Mai Mai Miracle, el milagro de crecer según Sunao Katabuchi

mai-mai-miracle

– Shinko, mañana… me marcho de aquí. Mi madre y yo cogeremos el tren hacia Osaka para vivir junto a su familia. Pero te prometo que allí me haré un hombre de bien y aprenderé cosas como el hacer bailar una peonza o quitarle las patas a los pulpos para enseñárselo a mis hijos. – Vale. – Shinko, quédatelo. – Está bien. – Nos vemos. – ¡Espera Tatsuyoshi! Antes de hacer todo eso… diviértete todo lo que puedas. Así aprenderás muchos juegos y podrás enseñárselos a tus hijos. Y para eso tendrás que divertirte mucho. Recuerda, ¡ahora o nunca compañero!

Comenzamos el año con asuntos que verdaderamente nos importan y lo hacemos de la mano de un título que de una forma táctica estaba claro que iba a tener un hueco en esta bitácora, aunque confieso que más llevado por los motivos que expresaré en la segunda introducción que por su verdadera calidad. Por lo pronto he de decir que no os podéis imaginar hasta qué punto me siento bien por haber recuperado por fin la movilidad en mi muñeca izquierda y que agradezco a todas las personas que se preocuparon por aquel desagradabilísimo asunto. Y una manera como cualquier otra de celebrar la recuperación es volver a la normalidad haciendo una de las cosas que más me gusta, como es analizar productos relacionados con la animación japonesa.

Sé perfectamente que una cosa es lo que me propongo hacer, y otra muy diferente lo que realmente podré llegar a redactar. Mi tiempo libre es muy limitado y mi paciencia realmente poca para escudriñar algunas de las series que me he dejado en el tintero a lo largo de los años. Y es que Stein’s Gate, AnoHara y Code Geass, tienen que tener un espacio por aquí para ellas, y no sé de dónde voy a sacar las ganas para dedicarles el artículo que se merecen, máxime con todos los proyectos que tengo en la cabeza y el montonazo de preocupaciones que martillean mi cerebro, pero se hará lo que se pueda y no se me ocurre una mejor manera para dar fe de que así se hará que la elaboración de un artículo como éste.

Para terminar, tengo que aclarar que, a pesar de nuestro traspiés en Sevilla, me ha encantado ver al Real Madrid asestarle un golpe casi decisivo a la Liga a estas alturas del año. La verdad es que no saco nada en limpio con las victorias de mi equipo, pero cuando los merengues ganamos, todos los españoles ganamos, al contrario de lo que ocurre con ciertos equipos que se dedican más a causas políticas que deportivas, mientras coleccionan condenas Administrativas y Penales relacionadas con algo llamado “Agencia Tributaria”. Pero dejemos de hablar del equipo de los dioses y pongámonos con algo más mundano como lo es si la película que tenemos entre manos es o no digna de llegar al Olimpo del Anime o, por el contrario, acompañará a su predecesora al Averno.

Sigue leyendo

Princess Arete, el anime Feminista de Sunao Katabuchi

aretehime

La Princesa de este Reino se encuentra encerrada en lo alto de la torre del castillo de nuestro monarca, mientras espera el advenimiento de un caballero lo suficientemente gallardo como para convertirse en su esposo. Por ello, desde su nacimiento ha sido aislada y protegida de la corrupción del mundo exterior y nadie la ha visto nunca. Sin embargo, aunque hay quien cuestiona su existencia, la gente de la capital cree que nunca ha salido de ahí, conservando así la nobleza de su cuerpo y de su mente en espera de que, algún día, convierta en realidad todos los deseos de su pueblo.

Sí amigos, así es. De nuevo tarde, muy tarde, aunque lo importante es que vuelvo a cumplir una de mis promesas que más he demorado a la hora de transformarlas en una entrada. Me imagino que no será necesario matizar lo que siempre digo. No es una cuestión de querer, sino de poder, y la avalancha de quehaceres y obligaciones que he tenido durante el último mes ha hecho que haya sido para mí poco menos que imposible encontrar unos instantes libres que me permitan ponerme delante del teclado y, de esta manera, poder concluir una review que, como suele ser muy habitual en mí, me lleva mucha más tiempo del que inicialmente preveo en sus inicios.

De cualquier manera no todo ha sido trabajar en estos días. Es más, me hizo bastante ilusión conseguir un hueco en mi agenda y ponerme a disfrutar hace ya dos semanas de una película que tenía ganas de ver como lo es “Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos”. Reconozco que la cinta no es gran cosa, pero encontrarse con algo que me permita distraerme de los problemas de los que habitualmente tengo noticias a través de casos y sentencias (así como de la repugnante actualidad política que día a día estrangula el país) es algo que hacía años que no me podía permitir. Y es que ir al cine es a día de hoy un lujo, pero ésta es una de las pocas cosas por las que, todavía, merece la pena vivir en Zamora. El precio de las entradas por aquí es muy económico.

Por último, y antes de comenzar, he de decir que estamos ante una producción considerablemente más compleja de lo que en un principio puede llegar a parecer. Comprenderla en su totalidad requiere varios visionados, no es precisamente sencillo desentrañar todos los mensajes que oculta y, para colmo, puedo asegurar que hacerse con una copia de ella disponible en un idioma comprensible para todos aquellos que más o menos chapurreamos la muy noble lengua de Cervantes es una misión que, de tan difícil, raya lo imposible. Pero que todos los males vengan por ahí. Dicho esto, y sin más dilación, comencemos a descifrar esta semidesconocida obra de Sunao Katabuchi que, como diré en la segunda introducción, ha saltado a la palestra a raíz del éxito de In This Corner of The World.

Sigue leyendo

Charlotte, destrozando meteóricamente la carrera de Jun Maeda

Charlotte

– Por fin despertaste. Gracias por el duro trabajo que has desempeñado. Has mantenido tu promesa. – Ay. -Tu vida ya no corre peligro. Pero necesitas descansar un tiempo. – Está bien… Por cierto… ¿quién eres? – Así que no me recuerdas… Es normal. Saqueaste miles… decenas de miles de habilidades. Tiene que haberte afectado al cerebro y es un milagro que puedas hablar. Yo soy… tu novia. – ¿Mi novia? ¿Y no te reconozco? – Oírte eso es algo que me duele más de lo que creía. – Acabo de hacer que te pongas triste, ¿verdad? Lo siento, no puedo recordar nada. – ¿Ves estas tarjetas? Yo las hice. Y las guardaste hasta el final. ¿Te sirvieron? – ¿Tú las hiciste? – Sí. – Fueron… mi amuleto de la suerte. Era lo único de lo que no me podía separar. Aunque ya estén rotas y viejas. – Muchísimas gracias. Porque si fuiste capaz de sobrevivir gracias a ellas… no podría estar más contenta. – ¿He hecho que te pongas triste otra vez? – No. Soy feliz. Eso es todo. Yuu, con esta cámara sólo captaba cosas malas, pero ahora quiero grabar nuestros momentos juntos. Así que, a partir de ahora, tengamos muchos momentos muy felices que grabar.

Sí hijos míos. Vuestra vista no sufre de ningún tipo de anomalía y no se trata de ninguna alucinación mental. Es la tercera entrada que redacto en lo que llevamos de mes y sí, hacía años que no redactaba “tantas” de un modo tan seguido. Un hecho inusual que encuentra su sentido en muchos motivos de entre los cuales destaca por méritos propios la escandalosa cantidad de aburrimiento que es capaz de provocar el pasar el mes de agosto en ciudades con los bullicios estivales de Zamora y de Valladolid, en las que podrías incluso hacer un “Abre los ojos” (correr en hora punta por la mitad de una carretera del centro de la ciudad) sin que pase nada al estar completamente vacía. Aunque, para qué nos vamos a engañar, gran parte de la culpa también reside en hasta qué punto estoy hasta las narices de escribir sobre temas de Derecho.

No tengo por lo tanto mucho que contar en lo personal mucho más allá de decir que, digan lo que digan, los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro me parecieron un auténtico insulto en cuanto a su calidad y sólo el hecho de ver a grandes como Phelps o Bolt los han salvado de ser los peores de la historia junto con los de Atlanta. Estadios medio vacíos, un público bastante maleducado por regla general y una organización que ha redefinido para mí el concepto de “vergüenza ajena”. Aunque lo más dramático es el cataclismo económico que van a provocar sus pérdidas en Brasil y el desastre que ello generará en todos los países de su área de influencia. Y pensar que aquí se ha intentado en tres ocasiones traernos ese engendro y que, para colmo, la siguiente víctima de la ocurrencia es Tokio…

Fuere como fuere, y volviendo a lo que nos ocupa, debo admitir que dije por activa y por pasiva que, no, jamás, bajo ningún concepto, etc… volvería a analizar un anime como el que tenéis ante vosotros. Pero ya sabéis que “no es no¿verdad Tania? Por ello, yo también me sumo al “cambio” ése y le doy a mis propias palabras la interpretación “coletudesca” con tintes de “neoadacolauimo” que ahora hay que darle a todo (especialmente dentro del mundo otaku español). Así pues, y no sin antes decir que sois muy afortunados o que os envidio a los que seáis de América y no sepáis con qué estoy ironizando, comencemos con este engendro… que no es tan horroroso como un “Aló Pablemos” de LaSexta… ni provoca tanto dolor de cabeza como aprenderse si hay que llamarlos “En Comú”, “En Marea”, “Sí se puede”, “Ganemos”, “Unidos Podemos” o como leches decidan presentarse durante los próximos diez minutos… pero bueno, algo hace.

Sigue leyendo

Poulette no isu, la losa profesional de Hiroyasu Ishida

Más o menos desde el año pasado no me animaba a redactar una minireview para la bitácora basada en una obra corta. Ya sabéis, una de éstas bien de carácter underground de las muchas que los jóvenes talentos suben a Internet para darse a conocer, bien de las que estudios profesionales utilizan para, de forma relativamente gratuita, realizar determinadas promociones comerciales a cambio de “compartirlas”. No soy demasiado aficionado a ellas, pero entre la avalancha de trabajo de estos días y que mi ciudad parece un horno a presión, creo que algo ligero puede venir bien para darle la bienvenida a este bochornoso mes de agosto.

Sigue leyendo

ERASED, revivir el pasado para salvar el futuro de la mano de A-1 Pictures

– “Creer” es una palabra extraña, porque si de verdad crees en algo o en alguien, no necesitas decirlo. Por ejemplo, no decimos que “creemos” en el aire. Así pues, creemos porque en el fondo desconfiamos de aquello en lo que decimos creer, ¿verdad? No quiero decir que creer en algo lo convierta sin más en una mentira. Sólo digo que decimos que “creemos” cuando en realidad lo que expresamos es que “queremos creer”. – No tengo el valor para involucrarme con otros. Por eso no tengo compañeros. Jugar con mis amigos es divertido, pero seguro que un amigo es distinto a un compañero. Ayer, vi el último episodio de mi anime favorito, “Pelea, Wonder Guy”. Cuando empezó, Wonder Guy combatía solo y, por muchas veces que lo derrotaran, se armaba de valor y seguía peleando sin rendirse, porque decía que si alguien no daba un paso adelante, jamás se abriría un camino. Y por eso continuaba y empezó a conocer a sus compañeros, que se le juntaban cuando veían su valor. Y al final, cuando el enemigo estaba a punto de derrotarlo, confiaba en que sus compañeros acudirían en su ayuda. Pero yo ni tengo el valor de Wonder Guy, ni tampoco compañeros. Por eso lo envidio y, cuando sea mayor, me gustaría tener compañeros que confíen en mí y en los que pueda confiar. – Yo creí.

Dije hace ya un tiempo, en los comentarios a mi reseña sobre Ping Pong, que este anime no iba a gozar de una review por estos lares. O mejor dicho, dudaba muy seriamente de que el título que nos ocupa llegase a tener un sitio por aquí. Sin embargo, rectificar es de sabios (por eso mi país se ha llenado de necios) aunque yo no soy muy aficionado a ese deporte. Por ello, el año pasado me encontraba, para variar, corriendo por la noche huyendo del asfixiante calor cuando pensé en mi cumpleaños. Aunque tal vez debería decir… en quién, sabiendo perfectamente cuándo era, me lo felicitaba y en quién no. Incluso ricemos el rizo y añadamos una matización y unos plurales: en quiénes no me felicitan mi cumpleaños sabiendo perfectamente cuándo es mientras que yo sí le felicito los suyos (a veces incluso matándome a trabajar para ello), y en quiénes me lo felicitan incluso cuando yo me olvido de los suyos.

Así pues, tomé una decisión. No volvería a malgastar un segundo de mi vida en los primeros e intentaría desagraviar a los segundos. Porque el tiempo, queridos amigos, y como bien nos recuerda estos días una conocida marca de bebidas alcohólicas en su publicidad, es el bien más valioso que tenemos y no sólo hay que preocuparse de no despilfarrarlo en quien no lo merece, sino que hay que invertirlo en quien lo vale. Y de entre todas esas personas, sin duda la que más merece mi atención es Dany, puesto que no sólo ha estado a mi lado y me ha sido leal durante, madre de Dios, más de cinco años, sino que además se ha acordado sistemáticamente de cuándo añado una unidad a mi edad a pesar de que yo jamás recordaba el suyo (o lo confundía con el de otros, que también me ha pasado).

Y en éstas estaba cuando me acordé de que éste había sido precisamente un anime que me había recomendado a través de Twitter. Un hecho que, unido a los factores que comento en la segunda introducción, me haya decantado por analizar este título como una forma de felicitarle “su día”. Así que ésa es la razón por lo que esta entrada va dedicada muy especialmente a ella, deseándole que cumpla muchos más en compañía de sus seres queridos y, agradeciéndole, por supuesto el ser titular de su amistad. Lo que sin duda es un lujo que yo no merezco. ¡FELICIDADES! Pero dejémonos de presentaciones y adentrémonos ya en esta peculiar historia a medio camino entre el misterio y la Ciencia Ficción.

Sigue leyendo