Madoka Magica: Rebellion. Un viaje imaginario al Infierno de la desesperación

Mahou Shoujo Madoka Magica Rebellion

Rezar por la esperanza, cargarse de maldiciones y pelear eternamente; en eso consiste ser una Magical Girl. Quisimos un milagro y lo obtuvimos, aunque el precio que pagamos por él fue el de entregar nuestras almas a un destino de guerra y agonía constante para el que sólo existía una salvación: la muerte; desaparecer del mundo para escapar de un sino carente de esperanza. Algún día llegará nuestra hora, pero hasta que la Ley del Ciclo nos lleve, continuaremos nuestra batalla infinita. Pero en esta realidad gobernada por la tragedia y el odio… soñé que me encontraba con esa sonrisa familiar una vez más.

Ante todo he de disculparme por no haber dado demasiadas demostraciones de vida durante las últimas semanas, aunque las razones son evidentes. El curso ha empezado, estoy aprendiendo el ejercicio de la Abogacía y lógicamente no tengo tanto tiempo libre como antaño. Por lo tanto, decidí prescindir de las redes sociales y centrarme en esta bitácora. Algo a lo que se añade que me encuentro un tanto fatigado (por no decir, muerto de cansancio).

Al lógico cansancio de estar yendo y viniendo de Salamanca se le ha sumado el ir a su Colegio de Abogados, que me pilla bastante lejos tanto de los lugares donde puedo aparcar sin preocuparme de la ORA como de donde me deja el bus y, aunque lo hago encantado, como no es difícil de suponer, entrenar todos los días, estudiar, trabajar y comerme dos horas de carretera me exige limitar el tiempo que dedico a mis aficiones así como, por supuesto, lograr una adaptación física que todavía no he conseguido. Un cúmulo de factores que, sin embargo, no me ha impedido elaborar la review que tenéis ante vosotros en la que no descarto que se me haya escapado alguna errata por todo lo matizado.

Por último, no hace demasiado tiempo… me di cuenta de que en las reviews de la bitácora había una que faltaba y es tan importante que no he tenido más remedio que ponerme manos a la obra con ella. El problema es que me llevará muchas horas y he calculado que posiblemente hasta finales de noviembre no tendré posibilidades materiales de concluirla, pero todo se andará. Así pues, y mientras intento comprender los motivos por los que Del Bosque y Ancelotti siguen contando con un personaje como Casillas de portero, o por qué el primero nos sigue haciendo aguantar las gilipolleces de Piqué dentro y fuera de los terrenos de juego, procedo a abordar este análisis que tenía pendiente desde hacía cerca de un año y que hoy por fin emprendo. Veremos qué puedo hacer con él.

ATENCIÓN: Aunque se han intentado evitar en la medida de lo posible, la review escrita a continuación contiene spoliers relacionados tanto con la serie original como con la película en sí por lo que su lectura puede desvelar alguno de los aspectos más importantes de sus respectivas tramas.

Ficha Técnica

Hangyaku no Monogatari (叛逆の物語), también conocida en Estados Unidos como “Puella Magi Madoka Magica: Rebellion” es una película de animación de 115 minutos de duración perteneciente a los géneros de Magical Girls, Fantasía y Terror Psicológico, codirigida por Akiyuki Shinbo y Yukihiro Miyamoto para el estudio Shaft en 2013. Está basada libremente en un guión original escrito por Gen Urobuchi del que posteriormente se editó un manga del mismo nombre compuesto por tres volúmenes ilustrados por Hanokage y publicados por la editorial Houbunsha.

Argumento

Cuenta una vieja leyenda que en un tiempo y lugar remoto, un ente oscuro llamado “Incubator” recorría el mundo buscando a adolescentes inocentes a las que conceder cualquier deseo que solicitasen, por descabellado e imposible que pudiese parecer, aunque el precio a pagar por él era terriblemente alto. Las muchachas debían convertirse en Magical Girls para combatir a las brujas, lo que suponía perder su naturaleza humana y su contacto con la sociedad hasta ir poco a poco degenerándose para, finalmente, transformarse en… las mismas brujas contra las que peleaban, lo que suponía un macabro círculo vicioso en el que la única manera de salir era la muerte. Pero… nada de eso tiene sentido en este mundo.

Akemi Homura, una estudiante de Secundaria tímida, insegura de sí misma y de aspecto enclenque, llega a la ciudad de Mitakihara y se incorpora a una de sus escuelas donde rápidamente entabla amistad con cuatro de sus estudiantes, un grupo de chicas llamadas Sakura, Tomoe, Sayaka y Madoka a la que les une un misterioso anillo que parecen poseer únicamente ellas y que es la seña de identidad de un maravilloso secreto. Cada una de ellas posee superpoderes que les permiten enfrentarse a criaturas sobrenaturales vigilando así la paz de su universo y la pacífica convivencia de sus paisanos.

La panda encaja bien desde un principio. No existen roces entre ellas y sus mascotas, un gato asexuado llamado Kyubey y una extraña criatura llamada Bebe (que habla un idioma que sólo su dueña parece entender) hacen de cada día una nueva y agradable aventura a pesar de lo peligroso del oficio que todas ellas desempeñan. Son, en resumidas cuentas, personas felices que viven en un paraíso en el que, de hecho, su carga como “guerreras” es incluso una diversión. Pero detrás de tanta perfección suele esconderse una realidad bastante más lúgubre que empieza a revelarse cuando la recién llegada empieza a hacerse algunas preguntas.

PersonajesRebellion

Akemi Homura, Kyubey y Madoka Kaname

Homura parece sentir extrañeza en torno al comportamiento de Sakura (la más displicente de sus compañeras) y empieza a hablar con ella sobre temas mucho más personales de los que hasta aquel momento habían abordado como dónde vive o cómo llegó al instituto donde ambas estudian, pero en ese instante, y para asombro de ambas, la muchacha pelirroja descubre que ni ella misma es capaz de responder a esas preguntas. ¿Cómo es posible que apenas tenga recuerdos anteriores a la llegada de su amiga? Es absurdo, pero así sucede y ni siquiera ella parece tener una explicación lógica para ello, aunque tampoco importará demasiado ya que ambas deciden ir a comer algo de Ramen a una tienda que se encuentra fuera de la ciudad para zanjar la discusión.

Con esa intención en la cabeza, las dos jóvenes se disponen a coger un autobús que las llevará a su destino pero, por alguna razón, el elegido por ellas decide en el último momento no entrar por el camino correcto y vuelve a la estación de la que partieron. Anonadadas ante tal situación, optan por volver a coger otro bus, aunque cerciorándose expresamente de coger la línea adecuada… pero el resultado es el mismo. ¿Qué está pasando? ¿Es que acaso no pueden salir de Mitakihara? Y, de ser así, ¿cuál es la razón? Fuere como fuere una cosa parece clara, y es la de que sólo la chica de las gafas parece extrañarse ante lo ocurrido.

Los pensamientos empiezan a atormentarla. Todo su entorno parece una simple pantomima teatral, el comportamiento de sus amigas comienza a ser extraño y artificial y empieza a concebir una hipótesis que lo explica todo… Hay una bruja detrás de este sinsentido, pero en esta ocasión sus poderes van mucho más allá de lo normal. Es como si todas ellas hubiesen sido capturadas por la hechicera y ésta hubiese manipulado sus mentes llenándolas de recuerdos y sentimientos falsos. Pero su teoría va mucho más allá: podría ser cualquiera de ellas. Por ello, armada con sus pistolas y el escudo que le permite manipular el tiempo a voluntad, su meta pasará a ser la de identificar a la responsable de todo para acabar con su vida.

Tema Principal de la OST

  • Colorful” compuesto por Sho Watanabe e interpretado por ClariS

Análisis

Va a hacer prácticamente un año desde que analicé Mahou Shoujo Madoka Magica. Reconozco que emprendí la tarea sin demasiado interés, acuciado en primer lugar por la enorme cantidad de materia que debía estudiar y, en segundo, por el cansancio acumulado de varias reviews de gran tamaño como eran las que había acometido durante todo el trimestre anterior y que consumieron cientos de mis horas libres. El resultado sin embargo sigue incluso a día de hoy sorprendiéndome. Rápidamente se convirtió en una de las entradas de más éxito de 2013 en lo que a esta bicátora se refiere, así como en una de las referencias en lo relacionado con esta franquicia a pesar de los relativamente pocos comentarios que recibió.

Del mismo modo, publiqué la misma unos días antes del estreno del largometraje que ahora nos ocupa y decidí que, transcurrido el tiempo oportuno y dado que éste es en realidad una secuela en toda regla, llevaría a cabo su review transcurrido un tiempo razonable dado que, además, existían otros temas de los que me apetecía hablar antes de acometer ésta debido a que aquel año fue, como ya he repetido en infinidad de ocasiones, un auténtico oasis dentro de la interminable travesía en el desierto que padecemos todos los que, como yo, somos aficionados al noble arte de la animación japonesa que lleva una década sin levantar cabeza.

Aclarado esto, han sido muchas las peticiones que he recibido a lo largo estos meses para que cumpla mi palabra y plasme en palabras mis impresiones sobre una cinta que, para muchos, es la excepción a la regla no escrita que señala que todo film que prolongue una serie televisiva de la que procede es indefectiblemente malo. De hecho, no son pocos los que opinan que de no ser por la irrupción de Kaze Tachinu, ésta hubiese sido con mucha diferencia la producción nipona del año. ¿Estarán estas elucubraciones a la altura de la realidad? Apuntemos en un primer lugar cómo y por qué se gestó esta obra antes de evaluar sus peculiaridades.

Un fallido aunque sincero intento de conquistar la gran pantalla

Sería redundante a estas alturas repetir lo que es una obviedad. Madoka Magica fue un éxito de crítica y, aunque no fue uno de los títulos más comerciales de su tiempo, supo ganarse su propio lugar entre las simpatías de los otakus de todo el mundo que rápidamente convirtieron a su antagonista, Kyubey, en todo un símbolo del mal y arquetipo por excelencia del odio irracional reflejado en toda clase de memes. Naturalmente, ello conllevaba una comercialidad incipiente de la franquicia que pronto fue aprovechada con maniobras como licenciarla en Estados Unidos y en diversos países de la Unión Europea o el lanzamiento de productos de mercadotecnia entre los que destacaron sus propios videojuegos, mayoritariamente lanzados para las portátiles de SONY, y algún que otro manga.

En mitad de esta fiebre por esta siniestra historia de Magical Girls, Shaft anunció en noviembre de 2011 que se encontraba rodando una trilogía de películas basada en este título de las que las dos primeras llevarían como nombres “Hajimari no Monogatari” y “Eien no Monogatari”, que serían traducidos como “Beginnings” y “Eternal” respectivamente en el mercado anglosajón. Se trataba en realidad de un remake del anime en el que una de ellas narraba los hechos que llevarían a la perdición de Sayaka mientras que la segunda rememoraba lo acontecido en los cuatro últimos episodios del anime original, con el final de sobra conocido por todos.

Naturalmente, y ante tales precedentes, fue la tercera de todas la que acapararía todas las miradas. Se trataba de “Hangyaku no Monogatari”, a la que titularon en inglés “Rebellion” y que se distanciaría sustancialmente de sus predecesoras. De hecho, si bien es cierto que una fue estrenada el 6 de octubre de 2012 y su continuación el 13 del mismo mes (apenas una semana después), para la puesta de largo de ésta en las salas niponas habría que esperar hasta un 26 de octubre… pero de 2013. Es decir, más de un año que, lógicamente, se traduciría en un salto cualitativo y cuantitativo respecto a lo visto hasta entonces.

Bebe Rebellion

Estudio del personaje de Bebe creado para la película

Su desarrollo empezó con una sorpresa. Gen Urobuchi, el consabido guionista, afirmó que efectivamente estábamos ante una secuela que aportaría acontecimientos y al menos un personaje nuevo, pero que la misma no concluiría la saga, lo que significaba que se guardaba la posibilidad de continuar todo lo que en ella se viese de cara al futuro. Al mismo tiempo existía una segunda novedad como era que Warner Bros participaría activamente en su distribución, lo que aseguraba un proyecto de una dimensión mucho mayor que volvería a estar dirigido por Akiyuki Shinbo, antigua cabeza pensante de la serie y de las dos películas anteriores, aunque en esta ocasión compartiría su labor con Yukihiro Miyamoto, que pasará de ser su mano derecha a codirigir junto a él.

Pero no debemos caer en la tentación de pensar que estas noticias formaron parte de una campaña para fomentar el Hype. Más bien al contrario, se podría decir que su desarrollo apenas se filtró a una prensa que tenía incluso que recurrir a blogs japoneses para descubrir algún adelanto de material y que no disfrutó de un trailer oficial que mostrar hasta poco antes de un mes para que se estrenase. El fracaso por lo tanto estaba asegurado y los resultados en taquilla confirmaron los peores pronósticos, con una recaudación de unos 18,4 millones de dólares (1.903.310.658 Yen) que la dejaban muy lejos de un top ten de 2013 en el que las enésimas secuelas cinematográficas de Detective Conan, Pokémon, Dragon Ball o el incombustible Doraemon coparon las preferencias de los espectadores del Imperio del Sol Naciente.

Ante tal decepción, la distribuidora contraatacó y se vendió el titular de que la cinta había conseguido “pulverizar” un supuesto récord establecido por la versión para la gran pantalla de K-On! como película posterior a la emisión de su anime primigenio más exitosa jamás estrenada. Estaba claro que se había intentado una pirueta estadística poco o nada creíble para sacar pecho. Aunque, para su fortuna, al año siguiente fue nominada al Animation of the Year de 2014 que, como ya dijimos en su momento, le fue adjudicado finalmente a Kaze Tachinu, algo a pesar de lo cual el film pasó a considerarse “de culto”. ¿La incorporación de Rebellion obedeció a una simple maniobra para completar el número de películas que aspiraban a dicha distinción? ¿Fue justa la decisión de premiar a Miyazaki en vez de a ésta? Intentemos averiguarlo.

Diluyendo la tenue frontera que separa la animación del arte

Expuestos ya los vericuetos propios de la producción de las tres películas de esta particular saga de Magical Girls toca centrarnos exclusivamente en la tercera por ser ésta la única que innova en el guión convirtiéndose así en una secuela en toda regla para todos los que siguieron la historia original de la pequeña pantalla. No obstante, ningún otaku veterano puede ser testigo de una maniobra comercial así sin antes formularse la sempiterna pregunta de si estamos ante un OVA camuflado de largometraje con la simple intención de aprovechar el tirón de una franquicia conocida (sin más aportación que la de ser un número más en una larga lista de merchandising promocional) como por otro lado ha sido habitual desde los comienzos del anime como fenómeno de masas.

Con todo ello presente, el espectador al contemplar el film por primera vez y la evolución de sus primeros compases, concebirá dos posibles hipótesis en torno a las cuales se puede desarrollar el argumento. La primera de ellas versará sobre el estar ante una precuela en toda regla, es decir, la historia original en la que Akemi y Madoka se conocieron, que acabará inexorablemente en tragedia y que llevará a la primera a sumergirse en una epopeya interdimensional con la intención de salvar a su amiga / amada con el desenlace sobradamente conocido. La segunda nos presentará un mundo paralelo en el que las cinco muchachas viven la vida feliz que siempre desearon y en el que su papel como “Chicas Mágicas” es un aliciente para su vida en vez de la tortura de la que fuimos testigos en un principio.

Por lo tanto, la primera gran incógnita que aclarar es ante qué estamos y qué nos espera, lo que implicará la necesidad imperiosa de mantener constantemente la atención y la siempre difícil tarea de no perder un solo detalle de los muchos que se presentarán por una razón tan poderosa como predecible: el guión de Urobuchi juega al despiste. Sus primeros veinte minutos serán casi una apoteosis del tedio con escenas aparentemente intrascendentes, un mundo sospechosamente blanco y sin sitio para la oscuridad inherente a la trama y, lo más importante, con un Kyubey aparentemente inofensivo del que apenas saldrá una palabra. Pero, naturalmente todo cambiará cuando nos demos cuenta de que estamos ante un engaño.

The Matrix Rebellion

The Matrix” será una de las referencias fundamentales de la película como evidencia, por ejemplo, la secuencia de las balas sobre estas líneas

Para no revelar detalles fundamentales de la historia que nos depara este título, podríamos decir que estamos ante una iteración de “The Matrix”; una utopía concebida en la mente de un ser cuya identidad no conoceremos hasta el final y que en realidad es una continuación no del todo asimilable del final de la serie de televisión que tanto renombre adquirió años atrás. Por lo tanto, y al igual que ocurriese con la ocurrencia de los Wachowski, estamos ante una trama que obvia el esquema narrativo de Planteamiento, Nudo y Desenlace y que comienza por la mitad, intenta descubrir el principio y entonces evoluciona hasta un final. Una teoría muy usada en las últimas décadas pero que no siempre obtiene buenos resultados en la práctica.

Por lo tanto, y con la intención de jugar con el espectador a este enigmático ardid, la pareja Shinbo Miyamoto incorporará algunos de los detalles más reconocibles y alabados de la saga con la intención de ofrecer una impresión de normalidad. La particular manera de representar los iris, el uso de la estética propia de lápices de colores o incluso el toque propio de las ceras se mantienen. Del mismo modo los diseños de las protagonistas no variarán en modo alguno respecto a la serie primigenia y todo seguirá más o menos igual, con una excepción… ¿dónde está la naturaleza y el carácter atormentado de las chicas del “Incubator”? Estamos ante un mundo feliz donde la tristeza parece no tener cabida. Pero entonces, ¿adónde quiere llevar esta historia?¿Traiciona los pilares sobre los que se asentó?

Las preguntas de este tipo se agolparán en nuestra mente hasta que por fin llegue el primer enfrentamiento con una bruja y seamos testigos de la protocolaria transformación henshin mediante la que las cinco chicas pasarán a la acción, una alusión que no es en modo alguno gratuita. El que en otros animes como Sailor Moon no era sino la repetición de diversos clichés que hacían las veces de relleno para ocupar los interminables veinte minutos de cada episodio… adquiere una dimensión artística inédita en esta película, con una composición, planos, uso del color, retrato de la personalidad y gusto visual sencillamente… apasionantes. Un momento tan sorprendente, innovador y lleno de calidad ante el cual me veo sencillamente incapaz de ofrecer descripción. Estamos simplemente ante algo tan sumamente potente que resulta imposible de describir con palabras.

lápicesdecoloresRebellion

Los planos de Rebellion volverán a jugar con la estética del dibujo infantil con acabados que sugieren el uso de lápices de colores o ceras

Es a partir de ese momento cuando todo cambia en el largometraje. Ya no estaremos ante una película, sino ante una verdadera obra de arte de la técnica y la estética en la que cada plano pasa a convertirse en… magia. Cierto, esto último no es un hecho objetivo o demostrable pero sí diré un simple dato. La obra tiene un metraje de dos horas, pero yo tardé cuatro en verla. Sus muchos y muy generosos detalles de calidad hacían que volviese atrás una y otra vez para deleitarme en sus matices, perderme en sus miles de virtudes o simplemente… asombrarme puesto que estamos ante un verdadero referente de técnicas de animación que yo creí imposibles de la que no existen antecedentes comparables.

Estamos ante una situación similar a la explicación que dan los catadores de vinos cuando tienen que hablar de un gran reserva. ¿Tienes en tus manos la copa de un vino labrado a costa de años de elaboración y reposo y no le vas a conceder siquiera el privilegio de permanecer treinta segundos en tu boca? ¿Vas a bebértela de un sorbo sin comprobar sus matices o degustar el sabor que han incrustado en él la madera en la que ha fermentado o la técnica artesanal por la que ha pasado hasta que ha llegado a ti? Algo tan bien elaborado y con semejante nivel de calidad no puede ser objeto de un disfrute rápido.

Hablamos de una sorpresa constante, de una planificación minuciosa, de una obra maestra pictórica en cada plano. Puedo decir sin ningún tipo de pudor que jamás hasta la fecha había visto un espectáculo visual tan digno de verse como el que ofrece esta película. ¿Cómo es posible encadenar más de una hora de estampas soberbias y llenas de inteligencia en las que un único fotograma podría llevarnos horas de sesudos análisis? Luz, colores, deshumanización de los entornos, apariencias psicodélicas de lugares que sólo unas horas antes eran plácidos y pacíficos… Ni un sólo respiro hasta el final. Pura y simple poesía audiovisual sin más objetivo que el de maravillarnos.

DeshumanizaciónRebellion

La deshumanización de los entornos para mostrar el lado oscuro que empieza a entreverse en el guión será uno de los recursos más impactantes de la cinta

Si ya de por sí estos recursos narrativos resultan agradables, la construcción del resto de entornos convencionales es simplemente… sublime. Desde la recreación de escenarios naturales o urbanos hasta la plasmación de paisajes, pasando incluso por la simple elección de vestuario o los guiños al espectador que se encuentra en una sala disfrutando del espectáculo. La calidad y la intensidad en los colores, el uso de la iluminación y la brillante inclusión de personajes de relleno en cada plano (que dependiendo de las circunstancias servirán para transmitir sensaciones de vitalidad, tristeza, alegría, angustia o desesperación) conforman el que en resumidas cuentas es uno de los mejores apartados técnicos de la historia del cine de animación japonés.

Por supuesto, tan colosal característica esconde un reverso tenebroso que más tarde o más temprano sale a colación: ¿Es ese espectáculo visual una distracción respecto a la historia? Es ahí donde empieza el único aunque gigantesco fallo de esta producción. La serie y por extensión las dos primeras entregas de la trilogía de películas mostraban un guión casi perfecto y prácticamente cerrado. Se trataba de darle la vuelta al fenómeno reluciente y optimista con el que Toei convirtió en otakus a varias generaciones de niñas en torno a finales del siglo XX y principios del XXI, para transformarlo en una pesadilla de horror psicológico en el que las “afortunadas” elegidas por un minino estrafalario, resultaban ser en realidad las víctimas de un juego macabro que tenía como telón de fondo el experimentar con sus propias vidas.

El final de Mahou Shoujo Madoka Magica nos presentaba una reinvención del Universo en la que Kyubey y Akemi se hallaban reconciliados, siendo incluso aliados en su sempiterna lucha contra las brujas, lo que hacía muy difícil continuar con la trama sin perder una de sus principales bazas: la de un malvado especialmente cruel y sádico al que, cual diablo, niñas inocentes y puras le vendían su alma a cambio de deseos fraudulentos que las convertían en marionetas mientras hacía gala de su mayor atractivo… el de racionalizar la tortura física y psicológica a la que estaba sometiendo a sus esclavas con una sonrisa maligna y despreciable que despertaba la animadversión general.

Paisaje Rebellion 01Paisaje Rebellion 02

Paisaje Rebellion 03Paisaje Rebellion 04

Cuatro de los ejemplos de recreaciones de paisajes naturales y urbanos en la película (clic para ampliar)

Incubator” en este caso pasará la mayor parte del largometraje callado, lo que claramente repercute de manera negativa en el guión que pierde así uno de sus principales alicientes: la perfidia del minino asexuado. Ello quiere decir que el leitmotiv de la trama variará sustancialmente para centrarse en un ámbito relativamente paralelo como es el de la hipotética relación entre las cinco magical girls, aunque esta vez en un entorno idílico y ajeno a los conflictos que las llevaron, una detrás de otra, a la muerte. Así pues, sólo cabía una posibilidad para sacar la producción adelante: enfrentarlas entre ellas.

Esta especie de huida hacia adelante encuentra su principal aliciente en el combate que disputarán Homura y Tomoe ante nuestros ojos. Respecto al mismo, podríamos decir en términos generales que se sostiene. Las coreografías son bastante impactantes y algunos de sus movimientos, en base a sus poderes, gozan de una sobrecogedora originalidad, especialmente visible en el momento en el que la una intenta volarse la cabeza para detener el tiempo en el momento oportuno y así arrebatar la vida a la otra. Será también aquí donde se vuelva a hacer patente la influencia de “The Matrix” ya aludida cuando los directores, conscientes de la similitud en la forma de luchar que rodea a ambas y su uso de armas de fuego, enfrenten las municiones de los fusiles y pistolas que emplean cruzando sus trayectorias de un modo francamente emocionante.

Con todo, a lo largo de toda la extensión del film tuve la incómoda sensación de que había algo en cuanto a la historia que no terminaba de convencer y es… el poco provecho sacado de este tipo de coyunturas. Si bien en la serie original doce episodios se me antojaban escasos e insuficientes para una producción tan ambiciosa, en este caso dos horas de metraje daban para más. Tal vez se echan en falta más enfrentamientos como el aludido y que éstos acabasen en una muerte al uso que reviviese el espíritu que hizo grande a esta franquicia y no en el simple incremento del gore en pantalla. Pero lo cierto es que todo finalmente se echa por tierra en beneficio de un matiz mucho más filosófico: la caída del alma de una de ellas.

Violencia Rebellion

A pesar de no contener demasiada violencia explícita, algunas escenas estarán aderezadas con ciertos toques gore

Ya en relación a la solución final dada a toda esta estructura para continuar un producto satifactoriamente concluido deja una sensación agridulce. Por un lado Madoka Magica es la historia de un amor a medio camino entre fraternal y lésbico que atraviesa las fronteras del espacio y del tiempo para adentrarse peligrosamente en los entresijos de lo metafísico, haciendo asimilable para el espectador el guión que tenemos entre manos… en el que una de las amantes convierte su obsesión en locura y más tarde en maldad. Por otro, esta particular pesadilla se encontraba cerrada y, de reabrirse, debió hacerse con otros personajes y no con aquéllos cuyo periplo existencial había llegado a su fin, bien en una serie para la pequeña pantalla, bien en dos películas para la grande.

Estamos pues ante un error de concepción. Posiblemente la opción más sensata hubiese sido crear nuevas heroínas o utilizar como punto de partida el lugar donde todo terminaba en televisión para hacer de él un producto redondo. Pero la opción elegida aquí termina por resultar un tanto caótica y a pesar de algunos guiños al pasado como el de la creación de un Opening específico para esta entrega intentando aparentar una continuidad, el conjunto no ofrece un resultado satisfactorio. Un lastre al que se le añade el pobre nivel mostrado en la OST, en la que Yuki Kajiura emprende uno de los peores trabajos de su carrera y en el que la mayor parte de sus temas pasan completamente desapercibidos, a pesar de que muchos de ellos son vocales.

Contraste es, por lo tanto, la palabra clave de todo. Se trata de una producción increíblemente bien elaborada que al mismo tiempo “sobra” tal y como la han dejado. Su historia no es buena, pero te mantiene en vilo hasta el final. No aporta nada, pero prácticamente ningún fan de la franquicia ha podido resistir la tentación de hacerse con ella de un modo u otro. Tal vez sea ése el encanto de esta producción; las paradojas que ofrece y las impresiones antagónicas que asienta en la mente del espectador una vez la ha visto. Pero, en resumen, ¿es o no una cinta digna de invertir dos horas en ella?

Conclusión

¿Cómo puntuar, valorar o incluso criticar un producto que, dependiendo de la óptica con la que se mire, puede ser una obra maestra o un despropósito? Como continuación de la historia que unos años atrás revolucionó el panorama de la animación japonesa es sencillamente desastrosa. Se mire por donde se mire lo narrado durante su metraje no encaja con lo visto en su versión primigenia para la pequeña pantalla y, aunque el guión es en términos generales interesante, no deja de cojear en lo referente a su continuidad o, incluso, en el papel concedido a Akemi que, a pesar de volver a sus orígenes como muchacha tímida e insegura, inmediatamente vuelve a desempeñar el papel de tsundere por el que se volvió increíblemente popular.

Cuestión distinta es su apartado estético (por encima de técnico). Es una delicia para los sentidos. Cada segundo esconde tras de sí una carga de trabajo y de minuciosidad inédito en producción alguna (de animación japonesa o no). Apenas diez segundos delatan semanas de planificación en cuanto al uso de colores, composición y metalenguaje para dar a todos y cada uno de los planos un significado trascendental; una manera de expresar el descenso a los infiernos, la aparición del mal o la simple locura con una elegancia sublime y nada habitual en el mundo del anime que convierten a esta pieza en una joya intemporal del mundo de la animación que, por esta razón tan simple como abrumadora, merece ser vista.

Ciertamente, no pueden obviarse dos hechos. Su nivel de violencia es algo superior al de la serie original y la influencia de “The Matrix” es clara. Pero a la postre todo ello resultará indiferente. Sí, es tan bella como innecesaria y la única manera de salvarla de la quema, como parte de una saga, será con la hasta ahora incumplida promesa de Gen Urobuchi de una nueva entrega… ¿Y qué? Es algo similar a Breaking Bad: un guión que deja mucho que desear, pero aderezado con una auténtica lección magistral de cine en cada toma que embriagará nuestros sentidos y nos obligará a verla una y mil veces tan solo por el placer de disfrutar algo bueno. Un derroche de malabarismos visuales al que una campaña de marketing deficiente y la siempre incómoda situación de coincidir con Miyazaki en el año de su estreno, privó del Olimpo al que por méritos propios debió haber entrado.

RebellionFin

NOTA: 8

12 comentarios el “Madoka Magica: Rebellion. Un viaje imaginario al Infierno de la desesperación

  1. Pingback: Mahou Shoujo Madoka Magica, la antítesis del género de las Magical Girls | Drakenland / El lobo zamorano

  2. Soy aún de esas que no ha visto nada de Madoka, y a las que todo el mundo pone el grito en el cielo….por no haberla visto. Sin embargo, al leer tu entrada, me ha picado tanto que no quedará de otra que verla. Gracias por el extenso artículo.

    • Pues ya sabes, mejor que por la serie… empieza por las películas, que cuentan lo mismo pero con una calidad de imagen muy superior. Eso sí, si vas a verlas procura ver las dos de un tirón. Te aseguro que te sorprenderán, especialmente la última.

      Un saludo.

  3. Menos mal que por fin has escuchado nuestras plegarias ajaja. Vale no es muy buena pero es lo buena que es su animacion y lo bien que estan sus luchas. Yo la he visto 5 veces y no me canso de ella. Me alegro de que te haya gustado 🙂

    • Algo tenía que hacer después de que se me ocurriese enlazar un vídeo con todas las transformaciones de las PreCures por el que casi me arrancan la cabeza xD.

      Un saludo.

  4. Pingback: Aldnoah.Zero (Parte 1), el universo mecha según Urobuchi | Drakenland / El lobo zamorano

  5. Pingback: Life is Strange, la paranoia temporal episódica de Dontnod | Drakenland / El lobo zamorano

  6. Pingback: Un verano en el desierto castellano (con libros de por medio) | Drakenland / El lobo zamorano

  7. A la luz de un nuevo proyecto confirmado sobre esta historia, y la posibilidad de que a tiempo posterior una segunda opinión contaría mejor que sus impresiones iniciales (como yo creo en forma fehaciente), es quizá la producción más ambiciosa que vi en los últimos años.
    Es caótico en su concepto, trama y desarrollo, pero no deja de ser maravilloso en su estética, que a esta altura de lo que es el anime, imprime su estilo collage en nuesrta memoria.
    Apostaría doble contra sencillo que no te gustó como te quedo esta review pero no niego que escribiste sobre lo que nos atrajo (o engaño) de su propuesta viniendo de su formato televisivo. Que a fin de cuentas es lo que todos queríamos, igual no olvidaré la escena final de Kyubey confundido y derrotado frente a Akemi.

    Saludos.

    PD: Buena la mención de Breaking Bad, es una serie tan convencional en su trama, que lo disfrutaria mejor si le activara el mute.

    • Es que si esta review la hubiese hecho a día de hoy, probablemente le hubiese dado una nota mucho mayor, puesto que el argumento es una delicia y los planos son fantásticos. De hecho cada fotograma es una obra de arte, y espero con impaciencia el nuevo proyecto del que hablas porque cada día que pasa me gusta más la marca “Madoka”.

      Un saludo.

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s