Sword Art Online II, subiendo a los hombros de un gigante virtual

Sword Art Online 2

– Pensé que cuanto más cercanos fuesen los mundos reales y virtuales más próspero sería el futuro. Pero cuanto más difusa se vuelve la separación entre ambos, más fácil es que la gente los confunda. – Pero también ayuda a salvar a muchas personas. – No sé qué pensará de eso aquel hombre que se desvaneció dentro del SAO, pero como supervivientes de ese universo tenemos el deber de ver qué sucederá. – ¿No te estás comiendo excesivamente la cabeza? – Tal vez, pero es algo que quiero ver en persona y después de lo que he visto, este deseo se ha vuelto mucho más fuerte. Así pues, aunque no sepa qué me deparará el futuro… Asuna, quiero que me acompañes para siempre. – ¡Te seguiré hasta el fin del mundo!

Sí, lo sé. Siempre empiezo con lo mismo. La ya arquetípica frase de “me ha costado mucho hacer esta review” pese a que no es de las más largas que he escrito, pero en esta ocasión es incluso más oportuno decirlo que en otras. Quería sacar esta entrada justo después de acabar el último episodio de SAO II, aunque finalmente he tenido que esperar un día para hacerlo debido a que me dormía sobre el teclado por culpa de ritmo agotador que estoy llevando estos días. Trabajo, clases, estudio, prácticas, viajes, entrenamientos y, por supuesto, anime, manga, videojuegos y escribir sobre ellos. Una impresionante carga de curro que me obliga a seguir una economía de guerra en lo que al tiempo se refiere. Aunque me había comprometido a llevar a cabo este artículo en tiempo y forma y no estaba dispuesto a que ésta fuese la primera vez en mi vida que falto a mi palabra.

Dejando de lado que me caigo de espaldas y que el menor día me da un “jamacuco”, para abordar asuntos que nos interesen a todos, esta semana he estado decidiendo cuál será lo que yo llamo el “Videojuego de la Navidad”. Es decir, el programa que cojo por banda durante estas fechas y que fulmino pese a quien le pese y caiga quien caiga incluso aunque ello me lleve a suspender. Es una tradición que se remonta hasta el año 1998 y que, salvo un par de temporadas (por motivos ajenos a mi voluntad) he cumplido como si de una obligación religiosa se tratase. Este año no va a ser menos, a pesar de que me temo que la presente temporada ha sido nefasta en lo que a este tipo de productos se refiere y no hay absolutamente nada que llame mi atención, aunque ya improvisaré para ver qué me puedo sacar de la manga (siempre que no sea demasiado antiguo).

Por último, y antes de pasar a cosas más serias, se supone que debería opinar sobre lo del Real Madrid y el Mundialito, pero lo más que puedo decir es que he huido como de la peste de cualquier compromiso que me haga ver ese partido y todavía me sigo preguntando cómo es posible que alguien pueda interesarse por torneos de chichinabo que clonan la idea de las Supercopas cuando todos saben que son sólo productos artificiales de cara a estirar como sea el tirón comercial de los títulos; una pura bisutería futbolística de cara a obtener pingües beneficios con la venta de los derechos de emisión, los cobros por PPV y las fanfarronadas de la prensa deportiva, de la que todo el mundo dice pasar pero que a la hora de la verdad no se pierde. De hecho tengo todavía los oídos zumbando de la cantidad de veces que he escuchado durante la presente semana el nombre del “San Lorenzo de Almagro” a la vez que me soltaban que no eran unos paquetes sino una formación correosa, que te remontaban en cualquier momento y todas esas guardioladas que me sacan de mis “estancillas” (al haber descubierto que soy alérgico a la palabra “casillas”). En fin, aclarado pues que no tengo nada interesante que decir aparte de que terminaré cayéndome muerto delante del ordenador, metámonos en harina y procedamos a analizar el que ha sido uno de los tres títulos más importantes de 2014 en todo lo que a anime se refiere y cuya entrada se me antojaba obligatoria.

Ficha Técnica

Sword Art Online II (ソードアート・オンライン II) es una serie televisiva de animación compuesta por 24 capítulos (más un OVA calificado como episodio 14.5) perteneciente al género de Ciencia Ficción complementado con Drama, Romance y Aventura, dirigida por Tomohiko Itou y desarrollada en 2014 por el estudio A-1 Pictures. Está basada en la serie de novelas homónima creada por Reki Kawahara en la que se incorporan algunos fragmentos escritos por el propio Itou. De ella se deriva el guión alternativo conocido como “Sword Art Online Alternative: Gun Gale Online”.

Argumento

Un año ha pasado desde que Sword Art Online, ya bautizado popularmente como “El Juego de la Muerte”, llegase a su fin, pero las heridas son difíciles de sanar. A pesar de los numerosos cuidados que los servicios sanitarios japoneses han prestado a sus víctimas, éstas siguen teniendo problemas para adaptarse. Así, Kirito ha recuperado buena parte de su masa muscular y Asuna ya puede interactuar con el resto de la sociedad con cierta normalidad sin recurrir constantemente a su estoque. No obstante, ambos siguen sintiendo una enorme extrañeza al caminar cogidos de la mano por no recordar demasiado bien lo que significaba el calor humano derivado de un sentido como el tacto, tan inútil a través de la red. Sin embargo, el Imperio del Sol Naciente no ha perdido en absoluto la pasión por los VRMMORPG.

En el año 2025, el juego de moda es Gun Gale Online (GGO). Se trata de un programa que sumerge al jugador en un entorno de guerra perpetua en el que las espadas, elemento conductor de SOA, han sido sustituidas por armas de fuego. Dos son también las novedades que aporta. Una, es la sustitución del polémico NervGear por otro aparato más sofisticado llamado Amusphere que parece ser mucho más seguro para el usuario. La otra, que toda su comunidad está compuesta por profesionales; gente que dedica su vida al programa en sí y que consigue pingües beneficios a la hora de completar los desafíos de turno o proclamarse vencedores en los torneos más importantes. No obstante, las cosas están a punto de cambiar.

XeXeeD, uno de sus personajes más conocidos y carismáticos, es sometido a una entrevista en el programa televisivo más popular en el universo del programa. En ese momento, un hombre enmascarado y vestido con ropa andrajosa entra en una de las salas de chat más concurridas y, en presencia de cientos de testigos, dispara con una pistola a la pantalla donde se retrataba el avatar de su víctima. Aparentemente nada tendría que pasar, sin embargo el objetivo se desmorona ante los ojos de todo Japón para acto seguido desconectarse. Días después, su cadáver, en avanzado estado de descomposición, es encontrado en su apartamento provisto todavía de los aparatos necesarios para sumergirse en el universo virtual, por lo que todo el Imperio se pregunta lo mismo. ¿Ha sido víctima de un asesinato?

PersonajesSAO2

Kirito, Shinon y Yuuki

Con la intención de evitar que cunda el pánico, la policía japonesa se pone en contacto con Kazuto Kirigaya y le vuelve a pedir que se transforme en Kirito para adentrarse en los entresijos de GGO y descubra si es posible acabar a través de él con la vida de otros jugadores en el mundo real y que, de ser así, desenmascare al psicópata homicida que va camino de convertirse en el enemigo público número uno del archipiélago. El héroe acepta, pero las cosas no serán tan sencillas para él como hasta ahora. Este programa es muy diferente a todo lo que estaba acostumbrado, empezando por el hecho de que todos sus rivales utilizan armas de largo alcance mientras él es un especialista en el cuerpo a cuerpo. Así pues, tendrá que combatir utilizando la única herramienta que le proporciona el juego y que le otorga ciertas posibilidades de sobrevivir: el lightblaster. Aunque afortunadamente para él, no estará solo en su aventura.

Shino Asada es una joven estudiante de dieciséis años que fue testigo de cómo su padre moría de una hemorragia interna cuando era apenas una niña. Del mismo modo, unos años más tarde se vio envuelta en un turbulento atraco en el interior de un banco cuando acompañaba a su madre. En él, terminó accidentalmente en sus manos la pistola con la que el asaltante había acabado con la vida de uno de los empleados de la entidad y, presa de un miedo insuperable, disparó un tiro que le voló la tapa de los sesos al delincuente. Desde ese día, vive aterrorizada ante la simple mención de algo que le recuerde a un arma de fuego, hasta el extremo de dejar que sus compañeras de clase abusen de ella utilizando su terror. Pese a ello, esta frágil adolescente ve cómo todo se acaba cuando se pone el Amusphere y se transforma en Shinon, la más mortífera francotiradora a la que todo el mundo teme en el VRMMORPG más violento del país.

Naturalmente, ambos jóvenes cruzarán sus destinos y se verán atrapados en una conspiración en la que se encuentran en serio peligro las vidas de buena parte de los japoneses aficionados a los videojuegos. Mientras, Asuna, alejada ya de estos avatares, se ha convertido en la reina indiscutible del inocente Alfheim Online, mas una sola es la sombra que se cierne sobre su reinado como lo es el nombre de Zekken, un guerrero con fama de invencible y cuyo dominio con la espada llevará a la espadachín prodigio a retarlo. Un combate en el que descubrirá que el mayor de sus rivales, que ella creía un hombre, es en realidad una mujer de corta edad de la que prácticamente nada se sabe a pesar de que su nombre pasará a ser uno de los más importantes de su existencia: Yuuki.

Openings

  • Ignite”, compuesto por Ogawa Tomoyuki e interpretado por Aoi Eir
  • Courage”, compuesto por Kentaro Suzuki e interpretado por Haruka Tomatsu

Endings

  • Yume Sekai”, compuesto por Minamida Kengo e interpretado por Tomatsu Haruka
  • Overfly”, compuesto por Saku e interpretado por Haruna Luna
  • Startear”, compuesto por Saku e interpretado por Haruna Luna

Análisis

Lo dije al principio y lo repito ahora. 2014 ha tenido en realidad tres animes comerciales en lo que a series para la pequeña pantalla se refiere: Tokyo Ghoul, Terra Formars y Sword Art Online II. De ellos, sólo el último fue configurado como una producción de peso al optar por el formato de 24 episodios al contrario de lo que hicieron sus otras dos rivales que se compusieron respectivamente de 13 capítulos cada una. Ésa fue la razón por la que, a pesar de la simultaneidad con la que una de ellas ha terminado y la otra ha calado en la comunidad otaku española, decidí que ésta debía ser la primera de ellas en contar con una entrada en este blog.

Tampoco me voy a andar con tonterías. El artículo que escribí sobre su primera parte hace un par de años fue con mucha diferencia uno de los más exitosos que redacté en su tiempo, hasta el punto de que todavía a día de hoy sigue siendo de los más leídos de la bitácora a pesar de que la puse a caer de un burro. Algo que me convirtió en uno de los pocos que se posicionaron abiertamente en su contra definiéndola como lo que a mi sincero entender y parecer era… simple y llanamente, una verdadera mierda. Y lo uno llevó a lo otro, se convirtió en viral a través de Facebook, y eso hizo de él lo más visto que escribí a lo largo de 2012. Por supuesto hubo quien no se lo tomó a bien, pero por regla general la gente reaccionó con sentido del humor y me insistieron una y otra vez en que por favor opinase también sobre su secuela, en el caso de que finalmente se editase.

Dicho y hecho, dos años más tarde y otra vez al borde de la Navidad, el título fetiche de los seguidores de las historias fantásticas acontecidas en universos virtuales acaba de terminar sus emisiones en Japón gozando, para variar, de un muy considerable apoyo a través de las redes sociales. En ellas, los usuarios más importantes en lo que a manga se refiere se volcaron no sólo en la vuelta de Kirito sino también en su nueva compañera, Shinon, aunque más en su versión como arquera elfa que en la que A-1 Pictures mostró a lo largo de su proceso de desarrollo y que constituyó así una de sus principales bazas comerciales durante su periodo de gestación que, como veremos a continuación, no estuvo precisamente exento de polémicas.

De espadachín legendario a francotiradora de hielo

Nadie a estas alturas puede verse sorprendido por lo que es un hecho. Sword Art Online es, posiblemente, el mayor fenómeno editorial nipón del presente siglo en lo que a cultura “freak” se refiere. Por irónico, absurdo y rocambolesco que pueda llegar a parecer en un mundo tan audiovisual como el manganime, un formato tan aparentemente obsoleto como el de la novela ha sido capaz de producir uno de los cataclismos comerciales más importantes de la historia de la cultura del cómic y la animación nipona vendiendo nada menos que 16,7 millones de unidades alrededor del mundo contando únicamente las cifras cosechadas en Japón, Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Taiwán, China, Corea y Tailandia.

Hablamos por supuesto de estadísticas oficiales. Si incluyésemos las derivadas de su distribución “alegal” en los países de habla hispana o en la Europa continental realizada a través de los fansubs, no sería de extrañar que pudiésemos incluso hablar de triplicar o cuadruplicar dichos registros. Es más, su grado de expansión es tal que la propia Dengeki Bunko (propietaria de sus derechos de distribución) ya ha adelantado que la franquicia desembarcará en breve en las librerías de Alemania, Francia, Polonia e Italia, mientras planea su lanzamiento en Vietnam, país, este último, en el que los mecanismos “internetiles” de traducción underground la han convertido en una auténtica obra de culto. Pero nada de esto hubiese sido posible sin su celebérrima serie de animación, a pesar de que su popularidad fue inversamente proporcional a la calidad de la que hacía gala.

El final abierto de esta última había dejado a sus fans con ganas de más, y su cada vez mayor corte de seguidores reclamaban más material sobre la historia de Kirito y Asuna y sus peripecias a través de los MMORPG virtuales. Unas ansias que A-1 Pictures intentó compensar con el lanzamiento de productos como Sword Art Online: Extra Edition, una suerte de especial de fin de año para 2013 en el que se repasaban con forma de OVA los sucesos más importantes acontecidos en Aincrad mientras se añadían algunos instantes inéditos de metraje. Aunque ello no era sino la antesala de lo que era un secreto a voces: SAO tendría una segunda parte, y fue precisamente en la premiere de esta pseudopelícula cuando se anunció que ésta sería estrenada en 2014 y que llevaría el sobrenombre inicial de “Phantom Bullet”.

material SAO II

A-1 Pictures filtró a través de las redes sociales materiales en forma de ilustraciones y portadas oficiales para la promoción de SAO II

La noticia, dada precisamente en la Nochevieja de 2013 corrió como la pólvora por foros, comunidades, blogs y redes sociales, hasta el punto de que el trailer lanzado conjuntamente con el anuncio alcanzó las dos millones de visitas en un margen de tiempo irrisorio, convirtiéndose en uno de los vídeos del mes en la versión nipona de Youtube a pesar de sus escasos 32 segundos de duración y la poca enjundia de los mismos: en esencia, una mujer armada con un rifle de francotirador y que correspondía al nombre de Shinon, uno de los nombres de más peso de los que se podrían encontrar en… Sword Art Online: Infinity Moment, el videojuego de PSP.

Las especulaciones en aquel momento se sucedieron en torno al dilema de si esta nueva entrega de la saga seguiría el orden canónico surgido en la mente de Kawahara o por el contrario sería apócrifa, desglosándose así dos mundos: el del papel impreso y el paralelo en la pequeña pantalla, como ha ocurrido en demasiadas ocasiones en obras que se adaptan incluso aunque el manga no haya concluido ni tenga visos de hacerlo en breve. Por ello más tarde se aclaró que la producción para la pequeña pantalla llevaría a la misma los tomos cinco, seis y siete de la cronología oficial. Los dos primeros basados en la ya aludida Phantom Bullet y el tercero en una minihistoria que llevaba la denominación Mother’s Rosario.

El terror no se hizo esperar. Los seguidores de la saga se percataron inmediatamente de que esta secuela adaptaría los tres episodios más mediocres del guión original y lo haría a un ritmo que, a priori, sería algo más pausado que en la primera parte. Para colmo, se acumularon hasta cinco promos diferentes antes de su estreno, pero en ninguna de ellas se podía adivinar algo diferente a que el peso femenino de la trama recaería en la ya mencionada Shinon en detrimento de la carismática y consagrada Asuna. Todo ello más o menos a la par que el siguiente episodio “videojuerguistico” de la saga, el tan cacareado Sword Art Online: Hollow Fragment de Playstation Vita recibía un sonoro varapalo de crítica (en las pocas revistas serias que quedan en el sector, en las que ya no se incluye la Famitsu) y público (145.000 unidades que se inflaron artificialmente hasta las 400.000). En resumen, el lanzamiento previsto para el 5 de julio de 2014 en el canal Tokyo MX parecía destinado al fracaso pero ¿se confirmaría el mal augurio o por el contrario su director, Tomohiko Itou, reconduciría el reto haciendo de esta apuesta la serie del año? Intentemos salir de dudas.

Muera la inteligencia artificial; viva el ridículo online

¿Y cómo demonios analizo este ladrillazo de 24 episodios que me acabo de echar a la espalda? Perdí la cuenta de la cantidad de veces que repetí esto mismo desde que comencé la serie hasta su mismísimo final. Todavía sigo planteándome si semejante exhibición de disparates era intencional o, por el contrario, Reki Kawahara está haciendo algún tipo de oposición para convertirse por méritos propios en el peor y más insufrible guionista de ciencia ficción nacido en el Imperio del Sol Naciente, verdaderamente equivalente al talento de Amador Rivas (el de La Que Se Avecina) como escritor de novelas eróticas; ésas en las que el término más sugerente es “encetado” y la frase más aterciopelada es “te voy a dar salami”.

Es tan malo, tan zafio, tan ofensivo para el sentido común, tan mal planteado, tan rematadamente aburrido y tan desesperante que en cada capítulo el tiempo acumulado que llevaba mirando a mi reloj superaba con creces el que le dedicaba a la pantalla. Pero lo realmente curioso es que estamos ante un producto concebido en dos etapas y la anécdota narrada en este párrafo se refiere a la primera (y supuestamente mejor) compuesta por las 14 primeras entregas en las que se intenta hacer algo parecido a una producción televisiva. La segunda, son sencillamente diez bodrios con aspiraciones sentimentaloides con los que la tentación de golpearse la cabeza contra la pared hasta reventarla se vuelve irresistible, ante la posibilidad de olvidar así que has perdido 200 minutos de tu vida observando algo capaz de elevar al Sálvame al nivel de la “Nouvelle Vague”.

SangreSOA2

Sword Art Online II concederá inicialmente un mayor papel al gore, aunque inmediatamente disminuirá su carga violenta

Para abrir boca, la presente kawaharallez comienza con una hipótesis totalmente creíble: la de que un videojuego que provoca una cantidad de muertes reales cercanas al genocidio por culpa de un trasto que aliena el alma y la conciencia del jugador, hace que todo el mundo quiera meterse en él y reclamar más y más trastos de los que los esclavizan y los secuestran durante años en mundos virtuales absurdos corriendo incluso el riesgo de morir. Ciertamente, esta estupidez ya era reprochable en el primer Sword Art Online, donde tras el escándalo y el terror ocasionado, el guionista hace que, sin más, la sociedad se lance en masa a por una apuesta similar (Alfheim Online) en la que siguen ocurriendo incidencias similares. Pero hacer una tercera vez lo mismo, utilizando además a víctimas del primer SOA es un recurso narrativo infantil y, más que ingenuo, temerariamente despectivo a las reacciones más elementales del ser humano. No obstante, esto es sólo la punta del Iceberg.

En la primera de las series se optó por un sistema que se mostró particularmente eficiente comercialmente hablando. Kirito era el protagonista absoluto, un guerrero solitario en el sentido más romántico del término, con una apariencia realmente impactante debido a su gabardina negra y un enorme carisma en el combate. Un irresistible cocktail que lo convirtó en uno de los personajes más populares de la historia de la animación de la presente década. Sin embargo, no podemos olvidarnos de otro factor realmente trascendente, como lo era el equilibrio que daba Asuna al conjunto: un toque femenino que sedujo a toda una generación de mujeres otakus que veían en ella a una guerrero capaz de competir de una manera creíble en la lucha con un hombre, compensando la menor masa muscular con su velocidad y arrojo.

PaisajesSAO201PaisajesSAO202

PaisajesSAO203PaisajesSAO204

Cuatro de los ambientes que pueden disfrutarse en Sword Art Online II (clic para ampliar)

Se trataba, por supuesto, de tener embizcados a ambos sexos con los avatares de la vida de los dos protagonistas tratando de elevar al máximo el factor de identificabilidad que pudiesen sentir con ellos para que disminuyesen, a un tiempo, el peso de su cuenta corriente. Si se prefiere, trataban de aunar en una misma apuesta los beneficios económicos que antaño se repartían entre Shoujo y Shounen, y la idea funcionó. Tener a un hombre y a una mujer con un protagonismo activo en las luchas funcionaba, gustaba a todo el mundo y fue lo que, en resumen, podía verse en las dos etapas en las que se dividía Sword Art Online, con una sempiterna partener femenina interviniendo de un modo u otro… Pero, ¿qué nivel de oligofrenia puede definir lo que se ha hecho en esta secuela?

Kirito volverá a combatir en el interior de un VRMMORPG y será, cómo no, el rey del corral. Sin embargo el nuevo programa huirá de la apariencia típicamente medievalista de productos similares para adoptar la de… un Call of Duty en el sentido más estricto del término, lo que disminuirá su atractivo general en paralelo a las notas de las últimas entregas de la franquicia de Activision. Pero ésa será únicamente la primera de una espectacular sucesión de equivocaciones entre las que destacará por méritos propios la inclusión de Shinon como réplica en forma de hembra al “beater” de la doble espada, para lo cual adoptará el papel más admirado y solicitado en esta clase de juegos herederos del Counter Strike… el de francotiradora o, como suele ser denominada en el argot del género, “campera”… el rol más bajo, cobarde, despreciable y denostado en este tipo de programas y con el que nadie en sus cabales querría jamás ya no parecerse sino siquiera intercambiar oxígeno a menos de 15 km de distancia. Pero si el pabellón de las mujeres queda por los suelos, el de los hombres se hunde al nivel del Titánic.

SAO 2 Francotirador

La visión desde el punto de vista de un francotirador será una de las claves de la primera parte de SAO 2

Al sumergirse en el nuevo universo virtual que tiene que investigar, “nuestro héroe” comprobará cómo posee una larga, tupida y extraordinariamente femenina melena. Dicho lo anterior, es posible caer en la tentación de pensar que la trama podría jugar de un modo inteligente con la ambigüedad sexual del protagonista como ya lo hizo en su día .Hack, mediante el siempre polémico tema en Corea y Japón de la transexualidad en los juegos a través de Internet. Pero ello sería subestimar sin duda la capacidad y el talento que han hecho de Reki Kawahara el peor y más sobrevalorado guionista de la escena anime en Japón como bien demuestra en la que es, con mucha diferencia, la escena más estúpida de las muchas que he visto a lo largo del último lustro en el que tantas bazofias hemos padecido: el ínclito Kirito sigue siendo un hombre, pero él no es consciente de su sexo hasta que se lleva las manos… al pecho.

Efectivamente. Aquella famosa noche que pasaron los dos grandes espadachines del SOA y que tantas elucubraciones levantó en su tiempo contuvo momentos tan picantes como leer el Boletín Oficial del Estado; el amante esposo, al ser desposeído de sus ropajes, mostraba que si bien vestido estaba armado con dos poderosas espadas, desnudo carecía de ariete con el que rematar la faena o siquiera intentarla. Será entonces cuando descubramos que el Buscaminas será lo más excitante de lo que disfrutará Asuna en sus noches al lado de su marido como si de una Sanae Nakazawa cualquiera se tratase (perfecta sabedora de que su papel se limitaba a ocultar ante la prensa deportiva la manía de Ozora Tsubasa de ir a “entrenar” a Chueca a las cinco de la mañana junto a sus amigotes Misaki Taro y Genzo Wakabayashi para perfeccionar allí su nueva y demoledora técnica, comúnmente conocida como “el trenecito”).

SalidaDeArmarioSAO2

Se mire por donde se mire, existe una relación lésbica no declarada entre Asuna y Yuuki

La alusión anterior no es gratuita ni se limita a un intento de ironizar. No es un decir que la antaño carismática artista del estoque, se limitará a observar ante un televisor a su amado, aplaudiendo hasta la última de sus tonterías y haciendo gala de un intelecto similar al de Miki Koishikawa con los coqueteos de su “amigovio (como diría la RAE) con su andrógina compañera de armas que, dicho sea de paso, mostrará una resistencia en las paredes estomacales digna de elogio por no desintegrarse tras ser seducida por un Kirito que tiene el pelo de una mujer, el pecho de un hombre, el paquete de una tabla de planchar, el cerebro de una ameba y el atractivo global de un chimpancé. Tal vez por ello, explorará en capítulos ulteriores nuevos horizontes con su “hermana.

Es verdad, llevo nueve párrafos siendo sarcástico pero la serie es lo suficientemente aburrida “per se” como para inducir al suicidio hablando de un modo serio de esta chapuza de la que, en honor a la verdad no todo es malo. Confieso que los primeros ocho episodios, si bien no eran ninguna maravilla, no son difíciles de ver. Pero todo ello se desmorona en el mismo momento en el que espadachín y francotiradora intiman, no sólo por la extrema ridiculez de sus diálogos sino por hechos como, por ejemplo… mezclar el Call of Duty con Star Wars haciendo de Kirito un Jedi armado con un lightblaster con el que copia no sólo las poses más carismáticas de la saga sino sus movimientos y técnicas de esgrima acrobática. Todo ello contextualizado, por supuesto, en una atmósfera sencillamente ridícula en la que en vez de repeler rayos lásers termina por cortar balas en el aire.

SOA2Jedi

¿Entendéis por qué Kirito merecería ser ahorcado con su propio intestino por destrozar de esa manera la imagen de los Jedis?

Como no es difícil de deducir, el guión tiene tantos errores, está tan mal desarrollado y deja tan fáciles las bromas crueles que es imposible centrarse en un aspecto sin hacer inmediatamente sangre con sus muchas excentricidades. Pero por intentar sentenciar el primer arco argumental, me limitaré a decir que el final del mismo es, como no podría ser menos, la demostración fehaciente de que Hitchcock tenía razón acerca de que los monos terminarían dedicándose a los guiones cinematográficos y que éstos superarían a los resultados obtenidos con humanos: todo se resume en que lo que creía la policía japonesa era una chufla y que los hechos de los que hemos sido testigos serán… irrelevantes para la evolución de la trama de ese universo virtual.

Posiblemente, cualquiera que sienta lo mismo al acabar el episodio 14 puede llegar a pensar que la historia ha tocado fondo, pero apenas tardaremos cinco minutos en comprobar cuan ingenua era nuestra manera de pensar. No es un decir que los capítulos que van del 15 al 22 son pura y simplemente un relleno del mundo de Aincrad en el que el protagonismo pasa directamente a Asuna y en los que Kirito no es más que una mera comparsa sin peso o relevancia alguna más allá de la presencia física. Si se prefiere, se pasa de extremo a extremo aunque el vicio se mantenga, con el agravante de desarrollarse en mitad de un contexto en el que todo resulta mucho más forzado y pretencioso.

KiritoDesapareceSAO2

La segunda parte tendrá como protagonista casi absoluta a Asuna mientras que Kirito prácticamente desaparecerá

En honor a la verdad, la saga de Phantom Bullet es prodigiosa en términos técnicos y visuales. Por más que lo intente, no soy capaz de recordar un solo anime en lo que llevamos de siglo que posea unos efectos de luces tan logrados, un uso tan impactante de las CGs y, por supuesto, un manejo tan espectacular del colorido que hacen de sus paisajes (la mayor parte de ellos teñidos con la tonalidad del crepúsculo). Una verdadera maravilla visual sólo a la altura de producciones tan ambiciosas como Kaze Tachinu u Okami kodomo no Ame to Yuki. Todo ello sin contar con la fantástica recreación de los combates con armas de fuego o la impresionante recreación de la trayectoria de las balas arrojadas por Shinon. Por contra, el nivel del resto del capitulario en lo que a estas lides se refiere es sólo comparable a lo que cabría esperarse en una república bananera.

La caída de la calidad global del conjunto vista en la última parte no tiene justificación alguna al englobar su decadencia aspectos visuales, como la simplicidad de sus entornos, o argumentales, ante la poca ambición de la mayor parte de sus escenas. Hablo de episodios enteros que giran en torno a diálogos intrascendentes en los que los personajes se limitan a intercambiar frases totalmente vacías y accesorias que bien podrían resumirse en un simple “bla bla bla” sin que en realidad importe lo que dicen. Todo ello mezclado con continuos e innecesarios flashbacks a SAO, con reiterativas alusiones a la misma batalla que perfectamente podrían haberse eludido. De hecho, no es un decir que buena parte de los momentos en los que surge una conversación pueden saltarse mediante las diferentes herramientas que ofrecen los reproductores sin que el espectador se haya perdido nada de enjundia.

SAO2 Sida

SAO 2 basará su segunda parte en el melodrama al incluir en su trama a un jugador afectado de una enfermedad terminal

Asimismo, existen ciertas aproximaciones a la psicología de los personajes, en especial la relacionada con Shinon, pero una vez superada su historia no volveremos a toparnos con algo similar hasta nada menos que el capítulo 19 donde se vuelve a ahondar en aspectos más o menos conocidos por los fans de la saga como la tremenda soledad en la que se ve sumida Asuna provocada por las tensas relaciones con su entorno familiar. Una coyuntura que se retoma para enlazar con una faceta dramática que se quiere dejar entrever al final de todo el guión y que tiene que ver con la incursión de enfermos terminales en los mundos virtuales como una especie de bálsamo para las heridas de su alma que, por contra, no evitará su muerte.

Para variar, el toque melodramático que podremos vislumbrar al final es forzado y busca provocar la lágrima fácil en vez de conmover naturalmente al espectador utilizando, además, una enfermedad relativamente superada como es el SIDA y su influencia en niños que fueron víctimas de transfusiones de sangre contaminada; un problema ampliamente superado a principios del siglo XXI y sencillamente inviable en el Japón de 2011 ó 2025 como quieren hacer creer. Por lo tanto, no debemos esperar en ningún momento una de las angustiosas y asfixiantes historias con las que Key ha hecho llorar a millones de otakus alrededor del mundo. Air, Clannad o Kannon eran guiones inocentes de desenlace trágico que hablaban al corazón haciendo que éste actuase en consecuencia de un modo plenamente voluntario. En contraposición con ello, los últimos tres episodios de Sword Art Online II nos ordenan llorar, lo que lejos de traducirse en añadir un toque humano a la historia, sólo servirá para rematarla.

FanserviceSAO2

Mosaico con cuatro momentos en los que el fanservice hará acto de presencia en SAO II

Cuestión aparte es el asunto del fanservice. Si bien en la primera entrega de la franquicia que nos ocupa se intentó jugar con el morbo mediante una hipotética relación incestuosa entre hermanos, aquí se trató de hacer lo propio con el lesbianismo, primero en las carnes de un pseudotravestido Kirito y después en una más que “fraternal” Asuna con Yuuki. Lo que no impedirá que en ciertos momentos se busquen las excusas más peregrinas imaginables para enseñar las generosas protuberancias de las féminas que componen el elenco de personajes o sus espectaculares nalgas a la vez que se intenta provocar al espectador con sus cuerpos casi al desnudo sin que haya otro motivo para ello que el de exhibir carnaza por el simple hecho de que… vende.

Por último, la OST es con diferencia una de las peores de la presente década en un título que se supone estrella. A-1 Pictures se hizo con los servicios de Eir Aoi para su tema central (que ya había interpretado el segundo opening de SAO y el primero de Kill la Kill) pero Ignite no se tradujo en el himno que en su momento fue “Crossing Field” en la producción primigenia. Para colmo, el resto de composiciones, desde la otra apertura hasta sus caóticos endings, carecerán de relevancia o trascendencia alguna. Con la honrosa excepción de lo visto en el capítulo 24, el apartado sonoro se utilizará sin orden ni concierto a base de multitud de sintonías instrumentales destinadas a pasar sin pena ni gloria ante los oídos del espectador y que harán de esta faceta el remate de un cúmulo de despropósitos que configuran un anime para el que ya tenemos sobre la mesa los suficientes elementos como para llegar a una valoración correcta del mismo.

Conclusión

Los que pensaban que era imposible que Reki Kawahara se superase después de lo visto en la primera parte tienen sin duda un inmenso jarro de agua fría que llevarse a sus espaldas esta Navidad. Por difícil que pueda resultar creerlo, Sword Art Online II es todavía más zafia, aburrida, caótica y desestructurada que su predecesora, siendo más pesada que subir el Moncayo con un elefante a cuestas y más cansina que rellenar un formulario para la liquidación del IRPF, juerga donde las haya en comparación con soportar cualquiera de sus veinticuatro infumables episodios, alguno de los cuales tan agradables y apetecibles como los habituales menús de Bear Grylls a base de animales muertos, insectos y asquerosidades varias.

Más o menos se estructura como la fusión de dos series. La primera, apuesta por la espectacularidad técnica y por el cambio, a medio camino entre lo expreso y lo tácito, en los dos personajes principales que acaba en un sonoro… ridículo. La segunda, una combinación del nulo sentido del ridículo del director con las ya clásicas kawaharalleces que dan como resultado una mezcla tan apetecible como la que resulta de ingerir ácido clorhídrico con un toque de limón, beber acto seguido una lata de gasolina y, finalmente, ponerse a hacer el faquir metiéndose una antorcha hasta el intestino.

Todo, absolutamente todo es infumable sin que haya una sola cosa que se salve de la quema más allá del hecho de acabarse: Los personajes aparecen y desaparecen sin ton ni son, los diálogos son superficiales, anodinos y prescindibles; la calidad técnica va de mal en peor hasta ser prácticamente una parodia; las situaciones son tan ridículas que dejan a cualquier comedia de situación al nivel de un melodrama; la OST es tan armoniosa como los llantos de un niño con otitis a las tres de la mañana… Es tan mala que parece hecha a propósito. Lo peor que me he echado en cara en forma de serie en particular, sólo superada en términos globales por From Up To Poppy Hill. Una inmundicia que pasará a la historia por la acumulación de comentarios crueles que inspira, por la sensación de tiempo perdido que genera su visionado o por ser, simple y llanamente, una oda al masoquismo representado en la iniciativa propia de ver voluntariamente la serie y aguantarla hasta su conclusión. Un desafío sólo al alcance de personas que quieran acabar con su vida haciendo que su cerebro se autoinmole.

SAO2Fin

NOTA: 0.11

12 comentarios el “Sword Art Online II, subiendo a los hombros de un gigante virtual

  1. Me he meado con el análisis. No, no he visto la serie ni tampoco tengo ganas y no será por la gente que tengo en Facebook posteando cosas respecto a ella, pero tu artículo es de diez por como te cagas en ella. Lo del principio supongo que lo dices por el episodio de LQSA en el que Amador se pone a ayudar a la Cuqui a escribir su novela porno. Me hizo mucha gracia.

  2. Que panzada a reir. Ay que me duele la tripa de las carcajadas. Deberias dedicarte a analizar solo animes malos porque te pasas mil pueblos con ellos. Pobre Kirito ajajajaja.

  3. Ay lo de Kirito echándose las manos al pecho. No me paré a pensarlo cuando lo vi pero tienes razón, un hombre en todo caso tendría que inspeccionar su entrepierna. Lo dejó a huevo Reki Kawahara. Deberías echarle un ojo a Accel World que no está tan mal como SAO, aunque viendo el cariño que le tienes a Kawahara casi no me atrevo a recomendártela. Ah, y feliz Navidad 🙂

  4. Pues esta vez estás de acuerdo con casi todo el mundo porque también los eter y compañía la han puesto a vivir. Yo no me la juego con ella, que con la primera tuve suficiente de lo mala que era.

    • Bueno, la verdad es que siempre me he mantenido al margen de ese grupo concreto de blogueros a los que aludes y aunque alguna vez he hablado con ellos, la regla general es que no me he metido nunca demasiado en lo que hacen y opté en su día con mantener una distancia respecto a lo que iba aconteciendo respecto a ellos.

      Un saludo.

  5. Pingback: Terra Formars, la cruzada contra las cucarachas genocidas | Drakenland / El lobo zamorano

  6. Pingback: Himouto! Umaru-chan, la sucesora pacífica e incestuosa de Lucky Star | Drakenland / El lobo zamorano

  7. Basura. Esa serie es basura. Fanservice gratis y una serie dividida en dos partes que son las dos basura. No veré la tercera temporada. Qué horror.

  8. Pingback: Kimi no Na Wa (Your Name). El nombre para recordar de Makoto Shinkai | Drakenland / El lobo zamorano

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s