー) es una serie de animación de 12 capítulos pertenecientes al género de Horror Sobrenatural, dirigida por Tsutomu Mizushima para el estudio P. A. Works. en 2012. Está basada en una novela escrita por Yukito Ayatsuji en 2009 adaptada a la televisión por Ryo Higaki y publicada por la editorial Kadokawa Shoten, que también se encargaría de hacer lo propio con el manga ilustrado por Hiro Kiyohara entre 2010 y 2012 y recopilado a través de cinco volúmenes.

Argumento

En 1972, una muchacha perteneciente a una escuela de la localidad ficticia de Yomiyama muere en circunstancias extrañas. Se trataba de una adolescente muy popular entre sus compañeros de curso y profesores, pero por sorprendente que pueda llegar a parecer, tras su fallecimiento siguieron actuando como si estuviese viva, hasta el punto de que llegaron incluso a preparar su graduación pensando en que ella asistiría.

Veintiséis años después de aquello, un joven llamado Koichi Sakakibara es trasladado a ese centro tras superar una grave enfermedad pulmonar, aunque sus compañeros insisten en que no es la primera vez que lo ven. Se trata de un personaje afable a pesar de su turbulento pasado. Su madre murió pocos después de haber dado a luz y su padre es un profesor que trabaja en labores de investigación en La India sin demasiado tiempo para él. Pero pronto se percatará de los estrafalarios fenómenos que se producen en relación al aula en el que se encuentra.

No puede evitar centrar su atención en Mei Misaki, una atractiva y enigmática adolescente de la que destacan tres rasgos fundamentales. El primero es su misterioso parche en su ojo izquierdo que, al parecer, oculta un implante para disimular la pérdida del órgano en una operación a vida o muerte a la que fue sometida. El segundo, que al contrario que el resto, utiliza un pupitre destartalado y viejo. Y el tercero… sus compañeros actúan como si no existiese.

PersonajesAnother

Koichi Sakakibara , Mei Misaki e Izumi Akazawa

Extrañado ante tal coyuntura, Koichi intenta conocerla y tratar de averiguar el porqué de tan atípica situación. Un día, se acerca a su mesa y ve que en ella se encuentra escrita una inquietante pregunta: “¿Quién es el muerto?”. Efectivamente Mei es una chica solitaria y marginada que se ausenta o incluso se levanta en la mitad de una clase sin que nadie le llame la atención ni parezca que otras personas se irriten por su comportamiento. ¿Es que acaso es un fantasma al que sólo él puede ver?

Pronto comprobará en propias carnes que no es así y finalmente descubrirá que vive en una casa lúgubre en la que se venden muñecas de aspecto siniestro que nadie compra y que empezará a visitar con asiduidad. La chica accede a ser su amiga y en uno de sus encuentros le revelará por fin la dolorosa y cruda verdad en torno a ella. El ojo artificial que posee le pertenece a una de esas muñecas, pero el motivo por el que lo lleva tapado no es que no pueda ver con él, sino que todo lo que llega a su mente cuando su secreto mejor guardado sale a la luz “lleva el color de la muerte”.

Todo lo que rodea a la joven parece ser siniestro y terrorífico pero una cosa cambiará el rumbo de la situación. Una de sus compañeras, al verlos hablar a ambos, coge un paraguas y sale corriendo, aunque por culpa de la carrera tropieza por las escaleras falleciendo violentamente al clavarse el utensilio. Será entonces cuando sepa toda la verdad acerca de la clase 3-3. En ella existe una maldición que hace morir a sus alumnos de forma violenta y que parece estar relacionada con la aparición de un “estudiante extra” que además está muerto, aunque ni él mismo lo sabe. Por ello, la única forma de salvar la vida es seguir escrupulosamente ciertas reglas que permiten evitar el fatal destino. Por ello la coordinadora de dichas medidas, Izumi Akazawa, decidió que la clase marginase a Mei y ahora hará lo mismo con Koichi.

Opening

  • Kyoumu Densen” compuesto e interpretado por ALI PROJECT

Ending

  • Anamnesis” compuesto por Myu e interpretado por Annabel

Análisis

No es fácil establecer un momento concreto en el cual el terror comienza a ser un género autónomo dentro del anime. Es más, muchas de las películas hechas durante mediados de la década de los ochenta del siglo XX podrían ser fácilmente clasificables como pertenecientes a él, si bien esta clasificación no era exacta debido a la complejidad de muchas de ellas y la cantidad de elementos con los que jugaban, lo que hacia que una producción pudiese ser catalogada simultáneamente como cyberpunk, de acción, de terror o incluso hentai.

En ese sentido, resulta evidente que la entrada del siglo XXI trajo consigo no sólo la masificación definitiva de la animación japonesa, sino también la entrada de ciertos contenidos en el universo de la pequeña pantalla como el gore sin que la censura hiciese apenas mella en ellos. Algo que hasta entonces sólo se había permitido en los formatos domésticos de reproducción y, no sin ciertos límites, en los cines. Por lo tanto, estamos ante un fenómeno relativamente nuevo ante el que resulta un tanto difícil encontrar referentes y comparaciones creíbles.

Dentro de ese contexto, y como ya dije en la introducción, Another ha sido el que posiblemente es el más reciente y novedoso anime de consumo masivo que puede englobarse dentro del género del terror televisivo, lo que evidentemente lo convierte en una apuesta que merece ser analizada al margen de cualquier otra valoración o preferencia personal, a pesar de su prácticamente nula competencia. Pero su popularidad, ¿es fruto de su calidad o de la ausencia total de competidores? A lo largo de las siguientes líneas intentaremos ahondar en el fondo de la cuestión.

Dar la campanada con un ojo parcheado

A pesar de su ya aludida popularidad, no es fácil ponerse a hablar de los antecedentes de esta obra y de los motivos que la han llevado a la televisión, por lo que tal vez lo primero que habría que señalar es que la misma nace en 2009 en el seno del Honkaku Mystery Writers Club; una asociación de escritores japoneses de terror que desde hace quince años ha agrupado en sus filas a las plumas más retorcidas y desalmadas del Imperio, dentro de las cuales el nombre de Yukito Ayatsuji ocupa un lugar destacado como fundador.

Su trayectoria profesional comenzó con la novela “Jukkakukan no Satsujin” en 1987, con la que comenzaría la conocida como saga de los “Asesinatos en la mansión extraña” a la que seguirían otras siete más de las cuales la que ahora nos ocupa, Another, es la más reciente debido a que su publicación se produjo en 2009, lo que no ha sido óbice para la publicación de la secuela conocida como “Episodio S”. Por lo tanto, el primer dato a tener en cuenta es que estamos ante un autor que jamás escribe obras autoconclusivas con todos los inconvenientes que este factor representa.

Pero el otro de los grandes elementos a destacar es que pese a haber tenido más de 21 libros a sus espaldas antes de haber editado el que ahora tenemos entre manos, ha sido en ese sentido un escritor poco reconocido en cuanto a premios de relevancia, limitándose a ser meramente nominado en muchos de ellos. De hecho, hasta la salida en televisión del anime que hoy analizamos, ninguna de sus creaciones había sido traducida oficialmente, por lo que hemos de decir que estamos simplemente ante… el enésimo desconocido que jamás había logrado nada, pero al que los caprichosos vientos del destino le da un tardío y tal vez merecido reconocimiento.

AnotherMangaNovela

Mei Misaki en el manga (izquierda) y en la novela (derecha)

No obstante, no es del todo correcto decir que el fenómeno existente en torno a esta publicación comenzó con su serie de animación. Ciertamente, el manga basado en este título había comenzado a editarse poco después de que el libro viese la luz, aunque su repercusión no fue ni remotamente parecida. En este caso, el elegido para la conversión sería Hiro Kiyohara que, a través de 20 capítulos, llevaría al cómic su particular visión de esta historia dotando a todos los protagonistas de un diseño mucho más adulto de lo que inicialmente se concibió en las ilustraciones del formato original.

Así, entre viñetas y bocadillos, puede adivinarse a una Mei Misaki prácticamente adulta, con una sensualidad mucho mayor en sus poses y unos rostros que recordaban generosamente a los de aquella Lain completamente degenerada que, una década atrás, se había convertido en toda una diosa de Internet en Oriente. Por su parte Koichi era una especie de juguete en sus manos, terriblemente manipulable y mucho más desquiciado y famélico en su apariencia física de lo que se vería posteriormente en televisión.

Por lo tanto, podría decirse que pese a haber sido el que le dio la fama, el anime fue reescrito punto por punto, haciendo que buena parte del suspense inherente a la creación original desapareciese imbuido en medio de una atmósfera mucho más infantil en cuanto a sus diseños, en este caso obra de Noizi Ito (creadora de rostros como el de Haruhi Suzumiya o el de Shana), lo que catapultó definitivamente a la producción al éxito logrando registros tales como el hacer que #Another fuese el tercer hashtag más utilizado en cierta red social durante la primera mitad de 2012 en tierras niponas o que incluso fuese editado un “episodio cero” en el que se narraba la historia de las hermanas Misaki. Pero, ¿estamos realmente ante una serie tan grande como para merecer semejante aceptación?

El lado más terrorífico del Moe

Un conjunto de imágenes sucediéndose rápidamente ante la retina del espectador, un desconcertante diálogo que éste no acierta a entender y una atmósfera opresiva y asfixiante como carta de presentación de una serie que pretende ser de terror. El mecanismo es viejo pero increíblemente efectivo. Tanto que por él es prácticamente imposible resistir la tentación de ver todo su capitulario para saber si esa atmósfera de tensión prevalece, cómo lo hace y, sobre todo, si la consecución está a la altura de tan suculentas expectativas.

Podríamos decir que existen muy pocos géneros tan atractivos como el terror. Un director que juega con su público como si de marionetas se tratasen con la intención de aterrorizarlas pero que, de un modo que difícilmente puedan explicar, se sientan tan irresistiblemente atraídas por su infierno de seda como para resistir masoquistamente todo un metraje de continuos sustos hasta descubrir cuál es el cauce en el que desemboca todo.

Con la consecución de dicho objetivo suelen ser dos los caminos a recorrer. El primero de ellos, muy rudimentario y fundamentalmente ochentero, consiste en sobrecargar la pantalla de monstruos y criaturas sobrenaturales que, con no pocos excesos de violencia, termine por dar buena cuenta de unos personajes que, curiosamente, suelen caer siempre en las mismas trampas (cometiendo por añadidura los mismos errores) sin que parezca concurrir en ellos el menor atisbo a la duda, el aprendizaje o, simplemente, el sentido del ridículo. El segundo, mucho más sutil, intenta jugar con la mente y sólo si realmente lo consigue, podremos hablar de que existe un largometraje de calidad.

AmbienteAnother

Mosaico con cuatro de los ambientes que pueden disfrutarse en el anime

A priori Another se engloba dentro de lo que sería esta segunda escuela con ciertos toques de la primera. Una historia de adolescentes destinados a morir de un modo cruel y despiadado a manos de una maldición cuyo origen parecen ignorar pero que se ceba con los estudiantes alojados en un aula, la 3-3, que pese a su naturaleza maldita y la leyenda negra que circula a sus espaldas, nadie en su instituto parece tener el cerebro suficiente como para descubrir que la solución más sencilla para acabar con la misma sería suprimir el grupo.

En principio estamos ante una especie de juego macabro al estilo de Gantz en el que los concursantes serán eliminados de la forma más descabellada y desagradable posible por el simple hecho de infringir unas reglas cuyo tenor literal desconocen, aunque intentan intuir. No obstante, parece que el mero hecho de hablar del tema supone el más grave de los errores que los protagonistas pueden cometer y cuyo único destino posible al incurrir en él es un predecible encuentro con la Parca.

Contado de esta manera, es posible que caigamos en la tentación de pensar que estamos ante un anime de calidad y en parte es así. Puedo decir sin temor a equivocarme que estamos ante una de las mejores series de todos los tiempos en lo referente a su apartado sonoro, con diferencia el más envolvente y terrorífico de cuantos he disfrutado y que alcanza su máxima expresión en la escena en la que Misaki le descubre a Koichi el contenido de su ojo vendado, ante el que alcanzaremos tan nivel de ansiedad que nos veremos obligados a apartar la mirada. Toda una garantía de calidad de no ser por un mísero y casi insignificante problema: que ocurre en el episodio 2.

Misaki y Koichi Another

La tensión sexual entre Misaki y Koichi se incrementará con el tiempo, aunque nunca irá más allá de un simple enlace de manos

Es aquí donde realmente me planteé si debía seguir utilizando un tono serio y riguroso sobre esta recién estrenada franquicia o por el contrario debía decir lo que pienso de ella y finalmente elegí la segunda opción. Estamos ante un guión que intenta llegar al nivel Hitchcock y no alcanza ni el de la versión gore de “Merche” en un día difícil. Dicho de otra manera: miles de litros de sangre con un nivel narrativo digno de un niño de siete años, pero aderezado con faldas más cortas que las tías que las llevan y un aire calientapollas tan irritante como los berridos de Heidi diciendo que quería volver a las montañas.

No existe una excusa lo suficientemente idiota como para no hacer que un personaje muera a lo loco, hasta el punto de comprobar que un paraguas es más peligroso que una katana, que en Japón cualquier besugo se dedica a revisar los cables de los ascensores, o simplemente que no puedes quedarte tranquilamente pajeándote en tu casa delante del ordenador sin que venga la típica excavadora a reventarte la cabeza en caída libre. Vamos, lo normal.

Morirá hasta el apuntador, con lo que al igual que en el televómito “Juego de Tronos”, será una verdadera soplapollez cogerle cariño a los personajes. Todo ello, eso sí, sin que nuestros estómagos sean puestos a prueba por el repugnante porno ése con el que HBO tiene que convertir cada una de sus apuestas en el abono con los costes de producción más onerosos de todos los tiempos (aunque no sé si alguna planta sería tan suicida como para tragarse uno de sus bodrios).

Muñecas Another

Mosaico con cuatro de los planos que utilizan muñecas para provocar el pánico

La ausencia de desnudos y sexo gratuito y degenerado se verá compensada, cómo no, con fanservice estúpido que encuentra su apogeo en el episodio 8, en el que no se sabe muy bien por qué, pero todos los personajes vivos deciden irse a la playa para mostrar ante la cámara que tienen más tetas que cabeza… los femeninos, claro está (aunque se quedaron con ganas de ponérselas también a los tíos). Una especie de “fapéate a gusto entre sangría y sangría, pero no te flipes que los protagonistas no joderán delante de ti”.

Por lo tanto, si el esquema más usual en términos narrativos sería el de “argumento, nudo y desenlace”, el de Another vendría a ser, “sopor, tetas y vísceras” repartidos a partes iguales, si bien las de en medio son sustituidas en ocasiones por una generosa ración de culos femeninos y unas piernas infinitas al más puro estilo de Mikuru de adulta (Noizi Ito es una diseñadora de muchos y muy variados recursos, como puede verse), pero que pinta menos en la serie que un truño de los Trueba en una videoteca que se precie de tener buen gusto.

Efectivamente la producción hace gala, muy de vez en cuando, de algún que otro elemento que pretende dotar al conjunto de una trama mínimamente interesante. No en vano reconozco que la idea del “estudiante invisible” a ojos de los demás utilizando un pupitre claramente desgastado es original y las múltiples veces en las que los estudiantes se dan la mano con la intención de averiguar quién es el difunto, puede incluso ser capaz de llamar la atención. Pero todo se desmorona por la inconsistencia de todo.

Puputre Another

El pupitre de Misaki será una de las claves de los primeros episodios de la serie

Un buen ejemplo de esta falta de coherencia lo encontramos en las muñecas, muy en la línea del estilo BJD, cuyo rostro carente de vida y la misteriosa relación que parecen guardar con Misaki serán una constante al principio de la serie… para desaparecer a partir de su segunda mitad sin que queden demasiado claras las razones ni se ofrezca al menos una explicación satisfactoria, perdiéndose así una de las posibilidades más atractivas de la producción en beneficio de… la sangre.

Cual junta de comunidad de vecinos que se convoca para pagar una derrama, los estudiantes acabarán finalmente en un auténtico todos contra todos con la intención de estudiar anatomía del modo más directo y loco posible. Todo ello sin que se sepa muy bien de dónde ha salido tanto cuchillo suelto, con una hoja del tamaño de Gibraltar y que saben clavar en todos los objetivos salvo en aquél al que realmente persiguen (vaya por Dios). Pero no vamos a pensar que han copiado a Higurashi.

El final, es una payasada de tal calibre que sólo describirlo debería implicar una lenta y dolorosa tortura para el que ponga a prueba con él nuestra humana capacidad para no caer rendidos del sueño o muertos del asco. En pocas ocasiones me he encontrado con una conclusión tan ridícula, innecesaria y mal llevada, tal vez sólo superada por las chorradas de Gundam Seed, Noir o incluso, si se me permite ser brutalmente cruel, School Days, aunque es difícil mantener las formas ante un desenlace que tan descaradamente te llama subnormal.

El Color de la Muerte Another

El color de la muerte a los ojos de Misaki

Sí, efectivamente, muy pocas son las veces que puede llegar a encontrarse una serie tan sumamente refinada en sus aspectos técnicos, con CGs perfectamente integradas en la animación original, unos colores tan nítidos y una fotografía tan deslumbrantemente limpia. Pero estos detalles son son más que un vestido de seda que encubre la fealdad de una mona repulsiva a la que ni toneladas de maquillaje, alcohol y cocaína serían capaces de embellecerla.

Puede que parezca exagerado pero, ¿es que acaso un profesor no tiene otro lugar mejor para suicidarse que delante de todos los alumnos? Si la solución estaba todo el tiempo delante de las narices de Misaki, ¿por qué aburrirnos durante horas mareando la perdiz? Y por encima de todo, ¿es que esta clase de cosas sólo les pueden suceder a estudiantes de secundaria y no a gente con cierta relevancia?

Ni siquiera en algunos momentos que quería inspirar terror he podido contener al risa. Todo esto es lo que confluye para hacer de este título algo mediocre y desangelado con el que nadie en sus cabales debería perder el tiempo y del que sólo salva la OST, obra del siempre genial Kow Otani, a pesar de su flojísimo opening cortesía de ALI PROJECT (Rozen Maiden o Avenger). Un insulto al género del terror en el anime, que queda degradado al nivel de simple orgía sangrienta, carente de cualquier atractivo que no sea el de su corta duración, y que vuelve a demostrar mi teoría acerca del pésimo gusto que suele caracterizar a los estudios de la última década para elegir tanto a los guiones que pretenden adaptar como al equipo encargado de tan singular tarea.

Conclusión

Confieso que la primera vez que vi un capítulo de Another pensé que tal vez había encontrado algo bueno entre la mucha morralla que fue editada durante los años 2011 y 2012. En el fondo su calidad visual, el tremendo cuidado a la hora de recrear los escenarios y su apabullante apartado sonoro hacía presagiar que nos podíamos encontrar ante uno de los mejores animes de todos los tiempos, lo que en cierta manera justificaría su tremenda popularidad en Japón y el enorme interés despertado por él fuera de sus fronteras.

Sin embargo, su primer gran error reside en haber contado para sus diseños con alguien como Noizi Ito en vez de hacerlo con Hiro Kiyohara como se había hecho en el cómic. Al contar con el trabajo de la creadora del aspecto físico de Haruhi Suzumiya tendremos la sensación de estar contemplando el lado psicótico de una de las obras “blancas” de Kyoto Animation, en vez de hacerlo con una obra de estas características en la que el miedo, el terror y la tensión deberían ser una máxima desde el principio hasta el mismísimo final.

Estamos pues ante una serie mal concebida y planificada, llena en sí misma de contradicciones, con un final terriblemente mal llevado y dando constantemente la sensación de estar ante un producto que se le iba progresivamente escapando de las manos a P. A. Works, que firma con esta obra su título más conocido a la par que más mediocre. Todo un cúmulo de despropósitos en el que no se salva nada que no sea la banda sonora y del que lo único bueno que se puede decir es que se acaba y, a pesar de la amenaza de una secuela, espero que sea para siempre.

Another Fin

NOTA:3

13 comentarios el “Another, el color de la muerte de P.A.Works

  1. Brutal. Me he partido el ojete. Te pasas mucho con las series que no te gustan. Pero sueltas cada bestiada que es imposible no partirse. Cuando te pones a ironizar te sales.

    • Es que este anime es para pegarle un tiro a su director y quemar el cadáver. Vamos, es un crimen contra la Humanidad en sí mismo. Y los protagonistas son lo más subnormal que me he echado en cara en años, y eso que por este país tenemos un programa llamado “Sálvame”. En fin, que no pierdas el tiempo con él xD.

      Un saludo.

  2. El anime es horrible y los personajes y las muertes son ridículas. Lo mejor fue la ambientación que estuvo perfecta y transmitía unas malas vibras tremendas.

  3. Ay madre, lo de sopor, tetas y visceras me ha destrozado el abdomen de la risa. Por favor no vuelvas a ver un anime decente. Analiza cosas como estas que todavia se me caen las lagrimas de la risa ajajajaja.

  4. Estaba buscando en el indice de reseñas porque tenía curiosidad sobre tu opinión sobre Suzumiya pero no encontré la reseña, sólo algunas referencias al personaje.

    Siendo un anime tan popular me gustaría saber cual es tu opinión sobre el anime y la película. En mi caso no me atrae para nada, vi las 2 temporadas para saber por qué tanto alboroto, y lo único que me pareció rescatable fue la película pero no tanto por el guión sino porque sobresale en algunos aspectos técnicos.

    La serie me pareció bastante infumable porque nunca explora sus temas y los personajes no me parecen muy agradables, aun así hay alguna gente que lo considera como algo brillante:/

    • Pues que vi las dos series de animación y no me gustaron. Leí la primera novela y me horrorizó y… ahí quedó todo. Es una franquicia que simplemente no me gusta. Además Kyoto Animation, después de lanzar tanto ésas como Lucky Star, no volvió nunca más a ser nada. De ahí que no exista reseña alguna sobre Haruhi.

      Un saludo.

      • Gracias por la respuesta, supuse que no te gustaba, yo estuve varios años negándome a echarle un vistazo y aunque al final no era tan mala como creía la verdad es que no me gustó mucho que digamos. Tuve que forzarme a terminarla e incluso algunos capítulos me los salté.

        No sólo es una serie regular sino que su peor aporte fue poner el género moe colegial de moda.

        Un saludo.

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s