31 de agosto de 2014, a las 06:45 h, el retrato del Japón aeroespacial de Eri Ando

El vídeo posiblemente os sonará. Es el que enlazó Dunkel-Light en los comentarios de la entrada dedicada al corto publicitario de Why She Loves Kanji (que por cierto ya se encuentra actualizada con la segunda parte de la historia que subieron a la red sus propios autores) y al que, desde el primer momento, me gustaría darle las gracias por informarme de su existencia. Ya en su día dije que le dedicaría una entrada aparte antes de ponerme en serio con otras y hoy, con el sempiterno retraso en el cumplimiento de mis promesas, llevo finalmente a la práctica lo que dije. En otras palabras, hablar muy brevemente sobre esta particular historia de un día cualquiera de verano para, de este modo, poner mi pequeño granito de arena para apoyar su expansión.

Así, empezaremos diciendo que estamos ante un proyecto nacido en el ámbito de la Universidad, pero supervisado por un viejo conocido en nuestro país como lo es Toshihiro Jinnouchi, que para más señas fue el encargado de diseñar el Pabellón dedicado a Japón durante la Exposición Mundial celebrada en Sevilla en 1992, comúnmente conocida como Expo 92. Ya sabéis, aquel acontecimiento planetario (como diría una ínclita exministra) que, en compañía de los Juegos Olímpicos de Barcelona de ese mismo año, hizo que durante seis meses nos dedicásemos a sacar pecho sobre lo importantes que éramos, para que después nos tirásemos seis años pagándolos en compañía de una de las Crisis más galopantes de nuestra historia, que naturalmente fue culpa de ambos eventos. Pero eso es otra historia.

Lo importante sobre Jinnouchi es que es un veterano estudioso del mundo de la animación que, a sus 60 años, forma parte de la Academia Japonesa (los responsables de otorgar, entre otros, el Animation of The Year) así como de diferentes instituciones dedicadas tanto al desarrollo de la animación en sí misma como de sus formas análogas de expresión derivadas de esto que de manera cursi se denomina coloquialmente como las “Nuevas Tecnologías”. Aunque el dato que de él nos interesa de cara a esta diminuta reseña es que es un profesor de la Musashino Art University, donde este corto encuentra su origen puesto que es obra de uno de sus alumnos, que firma con el alias de Eri Ando.

Momento de desarrollo mostrado por Eri Ando en el que se pueden apreciar las témperas utilizadas para colorear los fondos

En honor a la verdad, el trabajo de realización del mismo sólo puede ser definido como admirable. Desde un desarrollo a mano y artesanal de los fondos, hasta su posterior digitalización, pasando incluso por el espectacular apartado sonoro, todo parece hecho por un equipo de profesionales, pero en realidad ha sido una sola persona la que se ha hecho cargo de todo; lo que resulta sencillamente increíble teniendo en cuenta el sensacional nivel de calidad técnica lograda, la enorme fluidez en los movimientos de cámara y en sus diferentes planos y la enorme vivacidad en los colores reflejada, que ni el mismísimo Makoto Shinkai logró en sus primeras producciones underground hechas con la ayuda de un Mac.

Al respecto, no es posible demostrar fehacientemente (con los datos que se encuentran a disposición del público) si el “Orson Welles del anime” (como yo lo llamo) influyó o no en esta obra, pero sí he podido comprobar que para recrear las diferentes localizaciones naturales que pueden verse en el vídeo, recorrió diversos jardines botánicos con la intención de incluir plantas exóticas en su metraje, quedando el autor francamente impactado por la llamada Ravenala Madagascariensis, una extraña especie autóctona de Madagascar, conocida popularmente como “Palma del Viajero”, cuya peculiar forma muy posiblemente inspiró la fuente rodeada de hojas de palmera que puede verse a la mitad del corto y sus títulos de crédito.

A este trabajo de campo se le sumó un pequeño guiño de corte friki que podemos observar al final de todo. ¿Acaso estamos en pleno espacio exterior? ¿El vídeo no tiene lugar en Japón sino en otro planeta? Ello se debe a que Eri Ando estudió durante meses diversos vídeos subidos por profesionales y aficionados a la astronomía nipones en los que se investigaba o se retrataba la estratosfera terrestre y que abarcaban desde imágenes captadas mediante globos sonda hasta las obtenidas por transbordadores, hasta que finalmente se decantó por incluir las procedentes de la Estación Espacial Internacional que podían verse aquí.

Exhibición en el distrito de Roppongi del equipo completo con el que se produjo este corto

Ya entrando en aspectos meramente valorativos reconozco que no sé que decir. A priori se me antoja muy similar a lo que en el mundo del videojuego se conoce como una Tech Demo. Es decir, un programa muy vistoso en su apartado audiovisual que se desarrolla únicamente con fines promocionales con la intención de dar a conocer las capacidades de la máquina para la que se ha concebido y que suele utilizarse en Ferias o en Estantes de todo tipo para “sacar músculo” ante el público, aunque después no tenga una utilidad mucho mayor a pesar de permitir algún tipo de interacción con el usuario en el caso de videojuegos o un pequeño guión en el caso de que estuviésemos ante CGs.

En el caso que nos ocupa, estamos ante una creación bella, increíblemente bella y atractiva en lo visual. De hecho, el remate perfecto para la misma hubiese sido, no unos títulos de crédito sino un logotipo de Photoshop y de Mac como herramientas con las que los desarrolladores pueden conseguir resultados tan espectaculares como los aquí mostrados y el resultado hubiese sido sobresaliente. Era un trabajo que buscaba impactar a un jurado en forma de profesores y no cabe el menor lugar a la duda de que lo logró. Pero ello no se encuentra en absoluto reunido con un argumento, y en este caso simplemente no existe. Es más, ni siquiera tendremos ante nosotros a un protagonista, que en este caso se encuentra sustituido por una sombra que, cual fantasma, recorre un entorno supuestamente japonés en cuanto a sonido ambiente, insectos, interiores de vivienda e incluso actualidad social, pero que termina siendo… una infraestructura espacial.

¿Esto es bueno o es malo? Ni lo uno ni lo otro. Simplemente no ha sido pensado para ser un corto al uso y cumple perfectamente su cometido puesto que verlo es un deleite para vista y oído mientras que un “espectro” privado de cuerpo hará las veces de presentador de tan maravilloso entorno creado para impactar a primera vista, pero en todo lo demás deja simplemente frío. Es como comprar una botella de vino a la que envuelves con una caja de roble con relieves en oro, la acompañas de unos hermosos libros conmemorativos y hasta con certificados de calidad, para después rellenarla con un Don Simón cualquiera. En definitiva, muy bonito para mostrar pero catarlo deja una impresión fría. No obstante, uno de los cortos mejor desarrollados que he llegado a ver en el circuito underground nipón de los últimos años y una curiosidad que, sin duda, merece una oportunidad por los círculos anime de habla hispana.

NOTA: 6

7 comentarios el “31 de agosto de 2014, a las 06:45 h, el retrato del Japón aeroespacial de Eri Ando

  1. Los japoneses son únicos con los vídeos underground. Este será un proyecto, pero los hay que van por su cuenta y, jo dó, qué nivel tienen. Nivel y pasta para comprarse los equipos que hacen falta. Sana envidia.

  2. Antes de pasar a comentar en la última entrada quería dejar un breve comentario de agradecimiento en esta ya que es un honor que me hayas mencionado, aunque no hice otra cosa más que enlazar el video en un comentario.

    Admiro mucho la forma en la que escribes las reseñas e informas sobre diversos temas siempre demostrando amplio conocimiento sobre variedad de asuntos y no solamente de animé.
    La verdad es que en nuestro idioma no he encontrado un blog que refleje tanta dedicación en cuanto al contenido, de hecho si tuvieras sugerencias sobre otros blogs que debería seguir pues acepto recomendaciones (ya he revisado los blogs que enlazas en tu página pero algunos ya no existen y otros dejaron de actualizar).

    Ahora sobre la entrada en sí, pienso que quedó muy bien y tienen datos interesantes que no sabía, la verdad es que tenía curiosidad por saber como abordarías el tema teniendo en cuenta que la información que se encuentra en internet sobre este corto es practicamente nula, en español no había nada, en inglés tan solo hay algunos datos escuetos y en japonés igual, si no fuera por las redes sociales de la artista no se sabría nada del asunto y gracias a esta entrada más gente podrá apreciar esta pequeña obra de arte, aun si es experimental y no deja ninguna sensación luego de verlo, es justo como indicas.

    Saludos.

    • El honor es mío por tenerte a ti como lector. Respecto a lo que comentas sobre otros blogs en castellano, al margen de los que enlazo (son en su mayoría blogs de amigos a los que les echo un cable o que no quiero que caigan en el olvido), en el ámbito español tienes el de “Generación Ghibli” que está dedicado monográficamente a ese estudio. Y ya dentro del ámbito americano, hay otro llamado “Entre sábanas y almohadas” que lo escribe una chica peruana llamada Wanda. Fuera de esos dos no te recomiendo ninguno, te explicaría los motivos pero no me apetece polemizar.

      Un saludo.

      • Gracias por la respuesta y la recomendación.

        Una de las razones por las que sigo tu blog es porque no importa que tan malo sea un anime siempre le dedicas un buen análisis, hay gente que solo se extiende cuando habla de sus favoritos.

        Otra razón es que no te dejas guiar por lo que piensan las masas y además lo justificas de buena manera haciendo uso de la experiencia como veterano en el tema.

        Yo es que no confío para nada en los otakus de la nueva generación, son demasiado inconsistentes y tienden a darle más mérito a los animes nuevos que a los de antaño.

  3. Hola!!
    Guau!! Que esto haya sido por una sola persona es algo sorprendente y admirable. Me encanta toda la estética y las ilustraciones; cómo me gustaría poder dibujar así. Es una obra de arte para la vista, pero creo que tenés razón en el hecho de la falta de argumento. Lo único que saqué en claro es que Ando intentó mostrar, a su manera, cómo el ser humano podría recrear un entorno que le recordara a la Tierra estando en una nave o estación espacial para no sentirse tan lejano a su hogar. Pero más allá de eso, creo que no hay mucho más que decir. De hecho, me llamó la atención el hecho de que su protagonista, si se puede llamar así, fuese una especie de fantasma. Sin duda, es un corto peculiar.
    Besos.

    • Es que Japón es un caso particular. Incluso en los tiempos en los que apenas existían ordenadores con conexión a Internet en Occidente, allí “trasteaban” (como decimos en España) hasta con la Playstation y kids de desarrollo tan básicos que daban risa (como el Net Yaroze) y lograban juegos casi profesionales trabajando solos. Para ellos esto es un juego de niños y lo llevan en la sangre. Y porque no los has visto programar videojuegos. Se llevan hasta sacos de dormir y se quedan semanas enteras en sus empresas trabajando.

      Un saludo.

Adelante, siéntete libre para incordiar :3

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s