Organizando el chiringuito hasta el próximo verano

Adorable imagen, ¿verdad? Lo cierto es que me apetecía poner algo así (que, bien pensado, parece una versión en anime de Begoña Villacís) para ilustrar un post que describiese cómo van a ir las cosas en la bitácora durante los próximos meses en vista de lo apretada que voy a tener la agenda y del poquísimo tiempo que me va a quedar entre medias. Aunque tal vez tendría que haber elegido como imagen una que incluyese algún tipo de reverencia que simbolizase una disculpa, puesto que no he podido escribir tanto como me hubiese gustado y, cuando he tenido oportunidad de hacerlo, la falta de ganas y la desmotivación han podido conmigo. Pero lo primero es lo primero, así que os comentaré brevemente más o menos lo que pienso hacer en líneas generales durante el próximo curso y por qué he estado tan aparentemente apático.

Sigue leyendo

Sobreviviendo (con gerundio) a un verano jurídico

Suzumiya en Verano

Otra vez como hace apenas un par de meses. Echo la vista atrás y casi han transcurrido nada menos que 30 días entre mi última entrada y el texto que tenéis ante vuestros ojos sólo puede contener una disculpa y una justificación para tan aparente desidia. Como os podréis imaginar todo tiene su explicación y esto no podía ser menos, pero no es muy difícil de deducir: estaba simple y llanamente molido debido al ritmo que me he impuesto durante todos estos meses y que debía suavizar si quería mantener la cordura que la sobrecarga de trabajo amenazaba. Aunque tal vez lo primero sería sincerarme.

Sigue leyendo

La atípica concepción del bien y del mal en el manga y el anime

No hay demasiado que añadir cuando he soltado casi una hora y media de plomazo insufrible. La verdad es que me apetecía hacer uno de estos vídeos que me permiten desconectar de lo que habitualmente escribo y del tono de seriedad que intento darle. La verdad es que he estado tan atareado que hasta el pasado Domingo no pude ponerme a grabar, pero fue empezar y no parar a pesar de que he sido todo lo breve que he podido… Pero es imposible, hay temas de los que no podría opinar correctamente sin quedarme cientos de horas ante una cámara y éste es uno de ellos. Y precisamente con esa intención, la de ser breve, es por lo que únicamente puse como ejemplos títulos como Akira, Saint Seiya, Mononoke Hime y Adolf, a pesar de que el cuerpo me pedía al menos incorporar otras reflexiones sobre Monster, Hokuto no Ken o el mencionado muy de paso City Hunter. Incluso así, creo que me he excedido en la duración, por lo que espero que sepáis disculparme.

Sigue leyendo

Entre tullido y agotado

Juvia imitándome

La verdad es que no sé muy bien cómo excusarme. Ciertamente siempre digo que prefiero calidad a cantidad en cuanto a entradas y ello siempre me ha llevado a no actualizar todo lo que podría o debería. Pero una cosa es eso y otra lo que ha pasado: dejar más de un mes sin aportaciones nuevas a la bitácora y máxime sin dar una explicación aunque, eso sí, tras un artículo mastodóntico. Con vistas a ello, esta entrada está destinada a comentar el porqué de tan aparente desidia, así como el andar medio desaparecido de todos los sitios y, por supuesto, hasta cuándo continuarán las cosas así.

Sigue leyendo

Y al final de este vídeo, ¿cuál de las tres conclusiones que os planteo sería la correcta?

¿Y qué añadir tras más de una hora de sermón infumable? Pues tal vez una explicación, porque no parece demasiado ortodoxo salir por la tangente con un vídeo para invitaros a practicar un juego aparentemente absurdo como es el de buscar algo que os guste y en el que, de un modo u otro, la gente intervenga pidiendo “calidad” pero que después actúe de un modo contradictorio. Es decir, en la práctica apoyan lo que aparentemente consideran ínfimo mientras boicotean o ignoran todo lo que intenta ir en la dirección opuesta que en teoría solicitaban. Pero acto seguido os invito a pensar en otra cosa y es si ese comportamiento se circunscribe únicamente a ese círculo o, por el contrario, parece extrapolarse a todos y cada uno de los ámbitos de nuestra vida cotidiana sin que parezca existir frontera alguna para su expansión.

Sigue leyendo