¿Por qué no es tan grave que Ghibli cierre sus puertas?

Todo queda dicho en el vídeo y poco o nada puedo añadir aparte de una pequeña justificación. Ya a estas alturas a nadie se le escapa la intencionalidad de este blog, por lo que no me voy a repetir. No obstante, dentro de esa causa, las películas de Ghibli siempre han gozado de un lugar preeminente en cuanto a reseñas, menciones y comentarios varios. De hecho, a pesar de que ahora reescribiría la mayor parte de aquellas entradas y las ampliaría considerablemente, no se me escapa el detalle de que muchas de las personas que visitan esta bitácora sienten cierta predilección por este estudio. Es más, algunos de los análisis más leídos de los que he redactado por estos lares, llevan el nombre de la compañía por bandera. En resumen, se trata de una compañía muy especial para mí.

Sin embargo, el mito construido en torno a ella es lo que me lleva a proferir estas palabras, al ser a mi juicio exagerado y poco acorde con la realidad. Obedece más a un pasado ignominioso en cuanto a informar sobre el anime y valorarlo. Unos tiempos en los que se hablaba del género sin saber en qué consistía y de los que nacieron leyendas urbanas similares en credibilidad a definir a la Metro-Goldwyn-Mayer como una “fábrica de sueños” sólo por estar detrás de “Lo que el viento se llevó” (sin importar si sus otros títulos eran tan buenos como aquél o no), o tildar a Jennifer Lawrence como una de las mejores actrices de todos los tiempos por el simple hecho de haber recibido un Óscar, aunque el autor de tal crítica no hubiese visto el largometraje por el que se lo dieron (“Silver Linings Playbook”) o no cayese en que en su filmografía se encuentran crímenes contra el Séptimo Arte como las adaptaciones de “Los Juegos del Hambre” sólo superadas en mal gusto y casposidad por ese vómito reconvertido en franquicia que obedece al nombre de “Crepúsculo”.

El resultado de tan desafortunada combinación de factores hizo que yo, desde un principio, empezase a hablar de dos Ghiblis. Uno, el admirado por todos, el que hizo famoso Hayao Miyazaki… aquél cuyas obras hicieron que el Imperio del Sol Naciente se consagrase como una potencia en el campo de la animación que llegó a sobrepasar incluso a las todopoderosas y teóricamente inalcanzables productoras norteamericanas de dibujos animados. Unas distribuidoras que en aquel Japón de la posguerra inspirarían a Tezuka y más tarde a Toei para hacer de su país una verdadera superpotencia en esta manera de hacer cine y televisión que incluso llegó a superar el modelo a seguir. El otro, esa fábrica de películas mediocres cuya única relevancia se encontraba en el sello de Totoro del que hacían gala en su cartel promocional o en la carátula de sus DVDs, y que de carecer de él habrían caído en el abismo de los olvidados; los apócrifos.

Así pues era necesario hacer una reflexión por mi parte al respecto y preferí que ésta fuese mediante un vídeo a pesar de las serias restricciones que ello conlleva, como la imposibilidad de utilizar imágenes de las cintas mencionadas por temas de derechos de autor o, por qué no decirlo, tanto por lo mal que me saca siempre mi móvil como mi imposibilidad a la hora de desarrollar una argumentación con brevedad. Fallos por los cuales os pido de antemano disculpas y ruego que nadie se sienta ofendido si en algún momento toco temas sensibles, dado que sé las pasiones que esta compañía provoca en el mundo otaku y más de uno puede indignarse, a pesar de que no es esa mi intención.

Por último, aclaro que todavía estoy exhausto por el esfuerzo hecho en la anterior entrada, por lo que necesitaba tomarme un pequeño descanso que he aprovechado para ponerme al día de algunas series interminables como Naruto y Fairy Tail, o pasarme muchos de los juegos que tenía pendientes para este verano. Unas actividades que me han ayudado a recargar unas pilas que por fin se encuentran a pleno rendimiento y que me ayudarán a retomar dentro de unos días las reviews convencionales, ya que tengo material del que hablar y me apetece hacerlo antes de que empiece el máster y con él mengüe el tiempo que dispongo para escribir.

11 comentarios el “¿Por qué no es tan grave que Ghibli cierre sus puertas?

  1. Te he escuchado con muchísima atención, nada de ponerme a hacer otra cosa.

    Realmente me encantó el video a pesar de que discrepo con algunos detalles, pero en general opino igual. Eso y me ha emocionado el entusiasmo que le pones al hablar de tus películas favoritas.

    Ojalá algún día repitas la idea del video, te hubiera escuchado 40 minutos más con mucho gusto ^^

    • Pues muchísimas gracias por tu atención y por haber aguantado los 40 minutos. De vez en cuando hago vídeos pero sólo cuando tengo que hablar de cosas personales y este estudio lo es.

      Un abrazo 😀

  2. Ha estado interesante tu punto de vista, no es que concuerde del todo con él pero sí que hay cosas que creo que no te falta razón. Pero bueno, lo de endiosar tooodas las películas de Ghibli pasa, desgraciadamente, en casi todo (lo que se pone medianamente de moda).
    Últimamente parece que hay una tendencia de que “cualquier tiempo pasado fue mejor” y que, por ejemplo, Totoro o Nicky/Kiki son mejores que ‘El castillo ambulante’ o ‘El viento se levanta’ simplemente porque son anteriores. Quiero pensar que es porque se creen que las primeras películas recogen “la esencia” del estudio que luego se corrompe con la fama (algo así como los grupos indies que cuando no los conoce ni el tato son buenos y que cuando firman con una discográfica pierden calidad, aunque ni siquiera hayan sacado un disco con ese sello). Parece ser que no se puede ganar dinero para hacer cosas buenas.
    Supongo que para los que han crecido con Totoro, éste tendrá un lugar especial en su corazón pero a mí no me ha parecido para tanto como dice la gente (con ello no quiero decir que no me parezca buena sino que no me parece fantástica). Respecto a Kiki, me decepcionó mucho porque me la esperaba muy diferente y me da la impresión de que casi no pasa nada en la película; para nada me la esperaba así :S
    Por otro lado, me alegra ver que te gustase tanto ‘El castillo ambulante/Howl’s moving castle’. Yo ya estoy cansada de ver/leer a gente diciendo que Ghibli dejó de ser lo que era con esa película porque me pareció fantástica, la ningunean mucho y eso es algo que se escapa a mi entendimiento. Es que me EN-CAN-TA. De hecho, es una de mis favoritas del estudio, junto con Mononoke y Chihiro (casi podría decir que con diferencia). Ya empezaba a pensar que era problema mío XD.

    • Mira que es largo el comentario y aun así me olvidé de algo 😄
      Dices de llorar con “La princesa Mononoke” ¡es que casi la banda sonora hace llorar! Es espectacular.
      Cada vez que escucho las canciones de ésta película del concierto del 25 aniversario y se me ponen los pelos de punta.

  3. Bueno, esta reseña en vídeo fue bastante entretenida, vaya que hasta podrías dedicarte a ser youtuber…

    En serio lamento que el ciclo como cineasta de este gran maestro de la animación llegue a su fin, aunque debo admitir que su ultima película no me convenció del todo, es algo curioso ya que si me gusto y me pareció conmovedora hasta cierto punto, pero aun así me dejo pensando en aquello de que a Hayao probablemente ya le pesen demasiado los años.

    Sobre GHIBLI estoy de acuerdo contigo respecto a eso de los apócrifos y sus bodrios, que por cierto solo he visualizado una vez y ya con eso me basta y sobra. Es preferible que el Studio desaparezca en lugar de que denigren su legado, principalmente el de Miyazaki, y es que al parecer muchos no terminan de reconocer quien es el verdadero genio de los largometrajes, yo por mi parte le tengo cierto respeto a Takahata por Heidi y la “dichosa” Tumba, pero de eso a sus siguientes creaciones en GHIBLI, mejor ni hablar, resultan demasiado obvios sus fracasos en taquilla.

    No puedo dejar de mencionar que me gusto mucho como recordaste las obras del genial director, de manera bastante objetiva, sin caer en el exagerado endiosamiento que varios tienen con cada una de sus películas, a mí por ejemplo me fascina la triada fantástica conformada por Mononoke, Chihiro y Howl´s, pero apenas y soporto a “Laputa” y “Ponyo”, hay que saber reconocer que no todas sus obras resultan tan sugerentes…

    Como de costumbre: Saludos!

  4. Otro que se ha tragado tu vídeo sin pestañear, y discrepo con algo más que algunos detalles, pero bueno, entiendo que hay gente que puede ponerse un poco racional y crítico con Miyazaki y no alabar todo lo que caga, por mi parte soy incapaz (quiero pensar que aunque la película no sea una perla ya me gana por el aspecto técnico).
    Coincido contigo con el hecho de que la mayoría de los directores de animación Japoneses tienden a intentar hacer reflejos de películas funcionales para no arriesgar inversiones, pero quiero pensar que es mayormente por la situación económica que impide a la gente arriesgar y ser creativa, no por lameculos y ser adoradores de “dioses” de la animación. Se pueden encontrar ciertos paralelismos en el cine de animación más occidental, de hecho.
    Discrepo en que Takahata muere con Ghibli. Sí que la tumba de las luciérnagas me parece que está sobrevaloradísima, pero por ejemplo, recuerdos del ayer, Pompoko, y mis vecinos los Yamada me parecen muy dignas (Kaguya Hime no la he visto todavía). Además, si cae en decadencia no tiene por qué ser por el estudio, simplemente puede haber perdido la chispa, no?
    Que Goro sobra, por supuesto. Y más tirria le tengo cuando supe que Terramar era una obra que quería hacer Miyazaki, cagüendiez.
    Que las películas de Hosoda son aceptables pero no maravillas? Por mi parte creo que puede ser un digno heredero de la medallita de la animación japonesa tras Miyazaki, me gusta mucho más que Shinkai.
    Y bueno, aunque no he expuesto todas mis discrepancias ni de lejos no quiero pecar de pesado, pero si decir que eres de los pocos que dan la cara con otro punto de vista y se enfrentan a toooda una legión de otakus cegados por Totoro aunque no sepan realmente de lo que hablan!

    Un saludo!

  5. Hola, Javi. Estoy de acuerdo con lo que decís en el video. Es una pena que Miyazaki se retire, pero no Ghibli, ya que como decís, salvo las películas del gran director, las otras no son muy buenas. Igualmente, aún no he visto todas las películas de este estudio, que pienso ver. Coincido con vos en que “La tumba de las luciérnagas” no es una buena película.
    Yo recuerdo que la primera películas que vi de Ghibli y de Miyazaki fue “El viaje de Chihiro” que fue la primera en llegar a los cines de acá. Recuerdo que quedé maravillada con ella, y luego con “Howl´s moving castle”, que coincido contigo es la mejor película de Miyazaki, del cual todavía tengo pendiente ver algunas de sus films.
    Creo que, como decís, es bueno que Ghibli cierre para no caer por un precipicio y que podamos guardar un buen recuerdo de él, no como Disney y Pixar, que las últimas películas que han hecho para mí son malas.
    Esperemos que Miyazaki en algunos años nos traiga alguna otra de sus películas, mientras tanto a seguir disfrutando de las que ha sacado.
    Besos.

  6. Pingback: Kaze Tachinu, ¿el canto del cisne de Hayao Miyazaki? | Drakenland / El lobo zamorano

  7. Pingback: Feliz Navidad y Próspero 2017. (El balance tardío de 2016) | Drakenland / El lobo zamorano

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s