Shelter, el Matrix de Porter Robinson

Encontrábame yo, para variar, muerto de aburrimiento tras sobrevivir a estar diez horas seguidas medio sepultado entre las decenas de libros de Derecho que abarrotan mi mesa cuando, buceando por los entresijos de una conocida Red Social para desconectar un poco, descubrí un vídeo subido por su propio autor a Youtube. No obstante, el mérito no fue mío ya que observé cómo LaLinLuLeLo se había hecho eco de él en su perfil a la vez que pedía una opinión acerca del mismo. Inicialmente pensé en responder por allí, pero dada la calidad que percibí en dicha obra decidí que éste era un buen momento para dedicarle una minireview a este particular corto de animación, del que adelantaré que es uno de los pocos de los que últimamente se puede decir que se salvan de la quema debido no sólo al buen planteamiento de su autor, sino también a que ha sido nada menos que A-1 Pictures la encargada de poner los medios técnicos para darle vida.

Sigue leyendo

Poulette no isu, la losa profesional de Hiroyasu Ishida

Más o menos desde el año pasado no me animaba a redactar una minireview para la bitácora basada en una obra corta. Ya sabéis, una de éstas bien de carácter underground de las muchas que los jóvenes talentos suben a Internet para darse a conocer, bien de las que estudios profesionales utilizan para, de forma relativamente gratuita, realizar determinadas promociones comerciales a cambio de “compartirlas”. No soy demasiado aficionado a ellas, pero entre la avalancha de trabajo de estos días y que mi ciudad parece un horno a presión, creo que algo ligero puede venir bien para darle la bienvenida a este bochornoso mes de agosto.

Sigue leyendo

31 de agosto de 2014, a las 06:45 h, el retrato del Japón aeroespacial de Eri Ando

El vídeo posiblemente os sonará. Es el que enlazó Dunkel-Light en los comentarios de la entrada dedicada al corto publicitario de Why She Loves Kanji (que por cierto ya se encuentra actualizada con la segunda parte de la historia que subieron a la red sus propios autores) y al que, desde el primer momento, me gustaría darle las gracias por informarme de su existencia. Ya en su día dije que le dedicaría una entrada aparte antes de ponerme en serio con otras y hoy, con el sempiterno retraso en el cumplimiento de mis promesas, llevo finalmente a la práctica lo que dije. En otras palabras, hablar muy brevemente sobre esta particular historia de un día cualquiera de verano para, de este modo, poner mi pequeño granito de arena para apoyar su expansión.

Sigue leyendo

Why She Loves Kanji, ligoteando mediante los codos con la ayuda de Studio 4ºC

Como es bien sabido, la actualidad es un factor que nunca me ha guiado a la hora de redactar reviews o entradas para este blog. Sin embargo, y dado que hacía mucho tiempo que no publicaba nada en tono breve o informal para la bitácora, me apetecía hacer un pequeño paréntesis para comentar un vídeo del que tengo noticia desde hace cerca de tres semanas y del que, sin embargo, no he visto reseña o mención alguna en los medios especializados españoles (ni por regla general, en los de habla hispana). Así pues, intentaré explicar muy sucintamente los motivos que lo hacen tan especial… o al menos llamativo.

Sigue leyendo

Control Bear [Wonder Garden], o cómo perder la cabeza por un… ¿juguete?

NOTA: El presente vídeo ha sido subido por el propio estudio encargado de la producción del corto para su difusión a través de Youtube y ha autorizado mediante las opciones de su cuenta la inserción en otros sites.

Casi como viene siendo costumbre de un tiempo a esta parte, las entradas en las que hablo de cortos de animación se suceden de seis en seis meses, haciendo las veces de post de transición entre estaciones y sirviendo a su vez como punto y aparte para la llegada de artículos con bastante más enjundia para los que, lógicamente, necesitaré muchísimo más tiempo. Aunque, como siempre, me estoy topando con algunas dificultades, como por ejemplo encontrar algo bueno ya que, sin ir más lejos, acabo de desperdiciar quince valiosas horas de mi vida jugando al Child of Light, buscando en él algo que me permitiese escribir un buen análisis que fuese más allá de la frase “es como un coche con la carrocería de un Lamborghini y el motor de un triciclo”, pero desgraciadamente fallé estrepitosamente en mi empeño…

Sigue leyendo