Charlotte, destrozando meteóricamente la carrera de Jun Maeda

Charlotte

– Por fin despertaste. Gracias por el duro trabajo que has desempeñado. Has mantenido tu promesa. – Ay. -Tu vida ya no corre peligro. Pero necesitas descansar un tiempo. – Está bien… Por cierto… ¿quién eres? – Así que no me recuerdas… Es normal. Saqueaste miles… decenas de miles de habilidades. Tiene que haberte afectado al cerebro y es un milagro que puedas hablar. Yo soy… tu novia. – ¿Mi novia? ¿Y no te reconozco? – Oírte eso es algo que me duele más de lo que creía. – Acabo de hacer que te pongas triste, ¿verdad? Lo siento, no puedo recordar nada. – ¿Ves estas tarjetas? Yo las hice. Y las guardaste hasta el final. ¿Te sirvieron? – ¿Tú las hiciste? – Sí. – Fueron… mi amuleto de la suerte. Era lo único de lo que no me podía separar. Aunque ya estén rotas y viejas. – Muchísimas gracias. Porque si fuiste capaz de sobrevivir gracias a ellas… no podría estar más contenta. – ¿He hecho que te pongas triste otra vez? – No. Soy feliz. Eso es todo. Yuu, con esta cámara sólo captaba cosas malas, pero ahora quiero grabar nuestros momentos juntos. Así que, a partir de ahora, tengamos muchos momentos muy felices que grabar.

Sí hijos míos. Vuestra vista no sufre de ningún tipo de anomalía y no se trata de ninguna alucinación mental. Es la tercera entrada que redacto en lo que llevamos de mes y sí, hacía años que no redactaba “tantas” de un modo tan seguido. Un hecho inusual que encuentra su sentido en muchos motivos de entre los cuales destaca por méritos propios la escandalosa cantidad de aburrimiento que es capaz de provocar el pasar el mes de agosto en ciudades con los bullicios estivales de Zamora y de Valladolid, en las que podrías incluso hacer un “Abre los ojos” (correr en hora punta por la mitad de una carretera del centro de la ciudad) sin que pase nada al estar completamente vacía. Aunque, para qué nos vamos a engañar, gran parte de la culpa también reside en hasta qué punto estoy hasta las narices de escribir sobre temas de Derecho.

No tengo por lo tanto mucho que contar en lo personal mucho más allá de decir que, digan lo que digan, los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro me parecieron un auténtico insulto en cuanto a su calidad y sólo el hecho de ver a grandes como Phelps o Bolt los han salvado de ser los peores de la historia junto con los de Atlanta. Estadios medio vacíos, un público bastante maleducado por regla general y una organización que ha redefinido para mí el concepto de “vergüenza ajena”. Aunque lo más dramático es el cataclismo económico que van a provocar sus pérdidas en Brasil y el desastre que ello generará en todos los países de su área de influencia. Y pensar que aquí se ha intentado en tres ocasiones traernos ese engendro y que, para colmo, la siguiente víctima de la ocurrencia es Tokio…

Fuere como fuere, y volviendo a lo que nos ocupa, debo admitir que dije por activa y por pasiva que, no, jamás, bajo ningún concepto, etc… volvería a analizar un anime como el que tenéis ante vosotros. Pero ya sabéis que “no es no¿verdad Tania? Por ello, yo también me sumo al “cambio” ése y le doy a mis propias palabras la interpretación “coletudesca” con tintes de “neoadacolauimo” que ahora hay que darle a todo (especialmente dentro del mundo otaku español). Así pues, y no sin antes decir que sois muy afortunados o que os envidio a los que seáis de América y no sepáis con qué estoy ironizando, comencemos con este engendro… que no es tan horroroso como un “Aló Pablemos” de LaSexta… ni provoca tanto dolor de cabeza como aprenderse si hay que llamarlos “En Comú”, “En Marea”, “Sí se puede”, “Ganemos”, “Unidos Podemos” o como leches decidan presentarse durante los próximos diez minutos… pero bueno, algo hace.

Sigue leyendo

Poulette no isu, la losa profesional de Hiroyasu Ishida

Más o menos desde el año pasado no me animaba a redactar una minireview para la bitácora basada en una obra corta. Ya sabéis, una de éstas bien de carácter underground de las muchas que los jóvenes talentos suben a Internet para darse a conocer, bien de las que estudios profesionales utilizan para, de forma relativamente gratuita, realizar determinadas promociones comerciales a cambio de “compartirlas”. No soy demasiado aficionado a ellas, pero entre la avalancha de trabajo de estos días y que mi ciudad parece un horno a presión, creo que algo ligero puede venir bien para darle la bienvenida a este bochornoso mes de agosto.

Sigue leyendo

ERASED, revivir el pasado para salvar el futuro de la mano de A-1 Pictures

– “Creer” es una palabra extraña, porque si de verdad crees en algo o en alguien, no necesitas decirlo. Por ejemplo, no decimos que “creemos” en el aire. Así pues, creemos porque en el fondo desconfiamos de aquello en lo que decimos creer, ¿verdad? No quiero decir que creer en algo lo convierta sin más en una mentira. Sólo digo que decimos que “creemos” cuando en realidad lo que expresamos es que “queremos creer”. – No tengo el valor para involucrarme con otros. Por eso no tengo compañeros. Jugar con mis amigos es divertido, pero seguro que un amigo es distinto a un compañero. Ayer, vi el último episodio de mi anime favorito, “Pelea, Wonder Guy”. Cuando empezó, Wonder Guy combatía solo y, por muchas veces que lo derrotaran, se armaba de valor y seguía peleando sin rendirse, porque decía que si alguien no daba un paso adelante, jamás se abriría un camino. Y por eso continuaba y empezó a conocer a sus compañeros, que se le juntaban cuando veían su valor. Y al final, cuando el enemigo estaba a punto de derrotarlo, confiaba en que sus compañeros acudirían en su ayuda. Pero yo ni tengo el valor de Wonder Guy, ni tampoco compañeros. Por eso lo envidio y, cuando sea mayor, me gustaría tener compañeros que confíen en mí y en los que pueda confiar. – Yo creí.

Dije hace ya un tiempo, en los comentarios a mi reseña sobre Ping Pong, que este anime no iba a gozar de una review por estos lares. O mejor dicho, dudaba muy seriamente de que el título que nos ocupa llegase a tener un sitio por aquí. Sin embargo, rectificar es de sabios (por eso mi país se ha llenado de necios) aunque yo no soy muy aficionado a ese deporte. Por ello, el año pasado me encontraba, para variar, corriendo por la noche huyendo del asfixiante calor cuando pensé en mi cumpleaños. Aunque tal vez debería decir… en quién, sabiendo perfectamente cuándo era, me lo felicitaba y en quién no. Incluso ricemos el rizo y añadamos una matización y unos plurales: en quiénes no me felicitan mi cumpleaños sabiendo perfectamente cuándo es mientras que yo sí le felicito los suyos (a veces incluso matándome a trabajar para ello), y en quiénes me lo felicitan incluso cuando yo me olvido de los suyos.

Así pues, tomé una decisión. No volvería a malgastar un segundo de mi vida en los primeros e intentaría desagraviar a los segundos. Porque el tiempo, queridos amigos, y como bien nos recuerda estos días una conocida marca de bebidas alcohólicas en su publicidad, es el bien más valioso que tenemos y no sólo hay que preocuparse de no despilfarrarlo en quien no lo merece, sino que hay que invertirlo en quien lo vale. Y de entre todas esas personas, sin duda la que más merece mi atención es Dany, puesto que no sólo ha estado a mi lado y me ha sido leal durante, madre de Dios, más de cinco años, sino que además se ha acordado sistemáticamente de cuándo añado una unidad a mi edad a pesar de que yo jamás recordaba el suyo (o lo confundía con el de otros, que también me ha pasado).

Y en éstas estaba cuando me acordé de que éste había sido precisamente un anime que me había recomendado a través de Twitter. Un hecho que, unido a los factores que comento en la segunda introducción, me haya decantado por analizar este título como una forma de felicitarle “su día”. Así que ésa es la razón por lo que esta entrada va dedicada muy especialmente a ella, deseándole que cumpla muchos más en compañía de sus seres queridos y, agradeciéndole, por supuesto el ser titular de su amistad. Lo que sin duda es un lujo que yo no merezco. ¡FELICIDADES! Pero dejémonos de presentaciones y adentrémonos ya en esta peculiar historia a medio camino entre el misterio y la Ciencia Ficción.

Sigue leyendo

KokoSake, el trauma infantil destrozapríncipes de A1-Pictures

KokoSake

– No abras la puerta si yo no estoy. Es una vergüenza. Una niña que no habla… hay rumores por todas partes. Bien, ahora… ¡Jun! ¿Adónde vas? – Veamos, he comprado bombillas, el yogur… Eh, ¡un mensaje de Jun! Bueno, el caso es que canta bien… Pero ¿qué es este mensaje tan largo? ¡Y ahora llega otro! ¡Qué está pasando! Y el último acaba diciendo… “Convierte mis palabras en canción”. No lo entiendo. – Disculpa… ¡Disculpa! ¡Quiero que hagas conmigo como hiciste con el huevo! – ¿Naruse? – Mis sentimientos, todo lo que realmente quiero decir… conviértelo en una hermosa… canción.

Madre de Dios, no sé cómo disculparme. Ha pasado mes y medio desde la última vez que publiqué una entrada, ¡y eso que creí que podría ponerme ante el teclado en breve! Pero ya sabéis que el tiempo manda y en los últimos tiempos no ando precisamente muy sobrado del mismo. Es más, estuve pensando en escribir una entrada explicando todo lo que he estado haciendo durante este intervalo, pero creo que es mejor que me lo guarde para mí o que me la reserve para el futuro, cuando tenga que decir cosas con más enjundia. No obstante, adelantaré que me queda todavía una cantidad de trabajo casi inhumana y que de aquí a septiembre me será difícil hacer otra cosa que no sea machacar una y otra vez aspectos de Derecho de Familia hasta caerme de espaldas por motivos que ya explicaré.

También adelanto que este mes de mayo había que celebrar algo estupendo. Muchachos, somos los Reyes de Europa por undécima vez. Santo Cielo, ni en mis mejores sueños pude nunca haberme llegado a imaginar a mi Madrid ganar la Champions tantas veces seguidas y poderlo festejar por añadidura aquí, en Zamora. Y todo ello con el buen sabor de boca de haberla ganado jugando partidos 11 contra 11 al contrario de lo que nos tiene acostumbrados el Barça… ya sabéis, ese equipo que gana ligas en partidos de 12 contra 9, que puede “presumir” de tener en su plantilla al mayor paquete troll de la historia del fútbol español y que nos ha regalado innumerables tardes de gloria en plazas tan difíciles como, por ejemplo, la Inspección de Hacienda, los órganos disciplinarios de la UEFA o el más difícil todavía… la Audiencia Nacional. Y, por supuesto, con el malísimo sabor de boca que nos deja el haberla ganado frente a un buen equipo hermano y español como lo es el Atlético de Madrid, que desde luego que merece ganar también la máxima competición continental… y de hecho tenía que haber ganado esta edición. Pero, amigos colchoneros, el fútbol es así.

Por lo demás, como os podréis imaginar he tenido que robar unas cuantas horas al sueño para redactar lo que tenéis ante vosotros. Bien es cierto que tampoco es demasiado merito. En el fondo es imposible pegar ojo sabiendo que Del Bosque tiene todavía los santos huevos como para convocar a ese agujero negro llamado Piqué o, no por favor, al TOPOR después de que este año demostrase dos verdades que son evidentes. La de que “Mourinho tenía razón” y “Si quitas a Casillas, el Madrid es campeón”. Pero en fin, ya me entendéis. Que necesito unas vacaciones, que ya me podría fichar Mou a mí para su equipo técnico y que Arbeloa es de los pocos que sienten de verdad nuestros colores. Dicho de otra manera, antes de que se me vaya definitivamente la perola, metámonos en los que hay que meterse. Una de las últimas de A1-Pictures… lo cual no es precisamente presagio de nada bueno en vista de lo ocurrido desde siempre con todas sus apuestas. Veremos si en este caso también es así o no.

Sigue leyendo

Bakemono no Ko. Hosoda a hombros de gigantes para sucederse a sí mismo

Bakemono no Ko

– ¿Cómo voy a lidiar con esto? Si utilizo el agujero que hay en mi pecho y encierro la oscuridad en él ¿desaparecerá si acto seguido me atravieso con la espada? ¿Es ésa mi única opción? – Yo… he estado pensando sobre el porqué cogí tu mano y decidí correr contigo. Estaba muy asustada y sin embargo lo hice. ¿Por qué? Así que recordé cuándo te conocí y cómo empezamos a estudiar juntos. Estaba tan feliz. ¡No hay nadie con el que disfrute tanto estudiando! Además cuando estoy contigo siento que puedo dar lo mejor de mí. Por lo tanto, incluso ahora… si vas a pelear, yo iré contigo. No lo olvides.

Sí, es totalmente cierto. Hasta a mí me causa asombro que este año publique una segunda review relacionada con el anime poco más de diez días después de haber sacado la última y en el mismo mes. Casi me atrevería a decir que es incluso más sorprendente que ver al Barça ganar un partido contra once jugadores y sin el árbitro inventándose rojas o penalties. O creo que debería ir todavía más allá. Es muchísimo más inesperado que entrar en el Twitter de Piqué y que éste no haya hecho alguna soplapollez. O incluso lo que sería ya el acabose: que confesase que lo suyo con Shakira o con el Periscope era sólo una maniobra para ocultar su amor por… Arbeloa. Bueno, ya me entendéis.

Bromas aparte, me apetecía escribir sobre animación japonesa y no podía esperar. Lo cierto es que llevo unos meses atormentado por razones que no vienen al caso, así como hecho un auténtico lío y, precisamente por esto último, necesito desconectar de la terrible batalla que se libra en mi interior entre el hombre que fui y el que soy en la actualidad. Aunque en honor a la verdad, no puedo decir en qué consisten los dilemas que me atormentan cada noche ni qué hace que últimamente no duerma demasiado bien y necesite correr como un auténtico descosido para contener la tensión. Y redactar para mí ha sido siempre una buena forma de perder esto último.

En fin. El caso es que encontré algo bueno, comencé a teclear y teclear y al final el resultado es el que tenéis delante de nosotros. Me imagino que nadie mínimamente relacionado con el mundo del anime desconoce quién es Hosoda y lo que representa, todas sus películas (que lo fueron de verdad) han tenido su espacio en esta bitácora y la presente no podría ser menos. Máxime cuando, como podrá verse más adelante, se trata de uno de los pocos títulos de calidad que me he echado a las espaldas durante los últimos años. Por lo tanto, dejémonos de presentaciones y empecemos con el que es, posiblemente, el título más importante de la temporada.

Sigue leyendo